Disclaimer's incluidos.

Antes de comenzar re-subiendo esta capítulo, quiero agradecer a las chicas de "Naruto (Parejas Cannon)" en Facebook por su ayuda y concejos ¡Muchas gracias!

Este fanfic está disponible tanto en Fanfiction como en Fanfic .Es, prohibida su publicación en cualquier otro foro y/o páginas sin el permiso de la autora.


-Escape de la sumisión-

Capítulo 1. Comienzo del final

"Los gobiernos necesitan ejércitos que los protejan contra sus súbditos, esclavizados y oprimidos"— Tolstoi

.

.

.

Sus pasos acelerados, mezclado con los jadeos, irrumpían en el silencio de aquella fría noche, el invierno había pasado hace poco, aunque permanecía cierta parte de su clima en el ambiente, no había donde esconderse, no podía mezclarse entre un tumulto de gente, como en hacían en las películas que veía de niña, para lograr escapar. Agilizó su paso a través de las calles desiertas gracias a ese maldito régimen. Cerró sus ojos por un momento al sentir un leve picor en ellos, había jurado no llorar por estupideces. Pero los recuerdos de su adorada madre, inundaban su mente de tal manera que todo se volvía confuso. "No llores Saku, verás que mamá regresara pronto y con papá iremos a donde quieras. Prométeme ser fuerte hasta ese momento; además de que siempre estaré contigo"

Quitó, de manera brusca, las pequeñas lágrimas que se habían atrevido a escapar de sus ojos; respiró profundo, tratando de aumentar más su velocidad. Podía sentirlos sobre ella, la encontrarían pronto, después de todo habían invadido su casa, pero gracias a una reacción rápida, había logrado salir de entre sus narices. Rogaba correr con la suerte que nadie tuvo, escapar de ellos, pero aquella era una utopía que nadie lograba.

No tenía el mejor pasado y su futuro no era muy prometedor, agregando que hacía meses aquella ciudad era un caos gracias a ellos, si no hubieran sido tan tontos, si tan sólo, no hubieran permitido que ascendieran al poder de aquella manera tan abrupta, nada estaría pasando. Pero una persona que maneja la palabra de forma correcta, logra lo que quiere. Hasta hacer creer que lo incorrecto era lo correcto.

Se detuvo en seco, tratando de ser lo más silenciosa posible, los nervios la invadieron de pies a cabeza; algo estúpido tal vez, pero ¿qué debía sentir? Ella era uno de los principales objetivos que encabezaban la lista negra de su propia nación, y sabía que si la capturaban todo lo que había forjado hasta ahora ser derrumbaría en un abrir y cerrar de ojos, junto aquellas personas que le ayudaron. Maldijo por lo bajo, escabulléndose lentamente hasta un callejón oscuro, que había divisado a unos metros, esperando pacientemente que los militares que venían siguiéndole pasaran, y le dejarán el camino libre.

— ¡Hey, ustedes! ¿Han visto a mujer pasar por aquí?—preguntó una gruesa voz, haciéndole estremecer. Estaban enojados, lo sabía, aquello no era para nada bueno ¿qué debía hacer? Pensó con preocupación, antes de atreverse a tocar levemente la puerta frente a ella. Rogando al cielo para que alguien abriera y le permitiera quedar por esa noche.

— ¿Qué se le ofrece?—preguntó con rapidez la mujer, mientras la miraba de pies a cabeza por la pequeña abertura de la puerta.

—Yo…necesito que me ayude por favor, déjeme quedar esta noche no molestaré y me iré apenas el sol salga—dijo de la forma más suave, sólo para que la mujer le escuchará; mientras miraba hacía todos los lados, observando que no hubiera ningún oficial.

—Lo siento, no puedo hacerlo—cerró la puerta y apago las luces. Maldijo por lo bajo, era culpa de ellos. Era una ciudad tranquila sin problemas que vivía feliz, hasta cierto punto claro, la corrupción del gobierno no era algo nuevo; pero todo aquello era demasiado, habían llegado al extremo, todos tenían miedo de ayudar o hacer algo por los demás. Miró alrededor, buscando de alguna manera abrigarse del sereno de la noche y así poder descansar, aunque no fuera del todo cómodo y seguro.

Removiendo unas cajas húmedas para tratar de acomodarse mejor pateó una lata hacía la pared, resonando fuertemente gracias al silencio de la noche. Estaba perdida lo sabía, los pasos acelerados de los sujetos, daban a conocer que se habían empezado a mover para buscarla. Tratando de aferrarse a la pared como si la vida se le fuera en ello, para que la luz no le alcanzara, pero fue en vano, ya la habían encontrado y dado aviso a los demás.

—Mi capitán, aquí está la rebelde Haruno Sakura—gritó a todo pulmón, aún señalándome con la luz cegadora de esa linterna.

—Bien hecho soldado, ahora tráiganla—murmuró lo suficiente aludible para que lo escuchara, se aproximaron tres hombres a ella para capturarla. "Maldición, no puedo terminar así, no sin dar batalla" pensó mientras sentía un metal frio rosar sus delgadas muñecas, era cuestión de vida o muerte y en ese momento había decidió pasar sus brazos sobre la cabeza del que la había puesto los grilletes y girarlo, para así poder apretar la cadena contra su cuello, en forma de advertencia.

— ¡Libérenme de estás esposas y déjenme marcha, de lo contrarío lo mataré!—dijo con decisión, mientras apretaba más la cadena contra el cuello del sujeto.

Pero todo había sido tan repentino, que quedo desconcertada, mientras que el silenció de la noche, había sido interrumpido por un objeto que atravesaba el aire de manera fugaz, cayendo en el cuerpo del sujeto que había tomado como un rehén momentáneo.

— ¿Qué, cómo puedes...?—. Fue lo único que murmuró al ver como el sujeto que tenía amenazado, se desvanecía lentamente frente a ella y poco después, sintió como corría el mismo destino , tosiendo en el suelo.

—Ya sabes cómo es esto, una vida más una menos, después de todo lo hacen por su patria; una manera digna de morir creo yo, además tú no estás en posición para nada Haruno. ¡Vamos!—giró sobre si, antes de que los otros dos sujetos la levantaran del suelo, y tomaran de los brazos para hacerla caminar, sintiendo aún agudo dolor a un costado de sus cuerpo por el impacto de una roca que no vio. Con una funda de color negro en su cabeza y empezaron a caminar, sin conocer bien a donde iría a parar.

.

.

.

Continuará.


Aquí esta el primer capítulo, RE-Editado y corregido con ayuda de mi beta: Nadesiko gracias por tu tiempo y ayuda.

Gracias por sus favoritos, alertas y comentarios.

Gracias por leer.