— Sí. — afirmó el niño

Serena le sirvió

— Toma.

— Gracias mami.

Darién bajando las escaleras

— Buenos días mi amor. — dándole un beso

Serena sonriendo

— Buenos días.

— Buenos días, papá.

— Buenos días Dari, tú madre y yo tenemos una noticia que darte. — dijo él sonriendo

— ¿Cuál?

— Tu mami va a tener un bebé. — le anunció

— ¿Qué? – preguntó sorprendido

— Sí, vas a tener un hermanito o hermanita. — le sonrió Serena

— Súper.

Serena sonriendo

— Todavía falta que nazca

— Okey. — sonriendo.

— Bueno mi príncipe come que nos, vamos al set. — le comunicó

— Mi amor. — Darién mirándola

— ¿Qué? Si todavía no me ha crecido. — le aclaró ella, como él le está mirado el vientre

— Es muy temprano, para que peleemos. — él soltando un suspiró

— Aja quieres pelear. — ella tono bromista

Darién juguetón

— Sí.

Dari solo los miraba

— Come bebé. — le dijo ella mirando a Dari

— Sí. — él sonriendo

— Toma, mi amor. — Serena sirviéndole

— Gracias. — Darién contentó

Serena se sentó a comer, en eso le dieron ganas de vomitar

— Ahora vengo. — dirigiéndose al baño

— Quédate aquí hijo. — le dijo Darién siguiendo a Serena

Serena comenzó a vomitar

Darién acariciándole la espalda

— Tranquila mi amor, es normal.

— Este embarazo me tiene mal. — le confesó

— Hazme caso, renuncia, no te veo bien. — le insistió

— Creó que tienes razón.

Darién le levantó un poco la cara

— Beberías acostarte.

Serena sólo movió la cabeza

Darién levantándola

— Ven vamos a la cama.

— ¿Qué pasa? — preguntó Dari mirando a Serena

— Es el bebé, que está haciendo que mamá tenga malestares. — contestó Darién

— Se porta mal. — los miró asombrado

— Y tú también lo hacías. — le comunicó ella

— ¿Yo? – se preguntó incrédulo

— Sí. — afirmó su padre

Serena se acostó en la cama

— Mi amor, me puedes traer agua.

— Claro que sí.

Darién se retiró

Dari tocándole la barriga

— Bebé malo.

— No es malo, si no que es normal, que mamá se sienta así. — le explicó ella

— Ah… pero no te pega ¿verdad? – le preguntó asustado

Serena sonriendo

— No, me pega. Luego va a crecer y se va a mover mucho.

— Wow.

Darién con el vaso de agua

— Toma.

— Gracias, mi amor.

— Papá, mamá dice que el bebé cuando crece se va a mover, pero como si fuera gusano. — le comentó el niño con seriedad

Serena casi se ahoga con el agua, riéndose

— Ja ja ja ja ja ja.

Darién riéndose

— Ja ja ja no hijo.

— ¿Qué? – los miró confundido

— No hijo así, no es los bebés crecen en la barriga de sus mamis y se mueven mucho, no parecen gusanos. — le explicó Darién

— Ah…. Okey

Serena levantándose un poco

— Creo que, mejor terminó con la comida.

— No señora se queda quieta, la voy a buscar para que comamos los cuatro juntos. — le dijo él sonriéndole

— Somos tres. — le recordó el pequeño

— Ya somos cuatro con el bebé. — Darién sonriéndole

— Ahhhhh.

Darién fue por el desayuno, allí comieron muy a gusto, después de eso Darién se fue a trabajar, dejando a Serena sola con Dari

En eso suena el timbre

Serena abriéndola

— ¿Tu?

— Hola Serena. — Ann entrando a la casa

— Hola Ann, pasa Alan. — Serena invitándolo

— Gracias.

— ¿Y ese milagro? – le preguntó Serena

— Estamos preocupados por ti, desde ayer no vas al set. — comentó Ann

— Sí es verdad. — afirmó él

— Ahh… no es que me han pasado, unas cosas. — dijo Serena mirándolos

— ¿Qué te ha pasado? – le preguntó su compañera de trabajo

— Es que.

En eso venía Dari bajando las escaleras

— Buenas días. — saludo el pequeño

— Hay es tu hijo. — comentó ella

Serena sonriendo

— Sí.

Dari saludando correctamente

— Mucho gusto Darién Endimión Chiba Tsukino

Ann y Alan sonriéndoles

— Mucho gusto.

— Ven. — Le pidió su madre, Dari se sentó en las piernas de su madre — no he ido porque descubrí que estoy embarazada de nuevo, no me he sentido nada bien.

— ¡Embarazada! Por Dios Serena creo no deberías tenerlo. — le dijo Ann asombrada

— He.

— Ann que cosas dices. — comentó Alan asombrado

— Es que sere solo tienes son veintiún años y dos bebés creo que es mucho.

— Sí, estamos felices con la noticia. — le informó Serena

— Felicidades de verdad, me alegro por ustedes. — Alan con una leve sonrisa

Serena sonriendo

— Gracias.

— No estoy de acuerdo, con tu embarazo. — insistió Ann

Serena extrañada

— Ann, ¿qué te puede incomodar mi embarazo?

.

.

En la empresa

— En hora buena, felicidades. — dijo Endimión abrazando a su hijo

— Si, que bien. — habló Kenji

— Ojalá que sea una nena.

— Si estoy de acuerdo. — comentó Kenji

— Lo mismo queremos Serena y yo.

— Me imagino que la niña se llamara como su abuela Diana. — dijo Endimión alegremente

— Debería llamarse Ikuko como su abuela. — propuso Kenji

Darién con un sudor en la frente

— Creo que debemos dejárselo a Serena.

— Okey. — dijo su padre

— Está bien. — murmuró su suegro

.

.

En casa Chiba Tsukino

— En nada solo pienso en ti solo eso. — respondió Ann

— Okey. — Serena no muy convencida

— Ann es mejor que nos vayamos. — dijo Alan mirándola

— Sí.

— Gracias por la visita.

— De nada, adiós. — Ann despidiéndose

— Adiós. — dijo ella

— Fue un gusto verte. — él antes de irse

Alan y Ann se fueron

— Dari vamos para que abuelita Ikuko. — le anunció Serena

— Sí, vámonos ya.

Serena agarrándole la mano a Dari

— Vamos. — Saliendo y cerrando la puerta – vamos — caminando alegremente

— Sí mami.

Serena y su hijo se fueron para la casa Tsukino al llegar, Sammy comenzó a jugar con su sobrino, mientras Serena le estaba dando la gran noticia a su mamá

Ikuko emocionada

— Que alegría hija. — abrazándola

Serena sonriendo

— Parece que te gusto la noticia.

— Claro que si hija.

— Darién y yo, queremos que sea una nena. — le comentó radiante

— Vas a ver, que si hija. — le sonrió

— Otro sobrino. — habló Sammy

— Sí tío. — afirmó su hermana sonriéndole

— Sí. — afirmó su sobrino

— Ojalá que sea una niña. — Sammy emocionado

— Sí. — dijo Serena

— Hija, no se te nota nada. — comentó Ikuko

— Sí, eso que voy para tres meses.

— ¡Tres meses!

— Sí.

.

.

En la calle

— Pero Alan, Serena puede perder a ese bebé.

— No cuentes conmigo. — le comunicó molesto

— Pero Alan.

.

.

En empresa

— Me voy. — informa Darién

— Yo me quedó, ya que viene mi novia. — dijo Endimión emocionado

— Saludos a Adiley.

— Okey.

Darién se fue para su casa, al llegar no consiguió a Serena ni a Dari se imagino que estaría a que Ikuko y fue para allá

Serena abriendo la puerta

— Nos vemos.

Darién llegando en el auto y viendo a Serena

— ¡Mi amor!

Serena mirándolo

— Dari llegó tu papá.

Dari salió corriendo hacia el auto

— Vámonos.

— Vámonos. — Darién sonriéndole

— Adiós. — ella despidiéndose

— Adiós hija.

Serena se subió al auto y se fueron para la casa. Al llegar, Darién comenzó a preparar la cena, mientras Serena estaba acomodando la habitación

Dari entrando

— Mami ¿Qué vamos a comer? – le preguntó

— No lo sé, mi amor. — contestó ella

Darién entrando

— Pronto estará la comida lista.

— Que bien. — ella sonriendo

— Vamos a comer. — el niño sonriendo

— Yo bajó dentro de un rato, es que todavía me falta. — comunicó Serena

— Te esperamos. — dijo Darién

— Okey.

Serena terminó de arreglar todo y se fue a comer, las horas pasaron y los días también. Llegó el día de noche buena todos estaban en casa de Endimión ya que casi todos los años la pasaban en casa de Selena

— Es hora de los regalos. — comentó Selena

— Sí. — Serena sonriendo

— ¿Pero quién comienza? – preguntó Rei

— Primero los viejos. — dijo la abuela

— Estamos de acuerdo. — apoyó su hija

— Yo le haaaa, Sammy. — dijo Selena

— Wow gracias abuela. — él abrazándola

— De nada cariño.

— Yo le doy a Mina. — Sammy sonriendo

— Wow que bien. — Mina contenta — yo le doy a Darién.

— Gracias. — Darién sonriendo — yo le doy ahhhh…. Rei.

— Gracias. — Rei emocionada — Yaten.

— Gracias Rei.

— De nada.

— Yo le doy a Lita. — Yaten señalándola

— Gracias, yo le doy a señor Kenji.

— Gracias hija, toma es para ti Ikuko. — él sonriéndole

Ikuko asombrada

— Me engañaste y muy bien.

Todos se estaban riendo

— Yo le doy a Endimión. — anunció

— ¡Yo! Gracias Ikuko, lo voy abrir, wow gracias me hacía falta una camisa nueva. — dijo contentó

— Suegro se pasa. — dijo Serena

— Yo le doy a mi nuera adorada. — Endimión sonriéndole

— Gracias suegro. — Serena abrazándolo

— De nada.

— Yo le doy a mi abuelito querido. — comentó ella

— Gracias, mi amor.

— Yo le doy a Amy. — él sonriente

Amy sonriendo

— Gracias.

— Yo le doy a Richard.

— Gracias, a mi amor. — él dándole un beso en los labios

— De nada.

— Yo le doy a San. — le sonrió

— Gracias. — San sonriendo — yo a Andrew.

— Gracias linda, le doy a Nicolás. — él reviendo el regalo

— Yo le doy a Selena.

— Gracias. — Selena sonriendo

— Los niños. — anunció Serena

— Yo le doy a Lily. — comentó Dari

— Gracias. — Lily sonriendo — yo a Maki.

— Ya saben a Richell. — Maki sonriéndoles

— A Dari. — Richell dándole el regalo

— Gracias.

— Vamos a comer. — comunicó Serena

— Si vamos. — Mina la apoyó

Todos comenzaron a comer, se la pasaron muy bien hasta que llegó la hora de dormir a sus hijos

— Vamos Dari, a dormir. — dijo su madre

— Si a dormir. — le sonrió su abuelo cargándolo

— Adiós. — despidiéndose el pequeño

— Hija tú también duerme. — Ikuko mirándola

— No mamá, quiero estar aquí. — le respondió

— Okey.

— Si, todos no me decían nada. — dice Mina

— Con semejaste loquera, quien te iba a decir algo. — comentó Darién

— Darién que odioso.

— Creo que ya es demasiado tarde. — dijo Rei

— No creo. — dijo su esposo

Los hombres comenzaron a tomar, mientras sus esposas están hablando sobre temas de mujeres

Serena tocándose en vientre

— Me siento algo mal.

— Yo también. — Amy comenta

— Deberían dormir. — le propuso Rei

— Si es verdad. — Mina mirándolas

— Sí, hagan caso. — Lita regañándolas

— Parece mentira, que estás niñas estén casadas. — dijo Selena

— Es verdad. — sonrió su hija

— Vamos a dormir. — Mina bostezando

.

.

En otro lado

— No es por nada, pero cuando estoy con esa belleza mi cuerpo se pone uff. — comentó Richard

— Yo igual. — Yaten divertido

— No lo niego, es mejor que estar con. — Darién mirando a las chicas

— Pero hay diferentes tipos de gustos. — comentó Nicolás

— Sí es verdad, no hay nada mejor que, un buen auto deportivo. — sonrió Endimión

— Es verdad. — afirmó Nicolás

— Yo tengo variedades de autos. — Ikuto presumiéndolo

— Yo también. — Kenji serio

— Es que un buen auto, es lo máximo. — Darién alegremente

.

.

En otro lado

— Me imagino que están hablando de autos. — comenta Serena

— Sí, esos son casos perdidos, hablando de otro tema Serena estabas bien urgida para quedar de nuevo embarazada. — Mina mirándola pícaramente

Serena sonroja

— Mina.

— Mina tu nunca respetas las intimidades de la gente. — Rei molesta

— Yaten están apasionado, que a veces me canso. — comentó Mina riéndose

— ¡Mina! Por Dios. — Lita alarmándose

— ¿Dígame como son sus esposos en la cama? – le preguntó Mina

— El mío es muy tierno. — Amy comentó

— Wow Amy.

— Mina, creo que tomaste demás. — dijo Serena

— Lo mismo digo, muy tierno. — Rei sonrojada

— Muy tierno pero apasionado. — Lita risueña

— ¿Y el tuyo Serena? – le preguntó Mina

Serena sonrojada

— Este…. Demasiado apasionado, muy romántico.

— Ja ja que bien, tenemos buenos amantes. — comentó Mina

Todas sonrojas

— ¡Mina!

— Ja ja ja.

Serena levantándose

— Me voy a acostar.

— Yo también. — Amy bostezando

.

.

En otro lado

— Tengo sueño. — dijo Richard

— Yo también. — Darién bostezando

Darién y Richard se fueron para sus habitaciones

Richard entrando

— Buenas noches.

— Hola. — Amy acostándose en la cama

— ¿Estás bien? – le preguntó

— No creo que me cayó mal la comida. — le comentó

— Vas a ver, que mañana amaneces bien.

— Eso espero.

.

.

En otra habitación

Serena lavándose la cara

— Wuacala

Darién entrando

— ¿Qué paso amor? – le preguntó

— Nada, los malestares del embarazo.

— Ven. — él agarrándola para costarla en la cama

— Me voy a acostar. — le dijo ella

— Sí, vamos a dormir.

Serena se cambio y Darién también y se quedaron dormidos, había amanecido los niños fueron los primeros en despertar y irse a ver los regalos

— La muñeca que quelia. — Maki emocionada

— Si es igualita a la tuya, pero en rojo. — comentó Richell

— Si, la mía también. — Lily eufórica

Las niñas sonriéndole

— ¡Tía Serena!

— Lo que quería jugar. — Dari emocionado

— Las niñas saben. — susurró Selena

— Sí. — afirmó Ikuko

— Dari está feliz. — Sammy eufórico

— Niños a comer. — anunció Ikuto

Los niños alegres

— Sí

.

.

En la habitación

— Mi amor despierta. — Darién moviéndola

Serena abriendo los ojos

— ¿Qué pasa?

— Ya es tarde.

Serena levantándose un poco

— Okey.

Darién tocándole la cara

— ¿Estás bien?

— Solo un poco mareada. — le respondió

— Deberías quedarte en cama.

— No, es veinticinco tengo que estar con Dari. — le dijo ella

— Okey mi amor. — Él agarrándole la cara — ten cuidado si.

— Claro amor. — Serena dándole un beso

— Te amo. — abrazándola

— Yo también, ayúdame a cambiarme y bajemos para la sala.

— Sí.

Mientras Darién ayudaba a Serena a vestirse, Amy todavía no sentía muy bien del todo tenía, miedo de decirle a Richard el cual se pondría como loco y la llevaría para el hospital inmediatamente y la idea no pisar el hospital hasta enero

— Mi amor ya, debe de ser que algo me cayó mal. — comentó Amy

— Okey.

— Vamos para la sala.

Los demás estaban en la sala, solo faltaban ellos

— ¿Y cómo amaneciste sere? – le preguntó su abuela

— No muy bien.

— Mami mira mi juguete. — comentó Dari emocionado

— Está muy lindo, mi amor.

— Gracias tía por la muñeca esta hermosa. — dijo Maki

Serena asombrada

— ¿Se dieron de cuenta?

— Si tía por los colores. — comentó Lily

— Serena no puedes engañar a nuestras hijas. — sonrió Rei

— Es verdad. — afirmó Andrew

— Ja ja ja ya veo.

— Niñas vengan vamos a jugar. — le dijo Amy

Las niñas contentas

— ¡Sí!

— Mi amor a comer. — comentó Serena

— Mami ¿estás así por el bebé? – le preguntó su hijo

— Así mi amor.

— Él bebé es malo. — él serio

— No campeón eso es normal en los embarazos. — comentó su abuelo Endimión

— Es verdad pequeño Darién. — afirmó Selena

— Vámonos a jugar. — Ikuko animándolo

— Sí, vamos.

— Ven hija vamos para la cocina, te hare una sopa deliciosa. — le dijo Selena

— Si vamos abuela.

— Nicolás tenemos que irnos. — dijo su esposa

— Nosotros también. — anunció Lita

— Pues…. También nosotros es que vamos a llevar a Maki para la casa de mis abuelos. — Mina alegremente

— No se preocupen vayan hijos. — dijo Ikuto

Las chicas se fueron con sus esposos e hijas, las horas pasaron Darién y Serena se fueron para su casa, al llegar Serena se dio un baño y se acostó mientras Dari estaba entretenido jugando con los juguetes nuevos, mientras Amy se había ido para la casa de su madre y Richard para la de su papá. Los días pasaron hasta llegar un mes

— Pues ya han pasado casi dos meses desde que me enteré que estaba embarazada, tengo cuatro meses de embarazo, últimamente me he sentido mejor que las primeras semana, estaba fatal, no comía, no dormía bien, me irritaba todo, el podre de mi Darién se estaba poniendo molesto, todas las rabias, se la hacía pasar a él, cuando no quería algo comenzaba a llorar como niñita pequeña, por… Dios ni mi hijo hace esos berrinches como yo, se los hago a Darién, pero no es mi culpa es por el embarazo, la que también está embarazadísima es Amy tiene un mes completito allí están los malestares de diciembre, tenía un bebé molestando ja jaj a…. Ahora lo más importante ya sé que estoy esperando es una hermosa niña, Michiru mi nueva doctora ya que Seiya se fue de viaje porque se caso con una chica llamada fireball y que se conocieron en una fiesta pues… ahí resulto el amor espero que le está yendo muy bien en su Luna de miel, Michiru me dijo es 100% seguro que espero una niña, Darién se puso feliz, nuestras familia también., mi príncipe pequeño no se emociono mucho ya que, quería un hermano…. Aun que Darién y yo le estamos haciendo un lavado de cerebro ja jaj a no mentira, también está feliz que sea una nena…. Bueno horita estoy en el súper comprando unas cositas a mis príncipes ya que estamos en el mes del amor

— Serena apúrate. — dijo Rei

— Acuérdate que estoy embarazada. — le dijo divertida

— Ya no falta nada, para el día de los enamorados.

— Si lo sé, le voy a comprar a Darién una agenda y a mi bebé una mini compu.

— Yo le voy a regalar una cadena. — le comunicó

— Que bien. — ella alejándose a comprar lo demás

— Espera. — Rei siguiéndola

Serena y Rei compraron lo necesario para el catorce de febrero, luego de eso Serena se fue para el kínder a buscar a Dari

— Buenos días.

— Hola Serena ¿Cómo estás? – le preguntó

— Bien Molly vengo a buscar a Darién. — ella sonriéndole

— Está bien, se porto de maravilla e hizo toda la actividad. — le informa

— Que bien.

— ¡Mami! Ya llegaste mira el dibujo que hice. — dijo Dari emocionado se verla

Serena sonriendo

— Está hermoso, mi amor.

— Hice todo lo que me dijeron. — le comunica

— Si, es muy bueno Serena. — comenta Molly

Serena sonriendo

— Lo sé, ve y busca tus cosas.

— Si mami. — Dari busco sus cosas y se fueron. Al llegar Serena comenzó a jugar con Dari un rato hasta que llego Darién — papá mira

— Está muy bien hijo, felicidades. — Darién sonriéndole por el dibujo que realizó de un avión

— Gracias papá.

Serena levantándose

— Los dejó, voy hacer la comida.

Darién sonrió

Mientras Serena hacia la comida, Darién y Dari jugaban muy a gusto

.

.

En casa Kinomoto Mizuno

— Mi amor estoy bien. — Amy sonriéndole

— Mi amor me da miedo, que te pase algo. — él preocupado

— No te preocupes, vete tranquilo.

— Pero son dos semanas. —él angustiado

— Las chicas son mis vecinas y estarán pendientes de mí.

— Okey. — él dándole un beso

Amy sonrió

— Adiós.

.

.

En casa Furuhata Kino

— Entonces nos vamos a la playa. — dijo Lita

— Si amor.

— Yupi. — su hija emocionada

Andrew cargándola

— Mi princesa va a disfrutar mucho.

— Sí.

— Lily vamos a comer, ya es tu hora. — le dijo Lita

— Okey mami.

— Si, vamos a comer.

Lita sonriendo

— Okey.

.

.

En casa Kou Aino

— Ya termine.

— Maki se quedó dormida. — se comunicó su esposo

— Que bueno mi amor, así aprovechamos los dos. — dijo ella

Yaten sonriendo

— Claro que si mi amor. — él besándola

.

.

En casa Kurada Hino

— Ya termine. — Rei alegremente

— Gracias por la ayuda mi amor. — Nicolás sonriéndole

— De nada mi vida.

— Papá, cuéntame un cuento. — Richell mirándola

— Claro que sí, mi princesita. — él cargándola

— Yo voy para que Amy. — anunció ella

— Okey. — dijo su esposo

Rei se fue para la casa de Amy

.

.

En casa Chiba Tsukino

— Estaba deliciosa la comida. — dijo Serena

— Sí.

— Tengo sueño. — bostezó Dari

— Ven. — él cargándolo

— Cepíllale los dientes. — le pidió su esposa

— Okey mi amor. — él subió las escaleras, allí le cepillo los dientes y le puso la piyama — buenas noches campeón.

— Buenas noches. — dijo él agarrando su peluche favorito

Darién le dio un beso en la frente y bajo las escaleras

— Ya, está listo.

— Yo voy a ver unas cosas. — dijo ella

— Todavía con lo de la fotografía.

— Sí, mi amor.

— Okey ve.

Serena se metió, en su habitación para comenzar a revelar las últimas fotos y vería otras cosa que tenía pendiente, mientras Darién limpio los platos y lo demás, luego se fue hacer un trabajo que tenía incompleto hasta hacerse más tarde, Serena terminó como a las doce se fue a dormir al entrar a la habitación se consiguió a Darién dormido, se cambio de ropa y se acostó.

Las horas pasaron, había amanecido, Serena se levantó temprano y baño a Dari, lo vistió le dio de comer mientras Darién se estaba bañando

— Mi amor, come un poco más despacio. — le pidió Serena

— Okey.

Darién llegando

— Mi amor, tengo un hambre.

Serena sirviéndole

— Toma.

— Gracias, mi amor.

— De nada.

— Ya termine. — anunció Dari

— Okey, lávate los dientes. — ella mirándolo

— Sí.

— Mi amor ¿Cómo te sientes? – le preguntó él

— Bien amor.

— ¿Hoy vas para el set? – le preguntó

— Si voy.

— ¿Te llevo? – le preguntó

— Si quieres. — Serena sonriendo

— Ya, estoy listo. — Dari acercándose a ellos

— Dejamos a nuestro campeón en el kínder y nos vamos para el set. — comunicó él mirándola

— Okey.

Darién y Serena comieron y se fueron para el kínder