Aclaración: Los personajes de sailor moon pertenecen a Naoko Takeuchi yo solo los huso para dar vida a mi disparatada historia todo sin fines de lucro meramente diversión

- esta es una continuasion de Princess the moon


Doce años después

Ella fue arrastrada hacia el interior del espejo de la luna, su cuerpo floto en la oscuridad y lentamente empezó a desaparecer , Seiya estaba bien, Michiru también , ya todos estaban a salvo, ya podía descansar sus ojos se cerraron y una solitaria lagrima resbalo por su meguilla, extrañaría a todos , su cuerpo casi desaparecía por completo en la oscuridad , cuando repentinamente una prominente luz se hiso presente , sintió la calidez , era como una caricia , la tibieza del sol se dijo, sonrió débilmente , entonces un hombre de cabellos dorados rojizos apareció, la oscuridad que retrocedía al paso de aquel hombre, camino hasta la chica que moría lentamente, ella lo vio noto que los ojos de aquel sujeto eran como oro liquido , y desprendían una calidez que estaba segura ya había sentido antes, alzo su mano y tomo entre sus dedos un mechón de aquel hermoso cabello, é le sonrió, se desprendió de su capa y cubrió a la chica antes de alzarla en brazos

– Papá - susurro ella luchando por no cae dormida

– Aquí estoy - dijo el sonriéndole

– ¿Estoy muerta? - pregunto

– Estas a salvo cariño, ya no te atormentes y procura descansar – dijo besando la frente de la chica

El hombre salió de la oscuridad del espejo de la luna y apareció en un templo, la capa con que había sido cubierto el cuerpo de la chica se transformo en un vestido dorado, el la coloco en una cama con cuidado, le acarició la mejilla y quito un flequillo que había tapado la frente de ella, cuando quito su mano pudo apreciar una hermosa estrella de nueve puntas en la frente de la rubia

– Renunciante al trono de la luna , pero olvidaste que en ti no solo brillaba el resplandor de la luna hija mía, en ti también esta el fuego eterno de los fénix, eres mi hija , y también un fénix inmortal - dijo el acariciando el rostro de la chica

– Lumen – llamo un hombre entrando a la habitación

– Tranquilo Julios , se lo que pasara en la tierra - dijo el

– ¿Es ella? - pregunto el joven

– Si, ella es mi hija, el fénix blanco - contesto el acariciando el cabello de la joven durmiente


Mientras que en la tierra una joven pareja escuchaba las protestas de su hija mayor, el pelinegro rodo los ojos cuando su esposa volvió a debatir sus argumentos con la niña de diez años

– Pero mamá,yo puedo hacerme cargo de mi hermano , no hay necesidad de una niñera – dijo la niña

– Ya lo hemos discutido Reia – contesto la pelinegra

– Papa /Darien ayúdame - dijeron ambas mirando al hombre que contemplaba la discusión acompañado de su hijo mas joven

– Chicas a mi no me metan -dijo el pelinegro antes de huir del lugar acompañado del niño

Ambas suspiraron cansadas cuando vieron desaparecer a padre e hijo, se miraron a los ojos hasta que la niña suspiro con cansancio y derrotada se fue a sentar al sillón

– Por favor, no te comportes así hija - pidió la pelinegra

– mamá por lo menos dime que no vas a escoger otra ves a una aburrida mujer de mas de cincuenta años que lo único que hará será hacernos cantar ridículas canciones y nos mandara ala cama – dijo la niña

– Tienes mi palabra esta niñera es mas joven - dijo la mujer sonriendo

– Vale - contesto la niña

– Anímate, además también tendrás a Mia y Lila y tu hermano estará jugando con Anton - dijo ella alegremente

– ¿Vendrá Isis? - preguntó la niña de cabello negro

– No lo se, Luna no me ha dicho nada, pero tal ves ella también venga, así que prométeme que te portaras bien esta noche y no ahuyentaran a la niñera - dijo la mujer pelinegra

– Vale, vale - contesto la niña

– ¿Ya se arreglaron? - pregunto Darién entrando nuevamente con Jiro

– Si, ya llegamos a un acuerdo – contesto la Rei

En ese momento el timbre sonó y una muy elegante Lita entro acompañada de su hija Lila quien era tan hermosa como su madre pero con los ojos azules de su padre, la niña castaña sonrió cuando vio a Rira, en ese momento el timbre volvió a sonar y esta ves era Artemis de la mano traía a Mia, de nueve años, la niña era idéntica a Artemis , tenia el cabello plateado y los ojos azules , ella era la vos de la razón en el grupo de niñas, aunque rara ves le prestaban atención

– ¿Donde esta Mina? - preguntó Rei, al no ver a su rubia amiga

– mamá esta terminando de maquillarse en el auto - dijo la niña alvina

– Se le hiso algo tarde en casa – dijo Artemis riendo nerviosamente

– Porque no me sorprende - dijo Lita

– Chicas, que tal - dijo de pronto una mujer de largo cabello negro que también acababa de llegar acompañada de otro pleiplata

– ¡Luna! - exclamaron las jóvenes alegremente

– Hola - saludo Isis, la hija mayor de Luna y Yaten , Rei y las chicas la saludaron y sonrieron, era una niña hermosa tenia diez años, en su frente lucia el símbolo de la luna de un color dorado pálido al igual que Mia, pero la diferencia entre las dos niñas era que Isis tenia el cabello bicolor, comenzaba siendo plateado y terminaba en puntas negras y sus ojos eran verdes iguales a los de Yaten

– Ho, llegamos tarde - dijo la voz de un niño

– Aami - saludaron las chicas

– Jiro - dijo Anton el hijo de Richard y Aami

– Bueno, es hora de irnos en cualquier momento llegara Seiya… -, pero antes de que pudiesen decir mas en el jardín apareció el rey de Némesis acompañado de su guardia personal

– Buenas noches - saludo el pelinegro monarca

– Seiya, que bueno verte - dijo Darién saliendo al encuentro del otro pelinegro

– Si, ha pasado tiempo - dijo el rey sonriendo

– Ya que estamos listos, entonces, vámonos no creo que los embajadores de la tierra sean muy pacientes - dijo el pelinegro

Las madres se despidieron de sus respectivos hijos y después de darle una ultima recomendación, Rei dejo a los niños al cuidado de la nueva niñera, una mujer de unos treinta años , los adultos subieron a las limosinas que los embajadores terrestres habían enviado por ellos y se alejaron de la mansión, no muy lejos una chica de cabello lila contemplaba como la ultima limosina se alejaba , seria tan fácil ir por los mocosos y exterminarlos pero eso seria muy fácil , ella quería hacer sufrir a todos los que destruyeron sus futuro .


En un templo perdido en el tiempo Serena despertó, se sentó en la cama y todo le pareció excesivamente grande, se acerco hasta el borde de la cama y salto cayo sobre sus pie aunque se tambaleo ligeramente, un espejo estaba un poco mas adelante, sus ojos azules vieron el reflejo con sorpresa levanto su mano y tiro del cabello, era ella pero no podía ser cierto era... ella

– ¡HAAAAAAAAAAA!- su grito se oyo por todo el lugar

– creo que ya desperto susurro - Lumen

Continuara…