Después de un intento de trasmigrar su alma al cuerpo de un compañero todo se ha vuelto una locura y no hacen nada más que sucederse cambios. Esto no parece tener control, Jisei tiene que darse cuenta de lo que está fallando o terminará por implicar a toda su clase.

Vale, este capítulo es algo... raro, más que nada porque suceden muchas cosas para que al final no suceda nada. En fin, es un capítulo de transición porque ya se acerca el final y sirve para que Jisei se de cuenta de algo importante.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

DEMASIADOS CAMBIOS PARA UN DIA

Vale, ahora Jisei tenía una idea, no sabía si iba a resultar pero al menos tenía una idea, que ya era algo. Tendría que ir intercambiándose uno por uno hasta que no quedase ninguno ¿Y por quien empezaba? A ver, tenía que trazar un plan, un camino que fuera lo más directo posible y que diera menos problemas.

De cualquier forma ahora se habían unido al resto de sus compañeros y no parecía cosa fácil.

La verdad, que ahora Sasuke estuviera en el cuerpo de Sakura no le venía mal, que intentara ser ella, a lo mejor así llegaba a comprenderla, lo que sería ideal es que Sakura estuviese en el cuerpo de Sasuke y tuviese que aguantar a tanta "fan" así a lo mejor también entendería lo que tiene que soportar el pobre ¿Y por qué opción podría Sakura estar en el cuerpo de Sasuke? ¡Ay! ¡Ya no se acordaba de nada! pensar tanto en cuerpos y cambios la embotaba el cerebro, seguro que terminaría volviéndose tonta.

No hacía falta que Akane explicase el mal humor que se le había puesto, solo con ver la cara que presentaba Sasuke se "presentía" rápidamente, Shikamaru estaba convencido de que le culpaba a él de todo, siempre le culpaba a él, algún día caería un meteorito en la Tierra que acabará con la humanidad y ella estará allí para decir "Fue culpa tuya, inútil y lo peor de todo es que él seguía en el cuerpo de Akane, es que no había forma de abandonar ese cuerpo... que problemático que era todo. Se acercó al cuerpo de Sakura, creía recordar que Sasuke estaba en él, con tanto cambio ya no sabía muy bien quien era quien.

- Ten cuidado con Akane, Sasuke

Los ojos de Sakura le miraron extrañados.

- ¿Tú eres Sasuke, no? - preguntó frunciendo el ceño Shikamaru.

- ¿Por qué tengo que tener cuidado con ella? - respondió bruscamente Sasuke.

- Porque Akane está en tu cuerpo, verás, ahora... ¿Cómo te lo diría yo? Tenemos el cuerpo separado del alma ¿no? Pero ambos de atraen, no se porqué pero es así, así que tu cuerpo se sentirá atraído por tu alma... a lo mejor intenta meterte mano.

- ¿Meterme mano?

- Será muy raro para todos ver a Sasuke metiendo mano a Sakura ¿no? Piensa en la que puede armar Naruto.

- ¿Crees que en estos momentos voy a pensar en lo que diría Naruto?

- Pues piensa en Akane, ella no tiene mucho control del cuerpo de un chico, te lo digo por experiencia.

- ¿Qué me quieres decir?

- Que no te arrimes mucho a ella si no quieres ser violado por ti mismo, bueno... que tu cuerpo viole el de Sakura... ya no se ni lo que digo.

- ¿Qué quieres? ¿Tomarme el pelo?

- Tú mismo, yo ya te avisé. Me voy al baño, si viene Jisei dile que ahora vuelvo.

- ¿Vas al baño?

- Si, bueno, a lo mejor pensabas que no pero las chicas también hacen sus necesidades.

- Voy contigo, no quiero quedarme solo.

- ¿Tienes miedo de algo "princesa"?

- A veces te patearía la boca.

- Ah, pero no lo harás, estoy en el cuerpo de Akane, un Uchiha nunca pegaría a una mujer ¿o si?

- ¿Desde cuando llevas en su cuerpo?

- Desde ayer, pero ha sido un día muy largo, casi me parece que llevo atrapado aquí un mes.

- Entonces esta mañana ya estabas en ella.

- Pues... si.

En esos momentos llegaron a los aseos. Shikamaru abrió la puerta de uno, entró y estaba cerrándola cuando Sasuke se lo impidió del un golpe.

- ¡No me huyas!

- No te huyo, voy a...

- Somos los dos chicas ¿no? No tienes nada que este cuerpo no tenga.

Shikamaru frunció el ceño.

- ¿Quieres que el cuerpo de Akane haga lo que tenga que hacer delante de ti? Eres más pervertido de lo que pensaba.

Sasuke no contestó, se limitó a cerrar la puerta.

- ¿Has sido tú todo el día?

- Ya te he dicho que si - se oyó a través de la puerta - No me seas pesado.

- Esta situación es muy violenta. Oye y si yo ahora me sentiré atraído por mi cuerpo ¿Eso quiere decir que Sakura, que está en tu cuerpo, se sentirá atraída por este cuerpo?

- Si... sería gracioso, el cuerpo de Shikamaru acosándote... no se que sería peor.

- ¿Y a Akane, que está en mi cuerpo, le atraerías tú?

- Podríamos hacer una orgía ¿no? - dijo saliendo.

- ¿Podrías tomarte esto en serio?

En esos momentos, mientras Shikamaru se lavaba las manos la puerta se abrió, entrando Ino y Jisei.

- ¿Estabais aquí? - exclamó Jisei - ¡Menos mal que os encuentro!

- Sakura que paliducha estás ¿te encuentras bien? - se preocupó Ino.

- Si - respondió secamente - Solo estoy cansad...a.

- Ay chica, trae que te maquille un poco - decía Ino abriendo su bolso - Da cosa verte.

- No, déjalo.

- Que si, anda y déjame, verás que guapa te pongo.

- Bueno pues yo si eso me voy - dijo Shikamaru.

- Voy contigo - añadió Jisei - Ya os esperamos fuera.

Una vez que salieron Jisei se enganchó del brazo de Shikamaru.

- Mendolkusei ¿Quieres dejar de hacer esto? Es muy molesto.

- Y tú eres un quejica. Dime ¿Cómo lo lleva Sasuke?

- No lo se, yo creo que en el fondo le da morbo ¿Has pensado ya como lo vas a hacer?

- Pues no lo sé. No se por quien empezar ¿Empiezo contigo?

- ¿Lo hacemos ahora?

- ¿Nos dará tiempo?

- Podemos intentarlo.

Mientras, Sakura y Akane en el cuerpo de Shikamaru y Sasuke, respectivamente, disfrutaban de sus primeros "ligoteos". Un grupo de tres chicas jovencitas llevaban ya un buen rato mirándoles, riendo tontamente y cuchicheando entre ellas.

- ¿Es que no se cansan nunca? - preguntaba Akane.

- Creo que les has gustado y ya sabes como somos las chicas de insistentes.

- No, no lo sé, yo nunca he ido detrás de un chico tan descaradamente.

- Será mejor que hablemos con ellas.

- Si claro, claro... ¿Y que les decimos? ¿Qué estamos muy halagados pero que en realidad somos unas chicas?

- Deberíamos hacerles ver que no se puede seguir así a unos extraños.

- ¡Mira la que da consejos!

- Yo nunca he perseguido a desconocidos.

- No, claro, es mejor acosar a los conocidos... ¡Ya está! ¿Y si nos hacemos pasar por... una pareja?

- ¿Pareja de quien?

- Pareja tu y yo, novios... ya sabes...

- ¿Quieres que piensen que Shikamaru y Sasuke son gays?

Akane afirmaba con la cabeza mientras sonreía con bastante malicia, lo cual para Sakura, ver a Sasuke sonreir así era de lo mas confuso.

- ¡Que mala eres, Akane! ¿Qué pensará Sasuke?

- ¡Pero si no las vamos a volver a ver en la vida! Anda... cariñito... se un poco cariñoso.

Akane pegó el cuerpo de Sasuke al de Shikamaru rodeándole en un mimoso abrazo.

- ¡Akane! ¿Qué haces?

- Va, no se meas tímido... anda, amor, dame un besito.

- Akane das grima.

- Si... mira... creo que las hemos escandalizado.

Las chicas parecían tener mucha prisa por alejarse de ellos y aquella escena. Akane sonreía satisfecha, hacer cosas así le producía mucha satisfacción.

De pronto Akane escondió la cabeza de Sasuke en el cuello de Shikamaru.

- Dime que no es Naruto - susurró con miedo.

- Es Naruto.

- ¿La hemos cagado?

- Pero de lo lindo.

Durante unos segundos Naruto parecía no reaccionar, era el tiempo que necesitaba para procesar esa extraña escena que había presenciado, una vez pasados esos segundos rompió en gritos alarmados e incoherentes.

- ¡Vale ya Naruto! - gritó Sakura - ¡Esto no es lo que parece!

- ¿Ah, no? ¿Ah, no? ¿Por qué no me lo dijiste Sasuke? ¡Soy tu amigo! ¿Creías que no lo iba a entender?

- Es que - habló Akane - Esto es... una broma.

- ¿Desde cuando vosotros hacéis bromas? ¡Ay, dios! ¿Quién lo sabe? ¿Hay alguien que sepa que estáis enamorados?

- ¡No estamos enamorados, burro! - gritó Sakura dejando perplejo a Naruto, es que nunca habia visto gritar tanto a Shikamaru.

- ¿Ah no? ¿Entonces...? ¿Solo es sexo? ¡Sasuke!

- ¡Naruto que no es lo que parece! - gritaba Sakura de nuevo.

- ¿Shikamaru? ¿Por qué me gritas tanto? Tú no sueles gritar, es por la vergüenza ¿verdad? No te preocupes, tienes que aceptarlo como algo natural, si no pasa nada, ¿Ves lo que pasa por no reconocerlo? Está cambiándote

- ¡Y no sabes como! - añadió Akane.

- Sasuke - Naruto le cogió una mano - ¿Desde cuando...? No te preocupes, tu siempre serás mi amigo, a mi no me importa lo que seas pero claro, no intentes meterme mano.

- Esto... Naruto, verás es que...

- No digas nada, si ya veía yo muy raro que no hicieses caso a ninguna chica. Y tú Shikamaru - soltó a Akane y agarró la mano de Sakura - Si siempre te has quejado de las mujeres... ahora lo veo todo tan claro...

- ¿Crees que es el momento de ponernos a gritar? - preguntó Sakura - Este no entra en razón.

- Creo que deberías decir eso de "mendokuseeeeei"

- Shikamaru - Naruto puso su mano en el hombro del que creía su compañero - Mírame a los ojos y no tengas miedo, mi madre te ayudará a aceptarlo.

...

Nada, Jisei y Shikamaru no conseguían ningún resultado. Sería porque no se concentraban lo suficiente, porque había gente andando por allí... por lo que fuera pero Jisei no conseguí traspasar su alma al cuerpo de Akane y que la de Shikamaru fuese a la suya.

- Es imposible Shika, además me estoy poniendo nerviosa. Voy a ver a estas que Ino está tardando mucho en maquillar a... Sasuke, a saber que se está dejando hacer.

Shikamaru la vio entrar en el servicio y a los pocos minutos salir con cara de terror haciéndole gestos de que entrara.

- ¿Qué pasa? ¿Tan horrible la ha maquillado?

- No, es peor... entra.

...

Al principio Shikamaru no vio nada raro pero ahora los gritos de Ino y Sakura se oían a distancia. El cuerpo de Sakura se tiró a sus brazos llorosa.

- ¡Shikamaru! ¿De verdad eres tu?

Shikamaru miró confundido a Jisei y luego a Ino, que, cruzada de brazos, parecía a punto de estallar.

- ¡Esto es inaudito! ¿Pero que locura es esta? - habló entre gimoteos la rubia.

Shikamaru volvió a mirarlas.

- Bueno, no habéis reaccionado demasiado mal al saberlo.

- ¡Shika! ¡Sácame de aquí! ¿Qué hago yo en el cuerpo de ésta? ¿Qué hace Sasuke en el mío? ¿Dónde está Sakura? ¿Y tú que haces en el cuerpo de Akane?

- ¿Qué ha pasado?

- ¡Y yo que se! - gritó de forma histérica Jisei - Entré a ver que pasaba y...

- Vale, lo primero, vámonos de aquí no vaya a ser que venga alguien y busquemos a Akane y a Sakura que seguro se están poniendo nerviosas - intervino Shikamaru.

Y eso hicieron claro que, cuando las encontraron, hablando con Naruto, de improviso se produjo otro caos: sin saber como y de forma sorprendente Sakura estaba dentro de Naruto y Naruto dentro del cuerpo de Shikamaru.

El desconcierto que surgió fue tremendo y en medio de ese desconcierto Jisei cayó de rodillas, pálida, con los ojos desmesuradamente abiertos y gesto de terror en la cara.

- ¡Jisei! ¡Jisei! - la jaleó Akane.

Pero Jisei no reaccionaba, parecía estar en un estado catatónico.

- ¿Y ahora que hacemos? - gritaba Ino.

Una risita macabra comenzó a oírse saliendo de sus labios. Risita que fue gradualmente aumentando hasta sonar como una risa histérica y desquiciada.

- Creo que ya le ha dado - comentó Akane - Ya se ha vuelto loca.

- ¿Y que hacemos? - preguntaba bastante alarmada Sakura.

- ¿Y si gritamos todos como locos? - propuso Ino - Al menos nos desahogaríamos.

- ¡Vale! - gritó Akane - ¡Se acabó! ¡Silencio! ¡Nos estamos volviendo locos y esto hay que pensarlo con calma!

- ¿Con calma? ¿Qué calma? - gritaba de nuevo Ino - ¡Estoy en el cuerpo de Sakura, Sasuke está en el mío, mi amiga está en Naruto...! ¿Cómo me voy a calmar?

- ¡Pues tenemos que calmarnos! - exclamó Sasuke - Akane tiene razón, poniéndonos histéricos no estamos logrando nada. Lo primero, vamos a llevar a Jisei al campamento, creo que necesita descansar.

- ¡Pero ella es la culpable de todo esto! - gritaba ahora Sakura.

- Pero en este estado no puede ayudarnos - intervenía Shikamaru - Venga, vamos a llevarla y si pudiéramos darle algo para tranquilizarla, no sé... una tila o algo.

- ¡No! - se levantó de pronto - ¡Ya sé lo que tengo que hacer! En realidad todo es muy sencillo, más sencillo de lo que parece.

- ¿Estás segura? - preguntó algo escéptica Akane.

- Si... me he estado quebrando mucho la cabeza pensando que esto era un lío terrible pero no... es muy sencillo. Volvamos al campamento, ahora no habrá nadie y podremos hacerlo con tranquilidad.

- ¿Qué vamos a hacer? - gritó Naruto.

- Naruto, deja de gritar, por favor - se quejó Shikamaru

- ¿Y como sabes que soy yo, ttabayo?

- Tú eres el único que grita por cualquier tontería.

- A ver Jisei - habló Sakura a Jisei - explícanos eso.

- Yo me agobiaba mucho pensando que era algo muy difícil pero ahora lo comprendo todo ¿No habéis visto con que facilidad se han cambiado Naruto e Ino? Shikamaru tiene razón, yo soy la variable que falla, pensé que cuando hice el experimento habría algo por donde salía el alma y no es así, el alma no puede escaparse porque no está encerrada, el alma es parte de nuestro ser... lo que hice fue crear un camino, un camino por donde "circularan" las almas y como no lo he cerrado, las almas que entran en contacto conmigo se quedan como perdidas, no saben donde ir y se meten en el primer cuerpo que encuentran. Lo que tengo que hacer es cerrar ese camino, pero antes debo encaminar vuestras almas.

- ¿Qué ha dicho? - preguntó Naruto con cara de alelado.

- Te juro que yo tampoco he entendido nada - respondió Ino.

- Es igual, lo que importa es que se como solucionarlo.

- ¿Estás segura?

- Yo creo en ella - dijo Shikamaru - No vamos a perder nada por intentarlo, ya peor no podemos estar.

- Si claro - añadió Akane - ¿Qué puede pasar? ¿Qué nos volvamos a cambiar?

El plan de Jisei era muy simple, había estado pensando en la idea de Shikamaru y llegó a la conclusión de que tenía razón pero ir pasando de cuerpo en cuerpo iba a ser largo y pesado, tendría que conseguir hacerlo todo de golpe, ella era la que producía interferencias, bien, pues aprovecharía esas interferencias.

Una vez en el campamento, se sentaron en el suelo formando un círculo, se trataba de intentar relajarse y concentrarse en su propio cuerpo, exactamente en un punto en concreto, el que deseasen y con todas sus fuerzas intentasen canalizar toda su energía en ese punto, mientras ella lo que intentaba era imaginar aquel camino y crear bifurcaciones de un cuerpo a otro, como señalizaciones, algo que uniera, por ejemplo al cuerpo de Ino con el cuerpo donde estaba su alma.

Todos estaban deseando recuperar su cuerpo, así que, la predisposición que tenían era mucha. Jisei comenzó a sentir como la energía emanaba de ellos... si, aquello iba a funcionar.

Estuvieron unos minutos en silencio. Jisei abrió los ojos y comenzó a ver como las auras de cada uno de ellos parecían despegarse de los cuerpos y buscar el suyo propio, aquel espectáculo de colores danzando por el aire era maravilloso y ella comenzó a sentir un ligero mareo, algo como si le estuviesen absorbiendo su energía. Cerró los ojos, el mareo aumentaba, todo parecía comenzar a girar más y más, convirtiéndose en algo vertiginoso. No sintió nada más, solo su cuerpo golpeando contra el suelo.

Cuando abrió los ojos encontró a todos sus compañeros preocupados observándola. No los oía bien, los veía y sabía que hablaban, los veía mover los labios y un murmullo llegaba a sus oídos pero no distinguiía las voces. Los miró detenidamente... si... cada uno tenía su aura... si... lo había conseguido... espera... no... Shikamaru seguía con aquella aura verde de Akane y Akane mostraba de nuevo el aura gris de Shikamaru ¿Qué quería decir eso?

Se sentía muy cansada, realmente le costaba moverse y los ojos se le cerraban, no quería pero el cansancio podía con ella. Cerró los ojos, sentía como alguien la movía, la alzaba, como la llevaban a algún sitio, quería abrir los ojos pero era imposible, el sueño comenzaba a invadirla haciendo que absurdas situaciones llegaran a su mente.

La dejaron en un sitio blando... sería la cama... la cama...

Se despertó a media noche bastante agitada y se sentó bruscamente en la cama. Sentada en el suelo a los pies de su cama, con la cabeza inclinada, dormitaba Akane, al oírla también se despertó sobresaltada.

- ¿Te encuentras bien? - le preguntó en voz baja.

- ¿Akane? No... tú eres... Shikamaru.

- Has ganado el primer premio.

- ¿Y los demás?

- Todos han regresado a sus cuerpos, tal y como dijiste, todos, menos Akane y yo.

- ¿Dónde está Akane?

- En mi cuerpo, otra vez.

- Pero... ¿Por qué?

- No lo sé... te desmayaste, me asusté bastante, sobretodo cuando me di cuenta de que todos estaban en sus cuerpos menos yo que seguía aquí.

- Que extraño ¿Por qué no te fuiste a tu cuerpo?

- No lo se.

- ¿Por qué Akane se fue al tuyo?

- Supongo que fue el único que encontró vacío. No hay duda, la culpa fue mía, por alguna razón no quiero irme de este cuerpo y ahora estoy asustado.

- ¿Los demás como se encuentran?

- Bien... como no estuvieron mucho con los cuerpos cambiados lo han olvidado todo enseguida... les dije que estábamos haciendo una sesión espiritista y se lo han creído.

- ¿Y Akane?

- Mendokusei, te puedes imaginar... no me habla.

- Bueno, siempre podemos seguir tu plan, ya sabes, puedo cambiarme con ella y devolverte tu cuerpo y luego...

- No, Jisei, no va a dar resultado, conmigo no, no se porqué pero no me voy de este cuerpo... soy como un fantasma... un espíritu de esos que dicen que no pueden abandonar este mundo porque tienen cosas pendientes.

- A lo mejor es Akane la que tiene algo pendiente contigo.

- Duerme, yo también voy a intentar dormir, mañana tenemos la marcha, si no descansamos no aguantaremos.

- Shikamaru ¿Estabas velándome?

- Claro, Akane y yo estábamos preocupados... además le juré que lo haría.

- Oye... lo vamos a conseguir.

Shikamaru sonrió.

- Seguro que sí, solo tengo que solucionar mis "cosas pendientes".

Jisei volvió a acostarse y cerró los ojos, había sido un día larguísimo y a saber como sería mañana.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Como veis este episodio ha sido todo un caos de cambios de cuerpos, pero de nuevo vuelven a quedar dos ¿Por qué? Porque tienen una cosa pendiente pero no os asustéis, esta historia ya está llegando a su final, no se puede abusar de tanto cambio de cuerpo. Actualizaré lo antes posible el último capítulo.

Gracias por leer.