Chicas! Nos estamos acercando peligrosamente al final de esta historia y bueno, tenía que decirlo... jajajajaja, espero que este capítulo les guste, un saludo para todas, les mando un abrazote y ya saben que Seiya jamás nos falla... ÉXITO!

Capítulo 27

La Revelación

Seiya dejó a su madre en sus aposentos y se encerró en la habitación de Star, ahora suya. Se dejó caer en la cama y no podía creer que ahora su madre era su cómplice. Por un lado, le entristecía que su madre sufriera al enterarse que él no era su gemelo y que Star estaba muerto. Pero por otro se alegraba de por fin poder amar a su madre de nueva cuenta como él, como Fighter. Sin embargo, habían otras dos cosas que todavía no se solucionaban: Serena y Three Lights. Había prometido separarse de Serena y también había trabajado arduamente en los arreglos para "I'll be there for you". Las dos cosas eran devastadoras. Se puso la pijama y antes de quedarse dormido, no pudo evitar susurrar en la oscuridad.

- ¿Qué voy a hacer? ¿Qué voy a hacer?

S&S

Amy llegó al día siguiente muchísimo antes que Seiya. Llegó a la par que Rei que se sorprendió al ver a la peliazul tan dedicada en su trabajo.

- No por llegar temprano te van a pagar horas extras, Amy… - le sonrió Rei mientras preparaba café y Amy se disponía a entrar a la que era su oficina temporal.

- Lo sé… pero mientras más rápido termine esto, más pronto me pagarán… - bromeó la peliazul.

- Honestamente no quisiera estar en tus zapatos… revisar cuentas y cuentas…

De pronto, fueron interrumpidas por una voz masculina que hizo que las dos se estremecieran.

- Señorita Mizuno… ¿podría hablar con usted? Buenos días, Rei…

- ¡Señor Darien! Buenos días… ¿le sirvo café? – Rei se descontroló al ver al padre de Seiya y casi se le cae la cafetera mientras Amy, calmada, le sonrió a Chiba.

- Sí, con todo gusto. ¿En su oficina o en la mía?

- Las dos son oficinas mías… no lo olvide señorita Mizuno… - recalcó Darien con cierto retintín. – Le recuerdo que usted ni siquiera es personal de tiempo completo del corporativo… Pero entremos a lo que usted llama "su oficina"… ¡Rei! ¡Dos cafés!

- Enseguida, señor…

Tanto Amy como Darien entraron a la improvisada oficina y Darien tomó el asiento principal. Amy no se inmutó.

- Señorita Mizuno, he decidido que sus servicios no serán requeridos después de todo…

- ¿Cómo? – Amy frunció la frente sorprendida.

- Mi hijo y yo estuvimos hablando ayer… y creo que tanto él y yo coincidimos que no es necesaria la auditoría…

- Pero… señor Chiba… ¿a qué estamos jugando? – Amy habló firme y decididamente. – Una auditoría de este tipo no es un juego. Yo ya empecé mi trabajo y…

- Se le pagará el servicio que ya haya iniciado… Pero quiero que recoja sus cosas y se vaya de "su oficina" – Darien hizo comillas con las manos – para cuando termine el día. Y me entregará exclusivamente a mí lo que haya realizado hasta ahora…

- Discúlpeme señor Chiba, pero el contrato que yo firme, lo hice directamente con su hijo, con Seiya Kou… y sólo él puede rescindir mi contrato…

- ¡Lo rescindo yo y es suficiente! – Darien levantó la voz, acostumbrado a mandar y ser obedecido y Amy se levantó a su vez de su asiento.

- ¡Pues déjeme decirle que soy una profesional, sé de mis derechos laborales y aquí el único que me puede rescindir mi contrato es su hijo Seiya! Así que me va a disculpar pero mientras su hijo no sea el que me diga que me detenga en realizar esta auditoría, no me voy a detener. Él es mi jefe directo y al que tengo que darle cuentas…

- No le conviene desafiarme Señorita Mizuno… - amenazó Darien con voz baja. – Mejor por las buenas, entrégueme todo y váyase hoy mismo.

- Mi respuesta es negativa Señor Chiba. Por las malas y le entrego todo a su hijo… - Amy sentenció sin una pizca de miedo.

- De acuerdo… - Darien se levantó con su taza de café en la mano. – Sólo después no diga que no se lo advertí…

Darien se fue de la oficina y Amy, pálida, se puso como loca a sacar cuentas, cheques, saltándose algunas normas pero yéndose directo a las cuentas principales donde sabía que podía encontrar desfalcos, de haberlos.

- Tengo que apurarme… Creo que Seiya tiene razón. Si no la tuviera… ¿por qué su padre quiere correrme?

Y a toda velocidad, empezó a ingresar información a su laptop.

S&S

Seiya tocó a la puerta de la casa de Serena. Sabía que tenía que ir al departamento de Setsuna para practicar los arreglos con Yaten, Taiki y Kakyuu y que después tenía que ir a la oficina para revisar el trabajo de Amy pero no podía resistir no ver a Serena. Mientras durara la farsa, iba a grabarse a fuego la cara de la rubia, sus ojos celestes, su sonrisa. Pero grande fue su sorpresa cuando una Serena totalmente abatida e indiferente le abrió.

- ¡Ah! Eras tú…

- ¡Bombón! ¿Qué tienes? ¿No dormiste? ¿Qué son estas ojeras? – Seiya tomó en sus manos el rostro femenino y estuvo a punto de besarla en los labios pero Serena, confundida y abatida por todo lo que había platicado con Amy y Mina la noche anterior, retiró la cara a un lado. Seiya se quedó estupefacto. -¿Qué te pasa?

- Nada… - contestó con desgana - ¿Qué habría de pasarme? Tengo el novio más maravilloso del mundo, conocí a los Three Lights, tengo amigas que me quieren y sin embargo me siento fatal… ¿no puedo sentirme así por un día?

Seiya sintió una punzada en el corazón. Si así se sentía Serena un día cualquiera, ¿qué pasaría el día en que él la dejara? Sin importarle nada, la abrazó y la apretó contra su pecho. Serena tuvo el instinto de zafarse pero no pudo. Se dejó abrazar por aquel hombre extraño para ella, aquel gemelo de su novio que estaba usurpando una identidad pero que a pesar de todo, se portaba con ella estupendamente.

- ¡Bombón! No digas eso… - Seiya le dio un beso en su brillante cabello rubio y Serena luchó por contener un sollozo. – Dime qué quieres y te lo daré… ¿Malteada de chocolate para desayunar?

- ¿Cómo crees? – Serena se zafó del abrazo y se dejó caer en su sofá mientras Seiya la miraba confundido.

- Bombón… no me gusta verte así… Cuéntame de tu tristeza, de tu desgana… Aquí estoy princesa… aquí estoy para quitarte del camino todo lo que te moleste, todo lo que te haga sufrir… tú sabes que yo daría mi vida por ti… - Seiya lo dijo de manera sincera mientras se hincaba al lado de la rubia y fue Serena quien contraatacó.

- ¿Darías tu vida?

- ¡Por supuesto que sí! ¡Sin dudarlo! ¡Te amo Serena! ¿No lo entiendes? ¿No lo sientes? ¿No lo sabes? ¿No comprendes que cuando te veo triste mi mundo se desmorona y siento que soy un completo inútil?

Serena de pronto arqueó una ceja. Aquella declaración no podía ser una mentira. Miró los ojos azul zafiro de Seiya y de pronto, desesperada, lo abrazó y lo volvió a mirar directo a los ojos.

- Seiya… ¡Seiya! ¡Júrame que lo que acabas de decirme es verdad!

- ¿Jurarte que te amo como un completo idiota? ¡Te lo juro! ¡Te lo juro una y cien veces! – Seiya tomó la mano de Serena y se la besó. La rubia sintió un escalofrío que le recorrió hasta los huesos. ¿De verdad aquel era el gemelo de su novio?

- ¿Qué tanto me amas?

- Serena… princesa… bombón… - Seiya se aclaró la garganta y dejó que las palabras de Fighter y no las de Star salieran de su boca. – Te amo como no pensé que pudiera amar a alguien. Te amo porque me enseñaste a besarte sin miedo. Te amo porque tú haces que yo quiera ser mejor persona. Te amo porque soy capaz de renunciar a ti si eso te hiciera feliz… Te amo porque quisiera dedicarte mil y un canciones y daría lo que fuera por tener el poder divino de tocar un solo latido de tu corazón y saber que ese latido es por mí… Te amo porque sin saber que existías, eras mi motor para seguir adelante… Te quiero Serena porque te quiero y no tengo otra razón para quererte… Y si algún día dejaras de amarme, yo siempre estaría ahí por ti… porque quiero ser siempre el aire que respires, robaría el sol del cielo sólo por ti para que brillara por siempre en tus cabellos… Te amo porque sí.

Serena, al oír aquella confesión tan honesta y tan sincera, no pudo evitar lanzarse a los brazos de Seiya que la recibieron amorosos y ella fue quien buscó la boca masculina. Seiya no pudo evitar besarla primero con dulzura y luego con una pasión desbordante. Serena se dejó llevar y cuando Seiya dejó de besarla, Serena lo jaló hacia ella.

- No… no te detengas… bésame otra vez… bésame muchas veces…

Seiya lo hizo y la besó de mil maneras. Serena entonces fue que lo jaló hacia ella y empezó a desabotonarle la camisa. La temperatura de Seiya empezó a subir y él sintió que estaba ante una tentación demasiado fuerte y peligrosa.

- Bombón… corazón… princesa… si te sientes mal, no es el momento…

- Entonces hazme sentir bien… - Serena le besó la comisura de los labios y se puso frente a él. Estuvo a punto de quitarse la blusa para quedarse semidesnuda delante de él pero Seiya la detuvo con un beso cariñoso.

- Bombón… así como estás… no estaría bien…

- ¿Y no recuerdas aquella vez en que también estaba triste e hicimos el amor en la casa de Mina cuando se fue de vacaciones? – Serena de pronto, jugándose el todo por el todo, lanzó al aire aquella mentira. Ella y Star jamás habían tenido relaciones. Era el momento de saber si estaba con Star o con Fighter. De una cosa estaba segura. Fuera el que fuera, amaba con todas sus fuerzas al hombre que estaba delante de ella. Pero tenía que saber. Y esperó la respuesta.

Seiya de pronto palideció pero por su mente pasaron muchas cosas. ¡Maldición, eso no lo sabía! ¿Cómo saber si Star había hecho a su bombón su mujer? ¡Era lógico! Llevaban años de novios… Así que optó por responder lo lógico.

- Sí bombón… lo recuerdo… ¿cómo no recordarlo? – Seiya besó la nariz de Serena y de pronto la rubia se quebró en sollozos. Se dejó caer al piso al darse cuenta de la verdad y Seiya, sin saber que estaba pasando, la recogió entre sus brazos. Serena se aferró a él pero no dejaba de llorar. - ¡Bombón! ¡Bombón! ¿Qué tienes? ¡No me asustes! ¡Princesa!

Serena de pronto, con debilidad, se soltó de los brazos del hombre que ahora amaba con todo su corazón pero no olvidaba a su novio. ¿Dónde estaba? El que tenía delante era Fighter. Así que con todo el dolor de su corazón, limpió sus lágrimas, se levantó y miró a Seiya de manera triste.

- Mucho gusto. Serena Tsukino. Seiya Star Kou y yo jamás estuvimos juntos en la casa de Mina. Gusto en conocerte Seiya Fighter Kou… ¿podrías decirme dónde está mi novio verdadero?

S&S

- ¡No puedo creer que aún no llegue el muchacho! – Haruka estaba exasperada por el retraso de Seiya mientras Taiki y Yaten practicaban con los instrumentos. Kakyuu había practicado la noche anterior los coros y estaba estudiando los solos de la batería que Seiya le había dejado en los arreglos.

- Cálmate Haruka… - Michiru la tomó de los hombros. – Seguramente viene en camino…

- ¡Me urge saber si en su opinión será un dueto o sólo Yaten cantará la canción y Kakyuu se limitará a los coros!

- ¿Podría sugerirte algo jefa? – Taiki se atrevió a interrumpir a sus dos mecenas.

- ¿Qué?

- ¿De verdad piensas dejar para siempre a Seiya detrás del escenario? ¿Nunca has considerado la posibilidad de que se nos una como guitarrista y voz?

- ¿Qué? – Haruka se le quedó mirando y de pronto Yaten también se acercó.

- La verdad, ayer que estuvimos haciendo arreglos, Seiya cantaba para darnos las notas y tiene una voz excelente… creo que tiene el tono de voz preciso que nos hace falta en el grupo… Seiya alcanza unas notas que ni Kakyuu ni yo podemos alcanzar…

- ¿Es cierto eso Kakyuu? – Michiru se dirigió a la pelirroja que no había dicho ni una sola palabra.

- Es cierto. Lo que dicen Yaten y Taiki es totalmente cierto. Tú comprobaste por ti misma en el sencillo de "Moves Like Jagger" que la guitarra que dio el éxito a la canción no fue la de Taiki… fue la de Seiya… y ayer que estuvo dirigiéndonos a Yaten y a mí en la voz, fue algo hermoso oírlo…

- De verdad jefa… ¿Por qué no consideras meter a Seiya como parte del grupo y sacarlo de las tinieblas? – insistió Taiki.

Michiru y Haruka se miraron. En ese momento, entró Setsuna.

- ¡Setsuna! – Haruka llamó a su amiga. – Tú conoces a Fighter más que nadie… ¿alguna vez lo oíste cantar?

- Cantar no… - reconoció la peliverde. – Pero llegué a oírlo practicar la guitarra. Es un prodigio… por algo lo tienes como tu arreglista ¿no?

- Haruka… Seiya nos dijo que lo que más le dolía era no poder cantar la canción de su hermano porque sentía que tenía que ser él… ¿y si cuando venga le decimos que haga la voz principal, lo oímos y de acuerdo a lo que oigamos, decidimos?

- Pero Michiru… el grupo es de tres… ¡no de cuatro!

- Eso se puede arreglar… - de pronto Kakyuu volvió a hablar y todos voltearon a verla. – Si tú oyes a Seiya y decides que él tiene el talento, yo me salgo de Three Lights…

- ¿Qué? ¿Estás loca? – casi gritó Haruka.

- No, no estoy loca… pero sí estoy enamorada. Y dudo mucho poder seguir resistiendo ver al amor de mi vida enamorado de otra. Así que si tú decides que Seiya tiene el talento para entrar al escenario como vocalista y guitarrista, yo tendré el pretexto para irme y alejarme… y sanar mi corazón…

S&S

Habían pasado cerca de cuatro horas ya y Amy se había enfocado en los cheques firmados por Neherenia Kou y en los cobros que se realizaban y todos tenían el mismo detalle. Los cheques se emitían por determinada cantidad pero de la chequera de Darien Chiba sólo se expedían por la mitad del monto total que era el firmado por Neherenia Kou. Era claro que aquello era un desfalco. ¿Pero dónde estaba el 50% que se le restaba a esos cheques? Mientras no encontrara la cuenta donde se depositaba el dinero, no podía comprobar desfalco. Amy sentía la cabeza a punto de estallar hasta que revisó las cuentas de Darien Chiba. Darien Chiba manejaba dos cuentas. La del corporativo y su cuenta personal. Pero en la cuenta personal no había ni rastro del dinero que no se presentaba ante Neherenia Kou. ¿Dónde demonios estaba? Amy pasó entonces a revisar las cuentas de Seiya.

- ¿Qué? Aquí hay algo que no cuadra…

Se encontró con la cuenta personal de Seiya y de pronto, de la nada, un fideicomiso a nombre de Seiya Star Kou cuyo propósito no estaba ni detallado, ni explícito ni nada.

- ¿Fideicomiso? ¿A la edad de un chico de preparatoria? ¿Para qué? ¿Con qué propósito si se va a hacer legalmente adulto en un par de años?

El fideicomiso a nombre de Star databa de la época en que Star había sido obligado a cambiarse de carrera. Y sin saberlo Amy, también en la época en que Artemis Kou había fallecido y Seiya Fighter había sido expulsado para siempre de la Mansión Kou. Amy abrió la cuenta del supuesto fideicomiso que al parecer Seiya Star no conocía puesto que no estaba su firma en ningún documento y al abrirlo, encontró la respuesta a sus plegarias.

- Vaya, vaya… Señor Chiba, usted sí que es malévolo… Crea un fideicomiso fantasma a nombre de su hijo, que nunca firmó nada… y aquí me encuentro todo el dinero que falta en los cheques que le presenta a su esposa… Y hace uso de él sabiendo que su hijo es mayor de edad… Interesante… muy interesante…

S&S

- Ya lo sabías… ¿no es así? – Fighter se levantó sintiéndose derrotado frente a una Serena que sollozaba. – Por eso me tendiste esta trampa… ¡y yo caí como un idiota!

- ¿Eres o no eres Seiya Fighter Kou? ¡Contéstame! – Serena lloraba amargamente y lágrimas rebeldes también corrían por el rostro masculino.

- Lo soy. Sí Serena. Yo soy Seiya Fighter Kou. Soy el gemelo de tu novio, Seiya Star Kou.

- ¡Mentiste! ¡Me mentiste! – Serena se dejó ir al pecho de Seiya para golpearlo pero Seiya la agarró por las muñecas.

- Tuve que hacerlo… ¡no tuve otra opción! ¡Te juro que no la tuve bombón!

- ¡No me digas así! ¡Sólo Star me llamaba así!

- ¿Y sabes por qué te llamaba así Serena? – preguntó Seiya con dolor. – Porque yo, sin conocerte, le dije que te llamara así cuando me habló de ti estando en la preparatoria Juuban… porque aún sin conocerte, tú ya eras mi bombón… y ya te amaba sin saberlo…

- ¿Qué? – Serena se quedó estupefacta.

- Acúsame de lo que quieras… - Seiya lloraba lleno de dolor. – Pero esto no es mentira… ¡Esto no es una mentira! ¡Te amo! ¡Te amo y tú lo sabes!

Y diciendo esto, tomó a Serena entre sus brazos y la besó con tanta desesperación y anhelo que Serena se aferró a él hasta que sus almas fueron una sola. No había mentiras. Sólo amor. Y un juramento.