Sailor Moon

La batalla por los elementos de la vida

Se dice que en los tiempos donde los hombres esclavizados por el poder de falsos profetas, que reinaban en el mundo basándose en un liderazgo desigual, profanando todo lo que se encuentran en su camino, haciendo del planeta un lugar oscuro, lleno de guerras y dolor; en el antiguo Japón nacería una niña, en una tribu de guerreros del águila, que para el asombro de los sacerdotes y sus padres la pequeña tendría un símbolo en su frente con la forma de una cruz encerrada en un circulo, cuya venida al mundo seria para su la protección del mismo, seria la encargada de traer la paz y gobernaría con la gracia y bendición otorgada por el dios de la creación. Cuando la niña cumpliera 15 primaveras seria desposada por un guerrero del clan de los truenos, y daría a luz una pequeña que seria bautizada por los sacerdotes con el primer rayo de luz del alba seria la portadora del quinto elemento llamado energía vital (una piedra muy rara poseedora de un gran poder, capaz de crear un planeta completo, protegida solo por mujeres puras), quien junto a los cuatro elementos de la vida, tierra, aire, fuego, y agua salvaría al mundo de su destrucción.

Pero cuando la joven cumplió sus 15 años se involucra y escapa con un guerrero desterrado de la tribu del Chikyuu (tierra) quien se enamoro de ella y la toma como esposa, viviendo en un refugio alejado de los pueblos hasta que naciera su hijo cuya frente tenia la misma marca de la madre, a quien llamarían por nombre Endimión, los sacerdotes al revelar los hechos dieron con el paradero y al llegar al lugar vieron al recién nacido con su marca, y proclamaron mal presagio, por lo que tomaron a los padres como prisioneros, para ser juzgados. El día del juicio condenaron al guerrero a la muerte y a la mujer la condenaron a velar en soledad la puerta de las piedras sagradas convirtiéndola en su guardiana, en el centro de la tierra un lugar donde solo los elegidos podrían llegar.

El pequeño fue criado por los sacerdotes del templo hasta sus 3 años luego enviado a la comarca del rey de los acechadores cuya región se dedicaba la caza de bestias, fue educado como hijo del rey ya que este no tenía herederos y reconocido como príncipe del planeta por sus grandes poderes.

El tiempo paso y los sacerdotes enterraron toda evidencia de las piedras de la vida y salvación junto con la guerrera, ya que pensaron que la profecía jamás se cumpliría, por el solo echo que el portador había nacido varón. Y hasta el día de hoy siguen esperando ser encontradas con la misión de proteger las piedras la guerrera llamada Mei quienes los sacerdotes bautizaron como Gea despertaría en el tiempo del rito Haru para encontrar el portador Hikari y utilizar los cinco elementos para protección del planeta ante las sombras del hades y así seria libre de su condena y poder descansar junto a su amado.