Serena no te vayas... por favor! Decía el pelinegro aferrado a Sammy quien lloraba

Las chicas que estaban allí algunas se hicieron las fuertes, otras caminaban con desesperación para no pensar en ese final.
Rei era la mas alterada del grupo, al ver que la rubia se le iba de las manos, era su amiga; la que siempre la escuchaba, peleaban juntas, siempre juntas pero ahora que pasaría si ella la dejaba. Iría a un lugar donde no podrían seguirla.
¿que pasaría con Tokio de Cristal?...¿Y Rinni? no nacería para luego verla crecer junto con los reyes.

Mina altras de Rei, no paraba de sollozar ante la situación; una y otra vez se repetía a si misma que ella no la prodría dejar como asi, luchaban juntas, habían pasado todas las situaciones y se iría asi como si nada?!

Amy mantenía la compostura junto con Michiru. Haruka solo miraba aquella puerta que las separaba de su amada princesa.

Una energica Lita se diriía a irrumpir el quirófano cuando Setsuna intervino agarrándola como pudo.

- Dejame entrar - decía llorando

- Ellos estan haciendo lo posible para salvarla - mirando la puerta una madura joven decía.

-Sorimase Amy te necesitamos, son ordenes del Sensei - decía una enfermera saliendo de aquella habitación.

Los demás al escucharla le decían que cualquier cosa que pasara que les informara.

Y asi desapareció una peliazul.

-

Los minutos iban pasando.

- Logramos estabilizarla pero... - el de bata blanca miraba a la rubia manchada por su propia sangre - tenemos que esperar como evoluciona.

- Hai - respondieron al unísono las enfermeras de allí inclusive Amy quien antes que salieran con su amiga le tomaba la mano y sele acercaba al oído - Serena, por favor despierta, nos tienes muy preocupados en especial a Darien -

En una sala de espera estaba el grupo cabisbajo

- La hemos pasado a la habitación, por el momento es mejor que no reciba visitas - decía el doctor.

Darien se avalanzó al Sensei - Gracias... gracias... muchas gracias...

- Deben saber que la situación de ella es complicada ya que ha perdido mucha sangre por la herida. Pudimos cerrar esa herida pero no tiene que hacer ningun movimiento brusco ya que podría abrirse completamente y sería mortal para su estado.

Cada palabra que les daba era una puñalada para los presentes en especial para su hermano y su novio.

- Esperemos que los estudios que le realizaremos en dos días sean de gran ayuda para ella. Lamentablemente, todavía no sabemos el daño cerebral que le ha ocacionado esos golpes lo mas probable...

Haciendo silencio a tal declaración Haruka no pudo aguantar - ¿Que puede pasarle?

- Lo más probable es que quede en estado de letargo, es decír , para nosotros ella está dormida.

Los demás estaban acongojados a tal informe, recordaban Tokio de Cristal cuando la Neo Reina Serena estaba dormida en esa especie de cama blanca, sus manos juntas y su rostro además de la propia hermosura emanaba paz.

¿Será que tendrían que pasar de nuevo por esa cruz?

- Lo lamento, tengo que atender a otros pacientes, dentro de 4 horas podrán verla - desapareciendo de su vista.

-

Una habitación completamente crema, en ella unos sillones marrones, un ventanal que daba vista al parque. Una joven hermosa, parecía la misma bella durmiente reposaba en la blanca cama, ya no estaba manchada de rojo; sino que tenía un pijama crema, sus mejillas volvían lentamente a su color, su cara era la paz misma. Sus manos estaban juntas, debiles y a la vez fuertes. No tenía ningun aparato conectado solo reinaba el silencio.

Se abre la puerta dejando ver a su hermano cerrando la puerta y corriendo a ella. Le tomó la mano y la apoyo en la mejilla del jovencito

- Hermana - una lágrima aparecía en su rostro.

Las palabras del médico resonaban en su mente

...Seguirá dormida...