Iba en su auto a toda velocidad, cuando puso un pie fuera del edificio sintió unas fuertes ganas de auto golpearse. No podía creer que después de tanto tiempo, él opto por mostrarse como un imbécil. Si antes ella lo odiaba, en esos momentos debía estar aborreciéndolo y además estaba el hecho de Trunks, el niño no tenía la culpa.

-Trunks…- se repitió una y otra vez. Seguía sin poder creer que Bulma tenía un hijo, no quería admitirse que le había destrozado por dentro. Se sentía un estúpido, lo único que sabia del pequeño era que este era compañero de Goten en Summerhill. Goten nunca se mostro interesado por alguien, por que el maldito destino puso justamente a Trunks en su camino?

No podía creer nada de lo que estaba pasando, él trato de amenazarlo cuando creyó que había golpeado a Goten, él sostuvo su cuerpo cuando aquel niño le golpeo al estomago, él lo encontró en la plaza cuando falto a clases, él lo llevo en su auto a casa de ese insecto cuando los malditos reporteros lo seguían…

No quería pensar más… Bulma Brief tenía un hijo y salía con un imbécil. Le irrito mas la idea de que él mismo le había aconsejado a Trunks, de que deje ser feliz a su… madre.

Seguía detestándola pero también estaba arrepentido, jamás había siquiera pensado en engañar a Nicki y ese día casi se acuesta con la peli azul sin pensarlo dos veces. Y para colmo ella nunca le insinuó nada, ósea que toda culpa la tenia él.

Igual tenía que salvar su orgullo, ella tenía un hijo y como si fuera poco; Trunks no sabía quien era su padre, y eso no hablaba bien de la mujer. –Ya no importa- se dijo.

…..

-mamá? Que pasa?- le pregunto Trunks mientras entraba a la oficina de su madre.

Bulma estaba sentada en el sofá, pensando en lo que había ocurrido unas horas atrás, no podía creer la actitud de Vegeta. Luego de tantos años sin verlo, de tratar de olvidarlo y cuando lo vio con esa mujer a hacía años atrás. Le deseo que fuera feliz y no sea una mala persona. Sin embargo el sujeto que conoció, ese Vegeta que se cruzo, era una persona totalmente diferente al chico con quien había salido en la secundaria.

–mamá? Dime que pasa?-. Levanto la cabeza para poder ver a su pequeño hijo frente suyo, la miraba con dudas y un poco de tristeza. El pequeño la había apoyado en todo, a pesar de que era un niño travieso y un poco arrogante; era su bebé, su hijo perfecto en todos los sentidos. Su soporte, era tan bueno, no merecía saber que su padre era un ser despreciable.

-estoy bien mi amor… solo que me quede pensado en un proyecto para la empresa- le mintió.

-mamá… ya te dije que no soy ningún tonto- le dijo haciendo un poco de puchero. –lo se mi amor, por no ser un tonto tienes que saber que a veces las cosas son mejor pasarlas por alto y simplemente dar un abrazo.

Aunque Trunks quería saber la verdad, ya conocía a su madre y sabía que esa era una de sus formas para decirle sutilmente que no le contaría lo que paso. Así que se le acerco y le dio un fuerte abrazo. –mamá?- se atrevió a preguntar, pues no podía con la intriga- aun nos iremos a vivir en otra ciudad?-

Bulma se separo de él. Lo miro fijamente –creo que deberíamos quedarnos… aunque sea por un tiempo-

No más. Bulma Brief había huido de los paparazis por mucho tiempo, era hora de enfrentarlos. Al principio se sentía huir de Vegeta, pero ya no quería hacerlo, los últimos años trato de alejarse de los fotógrafos por el bien de Trunks, ya que él le tenía fobia a los flashes.

Ambos se mudaron más de cincuenta veces, lo cual no favoreció la vida social del pequeño. Recordó ese día en que una amiga le aviso acerca de que unos paparazis sabían dónde estaba su hijo, he iban a su escuela por una entrevista, aunque le Yamsha se hizo cargo… no pudo evitar que esos malnacidos llegaran a Trunks.

Yamsha le conto acerca de la ayuda del "papá de Goten". Valoraba eso. Pero de todas formas empezó a hacer los trasmites de mudanza y como siempre pagar fuertes sumas de dinero a diarios y revistas para que no molestaran a su hijo. Cuando estaba haciendo todos los trasmites fue a preguntarle a su hijo ya acostumbrado a las mudanzas, donde quería ir a vivir, pero al parecer hizo un fuerte lazo con Goten… hijo de Goku y Chichi.

Flashback.

-no recibí ningún mensaje de que tu empresa hubiese querido hacer negocios con la mía-

-sospechaba que dirías eso- le respondió-

-porque mi hijo te dice señor Son- le pregunto Bulma.

-fue una confusión nada más. Pero como él no quería hablar de su vida, yo también quise tener un par de secretos.- le decía mientras recorría su oficina.-sabes guardar muy bien los secretos Brief.-

Fin de flashback

Ahora todo tenía sentido con el amigo de Trunks. Obviamente ella no interferiría en la vida de ellos, pues tenían un fuerte vinculo con Vegeta. Sin embargo, no dejaría que Trunks vea a Vegeta, no quería un ejemplo como él para su hijo. –qué bueno! Yo quería quedarme!- le dijo entusiasmado –le avisaré a Goten!-

-si… se pondrá muy feliz!-

Del otro lado de la ciudad, Vegeta llegaba al departamento que compartía con Nicki.

–hola Vegeta, como te fue en esa reunión?-

No paso ni dos segundos y la culpa ya lo estaba azotando de nuevo. –Más o menos tengo que volver a la empresa por qué no tuvimos mucho por arreglar-

Nicki se le acerco lentamente a Vegeta por detrás y comenzó a besarle el cuello. –se ve bien de traje señor Ouji- comenzó a ronronearle. Vegeta no pudo hacer mas nada que corresponderle. Así que le siguió el juego. Nicki era hermosa y excitante. Podía sentir su mano bajar por su estomago y desprenderle el pantalón. Solo pudo cerrar los ojos y dejar que esa mujer lo lleve al extremo. Pero nunca pensó que en circunstancias así con su prometida susurraría para él mismo…"Bulma"…

….

Luego de una larga noche, al fin abría sus ojos, su prometida lo había dejado seco. Fue hacia la cocina a prepararse el desayuno, dentro de unas cuantas horas Vegeta tenía que volver a comunicarse con ella para hacer una cita… de negocios. Tenía que conseguir buenos beneficios para su empresa. Así que no podía dejar pasar los días.

Pero antes tenia a alguien que hablar.

…..

-que?!- grito confundido e impresionado- no puedo creerlo Vegeta, esto es impresionante, el mundo es un pañuelo!-

-si, eso dicen todos Kakarotto-

-pero es impresionante, Bulma con un hijo…- le pregunto sin darse cuenta de las caras de asco que ponía Vegeta –guau, así que el pequeño Trunks es el hijo de Bulma… Chichi tiene que saber esto! Se pondrá muy feliz… y a la vez no ya que ella nunca más volvió a comunicarse con nosotros, y mucho menos para decirle de la existencia de Trunks- dijo un tanto pensativo- ósea que ese tal Yamsha es su…-

-no es nada más que su amante- interrumpió él.- padre de Trunks, no es. Es más el mocoso prefiere morir sin padre antes de que eso suceda!-

-mmm si pues los niños son egoístas- pensó Goku.

-ni ella sabe quién es el padre- escupió filosamente- al parecer cambio mucho en estos años.

-no hables así de ella… no sabes lo que pasó en todos estos años- trato de arreglar Goku- pudo haberla pasado muy mal en esos momentos, además ser una madre soltera es muy difícil estos días-

En parte Goku tenía razón, ese maldito de la eterna sonrisa podía tener razón, pero en realidad Vegeta no quiso saber los detalles. Él había hecho su vida y ella la suya y así seguirían los dos… por caminos separado. Al menos hasta que cierren un contrato.

-de todos modos trataremos de comunicarnos con ella, gracias por contarme Vegeta!-

- ni que me lo digas- le respondió –solo una cosa-

-qué?- le pregunto dudoso Goku.

-si Niki pregunta de esa mujer no quiero que le digas que… yo y ella…-

-está bien- le respondió- se a que te refieres-

Pasaron tres días del reencuentro, tenían una reunión de negocios en la empresa de ella, así que se estaba preparando para la reunión. Se sentía un estúpido, nunca demoraba más de 15 minutos en cambiarse… y bañarse. Pero cuando vio la hora vio que ya habían pasado 50 minutos desde que había empezado y todavía no tenia puesto ni los pantalones.

-estas muy nervioso por tu reunión-le pregunto.

-sabes que si logro esto podre pasar un largo tiempo sin trabajar-

-eso es verdad, pero me parece que estas exagerando…- le dijo mientras veía a su prometido ponerse un poco de perfume –definitivamente, estas exagerando-

Vegeta no entendió esto último hasta que vio la fragancia casi nueva en su mano, el no se ponía perfume nunca y justo cuando sabía que tenía que encontrarse con ella lo hacía. Se reprocho ese detalle y se volvió a auto convencer que solo iba para hacer negocios.

Se le acerco a su mujer le planto un beso y salió del lugar.

…..

Volvía un poco furioso por la reunión de esa mañana, no sabía qué demonios había estado esperando, al llegar la mujer lo estuvo esperando con una docena de abogados, por ende él tuvo que llamar uno de los suyos. Hablaron por más de tres horas acerca de los beneficios que podrían tener ambas empresas. De vez en cuando y por más que Bulma estaba a tres metros de él, él la miraba con pasión… no podía evitarlo, esa mujer encendía algo dentro de él. Pero cuando ella solo le respondía con miradas de asco y desprecio, sentía una ola de humillación. Fue un bochornoso ya que dos de sus abogados se dieron cuenta de sus intenciones para con su "jefa".

Maldita seas.

No había sido su día. Definitivamente no fue su día. Lo más estúpido que hizo, busco de nuevo engañar a su preciosa prometida.

Por más que habían llegado a un trato y los papeles de las acciones habían sido firmados en el acto, no podía deshacerse de la incómoda situación. Otra vez se recordaba por que la odiaba tanto, la mujer era mujer de otro o de otros.

Maldita.

Cada vez que se acordaba la detestaba mas y mas. Pero cuando la veía, olvidaba todo y era capaz morir en su boca.

Maldita.

No la dejaría pasar por encima de él. De seguro se irían del país de nuevo como siempre lo hacía, cobarde. Para él; ella y su hijo podían irse al infierno.

El retirar a Goten ya era moneda común, hace días que hacía lo mismo; ir al trabajo, salir, retirar a Goten, llevarlo a clases de artes marciales. Aunque en la mañana había estado soleado a medida que paso el día, este se fue nublando para luego empezar a llover a cantaros. Salió de su auto a toda velocidad, siempre iba a retirar a Goten temprano, lo cual enojaba a Nicki ya que siempre le decía que en vez de dejar a Goku o a Chichi que lo retiraran, ellos mismos; él prefería estar con el niño antes que con ella. Una media sonrisa se dibujo en sus labios.

Estaba en el pasillo a la salida del curso de Goten, dio un vistazo para verlo. Estaba enojado, había tenido un día largo y pesado. Estaba irritado, esa mujer lo había dejado furioso. Ella sabía como enojarlo.

-señor Son- grito la voz de un niño, una voz insoportablemente conocida. Se levanto de su asiento y vio al niño correr hacia él con una gran sonrisa.

-hace mucho que no lo veo!- le dijo con una gran sonrisa.

-ya te dije que no soy Son- le dijo con un tono de pocos amigos, el cual Trunks no presto atención, el niño ya estaba acostumbrado a interactuar con él. –si! Disculpe- dijo para luego agarrar su mentón con una mano-mmm como era? Ah si! Señor Vegeta! Como esta?-

Vegeta quiso que el niño se dé cuenta de que él no estaba como para juegos, así que trato de alejarlo de él –no te incumbe ahora vete- y se dio la vuelta para alejarse de donde estaba Trunks.

Cuando Trunks lo vio alejarse, pensó que era otra de sus rabietas sin sentido, estaba acostumbrado a ellas, así que lo siguió. –sabe no entendí ese día que se fue sin decir nada!-, Empezó a hablar, lo cual irrito a un mas, sabía que era hijo de ella y de quien sabe quien más. No quería estar con él.

-óigame no va a contestarme?- le dijo mientras le jalaba el saco. –basta mocoso no molestes- le dijo en voz baja. Miro su reloj aun faltaban diez minutos para que Goten saliera. Empezó a caminar más rápido, pero el niño lo siguió.

Iba caminado por los pasillos con un maletín en sus manos, quería volver a leer el contrato, que aunque ya estaba firmado, siempre leía lo que firmaba como cien veces. Con la llegada de Trunks, no pudo hacerlo y como si fuera poco no dejaba de seguirlo.

-óigame señor Vegeta? No va contestarme?... esta enojado conmigo?- le dijo mientras le jalaba el brazo. Por cosas de la vida, el maletín que sostenía en su mano se abrió por los jalones del niño, haciendo volar algunos papeles por el pasillo y algunos por el patio, el cual estaba prácticamente inundado por el agua que caía.

-¡mierda! ¡mira lo que hiciste, maldito mocoso!- le grito mientras le agarro con fuerza el brazo y lo sacudió un poco.

No se dio cuenta de lo que había hecho hasta que le soltó el brazo y vio su cara de pánico, le tenía miedo… era la primera vez que Trunks le demostraba miedo. Él no tenía la culpa de que él haya tenido un mal día con su madre, ni mucho menos por ser hijo de ella. Él sabía que ese niño lo admiraba pues tenía más conexión con él, que lo conocía hace duras penas unos cuantos meses, que con el insecto, que prácticamente lo crio.

Como si fuera poca la tortura, pudo ver como sus ojos azules se volvían rojos, los cuales anunciaban las lágrimas. –…Trunks…- trato de reparar el daño. Sin embargo cuando se acerco un paso a él, el niño retrocedió dos, se refregaba su brazo, lo cual hizo que se enfadara aun mas con él mismo… sabía que no lo había agarrado con delicadeza.

-niño…- no termino de decir lo que quería cuando Trunks se echo a correr. Casi por instinto Vegeta lo siguió mientras llamaba su nombre. Pero cuando doblaron por un pasillo se encontró con lo último que quería ver.

Trunks estaba en brazos de su madre, hundiendo su cara en su cuello, Yamsha estaba al lado de ella refregando su espalda –que sucede, mi amor?- pero el niño no respondía. No sollozaba pero lloraba, Bulma podía sentirlo en su cuello –me odia- fue lo único que el niño dijo.

Bulma y Yamsha habían ido a arreglar algunos papeles en Summerhill, de modo que pudieran poner más seguridad en la institución. Si Trunks quería quedarse, tenían que protegerlo de los paparazis.

Cuando vio a su hijo correr a sus brazos le preocupo esa reacción pues a él no le gustaban las demostraciones de afecto en público. "me odia", Bulma escucho que le decía.

-quien? Mi amor no te pongas así…- le dijo mientras levantaba la cabeza para ver a Vegeta parado en frente suyo. Yamsha también se dio cuenta a que se refería Trunks y en un intento de acercarse, Bulma lo freno y le dio al niño, lo cual le costó ya que Trunks no quería separase de ella. Una vez Trunks en brazos de Yamsha, Bulma le pido que se alejaran.

Vegeta vio al insecto llevarse a Trunks y la mujer empezó a acercarse. Solo pudo agachar la cabeza de la vergüenza que sentía por lo que había hecho.

Sabía que ella le daría una bofetada, solo puso la cara para recibirla, lo tenía merecido. –se puede saber qué demonios tiene que ver mi hijo con tus rabietas?-

No contesto.

-eres despreciable Vegeta, te iba a pedir que no te acerques a él de la manera más atenta, pero ahora te lo exijo- le dijo mientras acercaba su cara a la suya. Él levanto su mirada y vio sus ojos, sus hermosos ojos estaban hechos una fiera, se notaba que era una madre. Las expresiones y el tono de la mujer demostraban que era capaz de darle una paliza ahí mismo, solo por su hijo. No pudo más que asentir su cabeza, de todos modos, si conocía a Trunks como él creía, el niño ya no le hablaría jamás. –Bien, eso espero- dijo por ultimo Bulma para luego irse de ahí.

…..

Vegeta iba por la autopista a toda velocidad como acostumbraba hacer, una vez que Goten salió de clases, lo llevo al auto y emprendieron viaje a su casa, ya que Goku y Chichi estaba en una reunión.

-tío Vegeta que te pasa?- le pregunto Goten.

Vegeta seguía pensando en lo que había pasado mientras su sobrino estaba en clases. De seguro Bulma estaba pidiendo el pase a otra escuela para Trunks. Ese niño realmente era único, él jamás había aceptado otro mocoso que no fuera su propio sobrino, le daba igual los demás niños. Sin embargo cuando conoció a Trunks, le pareció divertida su forma de ser, no como cualquier otro. Sea lo que sea que haya hecho Bulma, el niño era perfecto.

No había dicho ni una sola palabra desde que su sobrino había subido al auto, había escuchado que su "mejor amigo" se iría de la ciudad pero Goten no lo sabía. Eso significaba que tenía que informarle acerca de él. –"Trunks y ella se iran"- pensó –"será lo mejor"-

-nada, solo un día largo, oye quieres ordenar pizza, una vez que lleguemos a casa?-

-SIII! – Grito Goten con emoción.

Cuando llegaron al departamento, Vegeta vio a su prometida sentada en la mesa con un sinfín de revistas de novias. –hola mi amor!- le saludo- oh veo que traes a Goten contigo!-

-si, Kakarotto tenía una reunión o algo así, por eso lo traje a casa- le explicó.

-oye tío Vegeta, puedo usar tu teléfono?- le pregunto Goten.

-para qué? Quieres llamar a alguna chica o algo así?- se burlo.

-no quiero, no quiero, no quiero, no quiero!- grito Goten- sabes que no, las chicas son todas tontas!-

-no dirás eso cuando cumplas 16 años-

-Vegeta! Chichi te advirtió que no digas cosas así en frente del niño!- le retó Nicki.

-hmp… jaja me vas a decir que no fue gracioso ver a Kakarotto tratando de explicar lo de la cigüeña!-

Nicki se sonrojo y rio con Vegeta. Goten no entendía nada. –oye puedo usar el teléfono?- insistió.

-y para que quieres el teléfono?-

-pasa que Trunks fue hoy a la escuela y me dijo que le insistiría a su mamá de nos lleve al a parque de diversiones mañana, y de paso quería contarme una noticia!-

-oh…- le contesto mientras volvía a recordad lo que había pasado ese día. Pensó que de seguro le contaría que se iria y lo invitaba al parque para que no le doliera tanto. –"ese niño piensa en todo".

-si quieres llamarlo, hazlo después de cenar- le dijo Nicki.

Habían terminado de cenar hace una hora, Vegeta se puso a leer los papeles de la oficina. De repente Goten entro a su oficina y se sentó en un sillón enfrente de él. El niño bufaba a cada rato, lo hacía exageradamente, para que Vegeta se acercara a preguntarle qué era lo que le pasaba. Luego de diez minutos de escucharlo suspirar. Se le acerco y se sentó a lado suyo.

-qué pasa contigo mocoso?- le pregunto cómo solo él lo hacía.

-tío llame a Trunks y me dijo que él ya no quería salir mañana y yo tenía muchas ganas de ir al parque de diversiones-

Vegeta solo quedo mas pensativo de lo que estaba –capaz que tenia cosas que hacer…- trato de consolarlo.

-pues tenía que ponerse al día con las clases que falto, pero él es muy inteligente, así que no demoraría mucho en eso-

-falto a clases poco más de una semana… no te parece que hasta él más inteligente estaría ocupado?-

-pues no Trunks, este es el segundo año que repite este grado, así que ya sabe lo que van a enseñar-

Lo que dijo el pequeño, le llamo poderosamente la atención. –segunda vez que repite?- le pregunto para luego darse cuenta de que Goten había metido la pata de alguna forma, abrió grande los ojos y tapo su boca como no creyendo lo que había dicho.

-nada tío! Solo hablaba ya sabe como soy! Jajajaj- dijo exageradamente- tengo sed tío, voy por una soda-

-ni lo sueñes… ya comenzaste a hablar ahora termina!- le reprocho.

-no puedo… es un secreto que me confió Trunks…- dijo con la cabeza agachada.

-oye acaso no te he guardado secretos para que no te castiguen antes?- trato de chantajearlo –te acuerdas de el vestido de novia de tu mamá y un día jugaste con él para hacer una carpa? Quien lo mando a la tintorería para que le saquen esa enorme mancha de salsa de tomate?-

Goten solo miro al suelo y contesto –tu tío-

-o cuando rompiste esa vasija muy cara de San Salvador… quien mando a pedir un duplicado y gasto una fortuna haciéndolo?-

-hay, hay, hay.! Está bien! Pero no debe contárselo a nadie!- le dijo agitando los brazos.

-bueno… Trunks me conto que el año pasado él iba a una escuela de Perú, pero que un día llego mucha gente para querer hablar con él. Pero él no conocía a ninguno de ellos, me conto que algunos lo agarraban y lo jalaban para que hablara con ellos pero que él no podía hablar. –"reporteros"- asumió Vegeta.

-cuando se entero su mamá lo saco del esa escuela y le propuso entrar a esta, aunque Trunks no se negó dejar su escuela anterior, no quiso entrar a mitad de año, ya que sería incomodo ser el nuevo. Así que le pidió a su mamá no estudiar el año pasado, además dijo que esa escuela era muy fácil. Su mamá accedió pero igual él estudiaba con maestros particulares para no perder sus conocimientos-

-ósea que él es mayor que tu…-le dijo.

-si… un año mayor… pero no tiene que contarle nada a nadie1! Ni siquiera a mi tía Nicki, ni a mi mamá, ni a nadie-

-no es gran cosa… te lo aseguro- trato de disimular un poco su sorpresa- oye y cuando es su cumpleaños?-

Goten lo miro un poco extrañado por la repentina pregunta, pero le respondió con inocencia –pues es en agosto o algo así-

-ósea que este agosto, Trunks cumpliría… ocho años- le dijo tratando de controlar un poco su cabeza que le estaba a punto de explotar.

-oye porque no te comes un buen pedazo de pastel y te vas a ver televisión- le propuso

-SSSIII, le pediré a mi tía Nicki!-

Goten salió corriendo del cuarto, dejando a un Vegeta totalmente intrigado, hacia las cuentas en su cabeza, en su cabeza había dos hechos, uno de ellos le aterraba, el otro lo aterraba aun más.

Se quedo como tres horas pensando en los sucesos que le habían pasado ese año. Vegeta estaba a punto de casarse con Nicki, su novia desde la universidad. Todo iba muy bien hasta que un día se ofreció ir a buscar a su sobrino, ahí fue cuando conoció a Trunks. Luego paso ese día en que se cruzo de nuevo con él en la escuela de artes marciales de Roshy.

Vegeta nunca se había preocupado por otro niño que no fuera su sobrino, pero aunque no conocía mucho a Trunks, se vio pendiente de él en todo momento. Cuando ese chico lo golpeo en la boca del estomago, él corrió hacia Trunks sin pensarlo, cuando lo vio acorralado de esos fotógrafos, sintió una fuerte necesidad de protegerlo y si no hubiera llegado el insecto ese día, lo más seguro era que él se hubiera puesto a golpear a cada uno de los paparazis con el fin de llegar al niño. Recordó esa fuerte necesidad de querer protegerlo, esa que nunca tuvo ni siquiera por Goten.

No quería admitirlo, no quería verlo, no quería ni siquiera pensarlo. No podía ser, la otra posibilidad era que ni bien Bulma se recibió, hubiera tenido algo con otro, aunque esto lo enfadaba de sobre manera, no lo enfadaría como lo primero que había pensado.

Casi sin pensarlo busco entre sus pertenencias, tenía muchas cajas de la empresa, pero él buscaba una en particular.

Siempre quiso deshacerse de ella, pero cuando estaba a punto de hacerlo siempre se arrepentía. Vegeta encontró lo que buscaba, estaba llena de polvo, una pequeña caja, pero importante para él, aunque no quería admitirlo.

Cuando la abrió, saco varios papeles, la mayoría de ellas eran fotografías, viejísimas fotografías. Paso de fotos de la OHS a fotos de sus ahora ex amigos, de lugares que había visitado en su infancia, fotos de él mismo cuando era un niño, se las había sacado a su padre, ya que él no quería que nadie tenga fotos de él. También encontró fotos de Kakarotto, -él muy desgraciado no cambio nada- , luego encontró lo que buscaba. Muy debajo de todos esos papeles y fotos, estaba lo que fue por mucho tiempo su tesoro más apreciado.

La señora Bunny le había sacado esa foto antes de partir a su graduación, esa foto tenia…ocho años… se sonrió al recordar a "la mujer loca". Llego hasta preguntarse si la volvería a ver, no estaba muy apresurado puesto que sabía lo que lo se esperaba con esa mujer. Miro la foto, estaba él mirando a su "angel azul" bajar por las escaleras. Tenía frenos y había cambiado sus anteojos de "secretaria" por otros más actuales, tenía un bello vestido color rojo y el cabello suelto. Se quedo mirando esa foto, y recordó esa noche como si hubiera pasado hace una semana antes. Planeo la visita al mirador de la ciudad. Pero ella se le adelanto y empezó desde el auto…

Flashback.

-Bulma basta me desconcentras!- le decía un casi enojado Vegeta a la chica que se masturbaba frente a sus ojos.

-pues conduce más rápido y ayúdame con esto!- le respondió Bulma.

-mejor hago los dos- respondió. Tomo con la mano izquierda el volante y con la derecha empezó a acariciar la vulva de su chica. La escuchaba gemir. Música para sus oídos. Luego ella saco sus manos y empezó a tocarse los pechos. –Que delicia- repetía una y otra vez. De repente Vegeta saco su mano.

-llegamos- anuncio él. -Ahora si veras- le advirtió. Bajo del auto y dio la vuelta para abrir la puerta de Bulma. La saco un tanto brusco del mismo. Pero esto no hizo más que excitar más a Bulma. Mientras rudamente la poyaba en el capot del auto. Vegeta se bajo los pantalones y se lo metió entre las piernas de su dama, de apoco empezó a masturbarse con ellas.

-métemela Vegetaa- al decir esto, Vegeta se separo de ella le dio la vuelta. Tenía su trasero a su merced. –Vegeta? Que piensas hacer?- pregunto la peli azul tanto preocupada.

Vegeta se sonrió-está bien mujer hoy no será el día pero tarde o temprano esto será mío- y le dio una nalgada. Se la metió por donde siempre. En un momento de placer Vegeta alzo una de las piernas de su hembra, para metérsela más adentro. Le encantaba. Pero lo mas exquisito era que desde hace tiempo Bulma había tomado una hobby tragarse todo el semen que el largaba cuando tenían sexo. Y luego de eso esperarían un rato más y ella comenzaría a chupárselo para una segunda ronda. Era excitante ir pensando en lo que iban a hacer después, no podía controlarse con esta chica. Estaba hipnotizado mientras veía su miembro entrar y salir de su vagina y los gemidos de placer que gritaba ella… lo hacían perderse más en el placer.

-Vegetaaa…- grito Bulma anunciando su orgasmo. –Bulmaaa- le siguió Vegeta echando toda su semilla dentro de ella

fin de flashback.

Lo recordó como una de las mejores noches que había tenido en su vida. De repente la realidad lo golpeo con fiereza, recordó ese día, había planeado tener "su dosis de sexo", como le había puesto en esos tiempos, solo una vez para luego irse con "sus amigos". Recordó que siempre se cuido, siempre usaba protección, las únicas veces que no lo había hecho fue la primera vez… y la ultima… cuando la siguió afuera del salón de la OHS. Cuando ella se puso celosa de Marron, cuando el imbécil los filmo en su momento de intimidad.

-la fiesta fue en diciembre… ocho años… en agosto… nueve meses entre diciembre y agosto…-