Capitulo n°7

Serena asustada se sentó asustada en el sofá mirando hacia todos lados sin saber dónde se encontraba.

-Tranquila, estas en mi casa- Le dijo Seiya acercándose a ella lentamente hasta quedar arrodillado a su lado- Te encontré bajo la lluvia medio inconsciente y te traje aquí.

-¿Dónde está mi ropa?- pregunto de manera prepotente, denotando el enojo al notar que solo traía puesta una camiseta sobre su ropa interior.

-Estabas toda mojada por lo cual me tomé el atrevimiento de cambiarte para que tu cuerpo entre en calor- Le dijo mostrándole la ropa de ella lavada y seca a su costado.

-¡Y quien te dio derecho a ti de cambiarme de ropa! ¡Qué atrevido que eres!-Le dijo Serena enojada levantando la voz.

-¡Hey! No te ofendas, si puedo tocar sweet child o mine en una habitación y con la luz apagada, creo que puedo cambiarte sin necesidad de verte en ropa interior- Le dijo Seiya de manera cinca a Serena.

-Pero eso no significa que no hallas visto o ¿no?- Lo dijo de forma sarcástica.

-Tienes razón victoria secret colección verano 2013, digo, Serena Tsukino-Dijo burlándose de ella.

En ese momento Serena se levantó del sofá quedando de pie enfrente de él, se quitó la camiseta sin pudor alguno, se puso su ropa y sin decir nada se dirigió hasta la salida de la casa.

-¡Gracias! pero nunca más te vuelvas a acercar a mí-Le dijo antes de cerrar la puerta y retirarse de la casa.

Seiya anonadado quedo estático mirando hacia la puerta. Sin duda alguna Serena no era como las demás chicas a las que él había conocido. Ella era una fiera cuando se enojaba, amable cuando se lo proponía y una mujer muy sexi con un cuerpo envidiable, una ninfa tallada a mano, una yegua enardecida.

Yaten se acercó al lobby al ver a Seiya mirando fijo hacia la puerta y camino hasta quedar a su lado.

-¿Que te sucede hermano?

-Ese bombón es mío… te juro hermano que la tendré en mi cama ¡como que me llamo Seiya Kou!-Dijo exasperado- A mí no se me escapa ni una.

Serena hecha un demonio fuera de la casa de Seiya, llama un taxi con su mano para irse hasta su casa. Lo único que quería era una ducha caliente y su cama para dormir toda la mañana, debido a que no iría a la universidad.

- Suficiente con verle la cara egocentrista hasta hace un rato a ese estúpido, no quiero verlo en todo el día, lo peor es que sigo siendo su guía- dijo dejándose caer en la cama agotada- Mejor llamo a Mina para que venga a hacerme compañía y de paso le cuento todo lo sucedido- Dijo tomando su celular comenzando a marcar el número.

Mina ni bien escucho un poco lo que Serena le decía por teléfono, se disculpó con la profesora y se retiró directo a la casa de Serena.

Serna calmada le contó lo sucedido con Darien y Seiya, sin omitir ningún detalle.

-¿Te dije o no te dije amiga que ese tipo no era de fiar? Quien te engaña una vez lo ara de nuevo.

-Si ya se, es que creí que me amaba como yo a él pero al final confesó todo sin escrúpulos.

-¡Es un maldito que no se merece una lagrima tuya! Nena, the big girls don't cry- Dijo Mina.

-Ya lo sé, me duele en el corazón que me haya mentido de esa manera y ser tan cínico de decírmelo en la cara.

-Bueno, con Darien hagamos borrón y cuenta nueva. Ahora dime que fue lo que sucedió con Kou- Dijo Mina intrigada.

-Cuando salí del departamento de Darien, corrí sin mirar atrás llegando al parque. Me senté en el árbol ancho donde juagábamos cuando éramos pequeñas, a llorar, solamente a llorar hasta que me venció el cansancio, seguramente Seiya me encontró ahí porque desperté en su casa, acostada en el sofá, ¡sin mi ropa, solo una camiseta!-Dijo haciendo énfasis en esa parte- y el mirándome.

-O sea que… ¿Él te cambió?- Le pregunto Mina sorprendida.

-Por lo visto sí. Quiso decir algo como que no me vio desnuda pero yo contrarreste su insinuación absurda con una aclaración de mi parte y al final sé confesó.

-Menos mal… ya pensaba yo que el poco hombre de Darien te había vuelto una lechuguita- Dijo Mina suspirando aliviada.

-Sí, con decirte que con Darien fui fría e insensible. Utilice la frase de Lita, la profesora de cocina que tuvimos en la preparatoria.

-¡Jajaja! Huevos y algo más le faltaron a ese infeliz- Dijo Mina riéndose a carcajadas contagiando a Serena con su risa y así ambas reír olvidando todo el dolor.


En la mañana siguiente Serena se encontraba en la universidad acomodando su notebook sobre su pupitre cuando le tocan el hombro. Al darse vuelta ve a Seiya con una rosa en la mano dispuesto a regalársela.

-Si es para mí te ahorro el trabajo, no me gustan las rosas, es más, no me gustan las flores- Dijo Serena con prepotencia e indiferencia.

-¿Quién dijo que era para ti?- Le dijo en tono de burla.

-Solo lo pensé, te veo a ti con una rosa en la mano, te crees un ganador nato, tienes apariencia, hice cálculos 2 + 2 son 4-Dijo Serena sin mostrar molestia por el comentario.

-Si, como si fuera así. Me la regalaron a mí antes de entrar al salón. Es una linda flor para regalarla-Lee dijo llevando su nariz a la rosa para sentir su aroma- por cierto, piénsalo dos veces antes de quedarte dormida bajo la lluvia, te podrías haber enfermado- Le pregunto mirándola.

-No me recuerdes lo sucedido por favor, bastante tengo con tu atrevimiento- Le dijo con la mano en alto indicándole que pare.

-¿Querías que te acueste toda mojada en mi sofá? Lo hice por 3 razones, 1° mojarías el sofá de seda india carísimo de mi mamá, 2° lo hice por tu bien o que ¿Acaso querías quedarte mojada? y 3° si no te cambiaba y te enfermabas ya sea de un resfrío o neumonía ¿Cómo le explicaría a tu amiga "copito" que yo no tuve la culpa?- Le enumero sus razones con gestos burlones.

-Así que ya sabes que a Mina le dicen copito ¿no? Sabes acaso ¿Cómo me dicen a mí?

-No sabía que tienes apodo pero si no te molesta a mí me gustaría decirte bombón, específicamente de chocolate porque me gusta el chocolate- Le dijo de manera sensual acercándose a ella.

-Tigresa, ¿Sabes porque? Porque soy una fiera indomable corazón, por lo tanto aléjate de mí, no te olvides que debo estar cerca tuyo solamente porque soy tu guía- Le dijo Serena poniendo una mano sobre su pecho empujándolo para así alejarlo de ella.

Seiya se alejó hecho un demonio pero vio a Unazuki caminando hacia su banco y de manera rápida extendió su mano regalándole la rosa que en realidad había traído para Serena.

-Una flor para una muchacha muy bella- Le dijo entregándole la rosa.

-Gra… gracias Seiya eres un dulce- Le dijo Unazuki poniendo su mejor cara boba sentándose en su banco anonadada.

Serena vio la escena y lo único que hizo fue sonreír de lado moviendo la cabeza hacia ambos lados de manera sutil.

-Ya sabes dónde está el baño, la rectoría, cafetería, todas las aulas, patio, salidas de emergencia y la escalera que da al techo para los que quieran ver el paisaje, respirar aire o tirarse del techo. ¿Deseas algo más?- Dijo Mina entregándole un plano bien especifico de la universidad.

-Si con este papel dejo de tener tu voz chillona quejándote de todo y rebajando a toda persona que se acerque a ti, cerca de mí, te aseguro que lo guardare como oro-Le dijo Yaten poniendo cara de abrumado.

-¿Porque crees que lo hice? No quiero estar cerca de ti y menos de todas esas tontas que están atrás tuyo todo el tiempo- Le dijo Mina prepotente.

La clase comenzó y cada uno se fue a su respectivo lugar, enfrascados en sus propios pensamientos.


Mina se encontraba de compras en el centro comercial cuando su celular comenzó a sonar.

-¡Hola!

-Hola Mina, en dos horas estoy llegando a Tokio, estaré solo un momento porque debo viajar a Miami a una conferencia, procura estar en casa para cenar con migo antes de irme- Dijo una voz al otro lado del teléfono.

-Podrías decir ¡Hola hija! Al menos eso ¿No?- Dijo de manera molesta.

-No empecemos Mina, soy tu madre, no te olvides- Dijo con voz imperativa la madre de ella.

-Está bien, procurare llegar antes- Dijo colgando.

La relación de Mina y su madre no era muy afectiva. Su padre desapareció de sus vidas cuando ella era solo una bebe de dos meses provocando que su madre se vuelva fría y calculadora manteniendo una relación poco ortodoxa con ella. Era la cirujana plástica más famosa y renombrada en todo el mundo por lo tanto vivía realizando conferencias en todos lados manteniéndola alejada de Mina la mayoría del tiempo.

Mina llegó media hora más tarde de la llegada de su madre a su casa. Se dirigió a su habitación para guardar las compras que había realizado y bajó al salón principal encontrándose a su madre sentada en la mesa esperándola.

-Creí haberte dicho que llegues antes, solo dispongo de unas tres horas para conversar contigo antes de que salga mi vuelo-Dijo su madre.

-Ahora será una madre que se preocupa por su hija- Le dijo sentándose cerca de ella.

-Te lo repetí muchas veces, mi trabajo…

-Ya se, ya se… es muy importante por eso te lleva la mayor parte del tiempo y requiere tu ausencia. Siempre dices eso- Dijo Mina continuando la frase que siempre repite su madre.

-Por lo visto no estas de humor, dejemos la cena para otro día, debo irme o perderé el vuelo- Dijo levantándose de la mesa.

-Sabes, no es que este de mal humor hoy, siempre soy así, tú me hiciste así, un padre al que nunca conocí me hicieron así por lo tanto no me reproches, soy un producto de tu ausencia mamá- Dijo Mina levantándose de la mesa dejando sola a su madre en el salón.

Mina entro a su habitación llorando sola y en silencio. Se sentó en la cama, se limpió las lágrimas mirándose en el espejo.

-Llorar es de débiles…


Serena estaba en su casa sola escuchando música y estudiando cuando suena su celular.

-¡Hola!

-Hola Serena… Dijo la voz del otro lado.

-¿Se puede saber que carajos quieres? Bien clara fui, no quiero saber nada más de ti Darien, bórrate de mi vida.

-Necesito hablar contigo, te extraño un montón, no puedo estar sin ti- Dijo con voz afligida pero su rostro mostraba una sonrisa maquiavélica.

-Quiero que escuches el único sonido que te doy- Dijo Serena colgando la llamada.

Silencio Darien, ese es mi sonido, silencio…


Hola hola amigos! Aquí les traigo un nuevo capitulo de esta historia que ya va tomando color y calor...

disculpen si alguna de ustedes er seguidora de En tus ojos pero les prometo que muy pronto volverá!

Nos vemos pronto! Nos estamos leyendo! Besos!

Rouse kou...