Capítulo 30

Three Lights

Darien se quedó paralizado al escuchar aquella frase. Era como si resonara como eco en su cabeza.

- Yo soy Seiya Fighter Kou…

A su mente vinieron los recuerdos del gemelo que tanto odiaba, que tanto se parecía en carácter a Artemis Kou y que a pesar de todo llevaba su sangre. Recordó cuando lo había obligado a aprender a nadar a pesar de que el pequeño tenía miedo al agua al igual que su querido Star. Recordó también como le gritaba para impedirle que llorara cuando se burlaba de él. Cuando lo recluyó en la Mansión Kou a cargo de Setsuna Meioh mientras Star brillaba en la Preparatoria Juuban y cuando Fighter se le enfrentó después de la muerte de su suegro cuando le exigió que se convirtiera en Contador Público y abandonara sus sueños de ser músico. Recordó con claridad cuando lo golpeó y lo corrió para siempre, obligándolo al exilio eterno y ahora ahí estaba, enfrente de él, descubriéndole todo. Su quijada comenzó a temblar con una mezcla de miedo por lo que se avecinaba y de ira y de pronto, logró zafarse de las manos de la policía, y con todo y las manos esposadas, se dejó ir en contra de su propio hijo.

- ¡Maldito engendro! ¡Tú no vas a ser el culpable de que me lleven a la cárcel! – gritó mientras intentaba zafar sus manos de las esposas para golpearlo y Neherenia y Diana ahogaban un grito pero Fighter, recordando todo su pasado, todo lo que había tenido que vivir, le asestó un puñetazo en el rostro que hizo que Darien cayera al piso donde tres policías inmediatamente lo inmovilizaron.

- ¡Jamás te vuelvas a atrever a levantarme la mano, papá! – gritó Seiya con energía. - ¡Ya dejé de ser aquel niño, aquel muchacho que ingenuamente no se defendía a sí mismo para no poner en riesgo a mi madre y a mi hermano! ¿Y qué hiciste? ¿Qué demonios hiciste? ¡Me alejé como me lo exigiste, purgué una condena que no merecía tan sólo porque me parecía al abuelo! ¡Tú y nadie más que tú eres el culpable de la muerte de Star!

- ¡Mi hijo! – Darien empezó a sollozar - ¡Mi hijo favorito! ¡Dime que no es cierto!

- ¡Star murió en mis brazos, papá! ¡Y si volví fue porque se lo juré en su lecho de muerte! ¡Le juré que vendría a hacerme pasar por él para hacer justicia! ¡Porque lo hiciste sumamente infeliz al no dejarlo cumplir su sueño de ser jugador de futbol americano! ¡Tú lo mataste! ¡Lo mataste cada día desde que me corriste hace años! ¡Obligándolo a hacer lo que él no deseaba! ¡Esa es la cruda verdad! ¡Tal vez si no hubieras sido un maldito egoísta no hubiera desarrollado ese maldito tumor que le costó la vida!

- ¡Mi hijo! ¡Mi hijo! – Darien ya no luchaba. Los policías más que detenerlo, lo sostenían para que no se dejara caer en el piso mientras Neherenia y Diana veían como Fighter al fin ponía punto final a aquel juramento.

- Y ahora… yo ya cumplí. He hecho justicia en su nombre y en el mío… y en el de mamá… y no creo que te alcance tu condena en la cárcel y las noches de insomnio para pensar en todo el daño que nos hiciste…

- ¡Llévenselo! – ordenó Neherenia – Te haré llegar a la cárcel los papeles del divorcio. Y tendrás que firmarlo porque será un divorcio necesario. No tienes opciones ya. Y pensar que me casé enamorada de ti…

- ¡Todo hubiese sido diferente si mis hijos hubieran llevado mi apellido! – Darien trató inútilmente de defenderse mientras los policías lo arrastraban fuera de la mansión. - ¡Y a pesar de todo, yo soy tu padre Fighter!

- ¡El único padre que yo tuve, falleció hace años y se llamaba Artemis Kou! ¡Y tú Darien Chiba… no eres más que un pobre arribista… que nunca… jamás tuvo hijos! ¡Hasta nunca… papá!

Seiya y Neherenia subieron las escaleras y no voltearon para ver cómo se llevaban a Darien Chiba a la cárcel. Lo que sí sabían es que no volverían a verlo nunca más.

S&S

Setsuna, Haruka, Michiru, Taiki, Yaten y Kakyuu llegaron por la tarde a la Mansión Kou. Neherenia y Seiya los recibieron alegres en el jardín y la madre de Fighter abrazó inmediatamente a Setsuna.

- ¡Setsuna Meioh! ¡Mi querida Setsuna! ¡Jamás podré pagarte todo lo que hiciste por mi hijo! ¡Ni hincándome de rodillas podría agradecerte!

- Señora… - Setsuna enrojeció.

- ¡Nada de señora! ¡Ya no eres más la tutora de mi hijo! ¡Eres mi mejor amiga y todo lo que me pidas te será concedido! Seiya me contó todo lo que hiciste por él… ¿cómo podré pagarte y agradecerte?

- Con saber que Seiya ya está contigo, me doy por bien servida… permítame presentarle a mis amigas… las jefas de Seiya… Michiru Kaioh y Haruka Tenoh…

- ¡Oh sí! – Neherenia les ofreció asiento en la elegante sala para jardín y le indicó a Diana que trajera bebidas para todos. – Usted es la famosa violinista…

- Así es, señora… tiene usted una casa hermosa…

- Y ella es Haruka Tenoh…

- ¡La corredora de autos y la famosa pianista! Espero que algún día me haga el honor de tocar una pieza en mi piano…

- Cuando usted guste… - dijo Haruka en tono amistoso. – Ahora veo de dónde heredó el muchacho los ojos azules…

Seiya se sonrojó y todos se rieron. Fue entonces que Fighter procedió a presentar a sus compañeros que estaban mirándose entre ellos.

- Mami… permíteme presentarte a mis compañeros de banda… ella es la vocalista… Kakyuu…

- Exvocalista… ya que su hijo me sustituirá… ahora tal vez me dedique a ser yo la arreglista… mucho gusto señora…

- ¡Pero que linda eres Kakyuu! – Neherenia besó en la mejilla a la pelirroja. – Seiya ya me ha puesto canciones donde tú eres la solista… ¿Y estos dos guapos muchachos que llevan el mismo peinado que tú hijo?

- Haruka pensó que era buena idea, que nos veíamos bien y que funcionaba para el look de la banda… yo soy Taiki señora…

- Y yo soy Yaten… mucho gusto…

- Son encantadores… y muy talentosos… ahora sé que mi hijo siempre estuvo en buenas manos…

- Y ahora que todo por fin está cumplido… - dijo Haruka mientras le daba un sorbo a su taza de café – pues pensábamos dar un concierto aquí en Japón con la canción que sus dos hijos compusieron… y regresar a Inglaterra…

- ¿Seiya ya se lo dijo? – preguntó Michiru.

- Sí… - Neherenia sonrió. – Algo me dijo de eso. Que mi Star, que espero que ya descanse en paz, le ayudó a escribir una canción a manera de despedida para Serena…

Al mencionar el nombre de la rubia, Seiya hizo una mueca y se excusó dirigiéndose hacia dentro de la casa. Taiki y Yaten se excusaron también y lo siguieron. Kakyuu sólo bajó la cabeza.

- ¿Es que dije algo malo? – Neherenia de pronto no comprendía del todo.

- Bueno… es que… ¿sí sabes que Seiya se enamoró de Serena? – preguntó Setsuna.

- Sí, sabía algo de eso pero…

- Lo que no sabe señora, tal vez, es el grado de amor que su hijo le profesa a la novia de su hermano… y desgraciadamente Serena tomó muy mal la verdad… - dijo Haruka mientras Michiru suspiraba.

- Fui inoportuna con mi comentario entonces…

- Algo… - Michiru dijo en voz muy baja y Kakyuu se quedó mirando hacia la dirección donde se habían ido Seiya, Taiki y Yaten.

S&S

- ¡Sei! ¡Sei! – gritó Yaten.

- ¡Lo siento! ¡Pero todavía me duele hablar de bombón! ¡Ya sé que no es mía, que no la volveré a ver pero me duele!

- Lo sabemos… - Taiki asintió mientras Seiya se sentaba en la gran escalera de la mansión.

- Sin embargo, Haruka ha preparado todo para presentarnos pasado mañana en concierto… Michiru hizo un comunicado en el que se anunciaba la salida de Kakyuu como vocalista y tu debut… Las entradas están agotadas… El concierto se va a transmitir en vivo por internet… Kakyuu abrirá el concierto con "Truly Madly Deeply", después cantaremos "Moves Like Jagger" contigo en la guitarra y Kakyuu te pasará oficialmente la voz con la interpretación de "I'll be there for you"…

- Y Serena no estará ahí… - suspiró Seiya.

- Haruka ha decidido que como Kakyuu vestía de rojo, tú llevarás un traje igual que el de nosotros pero en rojo… - Taiki intentó cambiar el tema.

- Y Serena no estará ahí… - repitió Seiya.

- ¿Quieres concentrarte por favor? – Yaten sacudió a Fighter y éste pareció volver del limbo. - ¡Seiya, Serena ya tomó su decisión, es una tonta, pero ni modo! ¡Tienes que seguir!

- Lo sé… les agradezco que sean mis amigos… si no los tuviera a mi lado, ya me habría desmoronado…

- No somos tus amigos… - Taiki dijo firmemente y Seiya se quedó estupefacto pero el castaño le puso la mano en el hombro. – Somos más que eso. Somos hermanos.

- Para siempre Seiya… - asintió Yaten.

- Para siempre… - sonrió el pelinegro mientras soñaba con unos ojos celestes que sabía que no volvería a ver.

S&S

Mina llevaba dos días durmiendo en la casa de Serena. No se había atrevido a dejarla sola. La verdad era que temía que la rubia hiciera algo idiota. Serena parecía una zombi. No hablaba, apenas comía y no salía de la cama. Amy había decidido irse porque Serena la culpaba de lo ocurrido con Seiya Star y Seiya Fighter. Y Mina ya no sabía qué hacer. Si intentaba hablarle a su amiga, ésta le cerraba la puerta o siempre estaba dormida o simplemente la ignoraba. Pero tampoco podía dejarla sola. Así que cansada de estar siempre mirando la puerta cerrada del cuarto de Serena, prendió la televisión en su canal de videos favorito y su sorpresa fue inmediata cuando vio a la mismísima Michiru Kaioh expidiendo un comunicado.

- Michiru… ¿es cierto que Kakyuu no continuará siendo la vocalista de Three Lights?

- Es cierto… lo confirmo…

- Entonces… ¿quién cubrirá su sitio? ¿Acaso será Yaten? ¿Taiki? ¿El grupo va a desintegrarse?

- ¡De ninguna manera! Three Lights seguirá siendo Three Lights y lo van a poder comprobar en el concierto que se ofrecerá en Tokio mañana…

- ¿Nos podrías dar más detalles?

- Es una sorpresa para todas las fanáticas de Three Lights pero créanme que quedarán más que satisfechas…

- Michiru… se ha dicho en los foros de fanáticas y en redes sociales que siempre ha habido un cuarto miembro en Three Lights… ¿qué respondes a eso?

- No tengo nada que decir…

- ¿Y respecto a algunas fotografías que circulan en la red de un apuesto chico que lleva el mismo estilo de peinado que Yaten y Taiki?

- No tengo nada que decir… No tengo más comentarios por el momento…

Mina ahogó un grito y corrió a la habitación de Serena a tocar como desesperada.

- ¡Sere! ¡Ábreme! ¡Ábreme por favor! ¡Te tengo una noticia que pueda interesarte!

Increíblemente, la puerta se abrió.

- ¿Qué quieres Mina? Puedes irte a tu casa… no necesito niñera…

- No me voy a ir y oye esto… Creo que Seiya va a ser el nuevo vocalista de Three Lights y van a ofrecer un concierto mañana… ¡Vamos Sere! ¡Yo sé que en el fondo tú lo quieres ver! ¡Arregla las cosas de una buena vez! ¡Quítate esa pijama apestosa, báñate, lávate los dientes y vamos a comprarte algo bonito para poder ir al concierto!

- No voy a ir a ningún lado… todo terminó. Si me permites llorar mi duelo…

- Serena… - Mina bajó la mirada y de pronto la levantó ya con furia y sacudió a su amiga - ¡Ya basta por amor de Dios! ¡Llevas tres días haciéndote la sufrida cuando en realidad no te pones a pensar en lo que sufrió Fighter! ¡Y tú lo amas! ¡Él te ama! ¿Qué clase de locura es esta? ¿Eres tonta o qué? ¿Necesitas que te grite para que empieces a entender? ¿Vas a dejar que tu amor se vaya sólo por un juramento que ya se terminó?

- ¿Tú qué sabes? – Serena aventó a su amiga.

- ¿Sabes? – dijo Mina dirigiéndose a la sala, agarrando sus cosas y dirigiéndose a la puerta – Tienes toda la razón. ¡Yo que sé! Pero si sé que no soy tan tonta como para saber que si tengo al amor de mi vida en frente de mí, no sería tan estúpida para dejarlo ir… ¡haz lo que quieras!

Serena dejó que Mina se marchara. Bajó la mirada, se dirigió de vuelta a su cama y se cubrió totalmente con la almohada. Dejó que un par de lágrimas se le salieran y se preguntó si Mina tenía razón. Cerró los ojos evocando el recuerdo de Star y su noviazgo hasta antes de su partida fatal a Inglaterra. Su corazón se estremecía y temblaba y sin darse cuenta se quedó dormida. En sus sueños se confundían escenas de su pasado con Star y de su presente con Fighter. Se vio de de pronto enfrente de los dos y ambos le ofrecían la mano. Serena sonreía y extendía sus manos hacia los dos pero súbitamente, la figura de Star se desvanecía.

- Adiós bombón… cuídate mucho… te amo… y te amaré siempre… sé muy feliz…

- ¡No Star! ¡No te vayas!

Y la gentil figura de su novio, terminaba por desvanecerse por completo. Pero su mano alcanzaba a aferrarse a Fighter.

- Serena… si no tomas mi mano más fuerte… me iré… ¡no dejes que me vaya!

- Es que… ¿Viste lo que pasó?

- Sí… pero… ¡Serena! – Fighter comenzaba a desvanecerse. - ¡Jálame hacia ti!

Serena, con lágrimas y terror en sus ojos se llevó las manos a la cara y en ese breve instante que soltó a Seiya Fighter, Seiya se desvaneció y cuando se dio cuenta, comenzó a gritar.

- ¡Fighter! ¡Fighter!

Y Serena despertó gritando el nombre. Estaba empapada de sudor y temblaba. Lo primero que hizo fue cerciorarse de que todo era un sueño. Inmediatamente tomó el celular y marcó.

- ¿Sí? – Mina contestó.

- ¡Mina, tienes toda la razón, soy una tonta! ¡No puedo cambiar el pasado! ¡Tienes que volver a mi casa! ¡Tienes que ayudarme! ¡Tengo que buscar a Seiya!

- ¡Vaya! ¡Hasta que al fin entras en razón! Ábreme la puerta entonces…

- ¿Qué? – Serena se quedó en shock.

- ¡Llevo tres horas sentada afuera de tu casa esperando a que entraras en razón! ¿Podrías mover tu lindo trasero rubio para ponernos en acción? – Mina se quejó.

- ¡Mina… eres mi mejor amiga! – Serena gritó.

S&S

Tan sólo faltaba media hora para dar inicio al concierto. Todo el día se la habían pasado ensayando. Haruka estaba dando órdenes por todo el lugar con Michiru al lado y Neherenia y Setsuna habían estado platicando todo el día en la Mansión Kou y preparando todo para trasladarse definitivamente a Inglaterra. Seiya estaba feliz de ver a su madre contenta y también se sentía muy satisfecho de saber que por fin esa noche sus sueños se iban a ver convertidos en realidad. Pero un velo de tristeza pasaba de vez en cuando en sus ojos azul zafiro cuando sabía que Serena no iba a ser parte de esa nueva vida. Kakyuu se dio cuenta y mientras los chicos se vestían con sus trajes, la pelirroja se acercó.

- No estés triste Seiya… tal vez ella reaccione… y venga…

- Gracias por tratar de decirme que tal vez no todo esté perdido… pero lo está Kakyuu… de cualquier manera, gracias. Además, lo que hiciste, ha sido muy noble… y no quiero que dejes el proyecto de Three Lights… deberías seguir tocando la batería…

- Probablemente lo haga… pero ya no como el rostro del grupo… hoy te pasaré la antorcha… y tu tendrás lo que al fin mereces…

- ¡Y vaya que si hermano! – exclamó Yaten ya todo arreglado y acomodándose su rosa en el bolsillo.

- ¿Ya se asomaron? Todo el lugar está lleno… - dijo Taiki y en ese momento, Haruka llegó.

- Bien… ya es hora. Dejé a Michiru en los asientos VIP junto con tu madre muchacho y con Setsuna… las fanáticas ya los están aclamando… ¡ya es hora!

- Ya es hora…

S&S

Mina y Serena se encontraban en la parte de hasta atrás del concierto y estaba a punto de empezar. Era imposible que lograran llegar hasta adelante.

- ¡Te dije que llegáramos más temprano!

- ¡No es momento de estarnos quejando! ¡Tenemos que llegar hasta el frente! ¡Tendrá que verte! – gritó Mina.

Justo en ese momento, Three Lights apareció pero con Kakyuu. Seiya aún no aparecía en el escenario. Una ola ensordecedora de gritos dejó a Serena y Mina casi sordas. Pero de pronto Serena tuvo inmensas ganas de llorar cuando la primera canción que empezaron a tocar fue la que Star le había dedicado: "Truly Madly Deeply".

- I'll be your dream, I'll be your wish, I'll be your fantasy… / Seré tu sueño, sere tu deseo, sere tu fantasia…

- ¡Mina! ¡Esa es la canción que me dedicó Star!

- Sí pero no vinimos a escuchar a Kakyuu, vinimos a ver a Fighter así que sigue caminando… - Mina jalaba a Serena entre la muchedumbre que tenía luces encendidas y coreaba a Kakyuu. En el camino a veces se golpeaban con las chicas que tenían pancartas que decían "Cásate conmigo Yaten", "Te quiero Taiki", "Eres mi vida Kakyuu" pero Mina seguía arrastrando a Serena. De pronto, cuando ya estaban a diez metros de llegar a la primera fila, todos enmudecieron cuando Kakyuu habló.

- Bueno… les tengo una sorpresa queridos fans… a partir de hoy Three Lights tendrá un nuevo rostro… el rostro que muchos de ustedes intentaron fotografiar con éxito y que de hecho sí era el cuarto miembro de Three Lights y al que le debemos esta canción que nos terminó de lanzar al estrellato… quiero que le den un fuerte aplauso a mi gran amigo… ¡Seiya Kou!

Serena se quedó estática y de pronto la muchedumbre se fijó en las tres gigantescas pantallas donde enfocaron el rostro de Seiya que salió directamente de bambalinas con guitarra en mano, vestido con un traje idéntico al de Taiki y Yaten pero en rojo como una llamarada. Las fanáticas se volvían locas mientras Haruka aplaudía y Michiru sonreía al lado de Neherenia que lloraba de felicidad y Setsuna que también aplaudía. Yaten tomó el micrófono y Seiya se puso en posición.

- ¿Están listos? Vámonos con esto… ¿saben cuál es?

- ¡Moves Like Jagger! – gritó la multitud enloquecida.

Seiya comenzó a tocar sin darse cuenta que Serena y Mina estaban caminando hacia la primera fila tratando de aprovechar que los fanáticos estaban comenzando a corear junto a Yaten.

- You got the moves like Jagger, I got the moves like Jagger…. / tienes los movimientos como Jagger, yo me muevo como Jagger…

Serena veía en pantalla a Seiya y le dolía tenerlo tan cerca y no poderlo tocar. Definitivamente había sido demasiado orgullosa, tonta. Aquel hombre valía demasiado. Haber hecho un juramento a su hermano, haber aceptado un exilio tan joven para proteger a su hermano y a su madre y haberla respetado amándola cuando hubiera podido aprovecharse… lo amaba… ¡claro que lo amaba! Y de pronto oyó un grito en lo alto.

- ¿Serena? ¿eres tú?

- ¡Señora Neherenia!

Neherenia tronó los dedos al ver a su antigua nuera entre la multitud tratando de acercarse mientras Three Lights seguía tocando. Un guardaespaldas hizo que de inmediato subieran a Serena y Mina a su palco VIP junto a Michiru y Setsuna y la rubia se arrojó en brazos de la dama.

- ¡Señora, por favor, ayúdeme! ¡Tengo que llegar a donde está Fighter! ¡Tengo que decirle que lo amo! ¡Tengo que pedirle perdón!

- Mi niña… - Neherenia le acarició los rubios cabellos pero Serena estaba desesperada.

- Señora… de verdad, no contamos con mucho tiempo, sabemos que su hijo está en pleno concierto pero ¿no cree que deberíamos acabar con el sufrimiento de estos dos? – se metió Mina en la conversación. Setsuna contuvo una sonrisa.

Michiru viendo la situación, vio que estaban a punto de terminar "Moves Like Jagger" y darían paso al cambio oficial de voz con "I'll be there for you". Así que marcó al celular de Haruka.

- ¿Qué pasa Michiru?

- Serena está aquí. Haz una pausa para que vea a Fighter…

- ¡Pero Michiru!

- Haruka… ya han sufrido demasiado… sólo hazlo ¿quieres?

- Mándala… antes de que canten la siguiente…

Michiru colgó y de pronto tomó de la mano a Serena. Neherenia, Mina y Setsuna se quedaron atónitas.

- Perdón, luego les explico. Tú ven acá…

La llevó por corredores y atajos y entonces se encontraron con Haruka quien estaba dando instrucciones para que Kakyuu diera su discurso de despedida de Three Lights. Kakyuu le hizo una seña desde el escenario como afirmación.

- Serena Tsukino… más te vale que ya no lastimes al muchacho… escóndete ahí…

- Pero… - Serena no entendía.

- ¡Que te escondas ahí! – ordenó Haruka. – Tienes tres minutos…

Seiya entonces pasó junto con Yaten y Taiki a bambalinas mientras Kakyuu se despedía y le arrojaban flores al escenario. Michiru se dirigió inmediatamente a los muchachos.

- ¿Taiki, Yaten… me acompañan un minuto?

- Pero…

- ¡Sólo háganlo! – gritó Haruka exasperada mientras ella misma los encaminaba. Seiya se quedó mirándolos y de pronto Serena salió.

- ¡Seiya!

- ¡Bombón! – Seiya intentó correr hacia ella pero se contuvo. - ¿Qué haces aquí?

- Vine… vine a decirte que… - Serena tartamudeaba de los nervios. – Vine hasta aquí para decirte que comprendo tus razones. Que no soy quien para juzgar lo que Star y tu hicieron. Y que no te odio…

- Me alegro… - Seiya sonrió.

- Pero también vine a confesarte algo más…

- Mira Serena… yo sé que siempre amarás a mi hermano… no me tengas lástima… - dijo Seiya tratando de evitar las ansias de correr a besarla.

- ¡Es que no te la tengo! ¡Lo que vine a decirte es que cuando te pedía que me besaras o que me hicieras el amor es porque ya no veía en ti a Star! ¡Yo ya me había enamorado de tu personalidad! ¡Yo ya no amo a Seiya Star! ¡Yo amo a Seiya Fighter! ¡Y fui demasiado tonta! ¡Vengo a decirte que te amo y a pedirte que perdones mi error! ¿Puedes volver a amarme Seiya? – Serena se acercó a él. - ¿Puedes? Porque te amo con todo mi corazón y ya no puedo vivir sin ti…

Seiya cerró los ojos, agachó la cabeza y por un momento, Serena pensó que no la perdonaría que todo estaba perdido. Derramó unas cuantas lágrimas y ya se iba a ir pero entonces Seiya la tomó por la cintura, con la mano la tomó por la nuca y le dio un beso de fuego que llevaba tiempo conteniendo, explorando su boca, sus labios, su lengua y que fue dulcificando hasta apenas rozar sus labios y acariciar la nariz femenina con la suya. Seiya empezó a reír y tomó a Serena de las mejillas.

- ¿Me estás bromeando? ¡Te amo bombón! ¡Te amo! ¡Yo tampoco puedo vivir sin ti! ¡Vuélvemelo a decir bombón!

- ¡Te amo!

- ¡No, eso no!

- ¿Entonces?

- La parte donde dices mi nombre…

- ¡Te amo Seiya Fighter Kou!

Pero entonces, Haruka que estaba viendo la confesión con Taiki, Yaten y Michiru que estaban más que sonrientes, los separó.

- Ok, muy bien, se aman, perfecto, pero estamos en concierto… ¡Seiya! De regreso a cantar tu canción…

- ¡Felicidades hermano!

- ¡De regreso al escenario! – dijo Taiki!

- ¡No te muevas de aquí bombón! – dijo Seiya.

- ¡No lo haré! – dijo Serena sonriendo.

Seiya ya iba con los chicos para el escenario pero volvió corriendo y Haruka le gritó.

- ¡Muchacho!

- ¡Ya voy Haruka! Bombón…

- ¿Sí?

- Cuando termine el concierto… te secuestraré…