Hetalia no me pertenece y solo escribo esto por diversión.

No me dejes Caer

Era bien sabido que la relación entre el D.F y Nuevo León no era muy sana. Llena de reproches y reclamos. Insultos que ambos iniciaban riñas y competencia entre ellos desde hace años.

Alejandro no sabía que hacer o como terminar las cosas en paz antes que sus dos estados se mataran entre si.

Por que si no era Ricardo (D.F) quien empezaba era Javier (Nuevo León) y todo comenzaba con un pequeño comentario…que muchos tomarían como insignificante.

Ricardo llamando codo a Javier, insinuando que no quería soltar dinero para nada. Que todo era para él solo. Javier miraba amenazante a Ricardo mientras una muy preocupada Tamaulipas tomaba a Javier del brazo alejándolo del D.F

O quizás era Javier el que iniciaba la riña, con comentarios venenosos acerca de su hermano. Llamándole naco, menospreciando sus acciones o haciéndole menos.

La diferencia entre esos dos estados era notable. Tanto en fisico como en forma de ser.

D.F era de estatura media y piel aperlada, de cabello chocolate y ojos oscuros, labios de muñeca. Con el inferior mas grueso que el superior y una sonrisa permanente de ropa un poco holgada y alegre. Ricardo era una persona muy amena, pero era demasiado sínico. No le importaba decir las verdades de la gente.

Nuevo León era más alto y delgado, su cabello era miel, al igual que sus ojos. Su piel era mucho más clara que la de Ricardo. Pero tampoco era tan blanca como a la del No-Novio de Alejandro y de labios delgados. su forma de vestir variaba, de seria a rachera.

Ahora se celebraba la reunión mensual en casa de Oaxaca, pero extrañamente faltaba Javier, y no se podía ver por ningun lado. Lo cual era extraño por que el era muy puntal…o bueno la mayoría del tiempo.

Casi todos los estados estaban apretujados en los sillones mientras platicaban amenamente sobre cosas sin sentido, solo viejos y agradables recuerdos.

-¡la comida esta lista!-grito puebla desde la cocina

-otra vez mole poblano-escupió José

Una cabeza castaña amarrada en una trenza se asomo de la cocina con una cuchara y mirada amenazante

-escucha cabrón si quieres no tragues me importa una mierda-Oaxaca y D.F se estremecieron-además le cocine a México no a ustedes

-pero si yo no dije nada Carmen-soltó Ricardo mientras se protegía detrás de Alejandro.

La poblana soltó un bufido y camino hasta la cocina, Chiapas y Veracruz tenían su boca cubierta para no soltar sus risas. Uno a uno se fue levantando y caminaron hasta el comedor y tomaron sus asientos.

-¿no deberíamos esperar a Javier?-pregunto una preocupada Quintana roo

-santo que no es visto, santo que no es adorado-soltó Ernesto (Chiapas) mientras Ricardo asentía con la cabeza vigorosamente.

Una vez que todos estaban en sus lugares, retomaron el tema de conversación con carcajadas fuertes y llenas de felicidad. Pero en un instante todo cambio.

Se escucho un grito desde la cocina y México se derrumbo agarrándose muy fuerte el pecho.

Ricardo corrió para ayudar a México, mientras Veracruz y Quinta Roo corrían a la cocina.

-¿Alejandro?-Ricardo y Ernesto lo movieron hasta un sillón pero el aludido no dejaba de respirar agitadamente.

-¿Dónde te duele?-gritaba una asustada Colima mientras lloraba-¡¿Dónde te duele?!

Ricardo giro sus ojos y movio a México hasta que quedaran viéndose las caras.

-¡dime donde te duele cabrón!-le grito desesperado-¡maldita sea México dime donde chingados te duele!

Entonces Ricardo barrió con sus ojos el lugar. Los únicos que faltaban eran Campeche, puebla, Veracruz y Quintana Roo. Estaban en la cocina. Los demás estados se amontonaban frente a ellos con ojos preocupados. Solo faltaba una persona…

-¡Nuevo León!

Todo se detuvo, los estados se quedaron quietos y México se levanto agarrándose el pecho con fuerza, sentía como si lo estuvieran quemando por dentro. De pronto todos corrieron empujándose hasta la cocina.

La escena era irreal. Puebla estaba en brazos de Campeche mientras veían aterrorizadas la Televisión.

Ricardo fue el último en entrar a la cocina. Todos estaban quietos sin decir nada.

D.F subió su mirada hasta la T.V encontrándose con una escena devastadora. En llamas, toda la imagen que transmitían las noticias estaban mostrando las llamas de una explosión. Algo había pasado en Monterrey…el corazón de Nuevo León.

-Javier…Javier-Tamaulipas se levanto corriendo al mismo que Sonora y Durango quienes corrieron hasta la puerta para irse con su hermano. Pero un grito los detuvo donde estaban.

-¡de aquí nadie se mueve hasta que lo diga yo!-Alejandro se levanto con ayuda de Chihuahua y Sinaloa

Sonora abrió la boca para responder pero la cerró al segundo siguiente mordiéndose los labios.

México se encamino solo hasta la puerta y tomo el hombro de Ricardo, para que sus miradas se encontraran

-mantenlos bajo control-y con eso se fue la nación.

Ricardo se dejo caer en la pared en la que estaba recargado y escondió su rostro entre sus manos, Tamaulipas se acerco a el y lo abrazo por lo hombros.

-si algo le pasa…-comenzó el D.F

-no le va a pasar nada-respondió ella con voz vacía

-le dije cosas horribles…lo ultimo que le dije fueron cosas horribles-se lamento el mas bajo

Tamaulipas no lo negó simplemente lo abrazo mas fuerte.

Flash back

La reunión mensual se llevaba a cabo esta vez en la casa de Javier. Esta era grande y espaciosa un poco rustica pero bien arreglada.

Nuevo León preparo su famosa Carne Asada, acompañada con frijoles a la charra. Como era normal a la hora de sentarse a comer. Este se sentó con sus hermanos del norte.

Ricardo no perdía de vista a Nuevo León. Todo en el era…llamativo no tanto como Guanajuato y Chiapas, Pero lo era. La manera que tenía de sentarse y tomar cerveza. Como si fuera alguien superior a ellos.

La reunión siguió su rumbo entre bromas y pequeñas peleas. Cuando una pequeña vocecita los interrumpió.

-tengo hambre Javier

Era una pequeña niña de piel blanca como Javier y ojos claros. De cabellos rizados y largos. Su mirada era aburrida y vestía una blusa a botones de cuadros con una falda y botas.

Los ojos de Javier brillaron y corrió hasta cargarla y apresarla en un abrazo sofocante. México sonrio y Ricardo frunció el ceño.

-Monterrey, te dije que te quedaras con los demás-Javier la miro intentando mostrarse serio pero fallando

-son unos idiotas que no saben perder-respondió ella con fastidio-tengo hambre Javier

-¿que quieres comer?-Nuevo León la acomodo entre sus brazos y la acerco a la mesa

-lo que sea es bueno-respondió ella-pero no te tardes

El norteño beso su mejilla y la bajo mientras le servía en un plato normal, pero una manita lo detuvo.

-sabes cómo es San Pedro…el come mucho-sus mejillas estaban rojas-además Guadalupe siempre me quita a mí.

Javier cambio de plato y le sirvió en uno mas grande y se lo entrego a la niña.

-te quiero Monterrey-soltó Javier con una sonrisa

-pero lo quieres mas a EL-respondió ella

-basta Monterrey-la voz de Nuevo León era seca-no hables de lo que no sabes

-es la verdad-le reto ella-tu sabes que no miento, ¿o los rasguños en tu espalda son imaginarios?

Nuevo León no respondió y ella se dio vuelta caminando hasta la salida. El silencio se planto y nadie supo cómo romperlo hasta que una voz se escucho.

-¿no puedes ni controlar a tus niños Javier?-la voz de Ricardo era venenosa

El regiomontano lo miro con rabia mal disimulada, mientras cerraba sus puños con rabia

-mejor cállate chilango-escupió Nuevo León-¿que va a saber alguien tan corrupto como tu de control?

-pues prefiero ser chilango a un estado más-respondió Ricardo con sorna- tengo los poderes federales y los manejo a mi antojo, todo lo que tu trabajas viene a dar conmigo, todo el dinero que tu produces me lo tienes que dar a mí. Y me tienes que responder

Nuevo León lo miro con rabia, las pinzas que tenía en sus manos se rompieron de la fuerza que empleaba en ellas.

-¡¿no me digas que tienes ideas autonomistas?!-se burlo el D.F-¿acaso quieres ser como Texas y dejarnos?

Los demás estados se congelaron ante la mención del que antes era su hermano, hasta México se quedo helado.

-¿por que eso quieres verdad?-siguió Ricardo-¿por que no lo haces de una buena vez?

Nuevo León soltó las pinzas y camino hasta donde estaba Ricardo, este ultimo se acerco mas a el listos para comenzar a pelear a golpes.

-¡basta los dos!-grito Alejandro poniendo se dé pie en un vano intento de evitar una pelea mas.

-dilo de una vez Javier-el aludido lo miro fríamente-di que aun vez a Texas y es solo para coger como unos descarados.

México se giro a ver con ojos abiertos a Nuevo León mientras este perdía el color, y se veía cada vez mas pálido.

-e-eso no es v-verdad-Javier se tambaleo hacia atrás

-claro que lo es-siguió Ricardo-no mientas Nuevo León yo los vi

Aguascalientes miro con desprecio al norteño mientras que Nayarit y Tabasco se miraron con asombro

-n-no

-"ah Texas" "mas mas" –gemía sin control Ricardo imitando la voz de Javier-"mas fuerte Will"

Nuevo León topo con una pared, mientras temblaba de pies a cabeza, Sinaloa se acerco a el pero antes de tocarlo este se alejo de golpe

-¡y a ti que mas te da si me acuesto con el!-grito el regiomontano-¡es a mi a quien coge a no a ti!

-no me importa con quien te revuelcas-el D.F miro con veneno al otro-pero es que pareces una P-U-T-A

-¡que dijiste bastardo!-devolvió el castaño lanzándose contra el más pequeño

-la verdad-Ricardo soltó una gran carcajada antes de responder-¿o es que acaso no sabías que tu amado Texas tambien esta con Arizona?

El rostro de Nuevo León se desfiguro, dejando caer lentamente sus brazos

-¿q-que?-pregunto con voz rasposa

-¿no sabias?-Nuevo León tembló ligeramente-Texas esta con Arizona, tu eres su P-U-T-A

-¡basta Ricardo aquí nadie va a ser llamado así!-grito México con voz demandante-recojan todo y se van derecho a su casa, Javier tu y yo vamos a hablar, te espero en la oficina.

Tamaulipas camino hasta el D.F para mirarlo con rabia

-¡eres un imbécil!-le grito

Pero antes que pudiera responder, Nuevo León tenia entre sus manos el cuello de Ricardo y lo apretaba con tanta fuerza que el otro no podía ni respirar, ni moverse, Ricardo intento detener las manos de su hermano en su cuello pero era imposible, el era más grande.

-ya lo sabía, sabía que Texas estaba con ella-lagrimas se formaron en los ojos de Nuevo León-pero no tenías que recordarme eso

Quintana Roo y Tabasco separaron a Nuevo León y el D.F pudo respirar de nuevo, se levanto con dificultad y miro con un odio y rencor a su hermano, jamás lo había visto así.

-eres más pendejo de lo que pensé-Nuevo León se encogió mas y se abrazo a si mismo.

Después de eso, Ricardo salió como alma que llevaba el diablo. Odiaba, y detestaba que su hermano solo tuviera ojos para el traidor de Texas. ¿Qué tenia de especial aquel cabrón?

¿Es por que Texas tenía ojos verdes? ¿Por qué era más alto y prepotente? ¿Por su piel pálida? Ricardo se miro las manos y el resto de su cuerpo a comparación de Texas él era normal y no tenia gracia.

El cabrón de Texas, era alto y de cabello caramelo y ojos verde. De sonrisa contagiosa y mirada traviesa, de carácter fuerte, y grandes metas, Nuevo León siempre había admirado todo eso. Javier siempre había hablado maravillas del que ahora se hacía llamar Will. Y eso lo sacaba de quicio.

¿Es que acaso se le había olvidado lo que había hecho? ¿La traición? ¿Lo mucho que Alejandro sufrió por él? ¿el tiempo que tomo Alejandro para volver a sonreír?

-¿Qué no ves que por eso te insulto cabrón?-mascullo el joven-¿no ves que te amo?

-sufrimos lo mismo-Ricardo dio un brinco y vio a Mónica frente a el

-Tamaulipas…¿tu…?

-desde hace añoss…pero el nunca me vera de esa manera-respondió ella con voz triste

Fin Flash Back

La escena era de lo mas devastadora. Tabasco subió el volumen para escuchar mas la noticia. Habían atacado un casino en el centro de Monterrey.

-el numero de víctimas esta aumentando considerablemente-hablo la reportera

-¡a la chingada!-grito una colérica puebla –¡me vale madres lo que diga el cabrón de Alejandro yo voy a ver a mi hermano!

Solo se necesitaba que alguien iniciara para que los demás se levantaran y corrieran hasta Nuevo León. Al ser como eran no les tomo nada llegar. Sabían que el susodicho estaría en su casa, así que entraron, amontonándose en la puerta.

La casa estaba muerta, el ambiente era pesado. Daba miedo el solo pisar ahí. De pronto una serie de gritos rompió el pequeño y aterrador silencio.

Entonces resonó uno más fuerte y más grave, esta vez masculino opacando al otro. Los estados caminaron lentamente hasta llegar a la habitación del dueño de la casa.

Abrieron la puerta encontrándose con una escena trágica y horrible. Nuevo León estaba en su cama sosteniéndose el pecho con una de sus manos, a la altura del corazón. Mientras que la otra tenia apresada la pequeña cintura de Monterrey que gritaba como posesa y lloraba.

El estado de Nuevo León era deplorable sus labios partidos y sus brazos arañados. Pero la que estaba peor era la pequeña Monterrey.

Sus labios sangraban y soltaba unos gritos que congelaban el alma, ella lloraba y gritaba que le ardía, le estaban quemando por dentro.

Y con cada grito Nuevo León la abrasaba mas fuerte casi fundiéndola en su pecho, el dolor tambien lo sentía el. En su corazón pero no era nada comparado con el dolor que sentía la pequeña. México estaba con ellos mientras se sujetaba su pecho y una mueca cruzaba sus labios.

Una mano tomo el hombro de tabasco y este soltó un grito

-What are you doing here?-pregunto Alfred a los estados

La joven nación se acomodo sus lentes mientras esperaba la respuesta de los estados.

-es nuestro hermano tenemos derecho a verlo-respondió D.F con voz dura

-México les dijo que no vinieran-su voz era fría

-en todo caso-dijo guerrero-¿Qué haces tú aquí esto no es asunto tuyo?

-todo lo que le pase a México es asunto mío-respondió el estadounidense con voz agria

-Alfred…déjalos pasar-respondió un cansado México

No es que Estados Unidos no se llevara a con los estados de México, los soportaba como lo hacían ellos. Pero es que esto es algo que no debían ver. Chicago aun no se recuperaba de haber visto a Nueva York después del ataque de las torres.

La T.V estaba encendida y las imagines del humo saliendo era horrible, las maquinas intentando rescatar a las personas y los que estaban afuera gritando por sus familiares.

De pronto Monterrey grito y fue ensordecedor, Todos se cubrieron los oídos mientras Nuevo León se daba la vuelta y cubría a Monterrey con su cuerpo. México se tambaleaba hacia atrás y era detenido por Alfred quien lo abrazo con fuerza.

-el numero de muertes asciende a cincuenta-hablo el reportero

De pronto todo ruido ceso. Monterrey dejo de gritar y de moverse, México se soltó el pecho y Nuevo León soltó un pequeño gemido de dolor.

Dejaron de cubrirse los oídos y miraron como Javier se levantaba hasta quedar sentado. Monterrey estaba tirado en la cama sin moverse y con sus ojos abiertos.

México se soltó de Alfred y fue a ver como se encontraba Javier, este murmuro algo y México asintió caminando hasta sus estados.

-vamos a dejarlos solos un momento-hablo con cuidado mientras tomaba la mano de Alfred para irse.

-p-pero- intento hablar Quintana Roo pero Sonora tomo su hombro

-lo que necesita es estar solo con ella, para calmarla-hablo con voz lenta pero segura

Quinta Roo no respondió pero obedeció la orden mientras todos salían en silencio. Sonora miro a México y este le permitió la entrada, después de todo Sonora sabía por lo que estaba pasado Nuevo León*

Camino lentamente hasta posar su mano en el hombro de su hermano, este lo miro con ojos cansados y el cuerpo tembloroso.

-no la dejes sola, demuéstrale que todo saldrá bien-dijo con voz baja-todo pasara

-gracias Sonora-respondió Javier con una sonrisa muy forzada

El estado salió y cerro la puerta lentamente. Llego hasta la sala y se sentó aún lado de Chihuahua. Quien lo abrazo con fuerza.

-lo va a superar-dijo Chihuahua con una sonrisa-Hermosillo y tu lo superaron.

-no es lo mismo y lo sabes-respondió Sonora con voz cansada.

Dentro de la habitación Nuevo León tenía a una temblorosa Monterrey, que no paraba de llorar. La tenia abrazada a el, como si quisiera fundirse con ella

-vas a estar bien Monterrey-hablo suavemente-siempre lo estas

-me duele-respondió la niña

-se que te duele-la abrazo mas fuerte-te prometo que no te voy a dejar

Monterrey cerro los ojos y se dejo arrullar por la respiración de Javier. Una vez que Monterrey se quedo dormida, Javier se levanto con la niña en brazos, para dejarla en su habitación.

Al salir se topo con cierta persona de cabello chocolate

-¿Qué haces aquí?-pregunto Javier con voz agria y cansada

El aludido cerro los ojos y estiro una de sus manos hasta tomar la mano que Javier tenia libre, haciendo que este abriera los ojos.

Bueno que les pareció? No tenia pensado hacerlo en dos partes pero me estaba quedando muy largo y la verdad no me gustaba así :$ espero que les haya gustado y me dejen un bonito review si? Muchas gracias y pronto subiré el final.

Lo admito el Nuevo León/D.F surgió por haber leído un fic que hablaba sobre ellos dos y no pude evitarlo ñ_ñ

Y el Texas/Nuevo León….no tengo idea XD

*hago referencia El incendio de la Guardería ABC ocurrió el 5 de junio de 2009 en Hermosillo Sonora.

Addi Winchester