Disclaimer's incluidos.

Antes de comenzar con este último capítulo, otórguenme el place de felicitarlos. ¡Somos canon! Al fin, después de tantos años ayer Kishimoto terminó el manga de Naruto ¿qué puedo decir? Lloré leyendo los capítulos y aún tengo ese vació en mi, fueron tantas cosas juntas. Los sentimientos encontrados, las palabras leídas. Espero que lo hayan disfrutado tanto como yo.

No quiero molestar más con estas primeras notas, nos leemos más abajo. Disfrutad de la lectura.

Este fanfic está disponible tanto en Fanfiction como en Fanfic .Es, prohibida su publicación en cualquier otro foro y/o páginas sin el permiso de la autora.


-Escape de la sumisión-

Epílogo. Escape de la sumisión

"Las cadenas de la esclavitud solamente atan las manos: es la mente lo que hace al hombre libre o esclavo"—Franz Grillparzer

.

.

.

Estiró su mano, acariciando el mármol frío y oscuro que se encontraba en medio del parque central. Un monumento nacional, creado después de la guerra que había tomado lugar hace aproximadamente tres años. Un momento oscuro y lleno de sangre, que se había llevado a inocentes, destruyendo familias; cambiando las actitudes de todos, con respecto al otro. Cuando el hombre fue cegado por la necesidad de poder y avaricia, dando paso a las mentiras que trataron de arrasar con lo que estaba en su camino, para alcanzar su objetivo.

El egoísmo humano que casi alcanza su máximo esplendor, a no ser por aquellas personas que a pesar de las circunstancias, aún guardaban en sus corazones una pizca de sentido al otro. Igualdad, respeto y justicia los valores que se han deteriorado conforme el tiempo avanza ¿estarían retrocediendo la raza? En lo personal, aseguraba que así era. Ya que después de conocer todas las guerras que debió pasar la humanidad, las que aún se presentaban por las diferentes ideologías. Aseguraba que era simplemente una utopía, la idea perfecta en la mente del hombre.

Exhaló suavemente, pasando los dedos sobre el nombre de sus amigos. Sasuke Uchiha y Sakura Haruno. Víctimas de su propia familia, quienes seguramente el amor no les alcanzo para liberarse de sus obligaciones. Él lo sabía. Había sido un funeral desolado, el día lluvioso donde el único asistente para despedir a ambos, fue un rubio con la mirada perdida ante las lápidas y un ramo de flores en frente de cada una. Volvía a estar solo.

En un inicio, después de la explosión que destruyó la base completa y casi cinco metros a su alrededor; se rehúso a aceptar que nadie encontraba los cuerpos del General Sasuke Uchiha y Sakura Haruno. A pesar de haberla visto marchar en dirección al lugar, la esperanza yacía en él. Los buscó día y noche, cual fuera el clima iba y venía, preguntando y cavando en los lugares que había dado fin a la guerra. Sin embargo, no encontraba nada.

Y la última esperanza que le quedó, se había esfumado tan repentinamente que las cosas en su entorno había callado por unos segundos, mientras pequeñas detonaciones tomaban el lugar nuevamente. Llevándole a ese mismo día, cuando el infierno tomo posesión de su hermosa ciudad, adornada con llamas de fuego por doquier, las explosiones que sacudían el suelo, los gritos llenos de dolor cuando lo cuerpos se encontraban con una bala atravesando sus carnes.

Emitiendo un "¡NO!" desgarrador, que quemaba su garganta ante la pronunciación de esas dos letras. Dejando que una serie de espasmos recorrieran su anatomía de pies a cabeza, cayó al suelo golpeándose las rodillas, ante la impotencia de no poder detener eso, al ver que ya no había en donde buscar…

—Naruto-kun—llamó una voz preocupada, a sus espaldas.

Giró sobre sus talones, tratando de formar una sonrisa a la chica de cabellos negros y ojos perla, que le miraban con preocupación. Sintiendo sus dedos entrelazar los suyos, apretó con un poco de fuerza la mano, haciendo conocer que él entendía.

Ya que a pesar de haberse acercado un paso más a Hinata Hyuga, aún sentía la pesadez en su corazón. Las sombras de tristeza; que no le dejaban vivir plenamente feliz. Comenzó a caminar alejándose del lugar, el día soleado que caía sobre la cuidad. Los edificios remodelados, que se levantaban con vigor a su alrededor le hacían sentirse orgulloso de lo que logró con ayuda de Neji, después de formar una fórmula de Gobierno. Trabajaron día y noche para cumplir con las expectativas, con las promesas dichas y los recuerdos del pasado, que parecían sonreírle ante el resultado.

El trayecto corto y en silencio, sonriendo de vez en cuando a los transeúntes que le reconocían. Lo llevo hasta el ayuntamiento, en donde estaba su oficina. Había estado sumergido en sus pensamientos durante todo el camino, siempre creyó que después de lo ocurrido con la muerte de sus padre, de lo sucedido con él cuando le capturaron, para enjuiciarlo.

Pensó que el significado de muerte, lo había comprendido completamente. Sin embargo, parecía una idea errada. Después de lo que todos fueron obligados a vivir, de ver tantas personas cayendo sin vida frente a él. Entendió que más allá de lo que decían la sociedad y entendía por esa palabra de disfunción total del cuerpo humano, de dejar su último aliento escapar entre sus labios. Fue la culminación completa de la ideales que poseía alguien, los sueños y esperanzas que tenía cada persona era lo que justificaba sus acciones. Los anhelos de cada uno y la felicidad que demostraba.

Siempre había tratado de comprender a los que parecían "muertos en vida" personas que carecían de un verdadero sueño, y propósitos en camino. Aunque al ver el sacrificio de sus amigos, cambio totalmente de perspectiva. Y creía firmemente que en esa ocasión, la muerte, representaba una solución para la diferencia de ideologías. Demostrar que no era un simple fin para alguien, sino que también representaba el nuevo camino para las generaciones y los que venían, recordándole que a pesar de ser pensamientos heterogéneos, continuamente guardábamos en el corazón los mismos deseos y un bien común.

—Nos vemos más tarde, Naruto-kun—escuchó a su acompañante. Sacándole de la ensoñación.

—Nos vemos más tarde, Hinata—se despidió, antes de subir las escaleras hasta la gran puerta.

Caminando a pasa apresurado, se perdió entra las grandes columnas blancas que sostenían el techo. Evadiendo a unas cuántas personas, llegó a su oficina. Dejando que la tranquilidad se apoderada de él nuevamente, odiaba esas fechas porque los recuerdos siempre parecían llegar a perturbarlo. Abrió una la puerta rápidamente y cerró con pestillo, para después llegar a su asiento. Encontrándose con un sobre amarillo, tamaño carta lo examino con la mirada antes de tomarlo entre sus manos.

Sin remitente, pensó que seguramente eran los papeles que le había solicitado a Neji, para el nuevo proyecto que tenían en mente. Abrió con avidez el sobre, dejando caer en su escritorio dos fotografías y varias hojas juntas, dobladas en tres partes. Tomó con un poco de desconfianza los papales, extendiendo los mismos para encontrarse con una fina letra en ella. Mientras la respiración se volvía irregular, sintiendo las manos temblar de los nervios, paso hasta la última página, encontrando la firma que le quitó el aire por completo.

Dejó con cuidado las hojas y se levantó hasta el otro extremo de su oficina. Sirviéndose un vaso, sentía la garganta seca y la cabeza, dando un par de vueltas. Pellizcando un poco su mejilla y descartar la idea de que era un sueño. Se acercó nuevamente a su escritorio, luego de unos minutos, con las piernas temblorosas. Parecía una persona totalmente diferente, pero le tomo desprevenido aquel paquete y no conocía a ciencia cierta, qué se podría encontrar. Sentándose, cogió de nuevo las páginas y comenzar a leer.

"Hola, Naruto.

Seguramente, cuando comiences a leer esta carta asaltaran tantas preguntas en tu mente. Como a mí en este momento, mientras te escribo. Sinceramente, no sé cómo podría reaccionar después de tres años en donde la separación con nosotros se ve irremediable, lo lamento. A lo mejor, las palabras nunca te bastaran para que pienses en esto como algo verídico y además de ello, un poco distante de la época llena de tecnología ¿verdad?

No puedo mandarte un correo y aunque no me guste admitirlo, es peligroso si quiera tratar de ponerme en contacto contigo. La guerra terminó, lo sé. Las noticias internacionales hablaron de eso por un tiempo, me alegró que sea de esa manera. Y antes de felicitarte por tu trabajo, espero que al concluir esta carta, la quemes junto a la foto. No la veas aún, no seas impaciente y deja que te cuente un poco lo que sucedió aquel día. Mereces saber la verdad, después de haber buscado nuestros cuerpos…te conocemos"

Sintió las lágrimas acumularse en los orbes azules, no podía llorar. Pero parecía inevitable, las palabras que le dejaban pensar aún estaba vivos. Aspiró y con su manga izquierda, seco un poco los ojos que nublaban su visión, antes de continuar.

"Espero puedas algún día perdonar nuestro egoísmo, hacerte creer que morimos en aquella terrible explosión que terminó de abrir en infierno ante tus ojos, la soledad que probablemente al igual que tus demonios que deben atormentarte. Sinceramente, nunca te deseamos eso, era lo último que nos gustaría vivieras. No obstante, las cosas no podemos controlarlas completamente a nuestro antojo. Sé que las soluciones están ahí, delante de cada uno pero siempre, sin importar la ocasión; se debe otorgar algo a cambio, en estaba vez podríamos decir: El pasado.

Algo mucho más complicado de lo que parece, en él nos definimos como personas. Crecimos y conocimos lo que somos hoy en día. Nuestras familias y todo lo que tuvimos que vivir, para llegar al día de hoy; se quedaron en Japón, el mismo día que huimos. Esa es la palabra adecuado para resumir lo sucedido. Seguramente, nos consideres unos cobardes después de las explicaciones que te daremos a continuación. Aunque nos gustaría, que tuvieras presente lo siguiente:

Los tres, el equipo siete para entrenamiento conformado por: Naruto Uzumaki, Sasuke Uchiha y Sakura Haruno. Fueron las víctimas de una red de mentiras, las falacias que adornaron el día a día que transcurrió jugaron parte fundamental. Vidas destrozadas por acciones del hombre, que alzaron una barrera casi indestructible, tratando de encerrarnos en el dolor y la soledad. Conoces mi historia y parte de la vida de Sasuke, sin embargo, no sabes lo que paso después…antes de que el infierno, toque las puertas para pasar.

En lo personal, le fui totalmente indiferente antes de llegar a mi nuevo destino; el lugar donde comenzamos una vida nueva, donde perdonamos y tratamos de continuar con lo que aún no pudieron destruir. Los sobrevivientes a esa guerra, en su mayoría son personas rotas que procuran ignorar lo sucedido, huyendo de los demonios que asechan a cada segundo hasta el día de la muerte.

Lo último es algo irremediable, sin embargo, también representa la liberación de este mundo. De las cadenas que intentan amarrarnos a una ideología sea buena o mala, todo depende de cómo veamos las cosas, no existirá una verdadera neutralidad frente a lo que nos rige. Es imposible. Aquel día, donde soñaste perder a tus amigos, donde Sasuke y yo decidimos sacrificarnos, fue una simple muestra para los demás, de lo delicados que somos aunque intentemos vernos indestructible.

Ese día intentamos llevarnos el dolor que azotaba los corazones, el temor que corría por cada fibra de sus cuerpos, devolver el oxigeno que estaba siendo robado paulatinamente de sus pulmones y decidimos, darles una nueva oportunidad. Porque ambos representamos dos ideologías, somos la antítesis del otro pero el amor, nos arrastro con él. Es un concepto abstracto, no podría definirlo de manera perfecta porque cada quién lo siente diferente.

Decidimos renunciar a nuestros nombres, olvidar nuestra patria y seguir adelante, como si nadie de esas cosas las viviéramos nosotros. Las entregamos por decisión propia, para que a estas alturas de la vida, podamos decir con ustedes desde las sombras, que apoyamos y fuimos líderes en un escape de la sumisión. No todo el mundo puede hacerlo, no todos son capaces de motivar y no caer en el intento frente a la lucha por un ideal. No todos, son capaces de asimilar que las mentiras rigen su vida e intenta olvidar a pesar de lo tanto que te arrebato, sin piedad alguna.

¿Te acuerdas de nuestra última noche, Naruto? Sentados al lado de la fogata contando lo último que aconteció en la vida de cada uno, antes de que el hombre mostrará nuevamente de lo que era capaz para obtener lo que deseaba. Ese día, antes de que llegarás junto a Neji y Hinata; había recibido una nota. La propuesta que cambiaría el rumbo de mi vida, en toda la palabra. A lo mejor se lea egoísta, porque sé que esa vez lo fui, además de cobarde.

Sin embargo, elegí sobre el amor y lo que debía permitirme como ser humano, como mujer antes de partir por siempre. Deseaba experimentar esa felicidad de la que tantas hablaban, de lo que antes veía y creía desde los cuentos de hadas…sé que no durará para siempre, y las cosas no son siempre perfectas. Pero soy feliz. Nunca pensé con unas simples palabras y la decisión correcta lo fuera "¿Un infierno o el paraíso…un viaje sin retorno o lamentaciones toda la vida, Sakura?" Fueron las palabras de Sasuke en el papel que tenía esa noche, entre mis dedos.

Fue demasiado difícil, aunque no lo creas. Ese amanecer a la guerra, mientras veía a la gente caer sus últimos deseos, los gemidos lastimeros que aún aparecen en mi sueño, me hicieron dudar por momento de lo que si había decidido, era lo correcto. Cuando Deidara estuvo sobre mí, mientras me tocaba y me revelaba la muerte de mi padre. Lo pensé profundamente ¿Sería capaz de ir con Sasuke?

Mi padre fue dado de baja por órdenes de su familia, Naruto ¿crees que hice bien? O piensas que estoy con una persona no digna, que estoy traicionando la memoria de ellos quienes fueron víctimas de su egoísmo. Son cosas que pensé hace mucho ¿por qué lo digo? Los padres de Sasuke también fueron asesinados…Sé que no lo sabes, la verdad es que es un gran secreto.

Mikoto ¿te acuerdas de ellas? le escribió una carta la cual fue entregada un día después de nuestra huida. Ese mismo día se iban a marchar, pero fueron asesinados por su propia familia…el mismo día que el compró lo boletos para alejarse de todo el mal, el mismo día que mi padre murió. Sé que lo hizo feliz, investigué aun conociendo lo peligroso que era, pero encontré la respuesta y sé que él recordó lo que éramos antes de que mi madre se fuera de misión, las salidas, las noches de familia donde jugábamos, los cuentos de princesas y los cumpleaños. Sin embargo, cada atardecer que pasaba hace un año, veía a Sasuke observando el horizonte, la mirada perdida tratando de descifrar algún mensaje de entender las razones que de tantas mentiras que forjaron su vida.

Y sé que aunque no lo digo, lamenta haberte alejado a la fuerza. Ahora que sabe toda la verdad, y pregunto ¿cuántas personas fueron víctimas de Madara y los demás en el consejo? ¿Quiénes conocían toda la verdad? ¿Cómo fueron capaces de mandar a asesinar a su propia familia? A un joven que sólo buscaba la paz. Lo mencionó porque Itachi Uchiha fue simplemente otra cruel víctima de las órdenes de su familia. La corrupción que comía sus corazones parece impresionante aún, para estás épocas donde no se deben luchar por un trono.

Sí fue asesinado de esa manera, fusilado en la acera sin piedad alguna bajo una tormenta, desnudo. Barbárico ¿no? pero no por deseos de los rebeldes. Sino por órdenes de Madara que ya lo veía como un verdadero estorbo… ¿Por qué? Bueno, la guerra es uno de los negocioso más lucrativos que se pueden encontrar, sea cual sea el momento, la cantidad destinada a las carreras armamentistas, al desarrollo de diferentes bases, estrategias utilizan un recurso monetario impresionante. Y terminar con ella, no beneficiaba a ninguno de los cómplices ya que los dejaría sin capital. Un dinero que necesitaban para costear sus deseos personales, dando lo mínimamente necesario al resto. A lo mejor después de saber esto, estés preocupado y te preguntas ¿qué pasa con el resto de los Uchiha, sobre todo Madara?

Bueno hasta donde he averiguado, han sido arrestados y llevados a la corte penal internacional. Al parecer, habían estado solicitando un asilo político al enterarse que ustedes ganaron y estaban dirigiendo al país; y al ver una imposibilidad de volver creyeron que sería lo más fácil. Sin embargo, no contaron con que Sasuke mandará unos documentos, fichando todo lo que hizo durante su régimen…exponiendo también su carta, las cuentas y diferentes misiones secretas que se habían estado haciendo.

Aún recuerdo cuando se presentaron ante nuestra puerta, buscando una de sus declaraciones. Por suerte, Sasuke es sólo otra víctima de un hombre avaricioso y sanguinario, que no conocía la misericordia.

He contado casi todo lo sucedido, menos lo más importantes ¿cómo estábamos vivos? Primero que todo, espero me perdones, en cuanto el rodillazo en toda tu ingle, y no haya afectado de alguna manera tu descendencia. No medí mis fuerzas y estabas un poco débil aún, por todo lo vivido. Cuando me liberé, corrí sin descanso hasta llegar a la base ahí me estaba esperando la información era clara y concisa, sabía que sólo yo podría hacerlo. Salvarlos y salvarme. La felicidad pendía de un hilo y no me importaba cortarme para lograr mi objetivo.

Durante ese trayecto largo, recordé todo lo que debía y sé que sonará tonto, pero cuando las miradas valen más que mil palabras, en verdad lo hacen. Así que por favor, presta más atención a eso, las ventanas del alma para averiguar, quien es cada uno en realidad y sus intensiones más sinceras. Había un pequeño auto preparado, en la parte trasera de la base por la carretera oculta y abandonada que lleva hasta el aeropuerto. Una muda de ropa y los documentos falsificados.

Aún lo recuerdo, me monté en el vehículo sin poder despegar mi mirada de lo que estaba a mis espaldas. Los ojos se me llenaron de lágrimas, todavía lo hacen al sólo recordar ese momento. Conteniendo mí aliento, alejándonos más y más de ustedes…cerré los ojos cuando las primeras explosiones se escucharon. Ya todo había terminado, las bombas estaban dirigidas. Se activarían una por una cada vez que avanzáramos más. Eso nos ayudo a perdernos entre el humo y el fuego que se producía hasta que la última hiciera explotar toda la base.

Durante el lapso que demoramos para llegar a nuestro destino, estaba sumamente nerviosa ¿sabes? Creí que en cualquier momento nos descubrirían…el dinero lo utilizamos para entrar en Corea del Sur por ferry y salir en el aeropuerto de Incheon, un trayecto agotador y más si contábamos lo cansados que estábamos emocionalmente. Nunca perdonaré el hecho de que al inicio estaba en mi propio mundo sin percatarme de que él también sufría.

El mundo parecía haberse hecho a un lado en esos momentos, sin embargo, el peso aún seguía sobre nuestros hombros hasta hace un año, que todas las cosas cambiaron. Somos realmente felices, a pesar de las circunstancias, de nuestra historia y de las crueldades que vivimos. Pero ¿de eso se trata la vida no? Por lo menos y vuelvo a repetir, logramos el escape de la sumisión, fuimos capaces de romper las cadenas que intentaban alejarnos, de hacer entender a nuestros corazones que ya necesitábamos un poco de felicidad surcando nuestras vida llenas de dolor.

Ahora respiramos paz y tranquilidad, un pequeño fideicomiso por parte de los padres de Sasuke que ahorraron toda su vida, junto a los de Sasuke y los míos, no pasamos necesidades pero tampoco algo demasiado lujos, después de todo la comodidad es depende de cada persona ¿no? Esperamos de todo corazón que lo que vemos ahora en las noticias, sea la cara real de lo que viven. Que nuestro sacrificio no haya sido en vano. Y por último, te felicitamos y agradecemos por hacer que nuestra patria, se alzara nuevamente tan majestuosa y hermosa. Además de por tu amistad y tu esperanza, cuando las cosas habían sido ya escritas.

Que tengas una vida larga y prospera, Naruto. Enamórate, vive y disfruta cada momento.

Un abrazo,

Sakura y Sasuke Uchiha.

P.D: Por favor, cuando veas las fotos y termines de leer, quema esto. Sé que no te gustará la idea, pero las decisiones ya están tomadas y ahora, estoy jugando en contra del destino. No hay que permitirse más lujos."

Terminó de leer, con las lágrimas cayendo de sus orbes azules. Era un hombre, si. Pero sentía y saber que sus mejores amigos estaban feliz y gozando de buena salud. Conocer el hecho de que Vivian en paz, a pesar de haberse sacrificado le dejaba un alivio en su alma. Limpiando el rastro del llanto, dejó con manos temblorosas las hojas para tomar las dos fotografías que habían caído sobre su escritorio.

Sonrió un poco, observando la primera. Una hermosa niña de casi dos años con una expresión molesta en su cara. El cabello negro, al igual que sus ojos; delineo con el índice la forma del rostro, idéntica a su madre como el tamaño de su frente. Definitivamente, era hija de sus amigos.

—Sarada Uchiha—leyó al pie de la foto. Mientras le sonría a la fotografía, pensando que él era su padrino desde la distancia, aunque no tuvieran los papeles legales. Cambio de foto, encontrándose con un periquito ventrinaranja* rodeado de árboles frondosos y hojas verdes.

Suspiró con pesadez, dejando todo sobre su escritorio nuevamente. Dedicando una mirada melancólica a los tres objetos, saco de su primer cajón un encendedor y tomó las cosas en su mano, acercando el basurero de metal. Ya todo, había terminado y podía vivir en paz, conociendo que ellos también lo hacían.

"Por siempre amigos, gracias" pensó al momento de quemar los documentos que hace unos minutos, le habían hecho inmensamente feliz.

.

.

.

FIN


.

*Periquito ventrinaranja: Es un ave muy linda, lo escogí porque es se trata de una especia endémica que habita sólo en el sur de Australia y Tasmania. No quería mencionar directamente su localización, pero si algo que fuera concreto de que no estaban en un lugar sin nombre.

¿Qué puedo decir, qué no haya dicho ya? La verdad no mucho, espero que les haya gustado. Este proyecto, primer proyecto como fanfic largo, no hubiera sido posible sin ninguno de mis lectores. Cada uno es sumamente importante para mí y por ende, agradezco mucho todos sus hermosos reviews, favoritos y alertas. Siempre trato de responder todo. Gracias por haberme dado el honor y entregarme un poco de su tiempo, pare leer lo que te quería compartir con ustedes. Desde lo más sincero de mi corazón. Muchas gracias.

Espero haya sido de su agrado cada palabra que escribí, que este final se dé su gusto. A lo mejor, llenaría una hoja completa con los agradecimientos. Pero creo pertinente agradecerle a Nadeshiko Fue mi beta, a pesar de que ahora anda sumamente ocupada. Me dio muchísimos ánimos para terminar esta historia. Porque la verdad, iba a tirar la toalla en uno de los primeros capítulos, sin embargo no lo hice y aquí sigo.

A las chicas del lado oscuro, gracias a usted Roosse, Kate por apoyarme, es hermoso y fue fundamental para mí.

A mi Jie Tu también, siempre me animas a seguir con esto y espero que les amenazas continúen. Me gusta mucho saber qué te pareció cada capítulo.

A las chicas del grupo Eternal que leen este fanfic, muchas gracias por su apoyo. Un fic no es nada sin sus lectores y ahí tengo algunas, espero que haya sido de su gusto.

A todos mis demás lectores, y a RikoNohara1234 que a pesar de no ser un fan SasuSaku y amar a Sasuke, sus comentarios fueron muy hermoso, cada uno de ellos ¿Pueden creer que por momentos, reviso y me detengo a leer cada uno de nuevo? Lo hago.

Creo que algunas pueden tener dudas de como surgió todo esto. Bueno primero lo primero.

¿Cómo me surgió la idea de este fanfic? Bueno, la verdad es que fue viendo una noticia sobre lo que sucedida en Egipto y en Siria. Hace ya algunos años.

¿Cómo me inspiré, y si tiene partes de la historia real? Me inspiré en algunas ocasiones escuchando música de todo tipo, otras veces vi documentales e investigue acerca de la guerra, algunos fueron matanza de Tlatelolco y la segunda guerra mundial. Las partes de la historia real se encuentran en: Escuadrón7 31 fue una gran masacre que realizo Japón al país de China, también esta lo sucedido en Nankín, que son secuelas que deseamos olvidar pero no podemos, es demasiado cruel e inhumano.

¿Opiniones personales? Vaya que si las tiene, tiene muchos puntos de vista propios de ya sea durante la narración o lo que expresan los personajes, pero creo que esa información sólo se las daré hasta ahí.

¿Por qué no los maté realmente? Hice una promesa de no hacerlo a Nadeshiko y creo, que a pesar de no hacerlo quedo bien. La primera idea que tuve fue hacerlo, sin importar nada por bandos contrarios pero al final parece que el amor no sólo gana en el manga, sino que me llevo a mi también.

¿Lemon? Muy difícil escribirlo, por eso siempre que me lean verán un lime o un limón sucio (?) pero que sean de manera consecutiva, no. Creo que para hacer un buen escrito, no necesitas el uso de tantas cosas además de que en lo personal, considero que se debe justificar muy bien.

¿Habrá más fics? Los hay, ya estoy trabajando en ello.

Espero nuevamente, que hayan disfrutado tanto leer este fanfic como yo de escribirlo. Nos estamos leyendo en una próxima historia o tal vez haga dos ;) Estad pendientes. Besos a todos! Fue un verdadero honor y un gran placer, haber compartido esto con ustedes.

Gracias,

¡Saludos!