Disclaimer: Los personajes son propiedad de CLAMP. Esta historia participa en el Reto '3 sentimientos y/o emociones' del Foro Comunidad Sakuriana.


Antologías y otros cuentos de amor

I: Impaciencia

Calma. Respira. Uno, dos, tres…

Uno de los grandes problemas de ser tan despistada como soy es que a veces pierdes la noción del tiempo. Me pasa todos los días y voy llegando tarde a cualquier encuentro, pero afortunadamente las personas que me conocen se han acostumbrado a eso ¡y lo agradezco mucho! Rara vez se enojan cuando los dejo esperando.

Hoy no era uno de esos días.

Cuatro, cinco, seis…

Shaoran había llamado la noche anterior, dijo que tenía algo especial que mostrarme y quería que nos viéramos en la entrada del parque en las bancas de mármol que solíamos ocupar cada vez que íbamos a comer helado. Emocionada, accedí a su petición sin pensarlo dos veces, a pesar de necesitar estudiar para la semana de exámenes que comenzaba el lunes siguiente.

De las veces en las que habíamos salido después de ese 4 de septiembre -que difícilmente voy a olvidar-, el cincuenta o sesenta por ciento habían sido mi idea e iniciativa, así que cuando venía con un plan propio, que siempre resultaba diferente pero espectacular, no podía objetar ni evitar sentirme una idiota enamorada que iría con ojos vendados por el camino que su novio indicase.

Siete, ocho, nueve…

Si llegaba a contar el "diez" estaba segura de perder la cabeza.

Nos vemos mañana, — había dicho con tono expectante y animado, —y no llegues tarde. — Enfatizó.

Gracias a su advertencia, me levanté una hora antes de lo que necesitaba, dejé preparado mi atuendo la noche anterior y apenas probé bocado del desayuno para no desperdiciar segundo alguno; casi literalmente corrí por las calles para llegar antes de lo acordado al punto de encuentro. Por primera vez en años había llegado justo a la hora y eso me emocionó en grande.

Pero Shaoran no estaba ahí.

Él, que siempre fue más puntual, que me había pedido que no luciera mis conocidos retrasos, no estaba.

¿Me había dejado plantada? ¿Y si se había enojado por todas las veces en las que yo llegaba tarde? ¡Debí haberlo sabido! Ningún romance de adolescentes es capaz de socavar la impaciencia de un hábito tan irritable, ¿y si se había aburrido de eso…y de mí?

diez.

Veinte minutos tarde.

Suspiré.

Pero, invocado por mi preocupación, apareció repentino al otro lado de la calle y mi pregunta fue distinta.

¿…y si impacientarme había sido su plan?

Creo que lo supe por la forma en la que caminaba despacio hacia mí, sonriendo arrogante, las manos en los bolsillos y sus ojos fijos en mí, aferrándose a mi existencia como si fuera el ancla de un bote que iba a la deriva: llegaba tarde a propósito.

Se acercó y me palmeó la cabeza, su sonrisa era discreta y su mano me rozó suave pero firme; besó mi cabello y se rió de forma tan poco sutil que logró aumentar mi mal humor. Inflé las mejillas con enojo cuando escuché de su voz ronca la declaración que yo había estado esperando.

—Esta fue mi pequeña venganza.


Conteo de palabras: 499


N/A: ¡Buen día!

Soy consciente de que tengo una historia pendiente, y trabajo en eso, pero quise participar en este reto no solo por la diversión del mismo sino para despejarme un poco porque he estado algo estancada con "Hoshi no Gadian".

El punto de esta viñeta es sencillo, pero me pareció bonito abordarlo. Además, se escribió prácticamente solo, lo que es una novedad para mí y me alegra enormemente.

Espero que les guste este trabajo de drabbles, me gustará mucho escuchar sus opiniones. Cada capítulo funciona por separado, lo aclaro para evitar confusiones.

¡Gracias por leer! Un abrazo enorme.