Sailor Moon y sus personajes le pertenecen a Naoko Takeuchi.


FRIENDZONE

.

.

.

- Rei odia a Serena... por haberle quitado a Seiya... aunque ahora no es gran problema... ahora Sere simplemente es la ex...-

Haruka sudo frío, no entendía porque pero simplemente le sorprendió demasiado lo que le estaba diciendo Lita - Serena es la ex... novia de Seiya...-

- Si bueno ya sabes como es Seiya no toma a nadie enserio, lástima que Serena estaba muy enamorada de él - Haruka bajó la mirada.

- Vaya... así que era eso...- dijo el chico suspirando.

- Rei es un tanto rencorosa... y me parece que Sere ya simplemente la ignora -

- Ya lo creo... -

- De verdad no lo sabías - dijo Lita aún incrédula.

- No, ya sabes que yo con las novias de mis amigos no me meto... -

- Hombres... -

Haruka le sonrió a Lita encogiéndose de hombros.

Continuaron con su platica por algunas horas, hasta que la chica tuvo que irse. El rubio, agradecía tener una prima como Lita, ya que más que prima parecía su hermana.

...

Varias semanas después.

- Estoy satisfecha al saber que hasta ahora todos han entregado sus tareas y ninguno a faltado a clase - decía la profesora de psicología a sus alumnos.

Eso es porque usted es jodidamente sensual... pensó Haruka.

- En fin, a llegado el momento de que empiecen las exposiciones - todos los alumnos se miraron entre si - Así que necesito que hagan equipos de 4 -

- ¿Se pueden de 5? - dijo una chica.

- No, ya los conté y tienen que ser de 4 - contestó la mujer.

- ¿Seremos tú y yo, Haru? - preguntó Zafiro al chico.

- Claro - dijo el rubio chocando su puño con el moreno - Pero, aún faltan dos personas... -

- Que tal Serena y Mina - esa no fue una pregunta por parte del moreno, pues Haruka vio como el chico llamaba a las rubias.

- Ya esta el equipo - dijo un sonriente Mina, Serena suspiró.

- Cuando ya esten los equipos necesito que pase un representante de cada uno acá a mi escritorio - dijo la profesora.

- Yo voto por que vaya Serena - dijo el rubio sonriendo con sorna. La chica lo miró.

- ¿Yo porqué? -

- Apoyo a Haru - secundo Mina, Zafiro solo asintió.

- Anda ve - dijo el moreno. La chica fue refunfuñando. La profesora la miró con una sonrisa.

- A eso se le llama democracia - dijo la mujer divertida. Serena hizo una mueca que disimulaba ser una sonrisa.

Los demás representantes del resto de los equipos se acercaron - Bien, tomen un papelito, en ellos viene escrito un número el cual define el orden en el que van a exponer - los chicos tomaron cada uno un papel.

- Ay no, debí haber ido yo - dijo Mina con cara de horror. Haruka la miró con una ceja levantada.

- ¿Porqué lo dices? - preguntó Zafiro.

- Porque conociendo la suerte de Serena, seguro nos toca ser los primeros - dijo la chica haciendo un puchero.

El rubio resopló - No seas dramática, si nos toca ser primeros ya que - dijo encogiéndose de hombros.

Esperaron a la chica de chongitos, no logrando escuchar que les decía la profesora pues sus demás compañeros empezaron a platicar y hacer ruido. Después de unos minutos vieron como Serena iba con ellos con un gesto que no lograron descifrar. La chica se sentó en su lugar.

- ¿Y bien? - preguntó Haruka a Serena. La chica en respuesta solo le entregó un papel. El chico leyó lo escrito.

- Teoría humanista. Abraham Maslow. Pirámide de necesidades humanas - dijo el chico. Zafiro y Mina se miraron con confunsion.

- Ese es nuestro tema - dijo Serena - Somos los terceros en exponer - Mina suspiró aliviada.

- Menos mal que no somos los primeros -

- Como sea, lo mejor será que empecemos a buscar información desde ahorita - dijo Zafiro, Haruka asintió.

- Si, no quiero hacer eso a última hora - todos asintieron.

- Me encargaré de buscar en la biblioteca, si encuentro algo se los hago saber - dijo el moreno.

El resto de la clase paso con normalidad...

.

- Bueno, ya quedamos, si logro encontrar algo de información los busco ¿de acuerdo? - decía Zafiro, ya habiendo terminado la clase.

- Estaré entrenando, ahí búscame - dijo Haruka alejándose - Nos vemos - se despidió de sus compañeros para poder irse con Michiru que lo esperaba cerca de las escaleras. Serena vio como el rubio se alejaba. Mina chasqueó los dedos y vio a su amiga rubia con mirada interrogativa.

- Bueno pues, nos vemos luego - se despidió Zafiro de las chicas.

- Vamos Sere, no quiero llegar tarde a mi clase... - dijo Mina, Serena asintió un poco ausente.

...

- Mierda, espero el profesor aún no haya llegado - decía Haruka corriendo por los pasillos, su clase de administración ya había comenzado hacía 10 minutos - No debí quedarme platicando con Mich tanto tiempo - el chico corría esquivando personas, dobló la esquina y vio que afuera de su salón estaban Serena y su prima Lita. Dejó de correr.

- Haru - saludó la castaña - ¿Aquí tienes clase? -

- Así es... ¿aún no llega? - le preguntó el chico a Serena, esta negó.

- Así que son compañeros en 2 clases que bien - comento Lita con una sonrisa.

- Aunque parece que no le caigo bien a Cabeza de Bombón... - dijo Haruka, Serena frunció el ceño y sin decir nada se metió al salón. El rubio miró a Lita desconcertado.

- Pues creo que... estas en lo correcto - dijo la castaña seria, Haruka resopló - Ya me voy, nos vemos después - dijo la chica alejándose. Haruka entró al salón y se sentó junto a su amiga la morena. El profesor pronto llegó y la clase comenzó.

¿En serio no le caigo bien a Serena? se preguntaba Haruka, la rubia parecía algo distraída en la clase y hasta cierto punto molesta. Durante toda la clase Serena ignoró al rubio. ¡Bah! y que me importa, ni siquiera es mi amiga...

...

Las clases terminaron, muchos alumnos ya estaban en camino a sus hogares, y muchos o mejor dicho los que estaban en algún club deportivo tenían que quedarse a entrenar, como era el caso de Haruka.

- ¿Enserio me vas a acompañar a mi entrenamiento? - le decía un sonriente Haruka a Michiru, la chica asintió.

- La entrenadora tuvo un compromiso y nos dejó la tarde libre - dijo la aguamarina con una sonrisa.

- Que suerte - contesto el chico mientras tomaba el portafolios de la chica y lo cargaba. Michiru se sujeto del brazo del chico y caminaron juntos hasta la pista de atletismo.

.

El entrenador estaba sentado en una banca revisando unos papeles. Haruka ya con su ropa de entrenamiento puesta se acercó a él.

- Llegas temprano Tenoh - dijo el hombre sin despegar la vista de sus papeles. Miró hacía las gradas y noto a la chica de cabello aguamarina - Y por lo visto bien acompañado - dijo con sorna. El rubio frunció el ceño.

- Como sea, iré a calentar - el entrenador asintió.

- Para que si ya tienes quien te caliente... - dijo el hombre en voz baja - ¡No quiero distracciones eh Tenoh! -

Haruka comenzó a calentar, estirando piernas y brazos. Mientras Michiru en las gradas sacaba un cuaderno y comenzaba a trazar en el...

.

- Bien aquí están los libros que encontré... por lo que leí viene mucha información que nos puede servir - le decía Zafiro a Serena y a Mina. Los tres estaban afuera de la biblioteca - Me quedaré con uno para leerlo, estos 2 quédenselos ustedes y resuman la información o llevenle uno a Haru, lo haría yo pero ya me tengo que ir - el chico guardo el libro y se despidió de las chicas. Serena hojeo uno de los libros. Vio como Mina tomaba sus cosas.

- Entrégale este a Haruka - dijo Serena a Mina, la chica negó.

- Lo siento Sere yo tengo que ir a entrenar, ve y entregaselo tú - la chica le guiño el ojo - ¡Nos vemos! - gritó la rubia, pues empezó a correr hacía la cancha de Voleibol.

- Pero... - La chica resopló y empezó a caminar en dirección a la pista de atletismo.

.

Haruka y sus compañeros seguían calentando. El rubio empezó a saltar para ejercitar más sus piernas. Sus compañeros lo imitaron.

- Sigan así, no paren - decía el entrenador a los chicos - Este año tenemos que ganar... vamos háganlo como lo esta haciendo Tenoh - Haruka ahora saltaba más alto, sus compañeros comenzaron a hacer los mismo.

De repente la atención del rubio se enfocó en cierta rubia de coletas que caminaba por las gradas. La chica se sentó y vio a la pista como entrenaban y logró divisar a Haruka, al hacerlo le saludo agitando la mano en el aire.

El rubio quizo hacer lo mismo pero, piso mal y terminó en el suelo. Sus compañeros se alarmaron, incluyendo a Michiru, al entrenador y a Serena que se veía asustada.

- Ey Tenoh ¿estas bien? ¿te lastimaste? - preguntó el hombre mientras ayudaba a levantar al rubio.

- S-si solo que pise mal - dijo el chico sobándose la cabeza.

- Si como no... Kaioh solo vino a distraerte - le dijo el entrenador al muchacho quien bufó con molestia.

- Bien ya sin distracciones... ahora quiero que le den 3 vueltas a la pista - todos obedecieron.

.

El celular de Michiru empezó a sonar y la chica por alguna razón tomo sus cosas y bajó de las gradas. Serena quien estaba sentada atrás de ella, la siguió con la mirada.

La aguamarina ya abajo de las gradas le hizo ceñas a su rubio amigo de que ya se tenía que ir. Haruka sin dejar de correr, se encogió de hombros y le hizo una ceña con la mano en señal de despedida. La aguamarina sonrió y se fue de la pista de atletismo.

- ¡Vamos chicos más rápido! - gritaba el entrenador un tanto desesperado, pero una idea se le cruzó por la mente y una sonrisa maliciosa se le dibujo - ¡ALTO vengan acá! - todos se acercaron.

- Bien como veo que aún no toman enserio esto, tendré que poner alguna condición - dijo el hombre serio - Quiero ver, quien puede ser más rápido que Tenoh - todos los chicos se miraron confundidos - Será una carrera, todos participaran, el objetivo es simple... tienen que atrapar a Haruka - el aludido sonrió de lado y negó con la cabeza - Si alguien logra hacerlo... elegirá un castigo para Tenoh - todos los se miraron entre si sonriendo.

- ¿Y si yo gano que? - preguntó el rubio.

- Obviamente tu escogerás un castigo para todos - dijo el entrenador. Haruka sonrió de manera maliciosa.

- Yo paso - dijo un chico con desinterés.

- ¿Qué pasa Jedite, no crees poder ganarme? - provocó Haruka al chico quien lo miró enojado. Todos sus compañeros lo miraron con burla.

- Te vas a arrepentir...-

- Si como no... -

- Vale ya... tomen posiciones en la linea de salida, Haruka tu ponte a 10 pasos de ellos - todos siguieron las indicaciones. El profesor tomó su silbato y se sentó en su banca, volteó a las gradas - Señorita -

- ¿Si...? - Serena se levantó de sus lugar.

- Usted será un testigo - dijo el hombre sonriendo, la chica asintió devolviendo la sonrisa y de manera sorpresiva para Haruka... Serena le guiño el ojo y levantó los pulgares en señal de apoyo. El rubio asintió y le sonrió. Bien ese es un buen incentivo para lucirme... y ganar...

- Preparados... listos... ¡FUERA! - hizo sonar el silbato y de inmediato Haruka comenzó a correr, los otros 19 chicos también, tratando de alcanzar al rubio quien a simple vista se veía que corría de manera tranquila.

- Vamos chicos, ¡Tenoh se esta burlando de ustedes! ¡CORRAN! - Jedite aceleró, al igual que Rubeus, Haruka los miró de reojo y aceleró el paso. El chico cruzó la linea de partida, dando la primera vuelta.

- Maldito Tenoh te atraparé - gritó Jedite a todo pulmón, el rubio se carcajeo.

El entrenador veía decepcionado como la mayoría ya daban muestras de cansancio, y comenzaban a correr más lento.

- Realmente es rápido - decía una sorprendida Serena al ver como Haruka corría velozmente sin mostrar algún rastro de cansancio, aquello le pareció simplemente maravilloso.

Jedite en un esfuerzo sobrehumano estiró su mano para atrapar al rubio que estaba a unos cuantos centímetros adelante, este se percato de ello y acelero un poco. Todos veían atentos, Jedite le estaba pisando los talones a Haruka.

Estaba apunto de atraparlo cuando, sin más el chico tropezó mientras todos los chicos incluyendo al entrenador y a Serena veían como el chico caía al suelo.

Haruka rió y por sexta vez, cruzó la línea de partida.

- Deberías asegurarte de amarraste bien las agujetas para la próxima... Jedite - dijo el rubio con burla. El mencionado lo miró con furia.

- Maldita sea estaba apunto de atraparte... - dijo con enojo y empujando a Haruka. Este lo miró con altanería.

- Bien es suficiente, ninguno pudo atrapar a Tenoh, así que asumirán el castigo que les imponga - todos los chicos tragaron duro. Haruka se frotó las manos con una sonrisa maliciosa.

- Veamos... - se quedo pensativo el rubio, después de unos segundos el chico chasqueó los dedos - ¡Ya sé! su castigo será que... - hizo una pausa para hacer suspenso - Mañana en el entrenamiento... corran en calzoncillos...-

- ¿QUEEEEEEEE?! -

El entrenador comenzó a carcajearse - Bueeeena -

- Eres un maldito pervertido Tenoh, tu solo quieres vernos en ropa interior - dijo Jedite molesto, Haruka sonrió de lado.

- Oh no querido amigo... no solo yo los veré también lo harán mis amigos y los de Serena... ¿verdad? - dijo volteando a las gradas, la chica asintió no muy convencida.

- Por supuesto señorita, tiene que traer a sus amigos - dijo el entrenador sonriendo.

Todos los chicos comenzaron a maldecir. Pronto la hora de entrenamiento termino.

.

- Joder en verdad eres cruel, ¡como puedes hacerle esto a tu amigo Haru! - decía Rubeus al rubio que reía ante el dramatismo exagerado del pelirrojo.

- Pues yo no te veía querer alcanzarme, así que atente a las consecuencias amigo mío -

El pelirrojo sonrió - Bueno ya que, si me van a ver traeré mi tanga de elefantito - Haruka se carcajeó.

- Haruka... - el mencionado volteó al reconocer la voz de Serena.

- Hola... - Rubeus codeó al chico y le guiño el ojo

- Yo me tengo que ir Haru, no vemos - se despidió el chico.

- ¿Te divertiste? - pregunto el rubio a Serena quien asintió sonriendo.

- Si, aunque eres muy malo -

- Bueeno, tenía que ponerles un castigo - el chico se encogió de hombros - A todo esto, ¿a que debo tu grata visita? - dijo Haruka con galantería.

Serena se sonrojó un poco - Eh bu-bueno es que, vine a dejarte... los libros que Zafiro encontró para la exposición - dijo la chica enseñandole los libros, Haruka los tomó y empezó a hojearlos.

- Ya veo, parece que tienen buena información -

La chica asintió.

- Creo que mi padre tiene dos libros que hablan de esto - dijo el chico - ¿Te parece si vamos y recopilamos la información? -

Serena lo miró confundida - ¿A tú casa? -

- Ajá, a menos de que no tengas tiempo - dijo él.

- No, es solo que... tú y yo...-

Haruka río - Oh vamos, no te voy a comer. Solo adelantaremos la exposición, tarea, nada más -

La rubia sonrió apenada e hizo un puchero - Esta bien, le avisaré a mi mamá -

La chica empezó a teclear en su celular para mandarle un mensaje de texto a su madre. Los dos chicos caminaron juntos hasta la salida del instituto. Para mala suerte, Haruka no había llevado su moto.

- Mi casa no esta muy lejos pero si quieres puedo pedir un taxi - dijo el chico con amabilidad. Serena lo miró y sonrió.

- No, me gusta caminar - dijo. El rubio asintió.

Caminaron alrededor de 15 minutos, pasando por el centro, minutos en los que no se habían dirigido la palabra instalándose entre ellos un silencio un poco incómodo. Pronto llegaron a un gran portón, la unidad residencial de Tokio. Serena miro asombrada las grandes mansiones que se encontraban allí. Llegaron a una gran reja blanca que tenía en medio un escudo extraño y la letra T. Sin duda, la 'casa' de Haruka era hermosa, grande de color hueso y ventanas enorme, tres pisos y enfrente una hermosa puerta de caoba. El zaguán se abrió y los dos chicos entraron al enorme jardín. La puerta se abrió dejando ver a una señora de unos 45 años quien sonreía amable. A los ojos de Serena parecía ser la madre del rubio.

- Joven Haruka - no, no lo era - Señorita... -

- Serena - completo la chica.

- Señorita Serena pasen -

- Gracias Rin, ella es una compañera - dijo el chico, la mujer asintió. Entraron a la mansión.

Por fuera la residencia era hermosa, pero por dentro era magnifica. La chica veía curiosa cada rincón de la casa que, estaba tapizada completamente de madera, un toque un tanto rustico pero hermoso.

Pasaron a la sala y el chico le pido a Serena que lo esperara ahí.

- No tardo iré a buscar los libros, siéntete como en tu casa - dijo Haruka guiñándole un ojo.

- ¿Se le ofrece algo de tomar señorita? - preguntó amable la mujer.

- Agua, por favor - la señora asintió.

La chica siguió contemplando la sala, en la mesita de centro vio una portarretratos. La tomó y contempló a las tres personas que estaban en la foto. Una familia, los padres de Haruka y él cuando tenía 6 años.

- Se parece mucho a su madre - comento Rin quien venía llegando con una jarra de agua de frutas.

Serena asintió y dejó la foto en su lugar

- Claro que tiene el carácter de su padre - La chica sonrió. Miró a la mujer que dejaba la jarra de agua en la mesa y contemplaba de lejos la foto. Con un semblante de, tristeza...

- No encontré los libros - llego Haruka a la sala con su laptop en manos. - Gracias por el agua Rin - la mujer asintió.

- Bueno, entonces recopilemos la información de estos libros -

- Pues si ya que - dijo el chico - Tal vez si buscamos en internet encontremos más información -

Serena comenzó a leer un libro y subrayar lo más importante. Mientras Haruka hacía lo mismo con el otro.

El rubio miró a Serena quien parecía entretenida leyendo. Quería preguntarle algo, pero no se atrevía. La rubia sintió la intensa mirada del chico y volteó.

- ¿Qué? - preguntó ella.

- Eh... nada... -

La chica suspiró y siguió leyendo.

- Cabeza de bombón... - dijo el chico de pronto

Serena cerró el libro - No me digas así...- masculló.

Haruka la miró - ¿Porqué? suena lindo, te queda... - dijo con sorna.

La rubia frunció los labios - Me tengo que ir - dijo levantándose, el chico hizo lo mismo.

- No espera ¿porqué? ¿dije algo malo? - preguntó Haruka preocupado.

- No es solo que... - se limpió los ojos

El rubio la tomó de los hombros - No discúlpame, creo que no te gusta que te diga... bombón... -

Serena asintió.

- Bien no te diré así... ahora entiendo tu molestia cuando estábamos en clase -

La chica lo miró y sonrió - Esta bien es que... soy una tonta...-

Haruka rió - No lo eres, pero no comprendo porque te molesta...-

Serena miró al piso - Él me decía así -

El chico la miró confundido - ¿Él? -

- Seiya... -

- Ah... - frunció el ceño.

- Tú... no eres como ellos... - dijo la chica mirándolo - Tu no me tratas mal... no eres grosero conmigo... -

- ¿A que te refieres? - preguntó, confundido.

- A los demás amigos de él... - dijo la chica con una media sonrisa - Por alguna razón, les caigo mal... y su trato hacía conmigo es grosero... ya lo habrás notado con Rei...-

Haruka asintió y suspiro - Bueno ella esta loca - dijo haciendo sonreír a la chica - Pero oye, yo no tengo razones para tratarte mal, me caes bien de hecho, creí que yo era el que te caía mal -

La chica negó.

- Serena, te soy sincero, aunque parezca estúpido, no sabía que eras novia de Seiya... y si mis amigos te 'odian' o tratan mal no hagas caso, me parece que son idioteces... tú... eres una chica muy... linda y amable, irradias luz - La rubia lo miró sorprendida - Como dije... me caes bien... y me gustaría llevarme mejor contigo - Haruka sonrió y limpió una lagrima que se le había escapado a la chica.

- Así que no pienses mal de mi... yo no te trataré como los demás... - el chico le guiño el ojo y Serena asintió sonriendo. Haruka le tendió la mano a la chica. - Somos amigos desde ahora ¿de acuerdo? - la bonita sonrisa de la rubia sirvió como un Sí.

¿Cómo pudo Seiya, terminar con Serena? con esta chica tan linda y dulce... ¿Cómo pudo ser tan patán?

Pronto la tarde cayó, y las primeras estrellas salieron. Y Haruka llevó a Serena a su casa.

Amigos... eso eran ahora. Y los dos se sentían satisfechos con ello.


::Notas::

Hola espero les haya gustado el capitulo y de ser así les agradecería que dejaran un review para saber que opinan al respecto.

La relación de estos dos rubios hasta ahorita va lenta... pero descuiden que en el siguiente cap. la 'trama' va a dar un giro... esperado xD

Agradezco sus reviews. Eso es lo que me motiva a seguir escribiendo

Nos leemos en el siguiente capitulo.

;)