Capítulo 10

Confusión y Encuentro

Seiya Star tomó muy temprano su vuelo a Inglaterra. Ya no se despidió de nadie y antes de cerrar su maleta, se llevó con él su laptop y una foto de su adorado bombón. Decidió tomar un taxi para que el chofer no lo llevara al aeropuerto. Al tomar asiento en primera clase, se tomó su tiempo para pensar que era la última vez que estaría en la tierra donde había conocido al amor de su vida. Que ya no volvería nunca más. Cuando la azafata se acercó a preguntarle si se le ofrecía algo, le pidió bolsas para mareo extras. Sabía que en cualquier momento tendría ganas de vomitar y que tal vez no alcanzaría a llegar al baño. También le pidió toallas y agua mineral. Se había llevado consigo pastillas para dormir para tratar de pasar todo el vuelo dormido. No quería pensar. Quería llegar a Inglaterra descansado para buscar a su hermano porque definitivamente tendría mucho que explicarle. Cuando el avión despegó y Seiya se asomó por la ventanilla del avión y vio a Japón desde arriba solo atinó a decir en voz baja.

- Adiós Serena… Adiós mamá…

S&S

- Necesitamos un nuevo look para la presentación del sábado… - Haruka estaba sentada en la mesa con Michiru y Setsuna mientras Kakyuu las miraba entretenida y Yaten oía música con sus audífonos. Parecía que el único que ponía atención era Taiki.

- ¿Pero en sí qué es lo que quieres? – preguntó Setsuna. – Los chicos se ven bien…

- Sí, pero quiero que destaquen… no quiero que se vean como el resto de las bandas… Negro y estoperoles ya pasó de moda… quiero algo más vibrante… ¿tú qué opinas Michiru?

- Pues… sí. Sería bueno un cambio pero tampoco los podemos poner con el look de una banda americana…

- ¡En eso estamos de acuerdo! – se atrevió a interrumpir Taiki. – Yo no quiero ponerme ni gorra ni tenis ni nada por el estilo…

- ¡Ni tampoco quiero eso! – Haruka se levantó y fue a prepararse una taza de café. – Pero ya no quiero verlos de negro y blanco y con encajitos como si Kakyuu fuese una lolita… ya no queda… y menos con el sencillo de "Moves like Jagger"… ¿por cierto, dónde está Seiya?

- Salió… creo que fue al estudio…

- Necesito al muchacho aquí… tiene buenas ideas… ¿Pueden ir Yaten y tú a buscarlo?

- Sí, por supuesto… - Taiki asintió y le dio un golpe en el hombre a Yaten que salió de su ensimismamiento y siguió a su hermano mayor. Setsuna sonrió cuando vieron a los hermanos salir.

- Veo que cada día dependes más de Seiya…

- El muchacho es bastante bueno en lo que hace…

- ¡Vaya que lo es! – Kakyuu suspiró y Michiru lo notó.

- No deberías estar suspirando por él Kakyuu… - la violinista sabiamente aconsejó. – Él es solamente tu compañero de banda… nada más.

- ¡Lo sé!- Kakyuu hizo una mueca. – No tienen por qué estar recordándomelo a cada rato ¡ya lo sé!

La pelirroja salió y se dirigió a su habitación azotando la puerta. Setsuna arqueó una ceja.

- Creo que nuestra voz femenina está interesada en Seiya…

- Y más le vale que se calme porque no quiero romances en el grupo… - dijo Haruka enérgica… Ahora a esperar a que los muchachos traigan a Fighter…

S&S

Seiya Star arribó al aeropuerto. Afortunadamente las pastillas para dormir habían surtido efecto y había dormido el vuelo completo. Se sentía bien así que decidió tomar un taxi e ir a la dirección de los estudios donde se había grabado "Moves like Jagger" inmediatamente. Traía puesto un elegante traje y decidió que no perdería tiempo en cambiarse. Decidió ir a buscar a Fighter así, con traje y corbata. Ya se cambiaría después. Al fin, el taxista lo dejó en los estudios y se bajó y de pronto, un castaño y un platinado lo abordaron inmediatamente.

- ¡Seiya! ¿Dónde te metiste? ¡Te estamos buscando! ¡Haruka te quiere en el penthouse ahora! - dijo Taiki.

- Lindo traje por cierto… bastante formal para mi gusto pero te ves bien… ¿viniste a los estudios o te fuiste a ligar a alguna chica? ¿De quién es esa maleta?

- Yo… yo… - Seiya de pronto se sintió confundido pero al momento reconoció a los integrantes de Three Lights. Aquellos eran Taiki y Yaten. Tenían el mismo peinado que él y lo estaban confundiendo con su hermano. Para lo que tenía planeado, decidió hacerse pasar por Fighter y siguió el juego. – La maleta me la encontré perdida… y pues no sé, decidí cambiar de look… ¿cómo me veo? ¿qué opinan?

- Pues mejor pregúntale eso a Haruka… está como loca, quiere cambiarnos el look y tal parece que le leíste la mente… - dijo Yaten mientras le pasaba la mano por el hombro. - ¡Vámonos al penthouse! Creo que será una larga tarde…

- ¿Lo crees? – preguntó Seiya.

- ¿Quién te manda ser prácticamente la mano derecha de la jefa? – se burlaron Yaten y Taiki y los tres se subieron en una camioneta roja. Seiya sonrió. Ninguno de los dos chicos se habían dado cuenta que no habían hablado con Seiya Fighter.

S&S

- ¡Vaya! ¡Muy bonito! Mando a Taiki y Yaten a que te busquen y tú llegas a los diez minutos… No me lo puedo creer… - Haruka puso los ojos en blanco.

- ¡Lo siento! Debí habérmelos encontrado en el camino y no nos vimos… - Seiya Fighter se disculpó y Michiru sonrió.

- Ya… ya… tranquilo… estábamos discutiendo con Setsuna cómo podríamos cambiar el look de Three Lights… pero definitivamente no queremos un look americanizado…

- Mmm… déjame ver… voy a mi cuarto a ver qué puede servirnos… - Seiya se retiró y en ese momento entraron Taiki, Yaten y Seiya Star. Haruka, Setsuna y Michiru al ver a Seiya Star enfundado en un traje con corbata se quedaron viéndolo y Setsuna dijo.

- ¡Vaya Seiya! ¡Eso sí que fue un cambio muy rápido de look!

- ¿Se ve bien, no? – dijo Yaten.

- ¡Ya lo creo que sí! – dijo Michiru. - ¡Mira esto Haruka! ¿Qué opinas? Sólo que les cambiamos el color a los trajes… Taiki podría usar uno color amarillo, Yaten uno azul claro y a Kakyuu le podríamos poner un vestido rojo…

- ¡Seiya, muchacho! – Haruka abrazó a Seiya Star que estaba mudo de sorpresa y se dejó hacer. - ¡Demonios, mira que tienes buenas ideas! Me gusta… me gusta…

- Haruka… ¿qué opinas si…? – Seiya Fighter iba saliendo con ropa en la mano cuando de pronto todo mundo se quedó petrificado. Seiya Star dejó caer su maleta y Seiya Fighter dejó caer la ropa que traía en la mano. El silencio reinó en la habitación por espacio de dos minutos hasta que Haruka reaccionó y dijo.

- ¿Qué demonios…? ¿Qué es esto? ¿Dos Seiyas?

- ¿Sei? – Seiya Star dio un paso adelante hacia su hermano y Seiya Fighter se arrojó en brazos de su gemelo. Todos estaban atónitos y Kakyuu salió en ese momento de su dormitorio. Casi pegó un grito al ver a dos Seiyas idénticos abrazándose.

- ¿Pero qué…? ¿Qué está pasando?

- ¡Es lo que yo quisiera saber! – dijo Michiru impresionada mientras Taiki y Yaten solo se veían e intercambiaban miradas de confusión. Sólo Setsuna permanecía serena.

Los dos hermanos se estrecharon y se abrazaron y de pronto las lágrimas comenzaron a fluir. Seiya Star fue el primero en soltar un gran sollozo y Fighter lo apretó contra su pecho.

- ¡Sei! ¡Sei! ¡Por fin te encuentro! ¡Me has hecho tanta falta todos estos años!

- ¡Seiya! – Fighter apretó a su hermano y dejó que las lágrimas fluyeran. – ¡Tenía que ser así! ¡Perdóname! ¡Te dejé solo con la carga de cuidar a mamá! ¡Perdóname tú a mí! ¡Tú también me has hecho falta todo este tiempo Seiya!

El abrazo entre los gemelos parecía interminable hasta que Setsuna se levantó y los abrazó a los dos.

- Pensé que nunca vería este momento… al fin los dos Seiyas se han vuelto a encontrar…

- ¿Qué? – Haruka y Michiru gritaron al unísono. Los miembros de Three Lights estaban mudos y atónitos. - ¿Por qué llamas Seiya a los dos? – preguntó Michiru.

- Porque los dos se llaman igual.

- No puede ser… - negó Haruka. – A ver… ¿quién de ustedes dos es Seiya Kou?

- ¡Yo! – los gemelos levantaron la mano al mismo tiempo.

- ¡Maldita sea! ¿Quién demonios es Fighter? ¿Con quién es con quien he trabajado y el que es el cuarto miembro de Three Lights?

- Ese soy yo. – Fighter dio un paso al frente. – Mi nombre es Seiya Fighter Kou. Yo soy tu guitarrista y compositor.

- ¿Y entonces tú quién eres? – preguntó Michiru confusa.

- Yo soy Seiya Star Kou. Soy el hermano gemelo de Seiya Fighter Kou.

- ¡Un momento, un momento! – Taiki interrumpió. – Nunca nos dijiste que tuvieras un hermano Seiya… - dijo dirigiéndose a Fighter – y menos que fuera tu gemelo…

- Es que… - Fighter bajó la mirada. – Nos separamos porque…

Setsuna interrumpió a Fighter. Aquello era demasiado doloroso para recordarse.

- Fueron obligados a separarse Taiki. Es una historia demasiado triste para recordar. Lo importante es que ahora están juntos y…

Fighter estaba abrazando a Star cuando de pronto Star sintió que se mareaba y empezó a desvanecerse. Seiya Fighter se aterró y agarró a su hermano antes de que cayera al piso.

- ¡Sei! ¡Sei! ¿Qué tienes?

- ¡Rápido! ¡Alguien llame a una ambulancia! – dijo Taiki cuando vio que el gemelo de Fighter se estaba poniendo pálido como la cera pero Star sólo alcanzó a balbucear.

- Un bote de basura… por favor…

Yaten se movió rápido y le acercó el bote y de pronto Seiya Star empezó a vomitar violentamente, preso de unos espasmos espantosos. Todos se quedaron estupefactos y Fighter sostuvo a su hermano y aterrado, esperó a que terminara. Kakyuu le pasó un vaso de agua.

- ¡Rápido Sei! ¡Vamos al hospital! ¿Quieres decirme qué demonios comiste?

- Tendré la camioneta lista para cuando lo bajes… - dijo Taiki listo para bajar y prender la camioneta pero Star gritó.

- ¡No hagan nada! ¡No pasa nada!

- ¿Qué? – Fighter se quedó estupefacto. - ¡Pero Sei!

- ¡Dije que no pasa nada! ¿Me podrían dejar a solas con mi hermano por favor? Se los ruego…

Haruka, Michiru y Setsuna se miraron. Asintieron con una mirada y con otra, dieron la orden a Yaten, Taiki y Kakyuu que se retiraran dejando a los hermanos solos. Fighter levantó como pudo a Star y lo recostó en un sillón.

- ¡Sei! ¿Qué tienes? ¡Vamos al hospital! ¡No quiero que te enfermes! ¡Vamos, no seas terco!

- ¡Sei! ¡Escúchame tú a mí! – Seiya Star se aferró de la camisa de Fighter y lo miró con ojos suplicantes. – Sei… he venido a buscarte… y parte de lo que has visto ahora es la razón…

- ¿Cómo? No te entiendo…

- Sei… - Star cerró los ojos y los abrió clavando la vista en la mirada idéntica de su hermano que lo veía con temor y ansias. – Sei… he viajado desde Japón hasta aquí para buscarte… Sei… no voy a ir al hospital…

- ¿Pero por qué? ¡No seas terco!

- Seiya… escúchame… - Star miró a su hermano con amor y con tristeza. – No necesito ir al hospital porque ya sé que es lo que tengo…

- ¿Y qué tienes? – De pronto Fighter sintió que algo no iba bien y que su corazón se iba a destrozar en mil pedazos.

- Sei… vine a buscarte aquí… vine desde Japón porque necesito tu ayuda… y porque quiero estar contigo… Vine porque estoy condenado a muerte… Seiya… estoy desahuciado… me voy a morir… en menos de dos meses me voy a morir…