Capitulo 5

El mundo comienza a mostrar su enfermedad

Era una mañana calmada llena de sonidos silvestres en el templo de Sendai, serena despierta en los brazos de su amado, se habían quedado dormidos en un banco que estaba afuera del gran ventanal del templo. Sus cabellos estaban despeinados y procede a soltárselo con mucho cuidado para no despertar a Darién, comienza a peinarse con sus dedos mientras la brisa juega con su pelo, Endimión abre los ojos y la ve, plena y muy hermosa disfruta en silencio verla tan angelical, a pesar de no haberla tocado, por el inmenso respeto que le tiene a ella. la puede ver sin su raro peinado el cual a el le gusta mucho, pero le esta gustando lo que ve en ese momento, el perfume de su cabello lo avienta a tocárselo, serena se asusta pero se relaja al ver que su amado había despertado y le acariciaba el cabello, ella lo mira a los ojos y le sonríe diciéndole:

-perdón, ¿te desperté?-.

Y el la mira, la toma de la cintura y se le acerca al oído para decirle:

-es el mejor despertar que he tenido en mi vida, porque lo primero que han visto mis ojos hoy es mi mayor alegría, mi amor, eres mi alegría-.

Le acaricia el rostro y la besa con pasión, esa pasión que te pierde el alma, y a la que la princesa le responde, es la primera vez que es besada de esa manera por su amado por la cual tiembla en sus brazos pero no quiere alejarse, pero bueno nunca faltan los que cortan con el momento romántico, aparece luna y les dice:

-pero, no es muy temprano para estas demostraciones de afecto, serena ven conmigo debemos hablar-.

La joven ruborizada asiente con la cabeza y se va con luna. Darién se queda en el banco pensando en el momento que esta viviendo. Siente que es hora de pedir la mano de serena a su padre aunque este no lo quiere ni ver cerca de su hija, y a la vez el miedo intolerable de pensar que con los nuevos sucesos la puede perder para siempre. Es entonces que la reina gea se aparece frente a él y le dice:

-Endimión, debes saber que deseo tu felicidad, pero debes de ser fuerte para lo que ya esta aconteciendo-.

En ese instante en Tokio comienza a temblar que se va intensificando pero no llega a ser mas que un sismo de 4 grados y Endimión sufre un gran dolor en su pecho y cae al suelo, el cielo se torna gris con un sin fin de nubes que amenazan con una gran tormenta, el viento comienza a soplar con furia. Gea grita:

-ayúdenme a llevar al príncipe adentro-.

Las chicas al ver lo que pasa se apresuran a llevar a Darién a la alcoba y ver como ayudarlo, serena se asusta mucho y comienza a llorar con desesperación al lado del joven que se encuentra inconsciente y muy débil.

Gea se acerca y les dice- el tiempo de haru a comenzado, al mundo no le queda mucho tiempo si no hacen lo que les digo todos moriremos.

-¿Qué debemos hacer?- pregunta setsuna

-Deben ir a buscar las piedras para comenzar con el rito-contesta gea

-¿donde están las piedras, como llegaremos?-. Grita haruka

-Se encuentran citadas en los puntos cardinales son 8 las piedras deberán ir cada una a un lugar distinto, pero cuidado porque estarán solas y es muy importante que entiendan que solo con una nueva vida, podrán encontrar las piedras sagradas.- les advierte gea.

-bien no perdamos tiempo chica hagamos la tele transportación-. Dice mina tomando el control

-reina gea guíenos hacia los lugares, solo usted sabe donde esta cada piedra-. Hotaru

-iré con ustedes chicas-. Se une serena

-no puede princesa, usted debe quedarse junto al príncipe, es la única que puede darle energía, si no puede morir.-. Le dice la reina gea, serena entristece pero asiente al saber que la vida de su amado esta en peligro y acepta quedarse les desea suerte a las chicas con lagrimas en sus ojos y les dice;

- chicas yo estaré con ustedes luchando a su lado, por este nuestro mundo, enviándole las mejores bendiciones,… aquí las estaré esperando traigan las piedras por mi Darién-.

-así lo haremos serena -.dice Amy

-no te preocupes que todo va a salir bien-. Le dice rei para tranquilizarla

-esta batalla la ganaremos te lo prometo serena-. Asegura lita.

-bueno princesa es hora de irnos cuida bien del príncipe-. Le aconseja michiru

-chicas tómense de las manos, y serena cambia esa cara que somos tus amigas y volveremos con las piedras para cumplir con nuestra misión, no te fallaremos-. Le dice mina muy convencida

-así será princesa-¡Chicas ahora! ¡Tele transportación de las sailors! setsuna

-tele transportación de las sailors-. Gritan todas

-¡puntos guardianes del planeta tierra que cada sailor llegue a su destino! gea con fuerza y levanta su mano al cielo provocando una gran luz que hace que cada sailor desaparezca, serena le pregunta a gea;

-reina gea, ¿estarán bien?-.

-si su corazón es noble y lleva la pureza que las piedras necesitan, volverán con ellas-... Hace una pausa y le dice a la joven- es hora princesa de entregarte esta piedra debes llevarla con tigo ella te protegerá y podrás ayudar a Endimión, no te preocupes, Darién estará bien si tu estas a su lado. Ahora ve con el quédate a su lado y dale un poco de energía la necesita.

Serena se dirige a la habitación, un cuarto muy confortable, con cortinas blancas y un gran ventanal que da a un balcón lleno de flores de distintos colores, Darién esta despierto pero con pocas fuerzas, semi acostado, ve entrar a serena y le dice:

-mi amor, ¿que me paso?-.

Ella se acerca a el se arrodilla a su lado, toma su mano y con la otra le acaricia el rostro:

-Darién, que bueno que despertaste mi amor, ¿Cómo te sientes?-

-me duele mucho el pecho y me siento muy cansado, muy angustiado amor, pero no te preocupes voy a estar bien-. La mira con dulzura y con la poca fuerza que tiene le acaricia el rostro, serena al verlo tan agotado se acomoda acercándose y lo besa en ese acto de amor le pasa un poco de energía para reconfortarlo y se queda a su lado, mientras es observada con mucha tristeza y preocupación por los gatos y la reina gea, que los cuida de cerca.

Mientras que en la cuidad de Tokio los hombres oscuros tienen como rehén a Saory creen que ella es la elegida del rito, y esperan a que la temerosa sombra aparezca para saber que hacer con la joven.