Sensei: Lo haré pero sal inmediatamente del quirófano, así no me sirves- entendía muy bien como se sentía.
- Esta bien - besando a su novia- mi amor no me dejes solo- le decía al oído...

En los pasillos del Hospital las siluetas de 8 jóvenes y un hombre de blanco estaban esperando en los bancos, unos sentados otros en el piso frío y reclinados en las paredes cremas.
Era un calvario para ellos, enfermeras corriendo hacia un lado para el otro, algunos entraron al quirófano. El pelinegro al ver los movimientos que hacían quería entrar a toda costa para ver a su princesa que ahora luchaba por su vida.

- Darien- Haruka rompiendo el silencio atreviéndose a hablarle. El otro le miro angustiado- Toma- extendiéndole su mano con algo en su puño.

Él miró lo que tenía entre sus manos, era el legendario Cristal de Plata, aferrándolo a su pecho solo reinaba el silencio. Las demás se les partía el alma al verlo tan destruido.

-Chicos...- hacía presencia un joven alto con cabellos castaños claros- ¿Donde esta?- su voz se quebraba.

- Sammy- le dijo la pelinegra de cabellos largos y mirando a la puerta donde estaba ella. El cayó de rodillas y con lágrimas en los ojos se llevó sus manos a la cara- Mis padres acaban de salir al aeropuerto en un vuelo a Norteamérica por trabajo, eso fue de último momento.

Todas las miradas atentas a lo que el menor decía...

- Entonces eres su único familiar aquí- Michiru le decía sin despegar la mirada del piso.

El asintió y no cruzaron más palabras.

-Quirófano-

Sensei: Necesito una sutura aquí.
Enfermera: Hai...
Los instrumentos empezaron a sonar. El doctor quería salvar esa vida más que a nadie.

- a entrado en paro- culminaba la mujer.
- no... no se nos puede ir- haciéndole respiraciones.

-

Setsuna levantó la mirada y corrió hasta la puerta sin entrar..- princesa- después mirando a el grupo.
Mina comprendió - No... no Serena.
Rei, Lita y Hotaru se inquietaron. Haruka dio un golpe certero a la pared lastimando sus nudillos y Michiru sacó su espejo...- No te vayas- sentenció para que Darien cayera en la cuenta de lo que estaba pasando, automáticamente miro el Cristal de plata, se estaba rajando. Entró en pánico, su respiración se aceleró... sus piernas no respondían como para irrumpir en el quirófano y salvarla. Sammy se abrazó a Darien.

-

SERENA DESPIERTA... NO TE VAYAS...