Feliz Año Nuevo! 2018 va a ser el año en que esta historia termine, asi que estoy muy emocionado por narrar el resto de las aventuras de estos queridos personajes y llegar a un final espectacular, que de seguro va a emocionar a mas de uno.

Espero que sigan disfrutando de esta historia y tengan un maravilloso año!

Gerli

.

.

.

—¡Debura! —gritó Kassia mientras su mirada se cruzaba con la de Nesa. —¿Y ahora que…?

La Meltran no perdió tiempo discutiendo y salió corriendo de la habitación, la Oficial de pelo verde corrió inmediatamente tras ella llevando a la aterrada Cinthya aun en su mano.

—¡Todas a sus puestos! —gritó antes de atravesar la puerta. —¡Alerta roja! ¡Preparen la nave para movilización total!

Las presentes hicieron el saludo Meltran y pronto se dispersaron cada una en la dirección de su puesto asignado. No había gritos ni desorden; la disciplina era total entre aquel grupo de Guerreras.

Kassia corrío por el pasillo y alcanzó a su camarada cuando estaba por entrar al elevador. —Algo me dice que el plan de Unity ha empezado a salirse de control. —dijo deteniéndose junto a la puerta.

Nesa presionó el interruptor y se volvió hacia la Meltran. —¿Te refieres a…?

—Si alguien ajeno al Plan como es esta Micrón conoce a Virya y los orígenes de esta Comunidad, es que la información ha sido filtrada. Nuestro secreto ha sido comprometido. —afirmó.

—De-Debura!

Las puertas se abrieron y ambas Meltran entraron al elevador.

—Lleva tu a Cinthya. —dijo mientras colocaba con cuidado a la pequeña joven en el bolsillo delantero del guardapolvo de Nesa. —Estoy tan agitada que tengo miedo de aplastarla sin darme cuenta.

Cinthya se asomó por el borde del bolsillo y miró el enorme rostro de Nesa desde abajo. —¿Que le ha sucedido a Matt? —preguntó preocupada.

La guerrera sacudió la cabeza y presionó uno de los botones del panel de control. —No se, lo averiguaremos pronto. —dijo.

Las puertas se cerraron tras ella y el grupo comenzó a ascender lentamente.

La Oficial se llevó la mano a la frente y suspiró cansada. —Lo siento Cinthya… casi pierdo el control allá dentro de la sala de reuniones… ¿Te encuentras bien?

La joven asintió. —Si… no me has lastimado por suerte.

—Tienes que entender que ese nombre es muy importante para todas nosotras y que permanezca en secreto lo es aún más… ¿Comprendes lo que digo?

Cinthya asintió con la cabeza. —Yo… yo no sé nada de este sitio o lo que sucede con Unity… solo… solo me importa Matt. —dijo mirando el enorme rostro de la guerrera. —Por favor ayudenlo, es lo único que les pido.

—Haremos todo lo posible. —respondió Nesa con gravedad. —Vuelvo a repetírtelo; Matt está bajo nuestra protección ahora y no dejaremos que esa escoria que los atacó le hagan el menor daño.

El elevador llegó al piso y las enormes puertas se abrieron sin ruidos frente a ellas. El pasillo estaba ahora iluminado y la guerrera que los había recibido antes estaba en la puerta abierta de la sala que contenía la vaina de Micronización.

—¡Nesa! ¡Capitan! —exclamó al ver a las Meltrans salir del ascensor. De inmediato se colocó en posición de firme y realizó el saludo Meltran.

—En descanso. —dijo Kassia deteniéndose frente a la guerrera. —¿Que ha sucedido ahí dentro?

El rostro de la Meltran reflejaba la gravedad de la situación. Cinthya contuvo el aliento.

—Estaba monitoreando el proceso de transferencia sin novedades… en cuanto culminó la etapa dos toda la máquina comenzó a hacer eso. —dijo señalando hacia el interior de la habitación.

Kassia y Nesa entraron rápidamente y se detuvieron justo frente a la vaina.

—¡De-Deculture! —exclamaron ambas al unisono.

El enorme dispositivo estaba brillando intermitentemente con una poderosa luz color rojo sangre que parecía latir desde el interior del cilindro mayor. Todas las pantallas de monitoreo que habían sido instaladas en las consolas montadas a los lados de la máquina mostraban mensajes de error y largas cadenas de código en medio de la cacofonia de alertas y sirenas.

—¿Que rayos significa eso? —preguntó Kassia desconcertada.

Nesa tomó a Cinthya de su bolsillo con cuidado y la puso en la mano de su Capitana. —Sostén a Cinthya un momento, tengo que revisar los registros del sistema. —dijo.

La joven volvió a cambiar de manos mientras la Meltran de lentes se colocaba delante de una de las consolas donde un teclado se desplegó de inmediato frente a sus dedos.

—Esto no me gusta nada. —dijo mientras sus dedos bailaban sobre las teclas.

Cinthya miró desesperada aquellas enormes pantallas sin comprender lo que sucedía. —¿Matt aun esta ahi dentro? —pregunto.

Kassia sacudió la cabeza. —No… no lo sabemos. —dijo. —Es la primera vez que veo algo asi.

Una de las pantallas parpadeó con un flash de luz y una lista de comandos comenzó a fluir de abajo hacia arriba. —Aqui esta. —dijo Nesa señalando el código. —El proceso fué interrumpido durante la fase de energización del Cilindro mayor…. pero… estos datos no tiene sentido. —dijo acomodándose los lentes sobre la nariz. —¡Deculture!

—¿Que sucede, Nesa? —preguntó Kassia.

La Meltran se voltió. —El Micrón… se desvaneció. —dijo.

Cinthya y la enorme oficial se miraron confundidas. —¿Como que… desapareció? —preguntó esta última. —Eso… es es imposible.

Nesa se pasó la mano por el rostro como para aclarar sus ideas. —Yo… yo tampoco lo comprendo. Aqui dice que el proceso de energización de la cámara de entrada y la posterior descarga se realizaron de forma rutinaria sin contratiempos… pero ningún tipo de energía o datos pasaron por el convertidor del sistema Primario luego de eso… nada, cero… toda información de entrada desapareció por completo.

—¿Donde esta Matt? —gritó Cinthya cayendo de rodillas sobre la palma de la mano de Kassia. —¡Maaatt!

La Capitán retrocedió y se giró hacia la Meltran que había quedado en la puerta mirando consternada la escena. —Ve con las demás y estén preparadas a mis órdenes. Nosotras nos encargaremos de esta situación.

La guerrera se golpeó el pecho y salió por el pasillo en dirección al ascensor.

—Kas.

Kassia se volvió hacia su camarada. —¿Que sucede?

—No hay nada que podamos hacer. —dijo Nesa acomodandose los lentes. —No hay nadie dentro de la máquina.

—Purgala.

—¿Eh? —preguntó la Meltran dando un paso hacia atras. —Pero… ¿Estas segura…?

—Es una orden. —dijo la guerrera con la decisión pintada en el rostro. —Hazlo.

Nesa volvió a acercarse a la máquina y tras digitar una serie de instrucciones un sonido como de aire a presión que escapa por una válvula se escuchó dentro del enorme cilindro.

—¡Hazte a un lado! —gritó Kassia tomando a Nesa por las ropas mientras la apartaba violentamente de enfrente a la maquina.

La puerta del cilindro de abrió de golpe y una nube de vapor rosado se extendió rápidamente por toda la habitación.

—¿Te encuentras bien? —preguntó la oficial en cuanto el vapor se hubo dispersado.

—Yo si ¿Como está Cinthya? —preguntó su compañera mientras se quitaba los anteojos completamente empañados por la condensación.

Cinthya se había hecho un ovillo y estaba empapada, pero salvo aquello parecia estar bien.

—La vaina…

—Vacia. —dijo Nesa acercándose. —Me lo temía; nada salió del circuito secundario hacia la vaina mayor… sea lo que sea, sucedió justo en la mitad del proceso.

Los restos del vapor terminaron de dispersarse y todos pudieron ver la máquina completamente vacía. El pequeño cilindro que estaba ubicado en la base tambien se habia abierto de par en par y no se veia nada en su interior.

—¡Debura! —exclamó Kassia golpeando su mano libre contra una de las paredes. —¡Esto no puede estar sucediendo!

Cinthya se incorporó y miró desconsolada la vacia maquinaria. Tenía los ojos nublados por las lagrimas pero aun así fue capaz de ver el diminuto brillo que venía desde abajo. —¿Que… que es eso? —dijo señalando el piso.

Las dos Meltran la miraron confundidas. —¿Que sucede? —pregunto Kassia.

—Allí. —repitió la joven. —¿Pueden verlo?

Nessa limpió sus lentes y tras volver a colocarlos volvió a mirar hacia donde señalaba Cinthya. —No veo nad… espera un segundo… me pareció ver algo brillar allá abajo.

Kassia se agachó y extendió la mano con Cinthya hasta la plataforma donde la Vaina para Micrones estaba abierta de par en par. Un enorme charco de liquido rosado se había derramado desde el interior del cilindro y reflejaba las luces de la cámara con una serie de todos escarlata.

La joven inspectora saltó desde la mano de la gigante y se inclinó sobre el charco de liquido rosado. De inmediato sumergió sus manos en el y empezó a buscar algo en forma desesperada.

—¿Que… que esta haciendo? —preguntó Nesa asomándose por sobre el hombro de su Capitana.

Cinthya revolvió freneticamente y de pronto encontró lo que buscaba. —¡Miren! —exclamó levantando el objeto en alto.

—Eso es….

—¿Un pendiente..? —preguntó Nesa acomodandose los anteojos. El objeto era tan pequeño que apenas podían verlo.

Cinthya se incorporó y caminó hacia donde Kassia estaba agachada. —Es el colgante que tenía puesto Matt… ¿Creen que fue por esto que…? —comenzó a decir angustiada.

Pero Nesa sacudió energicamente la cabeza. —Imposible… ningún material conocido puede interferir con el proceso de energización de la cámara durante…

—Conocido. —dijo Kassia levantando la vista.

—¿Eh?

—Dijiste "conocido" —explicó Kassia señalando el pequeño resplandor escarlata del colgante en las manos de Cinthya. —¿Sabes tu que es esa cosa?

La Meltran abrió la boca para contestar pero la cerró de inmediato. —Dejame analizar eso Cinthya. —dijo.

La joven se trepó a la mano de Kassia y esta se incorporó junto a su compañera.

—Tenemos que ir a mi laboratorio. —dijo Nesa extendiendo el bolsillo de su guardapolvo. Kassia colocó a la joven Micrón en su interior y asintió con seriedad.

Abandonaron la camara de Micronización y se dirigieron hacia el final del pasillo, donde tras atravesar una serie de puertas ingresaron a un cuarto apenas iluminado por una docena de pantallas holográficas que flotaban sin orden aparente por toda la estancia.

—Luz. —exclamó Nesa al traspasar la puerta y de pronto toda la habitación se iluminó con pura luz blanca.

—Tendrás que ayudarme Cinthya. —dijo la Meltran acercándose a una mesa donde varios instrumentos se habían puesto en funcionamiento.—Ese objeto es demasiado pequeño para que pueda manipularlo.

La joven asintió. —¿Que tengo que hacer? —preguntó.

Nesa la sacó con cuidado del bolsillo y la depositó sobre la mesa. —Pon la muestra en el centro de este portaobjetos. —dijo mientras alcanzaba una enorme placa de cristal donde había vertido una gota de una sustancia clara similar a un gel

Cinthya puso el colgante en el centro y se apartó mientras Nesa colocaba el portaobjetos bajo una versión gigantesca de un microscopio electrónico.

Kassia se sentó en una silla y miró con curiosidad como Nesa se inclinaba sobre el aparato. —¿Que es esa cosa? —preguntó al cabo de un rato.

Tras varios segundos de observación, la Meltran retiró la vista del visor y se dirigió a su Capitana. —Parece un tipo de cristal de Cuarzo. —dijo. —No me explico como un material tan simple como este no fue desintegrado por la camara de Micronización.

Kassia miró a la pequeña Micrón que estaba sentada sobre la mesa. —¿Que me dices tu Cinthya? ¿Sabes de que esta hecha esa cosa?

La joven se incorporó y caminó pensativa por la mesa ante la atenta mirada de las gigantes. —No estoy segura. —dijo al cabo de unos momentos. —Recuerdo que Mina dijo que era una especie de material con propiedades dimensionales… o algo asi.

—¿Haz dicho Mina? —preguntó Kassia. —¿Mina… Kyle?

—La hija de la Capitán de la Rainbow. —agregó Nesa. —Es una joven brillante y muy inteligente, suele participar en las investigaciones de Evans.

Cinthya asintió. —Si, ahora lo recuerdo. —dijo señalando el microscopio. —Mina dijo que Evans le había dado ese colgante a Matt.

—¿Evans…? —preguntó Kassia mirando a Nesa.

—Esto no me esta gustando nada. —exclamó la Meltran con voz grave.

Sin decir una palabra, Nesa se incorporó y tras quitar uno de los dispositivos que formaban parte del microscopio lo reemplazó por otro aparato aun mas grande. —Tengo que comprobar algo. —dijo tomando asiento nuevamente a la vez que se inclinaba sobre el visor. Tras varios minutos de total silencio, la Meltran levantó la cabeza y su expresión era de preocupación.

—Lo sabia. —exclamó luego de unos segundos.

—¿Que sucede? —preguntó Kassia.

—Energia Dimensional… este objeto emite un tipo de radiación compatible con la firma de energía multidimensional.

Cinthya se llevó una mano al rostro. —Entonces… entonces si ha sido mi culpa. —dijo mientras las lagrimas volvían a correr por su rostro. —Si le hubiese quitado el pendiente a Matt…

Kassia se levantó del asiento y se acercó a la joven. —No digas tonterias, no ha sido tu culpa… Nesa ha dicho que ninguna clase de material puede interferir con el proceso de la cámara, tiene que haber otra explicación.

La Meltran del guardapolvo asintió. —Kassia tiene razón, no saltemos a una conclusión apresurada. Este… este material me intriga, pero lo que mas me intriga era lo que estaba actuando sobre el cuerpo de Matt y como este cristal aliviaba sus efectos.

Kassia levantó la mirada hacia su compañera. —¿Que le estaba sucediendo al Micrón? —preguntó.

Nesa se acomodó los lentes y miró a su compañera. —La Corrupción. —dijo.

—¡Deculture! —exclamó la Meltran retrocediendo. —Eso… ¡Eso es imposible! ¿Como….?

—No lo se. —respondió la Meltran volteandose en la silla. —Los defectos genéticos en los seres humanos se manifiestan al nivel de los cromosomas durante su gestación… algo completamente diferente con lo que nos sucede a nosotras.

Cinthya escucho aquello sorprendida. —Como… ¿Como que a ustedes les sucede lo mismo? —preguntó confundida.

—Ya has visto a nuestra Capitán en la ducha me imagino. —dijo Nesa mientras se pasaba una mano por el cabello. —Defectos Genéticos… es un tipo de anomalía celular que algunos Zentradi adquieren durante su creación en las cámaras de Fabricación de las flotas de ataque.

—Entonces Matt…

Kassia volvió a tomar asiento mientras se cruzaba de brazos pensativa. —No puedo creer que todo esto esté relacionado… es inaudito. ¿Es posible que Evans supiera algo que nosotros no sobre la Corrupción? —preguntó.

—Es… es posible. —respondió confundida Nesa. —Pero este Cuarzo…—dijo señalando la pantalla donde la imagen del cristal aparecia resaltada contra el fondo oscuro. —¿Intentó curar a Matt con el? ¿O se lo dió con otro propósito?

Cinthya se encogió de hombros. —No…. no lo se. —respondió. —Funes tambien creia que habia una relación entre lo que le pasaba a Matt y toda esa historia sobre la… Corrupción. —dijo nerviosa mirando a la Gigante que tenía delante.

—Otra vez ese Funes. —dijo Kassia frunciendo el ceño.

Nesa suspiró profundamente y se rascó la cabeza. —Siento que es necesario que nos hables mas de ese tal Funes antes de continuar resolviendo este misterio. —dijo mirando a Cinthya con atención. —¿Quien es en verdad? No conozco a nadie en la Rainbow o que alguna vez haya visitado la Colonia con ese nombre.

La joven se sentó en un enorme tubo de ensayo y trató de ordenar sus pensamientos. —Funes… Funes es un personaje muy peculiar. —dijo mirando a las gigantes. Es un Zentran micronizado.

Las dos Meltran se miraron confundidas. —¿Un Zentran Micronizado…? ¿En la Rainbow? ¿Estas segura? —preguntó Kassia.

La joven volvió a asentir. —Si… además lleva viviendo en el Interior de la Rainbow desde que la construyeron.

Los rostros de ambas Meltran mostraban abiertamente lo asombradas que estaban al escuchar semejante revelación.

—Un Zentran micronizado desde los tiempos de la Flota 37. —dijo Nesa mirando a su Capitan. —¿Que te parece, Kas?

La Meltran sacudió la cabeza. —El interior de la Rainbow es gigante y ya estaba casi abandonado cuando la nave abandonó la Flota 37… es… posible que alguien haya sobrevivido escondiéndose en semejante laberinto. —reconoció la Meltran.

—¿Y dices que conocía toda la historia del Campo? —preguntó Nesa. —¿Y de… Virya?

—Si. —respondió Cinthya. —Pero Funes era muy versado en muchas cosas y sabia miles y miles de historias… estaba rodeado de incontables libros por toda su… "casa" —dijo recordando aquella especie de basurero donde el Zentran los había alojado.

Kassia miró a la pequeña Micrón fijamente. —¿Es posible que haya leído esa historia en uno de esos famosos libros? —preguntó.

Cinthya sacudió la cabeza. —No lo creo… por la forma en que contó la historia… estoy casi segura que él estuvo allí.

—Que el...estuvo alli. —dijo sorprendida Kassia. —Nesa… ¿Crees que…?

—¿Que clase de… Zentran era? —preguntó la Meltran de anteojos. —¿Era de los que llegaron junto a Vrlitwhai Kridanik? ¿O los que llegaron con la Flota Principal de Boddole Zer?

Cinthya se llevó un dedo a la frente tratando de recordar. —No recuerdo bien todos los nombres Zentradi.—dijo sacudiendo la cabeza. —Solo recuerdo que Funes tenia otro nombre antes de vivir en la Rainbow… y que cumplia la función de… una especie de bibliotecario o…

—Archivista. —dijo Kassia poniéndose lentamente de pie. —Era un Archivista…

—Si… Archivista, eso es. Y su nombre… ¿Exedore? —preguntó levantando la cabeza.

—Deculture! —exclamó Nesa sacudiendo la cabeza. —Eso es… imposible

Kassia se acercó a la mesa y apoyó sus manos sobre la blanca superficie. Sus músculos estaban tensos. —Podria ser...

La Meltran de anteojos se incorporó a su vez y se acercó a su Capitán. —Espera Kas… eso no puede ser… ¿Estas segura? Podría ser otro Archivista completamente diferente… recuerda que el nombre de Exedore es muy común entre ellos y luego del fin de la guerra había algo asi como una docena de ellos repartidos por los restos de la flota de Boddole Zer.

La Meltran cerró los puños. —Tengo… tengo un presentimiento. —dijo muy segura de si misma. —Creo que este Funes es uno de los compañeros originales de Virya. —aseguró.

—¡De-Deculture! —exclamó sorprendida Nesa.

—¿Recuerdas de que Comandante? ¿Lo recuerdas? —preguntó Kassia a Cinthya una vez mas.

La joven intentó recordar algo. Habían pasado tantas cosas desde que Funes contara su historia… y para peor los nombres Zentradi eran tan extraños. De pronto su rostro se iluminó. —¡Kreegan! —dijo levantando la vista. —¡Ese era el nombre del Comandante de Exedore antes de unirse al Escuadrón de Virya!

—Es el. —dijo Kassia. —Exedore está vivo.

—Es… imposible. —exclamó Nesa llevándose la mano a la frente. —Lo último que se supo de Exedore es que estaba en la nave de Vrlitwhai Kridanik en estado casi vegetativo cuando culminó la Primera Guerra Espacial...y esa nave…

—Se convirtió en el SDF-3. —respondió Kassia.

La Meltran sacudió la cabeza. —El SDF-3 desapareció junto con el Megaroad 01 en el Centro de la Vía Láctea… ¿Como es que Exedore terminó dentro de la Rainbow…?

Kassia se alejó de la mesa y dió unos pasos por la habitación mientras miraba las pantallas que la rodeaban. —El SDF-3 desapareció… si, pero eso no significa que toda su tripulación lo haya hecho también.

—¿A que te refieres?

—Exedore Folmo… el Archivista de Vrlitwhai Kridanik

El rostro de Nesa se iluminó al comprender aquello. —Exedore Folmo no se embarcó junto con el Comandante Vrlitwhai. —exclamó.

La Capitan Kassia asintió. —Folmo se unió a la flota 37 como parte de los oficiales al mando del Capitán Maximilian Jenius.

La compañera de Kassia la miró sorprendida. —¿Crees que Folmo se llevó a Exedore a la Flota 37? —preguntó.

—Sería la explicación más factible. Como Exedore despertó de ese estado de shock y el motivo por el cual terminó dentro de una Three Star Factory Ship, creo que son hechos que escapan a nuestra capacidad de razonamiento… pero creo que estamos cerca de la verdad. —argumentó la Meltran.

Cinthya se levantó del tubo de ensayo donde estaba sentada y se acercó al borde de la mesa. —No entiendo… ¿Como puede esto ayudar a Matt? Deberíamos… ¡Deberíamos encontrar una forma de sacarlo de esa máquina! —exclamó la joven desesperada.

—Calma. —respondió Nesa girando la silla hasta quedar frente a la Micrón. —Kas tiene razón; solo comprendiendo la situación podremos encontrar una solución a esto.

—¿Pero que tiene que ver el pasado de Funes… osea Exedore en lo que le ha sucedido a Matt…? —exclamó.

Kassia volvió a acercarse a la mesa. —Todo tiene que ver me temo. —dijo haciendo un gesto hacia la imagen del Cristal Cuarzo. —Y eso tambien esta relacionado… y tu también, Cinthya. —agregó.

—Lo que le sucedió a Matt… ya ha pasado antes. —explicó Nesa.

—Virya. —exclamó sorprendida la joven Inspectora. —¿Ustedes se refieren a…?

Las dos Meltran asintieron en silencio.

—Pero eso…

—Eso sucedió en el Núcleo. —explicó Nesa señalando hacia una dirección mas allá de las paredes de metal de la habitación. —Pero las similitudes son demasiado evidentes…

—Ambos estaban afectados por la Corrupción. —dijo Kassia.

—Y ambos desaparecieron en sus vainas sin dejar rastro… tiene que haber una conexión entre ambos casos. —exclamó la Meltran de anteojos.

Cinthya se llevó una mano al pecho. —Entonces… eso quiere decir que Matt está vivo. —exclamó esperanzada.

Las dos Meltran la miraron confundidas. —¿Como puedes saber eso? —preguntó Nesa.

—¿No lo ven? Si a Matt le sucedió lo mismo que a Virya, entonces deberia estar vivo.

—¿Debería? —preguntó Kass acercando su enorme rostro a la Micrón. —¿Como que "debería"?

Funes… Funes dijo que Virya estaba viva. —respondió la joven.

El semblante de ambas Meltran se puso blanco como la leche. Kassia retrocedió casi como si hubiera visto un fantasma… y tal vez eso había sucedido realmente.

—¡DECULTURE! —gritaron ambas en medio de una serie de temblores involuntarios. —Eso… eso es...

—Cuando Funes tomó la piedra del colgante de Matt, entró en una especie de trance… al despertar nos dijo que Virya estaba viva, que él lo habia sentido. —explicó Cinthya sintiendo que la esperanza volvía a renacer. —Si Virya sobrevivió a aquello es posible… ¡Es posible que Matt tambien lo haya hecho!

Nesa fue la primera en recuperarse del shock. Tras pasar la manga del guardapolvo por su frente para eliminar el sudor se acercó a Cinthya. —Eso… eso significa que el colgante que tenía Matt no tuvo nada que ver con la anomalía del proceso. —razonó.

—Virya no tenia una de esas cosas. —agregó Kassia sintiendose agotada de tantas emociones fuertes. —Asi que creo que el Cuarzo está descartado como causante de la desaparición de Matt.

—Si Virya está viva… —Nesa todavia no podia reponerse de aquella revelación. —Kas…¡Eso lo cambia todo!

—Lo se. —respondió la Capitán mientras se pasaba la mano por el cabello, todavía mojado por el vapor de la cámara de micronización.. —Y sin embargo todavía me cuesta creerlo. ¿Sabia Unity todo esto? ¿Y Amanda...?

—Sea como sea… ya no importa. —respondió la otra Meltran con un suspiro. —Tal vez M lo supiera, asi como supiera la existencia de Exedore en las entrañas de la Rainbow… lo que importa ahora…

—Es rescatar a Matt. —dijo la voz de Cinthya.

Las Meltrans se volvieron hacia la Micrón que las miraba de forma extraña desde la mesa. —¿Rescatar? ¿Como…?

—Voy a entrar a la cámara de Micronización. —dijo la joven completamente decidida. —Voy a buscar a Matt a donde sea que esa máquina lo haya enviado.

La Capitana volvió a sentarse con gesto cansado. —No, no lo harás. —dijo frunciendo el ceño. —No sabes lo que dices.

—Kas tiene razón. —dijo Nesa. —Vas a quedar atrapada ahí dentro como le sucedió a Matt y a Virya…

La joven dió un paso al frente y levantó el puño. —Matt estaba muy débil y herido, tal vez esté solo y asustado ahí dentro, aunque yo tambien quede atrapada, no pienso abandonarlo y no me importa lo que ustedes digan.

—No digas incoherencias. —respondió la Meltran elevando la voz. —No voy a dejar que te expongas al peligro entrando allí. Soy la Capitán de esta nave y tu eres una invitada aquí. Lo prohibo.

Cinthya hizo un ademan con la mano y la bajó hacia su cintura. —¿Tengo que volver a apuntarte con mi pistola? —preguntó.

Kassia la miró asombrada y luego comenzó a reírse a carcajadas. —¡Eres increible Cinthya! —exclamó entre risotadas.

Nesa también estaba sacudiendo la cabeza resignada, pero en cambio sonreía.

—¿Y bien? —preguntó la joven con total seriedad una vez que la gigante se hubiera repuesto.

—Ojalá fueras una Meltran como nosotras. —dijo Kassia cruzándose de brazos. —Tienes la actitud de una verdadera guerrera.

—Tal vez si se convierta en una de nosotras. —dijo Nesa colocando su mano en el hombro de su Capitán. —Si la anomalía en la camara de micronización no se repite en Cinthya, ella se convertirá en una de nosotras.

—Matt y yo compartimos la misma sangre. —dijo la pequeña Micrón. —Estoy segura que me reuniré con él, sea donde sea que esté.

—¿La misma sangre? —preguntó Nesa confundida.

—Fenotipo Alfa Bombay. —respondió la joven. —Tenemos más en común de lo que parecemos. —dijo.

La Meltran de anteojos apretó la mano sobre el hombro de su colega. —Kas… esa sangre…

—¿Que sucede con esa sangre? —preguntó Kassia.

—Es la misma que las sondas de la Protocultura insertaron en los Proxis durante la intervención en la Tierra. —dijo.

La Meltran se acarició la barbilla. —Mas casualidades… no, esto no puede ser algo al azar, realmente hay una verdadera conexión entre todos estos acontecimientos.

Tras guardar silencio varios minutos, finalmente la Meltran miró fijamente a Cinthya.

—Esta bien, te doy permiso para utilizar la vaina de Micronización. —dijo señalando a la Micrón con un dedo.

Cinthya se inclinó e hizo una reverencia. —Gracias, Capitan. —dijo profundamente agradecida.

—No, no es así como debes hacerlo.—la corrigió la Meltran. —Ponte derecha y lleva tu puño izquierdo al pecho derecho.

La joven se incorporó y realizó aquel extraño saludo. —Gracias, Capitán —exclamó. —Le prometo que encontraré a Matt y haré lo posible por traerlo devuelta.

—Mas te vale. —respondió Kassia. —No toleraré menos de alguien que esté bajo mis órdenes.

La pequeña Micrón la miró confundida. —¿Eh..?

—Ahora eres parte de esta flota, Cinthya Ross. —dijo la gigante mientras la señalaba.

Cinthya no sabia si reir o llorar, pero ya estaba completamente decidida. Allí de pie, bajo las poderosas luces del laboratorio y ante la atenta mirada de aquellas guerreras, Cinthya sintió que no habia diferencias entre ellas; las tres mujeres eran igual de gigantes ante el Universo entero.