Después de varios cambios de cuerpos, Jisei ha terminado en el cuerpo de Shikamaru, Shikamaru en el de Akane y Akane en el de Jisei y teniendo en cuenta la manía que Akane le tiene a Shikamaru la situación se presenta de lo más problemática para el chico y aún empeorará cuando despierten al día siguiente.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

¿COMO QUE NO TE ACUERDAS?

Jisei tampoco podía dormir. Todo esto había sido por su culpa, por experimentar con cosas raras, lo había liado todo ¿Cómo había sido posible? Físicamente era algo imposible, quizás en realidad todo era falso, quizás no era verdad que se habían intercambiado los cuerpos, quizás todo era sugestión, a lo mejor algún tipo de hipnosis; es que todavía no podía creerse que su cuerpo ahora era el de Shikamaru... pero lo era, no había duda, nadie dudaba que ella era Shikamaru... todo era cada vez más complejo porque ¿por qué razón Shikamaru estaba dentro de Akane? Por más vueltas que le daba era incomprensible, si ella no había echo el experimento, ni siquiera estaba cerca de él en ese momento ¿qué había pasado? Lo único que se le ocurría es que en el momento en el que Sumire recuperó su cuerpo Shikamaru deseaba estar en Akane ¿pero por qué razón iba a querer Shikamaru estar en el cuerpo de Akane sabiendo lo que eso la molestaría?

"Bueno" pensó " puesto que el contacto visual no es imprescindible, intentaré relajarme y concentrarme en Shikamaru, si consiguiese intercambiarnos, él recuperaría su cuerpo y ya solo quedaríamos Akane y yo, porque claro, puede pensar en Akane, que está en mi cuerpo, pero entonces quedarían ellos dos... no mejor no... Es más fácil que este cuerpo reclame su alma, si, eso es lo que tengo que hacer, concentrarme en Shikamaru... y rezar para que no se meta nadie más por medio"

Se tumbó boca arriba y se dedicó a relajar aquel cuerpo. Cuando se sintió relajada comenzó a pensar con fuerza en Shikamaru, de alguna forma debía atraer su alma hacia allí, no sabía bien como hacerlo pero tenía que conseguir que ese cuerpo reclamara su alma. Poco a poco la relajación que había conseguido fue dando paso al sueño
Tenía la sensación de ser Shikamaru, de ver por sus ojos y sentir por su piel. Sentía un calor dentro, un calor que crecía más y más hasta convertirse en algo que parecía quemar... el aire a su alrededor se le hacía escaso.

Se despertó llena de miedo, abrió los ojos de par en par, sentía su corazón latir desaforadamente.

- Ya Jisei - se dijo a si misma - solo ha sido un sueño.

Miró a su alrededor, entraba algo de luz y podía ver a Hinata durmiendo plácidamente enfrente de ella... todo estaba bien, solo era un sueño extraño, se dio media vuelta y cerró los ojos, a ver si podía volver a dormirse.

...

Akane había dormido mal, muy mal, el saber que Shikamaru estaba utilizando su cuerpo era algo que la ponía muy nerviosa, no lo soportaba, además había tenido uno de esos sueños que sin saber porqué te hacen sentir mal y se sentía como arrastrada por una extraña fuerza.

- ¡Vamos, vamos, despierta! - alguien la zarandeó - ¡Levanta, dattebayo!

Se llevó las manos a los ojos restregándoselos antes de abrirlos y enfocar la vista ¿Qué demonios hacía Naruto en la cabaña de las chicas? Se incorporó.

"¡Es verdad!" pensó "Jisei dijo que vendría temprano ¿Se habrá despertado ya Shikamaru?"

Se sentó en la cama, entonces fue cuando se miró la piernas... aquellas piernas no eran las de Jisei, se miró las manos, miró enfrente de ella... vaya, ver a Kiba en boxer era una buena vista pero no la que esperaba... también estaba Naruto, Neji salía de la dicha envuelto en un albornoz y Gaara terminaba de vestirse... evidentemente debía estar soñando aún.

- ¡Vamos, despierta de una vez! - Kiba le golpeó en un hombro, espera... eso lo había notado, entonces ¿No estaba dormida?

Se llevó las manos al pecho... empezó a ponerse nerviosa, allí no había nada, al menos no había lo que tenía que haber ¿Qué le había pasado? Bajó la vista a su entrepierna y respiró, dicen que si te falta algo arriba es que está abajo... no podía ser, no podía ser... se separó el pantalón el pijama y miró asustada...

Se levantó tan rápidamente que se golpeó con la litera de arriba.

- ¿Qué? ¿Algún "problema" matinal? - le dijo divertido Kiba.

- Yo... - Akane volvió a tirar del elástico del pijama y mirar - Tengo que ir al baño

- ¡Qué mal despertar tiene este chico, ttebayo! - comentó Naruto.

Entró en el baño mirando al suelo, mirándose los pies, los pies que no eran ni los suyos, ni los de Jisei, unos pies grandes; se agarró con ambas manos al lavabo y cerró fuerte los ojos.

- Por favor que no sea lo que pienso, por favor, por favor...

Llena de miedo comenzó a abrir los ojos y a mirar el reflejo que el espejo le devolvía... no podía ser... era una alucinación... ella... ella... si se concentraba en lo que quería seguro que...

La imagen que le devolvió el espejo era lamentable, un Shikamaru ojeroso, legañoso y con el pelo todo revuelto.

- ¿Pero cuándo? - increpó al espejo - ¿Cuándo me he convertido es esto?

- Solo necesitas una ducha y peinarte - dijo Lee que acababa de entrar y se disponía a evacuar su vejiga.

Akane desvió la vista sintiéndose bastante incómoda.

- Esto... Lee ¿Cómo te encuentras?

- Bien... a tope - dijo poniendo su característica pose antes de ponerse a su lado para lavarse las manos.

- Sobre lo que pasó estos días...

- ¿Qué ha pasado?

- ¿No te acuerdas?

- Hummmh... tengo la sensación de que hay algo que debo recordar, maldita sea, se me ha ido de la cabeza.

Jisei había subido a la litera de arriba para despertar a Akane.

- Vamos dormilona, hoy estás durmiendo más de la cuenta.

Shikamaru empezó a despertarse.

- Hablabas en sueños ¿sabes? Decías algo de Shikamaru.

"Lógico" pensó Shikamaru "este cuerpo hasta sueña que me odia"

- Esto Akane ¿Ha venido Jisei?

- ¡Akane, por dios, espabila! Soy yo, Jisei.

- Ya pero... ahora que están distraídas ¿Dónde hemos quedado con Jisei?

- Akane no me seas payasa ¡Vamos y despierta de una vez! ¿Dónde iba a quedar yo conmigo misma?

- Pero Akane...

- Estas "mu" tonta. Venga, vístete de una vez que tenemos que desayunar.

Shikamaru agarró a Jisei por la muñeca.

- Soy Shikamaru ¿No lo recuerdas?

- Mira Akane, no estoy para juegos raros, por cierto, hoy he soñado algo muy raro, era como que estaba dentro de Shikamaru y algo le quemaba... muy raro.

- Jisei ¿eres tú? ¿De verdad eres tú?

- La que no pareces tú misma eres tú.

- ¿No tienes algo importante que recordar?

- ¿El qué? Recuerdo ese maldito sueño, a ese chico le pasa algo... venga date prisa y ponte el bañador.

Shikamaru se quedó mirándola como bajaba.

- Claro que me pasa - habló en voz baja - Me he convertido en Akane y ahora esta no se acuerda de nada... ¡manda narices!

Akane tenía un problema con el pelo de Shikamaru, bueno, había tenido varios problemas pero ahora el pelo de Shikamaru la estaba sacando de sus casillas, no conseguía hacerse esa maldita coleta... nada... no había forma, el pelo se le salía por todas partes ¿Cómo conseguía hacérsela ese ciervo? Bastante mosqueada se enganchó el coletero a su muñeca y se peinó dejándoselo suelto... nada, tampoco conseguía el efecto deseado... ese chico tenía un pelo endemoniado. Se colocó una gorra que encontró y se dirigió al comedor, a esta paso se quedaría sin desayuno.

Shikamaru se había sentado con Jisei, Ryuko, Chouji, Sumire, Tenten y Kiba, Akane, en el cuerpo de un visiblemente molesto Shikamaru se sentó a su lado.

- ¿Qué tal estás, Shikamaru? - dijo Chouji - ¿Ya no se saluda?

- Lo siento, buenos días a todos.

- ¿Te pasa algo? Pareces de mal humor - comentó Sumire.

- Es mi pelo... tiene personalidad propia.

- Luego te ayudo a hacerte la coleta - le dijo Shikamaru con toda naturalidad "Este mal genio... sin duda es Akane"

Estaba claro que Jisei había recuperado su alma y la que Akane, que estaba en el cuerpo de Jisei había ocupado el suyo... en el fondo se alegraba de que no hubiese nadie más implicado en esa absurdidez.

- ¿No habíamos quedado hoy? - preguntó Akane disimuladamente a Shikamaru.

- Esto es muuuuy problemático - respondió - Jisei vuelve a ser Jisei.

- Me lo imaginaba... yo soy Akane.

- Y no se acuerda de nada.

- Bien, estupendo, me encanta.

- Anda, tranquilízate un poco, ya saldremos de esta.

- ¡Que fácil lo ves tu todo!

- No vale la pena que nos preocupemos, lo que sea ya será... anda que te hago la coleta.

Se levantó y se colocó detrás de su cuerpo y le quitó la gorra comenzado a atusarle el pelo. Chouji, Ryuko Jisei, Sumire, Tenten y Kiba les miraban sin salir de su asombro.

- ¿Ha pasado algo entre vosotros que deberíamos saber? - preguntó Tenten.

- Hemos entrado en la fase "te aguanto porque no tengo otro remedio" - respondió Akane con la cara de molestia de Shikamaru.

- ¿Habéis decidido firmar la paz? - se entusiasmó Sumire.

- Hemos decidido no matarnos, punto.

Jisei estaba muy extrañada, Akane tenía un aura grisácea y monótona, era algo muy sorprendente porque el aura de Akane podía variar mucho pero nunca había sido tan... apática, además, sus gestos, su cara, parecía desmotivada, cansada... en cambio el aura de Shikamaru estaba activa, brillante, de un color verde que más bien recordaba el aura de Akane cuando se enfadaba... era como si sus auras se hubieran cambiado... eso lo recordaba algo pero ¿el qué? Y para colmo, cuando estaban juntos sus auras parecían fusionarse... si que estaban raros, si.

Shikamaru ya tenía la confirmación total de que estar en el cuerpo de una chica era más problemático todavía de lo que pensaba. Para empezar había quien se empeñaba en tratarlo como si fuese un ser frágil y delicado al que había que ayudar para que no se rompiera, que vamos, puede que su fuerza no era la misma ¡pero de ahí a tratarle como una muñeca de porcelana ya era demasiado! Luego estaba quien le hablaba como si fuera tonta y no entendiera frases de más de tres palabras... no se extrañaba que Temai se quejase tanto, que Akane se pusiese de tan mal humor y que Sakura se liase a dar puñetazos, él mismo estaba valorando la idea de meter el arco que tenía en las manos a alguien por donde más le doliera. Y luego estaba el baboso del monitor, que se arrimaba a las chicas en cuanto podía, precisamente en ese momento, lo tenía detrás, explicándole como debía disparar el arco, poniendo sus manos en sus brazos y echándole el aliento en el cuello, Shikamaru sentía verdadero asco.

- ¿Lo entiendes muñeca?

Shikamaru bajó el arco y miró con cara de aburrimiento al monitor, aquello era muy problematico pero tenía que decirlo.

- Primero: no soy una muñeca, segundo: tampoco soy tonta, entiendo las cosas sin necesidad de que las digas al oído y tercero: vuelve a acercarte a mi trasero y te juro que esta flecha va directa al tuyo.

- Está bien, está bien ¿así que te quieres hacer la difícil?

- Lo que quiero es que respetes mi espacio personal... estás consumiendo mi oxígeno.

- No te enfades mujer, que no hay para tanto.

- ¿Sucede algo? - se acercó Sasuke.

- Nada que no pueda solucionar yo sola - gruñó, lo que le faltaba, que ahora viniera el héroe de turno.

- Bueno, yo voy a ver como siguen las cosas - dijo marchándose el monitor.

Shikamaru se dispuso a disparar.

- ¿Estas bien?

- Claro ¿Por qué no iba a estarlo?

- Como te ha molestado.

- Si, me ha molestado pero nada más, no me ha herido ni física ni mentalmente.

- Ya, bueno si necesitas algo avísame.

Shikamaru suspiró ¿Realmente todos los chicos somos así? ¿Pensamos que las mujeres no pueden solucionar nada solas? Desde luego que equivocados están... empezando por mi mismo.

- De acuerdo héroe, te llamaré.

El grupo en el que ahora estaba Akane con el cuerpo de Shikamaru tenía la actividad de tenis. En esos momentos ella terminaba su turno de juego y se sentaba en un banco al lado de Jisei.

- Hoy no estás muy fino - le dijo la chica.

- Me molesta manejar este cuerpo, tengo los brazos más largos, no puedo medir bien las distancias y mis piernas dan zancadas más amplias, eso sin contar la fuerza.

- Es la excusa más tonta que he oído en mucho tiempo, esta noche no has crecido de golpe.

- Jisei ¿De veras no te acuerdas de nada?

- ¿De que tengo que acordarme?

- Jisei... soy Akane ¿No me reconoces?

- Shikamaru, fumar está matando tus neuronas.

- Jisei, soy Akane, Shikamaru y yo hemos intercambiado los cuerpos.

- Claro... No me esperaba eso de ti, la verdad.

- Jisei, tú primero te intercambiaste con Lee, luego Sumire se intercambió con él, después tú con Shikamaru y al final hemos quedado nosotros dos.

- No deberías haberte quitado esa gorra... las insolaciones no son buenas.

- ¿Pero de veras no recuerdas nada? ¡Por dios, Jisei no puede ser que lo hayas olvidado todo tan rápido! Estabas con Sumire en el autobús ¿lo recuerdas? Y leías un libro de los tuyos.

- ¿Queréis gastarme una broma?

- No es broma, tienes que recordar, soy yo, tu amiga, soy Akane ¿Cómo te lo demostraría? Soy Akane Kumoyuki... me gusta el chocolate, de cualquier forma, las gambas rebozadas y odio cualquier tipo de comida amarga, somos amigas desde primaria, una vez escalabré a un niño que te llamó bruja. Sé que puedes ver el aura de todo el mundo menos la de Iruka, sé que te gusta bastante, que es amigo de tu hermano... le diste chocolate para San Valentín y él te hizo un regalo en tu cumpleaños ¿Crees que le contaría esas cosas a Shikamaru? No me llevo bien con él, me pone nerviosa, se mete conmigo, odio que no utilice su inteligencia para algo... útil... Jisei, soy yo... estoy atrapada en este cuerpo y Shikamaru en el mío y tú eres la única que nos puede ayudar... quiero mi cuerpo... quiero mi vida.

Jisei empezaba a pensar que era cierto, quizás por esa razón tenían las auras cambiadas porque ¿qué razón tendrían Akane y Shikamaru para burlarse así de ella?

- Pregúntame algo de mi, algo que sea imposible que Shikamaru sepa... Jisei yo no necesité tanto para reconocerte aunque estabas dentro del cuerpo de Lee.

Un pensamiento cruzó la mente de Jisei, fue algo rápido que parecía iluminar su cerebro.

- Jisei, por favor, te necesito, no se por qué estoy en este cuerpo pero si se que tú me puedes ayudar.

Distintas imágenes comenzaron a aparecer en los recuerdos de Jisei.

- Espera... yo... ¿Dices que Shikamaru está en tu cuerpo?

- Si, tú estabas en Shikamaru, yo en el tuyo... nos fuimos a dormir y cuando desperté me encontré esto.

- Dormir... el sueño... soñé estar dentro de Shikamaru... yo... quería recordar algo de él... me concentré en él porque... ¡Quería que su alma volviese a su cuerpo! ¡Ahora lo recuerdo! Toqué a Lee y me cambié con él, luego toqué a Shikamaru...

- ¿Ya te acuerdas?

- Pero es algo distorsionado... me duele la cabeza... tengo que pensar en esto con calma.

...

En la siguiente actividad los llevaron a la playa, a practicar de nuevo surf o voley. Después de un partido desastroso, Akane sentó el cuerpo de Shikmaru al lado de Chouji, con ellos estaba también Ryuko.

- ¿No vas a practicar surf? - le preguntó Chouji.

- No me siento con ganas, hoy estoy bastante patoso.

Desde ese sitio se veía a sí misma intentando hacer surf con la ayuda de Sasuke.

- ¡Manda narices! - se quejaba para sí - ¡Con lo bien que podría yo estar allí con ese bombón!... si es que me lo pierdo todo... ¡ala! Para mí que a Shikamaru le gusta Sasuke porque hay que ver... que rabia, me estoy poniendo morada y no puedo disfrutarlo.

- ¿Qué? - la voz de Chouji le sacó de sus pensamientos - ¿Te gusta el paisaje?

- Podría estar mejor.

Chouji se acercó a Ryuko.

- ¿Has visto? - le susurró.

- Si, no le quita los ojos de encima ¿Sabes qué? Creo que deberíamos ayudarles.

- Pero son muy orgullosos, ninguno va a querer dar su brazo a torcer... tendremos que minar su voluntad poco a poco.

- ¡Que malo eres! ¿Qué vas a hacer?

- Solo dar un empujoncito... Shikamaru ¡eh! Shikamaru ¿Puedes bajar a la tierra?

- A final te la quitan - le dijo con bastante malicia Ryuko.

- ¿El qué?

- A ella, a tu pichurri - contestó Chouji.

- ¿Mi qué?

- Tu chica, tu pibita, tu pichurri... ¡a Akane, imbécil!

- ¿Mi pichurri? ¿Cuándo he dicho yo algo tan... cursi? - gruñó desviando la mirada - lo que le faltaba por oír.

- Es lo que piensas, a mi no puedes engañarme, sigue, sigue, pero podías disimular un poco, que te la estás comiendo con los ojos.

- ¡Cómete tus patatas y calla! - se giró poniéndose de espaldas a la playa, no lo hacía por Chouji, no sabía de que hablaba ni quería saberlo, es que ya no quería ver mas, no sabía que llevaba peor, si estar en el cuerpo de aquel chico que no sabía manejar o ver moverse su cuerpo así por libre y saber que él estaba utilizándolo.

Unas manos húmedas le taparon los ojos. No tardó si un segundo en saber quien era, sintió todo el cuerpo de Shikamaru estremecerse, si, ese era su cuerpo.

- ¿Akane? - dijo por no llamarle Shikamaru delante de todo el mundo.

Sabía que era su cuerpo, de alguna forma lo sabía, era como si su alma lo reconociese o el cuerpo de Shikamaru hubiese reconocido su alma. Shikamaru se pegó a su espalda, no podía evitarlo, era una gran necesidad la de tener ese contacto, una necesidad básica, primitiva, añoraban la parte de ellos que faltaba, si ya cuando un cuerpo se juntaba con su alma, o al revés, tenían esa necesidad, ahora que eran los cuerpos y las almas las que se juntaban era aún más imperiosa.

- Estás fría y húmeda - comentó Akane.

Ambos estaban realmente a gusto así, aunque también eran conscientes de que les observaban, la calidez que sentían emanando del otro cuerpo era embriagadora, ambos cerraron los ojos dejándose llevar por esa sensación.

Akane abrió los ojos asustada y se separó bruscamente.

- Yo... yo... - abria la boca como para decir algo pero no encontraba las palabras - Ven conmigo, deprisa.

Se levantó y prácticamente tiró de su cuerpo. La llevó casi corriendo hasta un puesto que había instalado cerca de allí, donde podían comprar refrescos y aperitivos y entraron en los servicios de caballeros.

- ¿Pero, sabes lo que haces?

- No hay nadie, venga, entra

- ¿Te pasa algo?

- Si... no... a mi no... o sí... a tu cuerpo - Shikamaru la miró confundido, ella dirigió sus ojos hacia la entrepierna - Abajo...

- ¿Te duele algo?

- Dentro... dentro del bañador... algo... algo te pasa.

- ¿Qué me pasa dentro del...? ¡Ah! ¿No me digas que...? - Shikamaru tiró del elástico del bañador y echó un rápido vistazo - ¡Dios! ¿Qué has hecho Akane?

- ¿Esto es normal?

- ¿Tanto te gusta tu propio cuerpo?

- ¡No digas idioteces! - gritó - ¿Por qué me ha pasado esto?

-Mendokuseeeei... creo que eres tú la que maneja mi cuerpo, yo debería pedirte explicaciones a ti ¿Has visto en que situación me tienes?

- ¡Shikamaru no me toques las narices! Tu cuerpo ha hecho esto solito ¿y ahora que hago?

- Pues no se.

- ¿Cómo que no sabes? ¡Es tu cuerpo, tú sabrás como solucionar esto!

- Bueno pues - Shikamaru se rascó la cabeza - Se me ocurre algo pero...

- ¿No estarás pensando qué...? ¡Ah, no, no!

- Si quieres yo te ayudo - dijo sonriendo maliciosamente, como le gustaba hacerla de rabiar.

- ¡Y una mierda!

- Pues algo tienes que hacer, esto no puede seguir así.

Volvió a tirar del elástico, en ese momento, la puerta del servicio se abrió y Kiba entró de sopetón.

- ¡Ah! - el chico se quedó paralizado viendo aquella escena, tan paralizado como los otros dos - Yo... esto... no he visto nada y... bueno...

Kiba aun con cara de alucinado dio marcha atrás y la puerta se cerró.

- Esto va a ser algo problemático de explicar - comentó Shikamaru arqueando una ceja.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Esto... si, ya sé... se nos ha ido la olla... bastante... se nos ha ido del todo...

En fin, ahora que Jisei no recuerda bien lo que pasó Shikamaru y Akane tendrán que esforzarse por recordárselo porque ¿Cómo van a solucionarlo si no?

Espero que os haya entretenido. Gracias por leer.