"¿Qué es lo nuestro? Por ahora, al menos, es una especie de complicidad frente a los otros, un secreto compartido, un pacto unilateral. Naturalmente, esto no es una aventura, ni un programa, ni _menos que menos_ un noviazgo. Sin embargo, es algo más que una amistad."

Capítulo 20

.

Cuando dieron las nueve Yaten espero a Mina sentado en un banco del parque a su alrededor solo habían árboles y pasto, con muy pocas flores pequeñas y amarillas, no había mucha gente, era un lugar demasiado tranquilo, mirándolo bien sería un buen lugar para regresar con Hotaru en un día de campo, escucho unos pasos que se acercaban a él, pero estaba nervioso y dudo un poco en voltear a ver, bueno quien no lo estaría, cuando te dicen que serás papa, la mayoría del tiempo tienes meses para prepararte, pero él había tenido solo 40 minutos, ¿cómo tendría que comportarse? La curiosidad fue más fuerte que cualquier otro sentimiento que tenía, así que situó su mirada a la rubia que venía caminando sin prisas, sonriendo, se veía radiante, se veía feliz y supo que la razón era por un pequeño que daba pasos más lentos a su lado y de su mano, pero que mantenía el brazo que le quedaba libre estirándolo para poder tomar una flor que se encontraba cerca, quería caminar a ellos, pero sus piernas no respondieron así que espero paciente hasta que estuvieron a su lado.

-mi- el pequeño de ojos azules y cabellos platinados iba vestido con pantaloncito de mezclilla que contenía muchas bolsas y una camisetita a cuadros verde, al ver que Yaten estaba sentado ahí había escondido su cabecita en el pecho de Mina y se aferraba a ella en un abrazo-

-Lo siento, no está acostumbrado a las personas nuevas – ella acariciaba su cabello- está bien mi amor, no tengas miedo, él no te hará daño y además mami está aquí.-

-Está bien, no importa el tiempo que lleve, quiero dejar de ser extraño para el…- se quedó mirándolos un momento- ¿Puedo decirle quién soy?- Mina le sonrió para alentarle confianza.

-No puedo y no quiero negarme a eso- el pequeño lo miraba con un ojo curioso, aún estaba escondiéndose.

-Te ves bien así Mina, te ves diferente-

-Tú también estas diferente Yaten… aún estoy esperando que grites o que me pidas las pruebas de ADN…- dijo con una risita nerviosa.

-¿Tengo porque pedirlas? – miro a otro lado por un momento y luego regreso a los ojos de ella. –tienes razón sobre mí, siempre había pensado lo peor de ti, cuando Sachiko regreso a nuestras vidas, incluso cuando te vi en mi casa, pero ya no puedo hacerlo, no después de verlo a él, quiero disculparme por eso.-

-No- negó con la cabeza- tampoco es necesario que te disculpes, son cosas del pasado y tenemos una vida por delante, podemos ser amigos, por él, nunca lo he hecho y después de todo no empezare ahora, no voy a meterme en tu vida, sé que te casaras y yo seguiré saliendo con Seiya, tú lo dijiste no tienes intenciones de estar conmigo y yo no tengo ninguna para obligarte a hacerlo, podemos cambiar los papeles de Helios para que sea oficialmente registrado con tu apellido y podemos hacer un acuerdo para que días puedes verlo-

-No voy a casarme… - suspiro – pero acepto todo lo demás- hizo una mueca que podía tomarse como una sonrisa, no aceptaba que el haya llevado a Mina a los brazos de su hermano y con sus mismas manos cavado su tumba- No quiero que mi hermano te haga daño-

-Se sobre su fama de mujeriego, pero él ha cambiado conmigo, tenemos confianza uno del otro y también nos damos libertad-

-No digas que no te lo dije- lo dijo casi en un susurro y decidió que mejor ocuparía ese momento para acercarse al pequeño –Hola Helios –le dio una dulce sonrisa y le hablo de una tierna manera, la que usaba con Hotaru- no te escondas, quiero jugar contigo.-

El pequeño lo miraba aun con desconfianza y Yaten recordó que él había intentado agarrar una flor, se puso de pie y regreso con varias, después se las enseño, Helios había salido del escondite que su madre le proporcionaba y se había acercado un poco a él en su intento de que le dieran una flor, las veía sorprendido, Yaten se las acerco y le sonrió- Ves no soy malo.-

Helios agarro las flores despacio y se quedó mirándolas, luego alzo la mirada y le sonrió-azias.-

-Por nada- sonrió-¿quieren comer un helado? –

-Siiiiii!- se emocionó el pequeño.

-Oye, apenas el primer día y ya lo estas consintiendo- dijo Mina divertida.

-Lo siento- se encogió de hombros. –debí preguntar primero-

-No importa, ahora tendrás que hacer algo por mí aparte de un helado doble-

La miro extrañado- Así, y ¿Qué es eso?-

-No quise que sonara así, pero por favor, enserio, te pido… ¿puedo ver a Hotaru? La extraño mucho- dijo ansiosa y nerviosa.

Yaten sonrió –No puedo negarme a eso, ella también te ha extrañado mucho Mina, cautivaste a mi hija, pero antes de que se vean, tengo que hablar con ella, sobre ti, sobre mí y este pequeñín- acaricio el cabello de Helios que había bajado sus defensas distraído con las flores.

-Entiendo, te lo agradezco mucho-

Estuvieron un largo rato en el parque, habían comprado un helado y después a Mina le había empezado un ataque de hambre, los nervios no la habían dejado comer bien la noche anterior y ni siquiera se atrevió a desayunar, así que compraron unos perros calientes. Helios había quedado dormido después de un par de horas y esa fue la única razón por la que habían decidido despedirse ese día, ambos querían que él estuviera más cómodo.

-Yo me voy de este lado- dijo Mina señalando la dirección.

-¿Tienes cómo irte? Puedo llevarte- Fue más como una súplica que como un ofrecimiento.

-No es necesario, traje carro- se maldijo por no haber ponchado una llanta.

-Entonces ambos iremos al estacionamiento, quiero asegurarme que lleguen bien-

Mina sonrió, le parecía muy tierno escuchar a Yaten tan protector, que más podría pasarle a unos pasos de su carro, hizo un asentimiento y con cuidado le dio a Helios para que él lo abrazara durante el camino. –Sera mejor que este en tus brazos, es muy pesado para los míos.-

Lo cargo con sumo cuidado y amor y los acompaño hasta el carro, se quedó esperando a que Mina subiera sus cosas y después de darle un beso en la cabeza al pequeño lo dejo en su portabebé- Nos veremos pronto, por favor avísame cualquier cosa- le dio el número de su celular.

Antes de subir al carro Mina le dio un beso en la mejilla y tomo el numero – Lo hare- sonrió y quedo roja al ver la mirada sorprendida de el por lo que acababa de hacer, así que antes de que se dijera algo, se fue.

.

.

❀´¯) ¸. ¸.✿¸.•°*"˜ƸӜƷ˜"*°•.•.¸ღ¸ ´ ¸.✿´´¯`•.¸¸. ི ྀ

.

.

Yaten necesitaba una cosa con urgencia en ese momento, así que después de que Mina se fuera, se dirigió a prisa al colegio de Hotaru quería abrazar a su hija que hasta ese momento había sido su razón de ser y existir, no podía mantener en secreto a Helios, no quería hacerlo, pero antes de que la tormenta se desatara con Sachiko, con sus padres y con Seiya quería hablar con ella, quería pasar tiempo a solas con ella, aun no sabía cómo le daría la noticia, si lo tomaría bien y eso estaba preocupándole ahora que lo pensaba mejor. Estaciono el auto y pregunto en la dirección por ella, era su hora de descanso y según le habían informado la mayoría de ese tiempo ella se la pasaba en el salón de música, había aprendido a tocar el piano, pero también se había enterado por sus maestros que no socializaba mucho con sus compañeros, la mayoría del tiempo se encontraba sola y aunque era una buena estudiante aparentaba siempre estar pensando en otras cosas. Abrió lentamente la puerta del salón de música y la encontró mirando unas partituras.

-Hotaru- Sonrió, no podía borrar la sonrisa de sus labios y no sabía si eso era bueno o malo.

-La pequeña tardo un poco en levantar la vista pero casi se le caían lágrimas al ver a su papa en la puerta, el casi nunca la visitaba entre semana y menos solo, además hacía mucho tiempo que no lo veía sonreír de esa manera. –Papi…- corrió a sus brazos.

.

.

❀´¯) ¸. ¸.✿¸.•°*"˜ƸӜƷ˜"*°•.•.¸ღ¸ ´ ¸.✿´´¯`•.¸¸. ི ྀ

.

.

Cuando Serena le había contado a Darién lo que paso él no había actuado de la manera en que ella pensó, el parecía divertido y soltó una carcajada, después le había dicho que lo mejor sería que visitara a Lita en la cafetería que había abierto con Andrew y él podría pasar ahí por ella, no quería que estuviera sola en el departamento, porque podría aburrirse o asustarse e inventar muchas cosas con su imaginación. Serena no tuvo ninguna objeción con su sugerencia, había planeado comer por lo menos una rebanada de los pasteles que Lita ofrecía, pero no contaba con que él había hablado antes con su amiga para limitar su apetito.

-Es demasiado injusto Lita, lo está haciendo por la pelea yo lo sé, es su manera de castigarme- Serena tenía un puchero y los brazos cruzados.

Lita rio –Claro que no, sabe que te comerías hasta las mesas del lugar si estuvieran dulces, solo te está cuidando no quiere que tengas un dolor estomacal, además pobre bebe tendrá caries antes de tener dientes.-

-Oh entonces estas de su lado – le saco la lengua- bueno si solo un pedazo me dejaran comer que sea el más grande.-

La castaña negó con la cabeza y rio. –Claro que si su majestad-.

Lita le llevo su trozo de pastel y se sentó de nuevo con ella, después de eso Serena la bombardeo con toda clase de preguntas sobre el embarazo, sobre el parto y sobre todos los cuidados.

.

.

❀´¯) ¸. ¸.✿¸.•°*"˜ƸӜƷ˜"*°•.•.¸ღ¸ ´ ¸.✿´´¯`•.¸¸. ི ྀ

.

.

Mina dejo a Helios en la guardería después de convencer a las trabajadoras que no le dirían nada a su madre de que había sacado al pequeño, dijo que no quería que ella se metiera en su vida, pero que todo andaba bien, no quería que pensaran que ella podía hacerle algo y de esa manera la traicionaran, así que compro su silencio con una jugosa donación de dinero. Había enviado mensajes a Seiya y él ya la esperaba, por ahora era el único con el que podía hablar sobre cualquier cosa y necesitaba hacerlo, lo cito en su oficina y antes de llegar recapacito muy bien la idea que tenía en la mente, necesitaba mudarse, necesitaba privacidad y aunque amaba a su madre y el convivir diario era una mujer adulta con un hijo. Todos sus pensamientos la abandonaron cuando entro y vio a Seiya.

-Y bien ¿Cómo te fue?- dijo el de pie y sonriente.

-Lo abrazo y comenzó a llorar- Oh me siento demasiado estúpida ahora.

-Espera, suéltame un poco que creo que iré a matar a mi hermano si te ha hecho daño- dijo molesto y preocupado.

-No me hizo daño… lo tomo bien- dijo sin verlo y sin soltarlo.

-Entonces no entiendo, ¿Qué pasa?-

Permaneció en silencio un rato y luego lo miro. –A pesar de todas las cosas y todo este tiempo, sigo siendo una tonta y loca enamorada de ese hombre, se portó amable, quiere convivir más con Helios, pero no me quiere a mí, no esperaba que fuera diferente, pero había soñado con tener una oportunidad y ahora estoy segura de que eso jamás va a pasar- se escondió de nuevo llorando ahora un poco más.

-Está bien- le dio unas torpes palmaditas en la espalda para confortarla- el gran Seiya Kou te ayudara, porque mi hermanito sería un tonto si te deja ir.-

Mina hizo un intento de sonrisa. –No se puede cambiar los sentimientos, ni tú, ni nadie.-

N o tenía idea de nada, pero odiaba ver a su amiga de esa manera, además sabía que Yaten no quería a Sachiko, no sabía cómo lo haría, pero comenzaría hablando con él.

.

.

❀´¯) ¸. ¸.✿¸.•°*"˜ƸӜƷ˜"*°•.•.¸ღ¸ ´ ¸.✿´´¯`•.¸¸. ི ྀ

.

.

Hola n.n

espero que tengan un exelente fin de semana, la verdad tenia muchas ganas de actualizar esta historia, asi que espero que este capitulo les guste, oh no se muy bien que plane seiya, ni como tome las cosas Hotaru, pero se vienen muchas cosas grandes, la familia de los chicos como lo tomara y hoho Luna, Mina no quiere que se entere, pero ya sabremos por que.

Bueno me retiro :3

Saludos

un beso

*~PupeHz~*