Capitulo 1

El nuevo apartamento

— ¡Rue tira mas fuerte! —grite a todo pulmón empujando la enorme caja del televisor hacia nuestra nueva casa que se encontraba en el tercer piso y lo peor era que el ascensor no funcionaba y teníamos que hacer todo nosotras, subir tres pisos con una enorme caja mas grande que nosotras, Rue tirando y yo empujando, apenas íbamos por el primer piso y ya estábamos sudando como si hubiéramos acabado de hacer un maratón.

— ¡Empuja tu, yo ya estoy haciendo mucho! —grito Rue al momento que pudimos dejar la caja en el suelo—Llama a la floja de tu hermana que nunca hace nada.

— ¡Prim! —Rue y yo estábamos apoyadas a la pared del primer piso, recargando nuestras fuerzas para seguir al segundo piso…apenas el segundo. Los tacones de mi hermana retumbaron por las escaleras del piso de abajo hasta llegar en frente de nosotros; llevaba puesta su ropa que siempre me fastidiaba ver, mostraba mucho y lo peor era que nosotros nos matábamos en subir la televisión mientras que ella estaba bien pegada a su Iphone, masticando un chicle y con sus lentes de sol.

— ¿Qué es lo que tanto chillan? —dijo Prim pasando de las dos y siguiendo subiendo las escaleras como si nada.

—Katniss ¿Hicimos lo correcto en dejarla vivir con nosotras? —pregunto Rue entre dientes y cerrando los ojos, ellas dos no se llevaban muy bien, Rue era mi mejor amiga mientras que Prim mi hermana, Prim quiso venir a vivir con nosotras a la nueva casa pero cada vez ella y Rue se llevaban peor. Prim iba al primer año de universidad de Leyes mientras que yo y Rue íbamos al cuarto año de la universidad de cine, las tres íbamos a la misma universidad, Rue y yo elegimos esta casa para estar mas cerca de la universidad, ya que antes vivíamos en los dormitorios.

Decidimos poder tener una casa propia, era un poco incomodo donde dormíamos antes pero a la final lo logramos, mi madre la compro y me la regalo para Rue y para mi. Rue y yo vivíamos desde pequeñas en las mismas casas, ella en frente de la mía y siempre íbamos a clases juntas mientras que Prim fue siempre sola hasta que a mi madre le dio la grande idea de que fuera a vivir con las dos. Mi familia y yo siempre vivimos en el mismo vecindario americano, todas las casas iguales, un vecindario tranquilo, muy parecido a Privent Drive de Harry Potter. Amaba Seattle con toda mi vida, me encantaba ir a los grandes centros comerciales y visitar siempre todo (que ya me lo sabia de memoria) hasta que decidí entrar en la universidad del cine en Nueva York y me tuve que separar de mi familia junto a Rue. Llevábamos cuatro años fuera solamente visitábamos nuestra familia los sábados y nos íbamos los domingos o también en vacaciones de navidad o de verano.

—Sabes lo que pasa cuando mi madre quiere algo Rue—dije yo volviendo agarrar la caja—Empecemos otra vez que nos falta mucho.

—No me lo recuerdes, me imagino que tu hermanita ya esta arriba hablando con su novio "Gale" —lo último lo dijo entre comillas y con cara de asco como si quisiera vomitar.

—No seas exagerada Rue, continuemos y deja de hablar.

Media hora después nos encontrábamos sin respiración en el tercer piso, Rue apoyada a la pared intentando respirar y yo en el suelo como muerta.

— ¡Apúrense flojas que dejaron mis maletas! —grito Prim desde la casa. Vi todo como a cámara lenta, Rue levantando la cara por poco echando humo, viendo la puerta de la casa y empezando a correr mientras gritaba. Yo con cara de horror me levante gritando un No y la agarre por la barriga, impidiendo que entrara.

— ¡Yo la mato Katniss, le haría un favor a la tierra! —intentaba salirse de mis manos pero yo era mas fuerte y mas alta que ella.

— ¿Qué hacen ustedes dos ahí paradas? Muévanse vamos—Rue se detuvo, viendo como mi hermana sacaba su cabeza, viéndonos y entrando otra vez a la sala con en mano su celular.

—Rue tranquilízate tu puedes…

—Tranquilizarme un carajo Katniss, lo siento pero tu hermana parece parido por el mismo diablo—dijo ella bajando las escaleras como una rayo y dejándome sola en la sala. Suspire pesadamente, ya estaba acostumbrada a este tipo de peleas entre ellas, Prim siempre la molestaba, le gustaba sacarle las casillas a Rue.

Me agache y agarre la caja por debajo, no me importaba que se me viera la ropa interior, solamente quería poner esa caja al fin adentro.

—Lindas bragas

— ¡Oh Dios! —rápidamente me volteo viendo al hombre de la habitación en frente de mi y pongo una mano en mi pecho.

— ¿Eres la nueva vecina? —pregunto el. Por un rato no pude responder, lo único que pensaba era "¿este bombón será nuestro vecino?, cabello rubio, ojos hermosos como si te perdieras en el mar y una sonrisa que enseñaba todos sus dientes como si brillaran y ni hablar de su cuerpo.

—Yo este…—Respira Katniss, respira, es un hombre como cualquiera—Si, con otras amigas.

— ¿Katniss, que clase de nombre es ese? —pregunto el con una sonrisa creída…" ¡No! Era uno de ellos" si, desgraciadamente si lo era, odiaba el tipo de hombre que se creían la grande cosa.

— ¿Algún problema ricitos de oro? —le dije yo en tono burlón. El dejo de sonreír al momento que se lo dije.

— ¿Qué me acabas de decir?

—Ricitos de oro, ¿es que acaso no escuchas ricitos?

—Extraña—murmuro el entre dientes dándose la vuelta y cerrando la puerta de su casa. Yo no pude evitar de mirar su espalda, musculosa y….! Cállate Katniss vuelve al trabajo!

Me voltee rápidamente y volví agarrar la caja desde abajo pero esta vez me subí mis pantalones. Escuche la risa de ricitos detrás de mi, al parecer le causaba gracia.

— ¿Qué tanto vez? —pregunte yo intentando cargar la enorme caja.

—Nada interesante—rodee mis ojos y seguí "moviendo" la caja—Te ayudo yo.

Vi de reojo a ricitos agarrar la caja con sus manos como si no pesara nada. Rodee otra vez mis ojos y me levante, abrí la puerta de la casa y deje pasar a ricitos.

—Déjala en el suelo—dije yo entre dientes. Ricitos dejo la caja en el suelo y examino la casa; había una sala con cocina en el fondo, en el medio un sofá rojo y dos puff a los lados, mas allá, al lado de la cocina se encontraba un pasillo donde estaban tres habitaciones. Y lo mejor era la vista, al lado del pasillo que conducía a las habitaciones, se encontraba una grande ventana que daba vista hacia los edificios de Nueva York. Todavía faltaban algunas cosas y ahora ricitos se tenia que ir pero la hija del diablo entro.

— ¡Katniss porque ya no han…!— Prim se quedo como en shock al ver a ricitos. Mi hermana se peino el pelo rápidamente y se acerco hacia el con su típica sonrisa "seductora" creía ella—Katniss no sabia que teníamos visita—dijo masticando el chicle. Yo la mire sin creer que estaba coqueteando con ricitos pero luego lo mire y me di cuenta que el sonreía como si le gustara.

— ¿Por qué a mi? —dije en voz baja con dramatismo, mirando el cielo mientras que esos dos se comían con los ojos.

XXX

¡Hola! Después de tanto tiempo vuelvo a escribir otro fic de los juegos del hambre, lo siento por los otros fic que he borrado, fue porque no tenia la inspiración y no lograba escribir bien…

Aquí les traigo otro fic que les prometo que lo terminare. Solamente si quieren que lo siga, dejen un review escribiendo sobre que opinan.

Después de terminar Jesus of Suberbia, deje de hacer fic de los juegos del hambre, anteriormente me llamaba Niallworld pero me cambie el nombre, para que sepan otra cosa, el edificio donde viven es parecido a la serie de The big Bang theory, también la casa de Katniss, Rue y Prim es parecida como la de Peeta.

Eso es todo, espero que les haya gustado.

Nos leemos