Pupilas de Gato III

"Las ruinas son un regalo, son un camino a la transformación."

(Come, reza, ama, Elizabeth Gilbert)

Nota: Esta historia es la continuación de Pupilas de Gato I y II. Para que puedas comprender esta historia, sí o sí, te recomiendo que leas las anteriores. Sobre todo porque hay algunos personajes cuyas historias se retoman en esta tercera parte y sin saber qué pasó antes, lo más probable es que te cueste entender esta trama.

Capítulo 1

Como cada mañana, antes de abrir los ojos, buscó a tientas la dulce motivación que necesitaba para comenzar lo que sin duda sería otra ardua jornada. Pero en lugar de encontrar a la mujer que llenaba sus días y su corazón, su mano se topó con un cuerpecito frágil que pese a su pequeño tamaño, hacía una labor magnífica ocupando gran parte del amplio lecho matrimonial. Sólo entonces Albert entendió por qué sentía tanto frío y por qué, en lugar de despertar descansado, se sentía adolorido. Otra vez Alex se las había ingeniado para arrinconarlo en su propia cama y para deshacerse de las mantas y las almohadas. ¿Es que acaso nunca aprendería a dormir como una persona civilizada? Entumido y soñoliento, Albert se incorporó sobre la cama para dar una mirada al reloj.

Seis y media en Chicago.

Siete y media, en Nueva York.

Candy ya debía estar iniciando su día. ¿Debería llamarla? Albert miró de nuevo al pequeño que dormía a su lado. Seguro a Candy no le gustaría verlo así de desabrigado a esas horas de la mañana. Con paso cansado, se puso en pie y recogió las mantas tiradas en el suelo para cubrir al dueño de la otra mitad de su corazón.

Albert lo miró con una mezcla de orgullo y ternura. Con cariño, acomodó uno de los traviesos mechones rubios que cubrían su rostro infantil. Aunque lo había observado durante incontables horas desde el día en que nació, aún lo sorprendía encontrar en su pequeño rostro tantos rasgos suyos. Su cabello, sus ojos azul oscuro, sus largas y espesas pestañas y su pequeña boquita rosada… ¿Cómo era posible que algo tan hermoso y tan perfecto fuera en realidad fruto de él, un hombre tan imperfecto y tan lejos de la inocencia y dulzura que irradiaba ese pequeño? ¿Qué milagro hacía que cada día y a cada hora sintiera que lo amaba aún más y que toda una vida a su lado no pareciera bastarle para quererlo como se merecía?

Si algo te pasara… - le dijo en voz baja, cubriéndolo suavemente con las mantas.

¿Si algo le pasara? No, nada podría ocurrirle a su pequeño. Nada que el pudiera evitar. ¿Pero cómo evitar lo que ya parecía inevitable? Agobiado por sus miedos, Albert se sentó en la cama, acariciando lentamente la suave mejilla de su hijo. La primera vez que tuvo a Alex entre sus brazos, le juró darle todo y protegerlo con su vida. El paso de los años no lo había hecho olvidar su compromiso. No estaba dispuesto a defraudarlo y cuando sus días terminarán, quería entregarle tanto o más de lo que sus padres le habían legado a él.

Pero… ¿cómo? Atacado de pronto por negros pensamientos, Albert suspiró y se cubrió el rostro con ambas manos.

Estaba agotado.

Estaba desesperado.

Y contrariamente a lo que todos habrían esperado, William Albert Andrew estaba prácticamente arruinado.

Continuará...


Hola:

El tiempo ha transcurrido muy rápido desde que publiqué el último capítulo de "Pupilas de Gato II". Casi un año… y por fin estoy cerca de terminar el trabajo que me alejó de la escritura de fics. Sin embargo, durante todos estos meses he seguido recibiendo comentarios sobre esta y otras historias. Más de alguien me ha preguntado por qué no escribo. Más de alguien me ha pedido que continúe. Pero hay alguien, en especial, que no deja de susurrarme ideas al oído: mi propia imaginación. Así que creo que a fin de darme más ánimo, a fin de relajar los nervios, a fin de continuar mi trabajo con aún más entusiasmo y claridad, debo poner por escrito estas ideas.

El final de "Pupilas de Gato I" fue sin duda uno de esos finales abiertos. El final de "Pupilas de Gato II" le puso un fin a gran parte de las historias.

Pero no a todas ellas.

Varios personajes quedaron con temas pendientes. Más de alguien se quejó porque este o aquel personaje no apareció en la trama. Con el paso de los meses, también hemos obtenido más información sobre la novela "Candy Candy Final Story" y, como no, con ello han aumentado las dudas de muchas fans. Como sea, en mi cabeza aún había historias por contar, pero poco tiempo para hacerlo. Hoy mi tiempo es igual de limitado, pero necesito poner por escrito estas ideas. Espero contar con su apoyo en la tercera parte de esta aventura, la que definitivamente debe traer un final a Pupilas de Gato. Eso sí, por favor no olviden lo que siempre les digo:

"Su comentario es mi sueldo".

¡No me dejen sin comer!

Abrazos y muchas, muchas gracias por leer. Más todavía por comentar ;-)

PCR