SasuHina

Disclaimer: Sasuke y Hinata le pertenecen a Masashi-Sensei. Si fueran míos ya estuvieran juntos desde hace tiempo *o*

Advertencias: Algo de OOC/ UA

.

.

.

Hinata miró su celular, el reloj demostraba que el chofer en serio se había retrasado y no eran suposiciones suyas. Normalmente a las seis de la tarde ya había llegado por ella, y hoy sus clases de piano habían terminado justo a esa hora. Y 15 minutos han pasado y no había rastros de él. Soltó un suspiro en ese frío banco bajo aquél gran árbol de Cerezo. En serio necesitaba un celular.

Acomodó su larga falda estirándola un poco más para que cubriera sus pantorrillas que se estaban enfriando y vio una moto pararse justo frente a ella, alzó la vista encontrándose con un apuesto chico vestido totalmente de negro y con una gran chaqueta que poseía púas en las hombreras. Él la observó detenidamente con una mirada inquisidora, como si estuviera extrayéndole el alma. La peliazul abrió sus ojos, su boca se movía, intentaba de decir algo, lo que fuera para romper ese raro silencio, pero ninguna palabra salió.

El Chico soltó una media sonrisa, zafándose de la chaqueta y en un rápido movimiento se la lanzó a la congelada y sonrojada chica.

—Póntela, debes tener frío. Al parecer hoy se han tardado más en venir a buscarte. Buenas noches pequeña.

El pelinegro aceleró la moto y desapareció en un instante en las ya casi oscuras calles de Konoha. Hinata estaba sorprendida. ¿Qué había sido eso? Él había estado observando. Pero, ¿quién era él?

El viento de la tarde azotó de nuevo, la ojiperla miró la chaqueta, le daba mucha vergüenza pero el frío no tenía clemencia, así que terminó colocándosela y el aroma varonil le inundó los sentidos. Aunque pensar eso la hiciera sonrojar, ese chico poseía un rico y cálido aroma.

Sus pensamientos fueron cortados por la bocina del chofer que justo había llegado. Ella se levantó de su frío asiento y caminó hacia el auto, escuchó las débiles excusas del chófer que decía algo sobre una yanta, y que tuvo que cambiarla y que perdonara su tardanza.

—No se preocupe Iruka-san. Estoy bien. No fue malo esperarlo. Y no le diré nada a Oto-san. —Hinata lo miró con una gran y dulce sonrisa— Será nuestro secreto. ¿Sí?

—Arigato Hinata-sama.

El chofer encendió el motor y comenzó a acelerar y el choche a andar. Miró por el retrovisor y a la pálida chica que estaba en el asiento trasero mirando por la ventana.

—Hinata-sama, ¿y de dónde ha sacado esa chaqueta?

— ¿Eh? —Hinata observó la pieza en cuestión y el sonrojo se plasmó en su cara de nuevo— Ahm m-me la he c-comprado, t-tenía m-mucho frío m-mientras te esperaba —"Mentí, es la primera vez que le miento a Iruka-san. Pero ¿por qué mentí?"

—Ah, lo siento de nuevo Hinata-sama.

.

.

.

—Sasuke-kun —una chica apareció sentándose en la parte libre del asiento de la moto de Sasuke, abrazando a éste por la cintura y mordiendo su oreja— te extrañé.

—Umi, ¿puedes dejar de ser tan molesta? ¿Acaso te he dado permiso para que estés así de atrevida conmigo? No olvides tu lugar.

—Pero es que te extrañé, además, ¿qué haces aquí parado? ¿No me digas que de nuevo estás observando a la chica esa? Parece una boba, no entiendo tanto interés tuyo viéndola todos los días hasta que ella se va en su lujoso auto.

— ¡Cállate! —Sasuke sacó un arma de su cinturón y en un rápido movimiento apuntó a la asustada chica en la cabeza— Te dije que no olvidaras tu lugar.

El sonido del arma no tardó en escucharse, e instantes después el de una moto encenderse y alejarse del lugar. Muchas personas ya sabían qué había sucedido. Otra vida tomada por el demonio.

Sasuke corría a una alta velocidad en su moto, estaba cabreado. Esa estúpida chica tenía la culpa por haberse entrometido en sus asuntos. Sin contar que ella lo había traicionado vendiendo información a otra banda de la ciudad vecina, Suna, Y sin duda en este mundo, la traición es algo imperdonable.

—"Al menos ella está bien. De seguro se asustó al verme. ¿Será que sabe quién soy? No, no lo creo. Al darle mi chaqueta sólo estaba nerviosa. No quiero que ella me tema. Desde la primera vez que la vi esperando después de salir de ese edificio, no he podido dejar de verla desde entonces. Y De eso ya casi es un mes. Nunca me había dispuesto a hablarle, hasta hoy. Y sólo sé que se llama Hinata Hyuuga, hija del gran empresario Hiashi. Pero la soledad que emana sin darse cuenta, me hace querer protegerla, aunque eso sea inusual en mí, ya que soy un destructor no un protector. Pero aun así, quiero tenerla. Quiero que ella se vuelva mi princesa. Ya me he quedado en silencio por mucho tiempo, de ahora en adelante comenzaré a actuar. Espérame Hinata."

Él, Sasuke Uchiha, 20 años, el chico más temido en los barrios bajos de Konoha City. Un asesino a sangre fría. Nombrado por muchos como un "Oni", y por otros "Youkai". No teme luchar con quien sea, sólo para sentir el exquisito elíxir que produce la victoria. Y tampoco duda en acabar con alguien que lo traicione o que ya no le sirva de nada. Él es Alguien con un futuro tan oscuro como el del mismísimo Lucifer en persona.

.

.

Ella, Hinata Hyuuga, 17 años, una hermosa, dulce y tímida chica. Estudiante de la Preparatoria de Konoha. Hija de uno de los hombres más importantes de la ciudad. La mejor en su clase, pero aun así ella no tiene amigos. Simplemente el ambiente en el que ha crecido es un ambiente lleno de envidia y celos. Aquellos que se le acercaban sólo buscaban dañarla o sacarle dinero. Aunque le doliera estar sola, era mejor que estar rodeada de personas de ese tipo.

Tan distintos y tan parecidos. ¿Cómo podrían ellos quedar involucrados de alguna manera?

Notas Finales:

Sí, Sí es corto lo sé. Pero es como una introducción. Si quieren que lo siga lo haré. Sólo díganlo por reviews, o el Malvado Sasuke-Oni aparecerá en sus sueños y y y… ok no ._. exageré. xD bueh Espero sus reviews :D vale?

Los quiero. :D Ai shiteru, Saranghae, J' aime. 3 pórtense mal muy mal jejejejeeje. No, pórtense bien. Si hay padres que leen esto, no soy una mala influencia ¿ok? xD Chao.