EL FINAL DE UN NUEVO COMIENZO

.

CAPITULO 1 .- LO EXTRAÑO

La historia es de mi autoria, los personajes los tome prestados de su creadora Naoko Takeuchi

.


.

Septiembre 1783 Japón

.

Una noche en las afueras de Tokio, en la prefectura de Temein un hombre se dirigía a su casa para ver a su hija y esposa cuando un estruendo repentino lo asusto, el Monte Asama había hecho erupción ocasionando la muerte de unas 1500 personas y otras tantas que se quedaron en la mísera incluyendo la familia de aquel sujeto, muchos días fueron los que pasaron para tener un poco de alimento, la niña que solo contaba con la edad de 3 años pereció con el transcurso del tiempo por la falta de este, en el pueblo solo se respiraba muerte y desolación.

.

Un día pese a toda la miseria apareció una mujer extraña, con ropajes finos y exóticos, piel muy clara, se topó con varias personas en su camino que misteriosamente desaparecían después de sus encuentros, hasta que un día paso frente a sus ojos aquel hombre extraño, delgado y demacrado el sufrimiento ocasionado por la pérdida de su hija y la desolación de una vida sin futuro lo hacían ver mayor pese a su real juventud, aunado al sufrimiento paternal ahora se enfrentaba a luchar por la supervivencia misma y la de su esposa que empezaba a enfermar por la desnutrición que el pueblo de Gamboa enfrentaba, su desesperación claramente se veía reflejada en su rostro, pese a todo esto a la extraña mujer de andar altivo la había cautivado, por lo que no dudo en seguirlo hasta tener la oportunidad de acercarse a el y aprovechar su vulnerabilidad para acercarse y ofrecerle la única posibilidad que tenía para darle algo que en ese momento el sentía que ya no tenía... vida

.

— ¿Porque quiere ayudarme, si no sabe quien soy?

— Porque lo necesitas, ¿no quieres una vida mejor, alejada de tanta inmundicia?

— Quiero recuperar mi vida, pero el tiempo no vuelve

— Pues tal vez pueda ofrecerte una mejor, una que... Nunca imaginaste

— Eso se oye muy bien, tienes que conocer a mi esposa ella...

— ¿Esposa?, !oh¡ ya veo

.

La mujer observaba con desdén el anillo del hombre que al parecer era ya el único objeto valioso que portaba, Pero después cambio su expresión a un rostro amable.

.

— ¿también la ayudarás cierto?

— Claro que si, tu la ayudaras, encontraras la forma, se que aun no nos conocemos muy a fondo, ¿como me has dicho que te llamas?

— Endimion, y ¿a quien deberé agradecer la ayuda?

— Llámame Beryl, y no tendrás nada de que agradecer

.

Beryl sin duda había quedado mas que prendada de la mirada del sujeto, su gallardía, seguridad y su inteligencia, sabía que ya no volvería estar sola, lo quería y lo tendría.

.

Llegaron al lugar donde vivía, a Beryl le dio repugnancia, se notaba en su expresión, olía mal y se trataba solo de un cuarto demasiado pequeño para llamarse hogar.

La dirigió hacia unla esquina done habia una cama en la cual se encontraba al parecer dormida una mujer de facciones muy finas, rubia, demacrada pero a simple vista muy hermosa, vio como Endimion la miraba, acariciaba su cara y su cabello con ternura.

.

— es todo lo que tengo y todo lo que me importa

— No debes afligirte más, ven acércate a mi yo te quitare tus preocupaciones.

.

El hombre no entendía el real significado de sus palabras, pero de alguna forma aquella mirada causaba un efecto tranquilizados en el, de pronto pareció que ya nada importaba sólo estar con ella, su presencia, su voz lo transportaron a un lugar de confort, cerro los ojos y sintió algo frío posarse en sus labios, eran los labios de ella que lo aprisionaban, al tiempo que le susurraba, todo estará mejor

.

Sentía como si aquella voz la tuviera metida en la cabeza no pensaba en nada más, sus largas manos y uñas puntiagudas recorrían su cuello, los latidos de su corazón eran rápidos podía sentirlos, tenerla tan cerca lo excitaba de una forma enloquecedora, quería tomarla en ese preciso instante, de pronto los labios de ella ya no estaban sobre su rostro ahora los sentía recorrer su cuello, era como si deslizaran un cubo de hielo lentamente, todo era placentero pese al frío y de pronto un dolor profundo, algo le perforo las entrañas y sentía como su sangre corría fuera de si, se empezó a sentir débil, sus brazos que segundos antes tenían a la mujer fuertemente sujetada por la cintura de pronto yacían lánguidamente a su costado, la fuerza en las piernas se le estaba iendo, pero antes de sentir que su alma lo abandonaba, dejo de sentir esa presión en el cuello todo era borroso, hasta que sintió algo cálido derramarse en sus labios, tibio, dulce, que lo arropaba, al paso del caer de las gotas su ser quería Más y más, pero el dolor volvía apoderarse de el hasta el punto de perderse.

.

230 años después… Casino Metalia

.

— Hoy hay más clientes que de costumbre

— Y la mayoría son mujeres, eso me agrada

— Pues a mí no tanto, son esqueléticas y la mayoría de ellas no consume calorías, no hay mucho de donde sacar

— Vaya Jedait no sabía que te gustaban las gorditas

— Pues veras Malacai para un aperitivo cualquiera de estas chicas sirve pero para un buen festín sin duda es mejor una mujer carnuda

— como siempre ustedes dos hablando de vulgaridades

.

Los día hombres que se encontraban hablando en la barra voltearon a oír las últimas palabras para ver a una mujer alta, esbelta, orejas puntiagudas cabello rojo y tez pálida al igual que la de ellos

.

— Ninguna vulgaridad Beryl solo estudiamos los hechos

.

Le contesto el sujeto con un arete en el oído derecho de apariencia amable, muy guapo, de medianas estatura, Rubio de ojos turquesa como salido de un catálogo que respondía al nombre de Jedaite,

.

— Pues espero que no los estudien demasiado, ¡Ah! Y de favor les pido que no manchen de nuevo la sala de visitas con su festín de orgías. ¿Está claro Malacai?

.

El otro sujeto de cabello largó grisáceo puso mueca de desagrado pero al ver los ojos rojos encendidos de la mujer no le quedo más que afirmar con la cabeza, cuando Berryl estaba a punto de dejarlos miro alrededor del lugar como percatándose de algo

.

— ¿Donde esta Neflaite y Darién?

— No lo se mi reina, tal vez atrayendo más clientas, por alguna razón cada que le toca la ronda a ese par el Casino se llena

.

Le contesto con desagrado el Rubio, al parece a la mujer no le pareció demasiado su respuesta ya que se alejó balbuceando en tono molesto palabras que ninguno de los dos alcanzo a entender

.

No lejos de ahí una chica terminaba su turno de trabajo en una cafetería que permanecía abierta 24 horas, ya pasaban de la 1 de la madrugada, las calles se encontraban vacías, la chica caminaba rápidamente cuando de pronto creyó ver una sombra, se paró bruscamente miro en todas direcciones y después siguió su paso, aunque no dejaba de voltear insistentemente ya que se sentía perseguida, y no estaba nada equivocada dos sujetos q se encontraban en la parte alta de los edificios que circundaban la calle por la que pasaba la observaban detenidamente, hasta ver que se detenía en una parada de taxis pero para su infortunio no había ninguno en el sitio.

.

— ¿Presa o víctima?

— ¿De que hablas Neflaite?

— ¿Pues de la chica?, llevas varios días en austeridad, no se cómo lo logras, yo no tengo tanto autocontrol.

— sólo será un susto, mañana ni siquiera lo recordara

— pues creo que se te adelantaron porque ese sujeto que está escondido en los matorrales está a punto de asustarla.

.

El peli negro dirigió la mirada hacia donde su compañero señalaba, como cosa de un pestañeo ambos hombres se encontraban detrás del tipo que por estar pendiente de la rubia no se percato de su presencia, estaba demasiado ocupado analizando a la chica de pies a cabeza, el sujeto de cabello largó y Castaño de nombre Neflaite se acercó al pillo y le susurró al oído

.

— ni lo sueñes

.

El hombre que traía puesta una gorra deportiva salto inmediatamente saliendo de su escondite, cosa que enseguida llamo la atención de la chica que se llevo las manos a la boca para callar un gritó, pero al ver a los otros dos hombres altos salir de los matorrales cual sombras no pudo más que volver a gritar.

.

Después no entendió exactamente qué fue lo que paso, todo fue demasiado rápido, el sujeto de cabello negro en dos segundos estaba a su lado sujetándola para taparle la boca, la tomo por la cintura pegándola a su cuerpo, mientras el tipo de cabellera larga se acercaba lentamente al hombre de gorra que había salido primero como un felino casando a su presa, este trato de salir corriendo pero de una manera rápida el castaño lo tenía acostado boca arriba con ambos brazos agarrados sosteniéndolos a una sola mano mientras con la otra le sujetaba la cara, se encontraba encima de el pero aunque forcejeaba Neflaite parecía ser más fuerte, puso una rodilla en su cadera y lo inmovilizo por completo, una vez hecho esto se acercó como para besarlo cosa que hizo que tanto la chica con el preso abrieran los ojos como platos pero ella ya no pudo distinguir que pasaba porque el pelo del castaño cubría ambas caras. El cuerpo bajo de él empezó a convulsionares hasta que de pronto se detuvo, la chica no perdía detalle.

.

Cuando Neflaite se alejo lentamente y se puso de pie, se podía ver al sujeto que minutos antes parecía tener todas las intensiones de propasarse con la chica yacer inmóvil en el suelo, se podía ver que había sangre cubriendo su garganta pero no había alguna señal de algún impacto de arma de ningún tipo, ella no entendía y después palideció al oír hablar a los dos hombres que parecían haberla ayudado.

.

— tenemos que deshacernos de esto

— claro, eso sin duda ya no es problema, permanecer en el anonimato por otra parte no te suena como algo en lo que tenemos que pensar

— mejor este que ella ¿no?, te dije no soy como tu, yo no se controlarme, es tu turno, antes de que la rubia se desmaye.

.

La chica empezó a moverse en brazos del moreno este trato de tranquilizarla pero no lo conseguía.

.

— Que has dicho Neflaite, no le hagas caso no te are nada, por favor deja de moverte solo mírame y te aseguro en unos segundos estarás más tranquila

.

Pero la chica no hizo caso se movía y pateaba, al tiempo que mordía los dedos de su captor pero este no parecía sentir ningún tipo de dolor, ella apretaba los ojos no quería verlo, el miedo cada minuto se apoderaba más de ella.

.

En un solo movimiento el Moreno le soltó de la boca para poder tenerla de frente y poder tener contacto directo con sus ojos, para sorpresa de la rubia el rostro que vio no le desagrado en absoluto pero su mirada le ocasiono escalofrió y al parecer ella también había causado un efecto parecido en el porque se quedo petrificado al verla.

.

— Vaya Darién eres muy bueno en el arte de la hipnosis, ¿Darién?

.

Pero el chico estaba estático observaba a la rubia la recorría una y otra vez como si su vista lo engañara, pero no la soltaba, tampoco hablaba por lo q ella aprovecho para tratar de convencerlo de soltarla

.

—déjame ir te...t...e te prometo que no diré nada, sólo po...po...porfavor suéltame

.

Pero Darién no se movía, su cuerpo estaba presente pero su mente viaja a otro lado, ese rostro era conocido para el, de pronto una imagen lleno por completo su mente y unas palabras retumbaron.

.

— Endimion hazlo

.

Seguido de un grito, el cerro fuertemente los ojos tratando de desvanecer la imagen de su mente, pero al hacerlo soltó a la chica, esta de la inercia por el jaloneo cayo de espaldas y se dio justo con una piedra que por desgracia le abrió en la parte de atrás del cráneo y la dejo inconsciente

.

— ¿esa es tu idea de callarla? Creo que se le rompió el cuello y... Y huele a... Sangre, Darién será mejor irnos

.

Neflaite comenzaba a ponerse nervioso, a pesar de que se había saciado con su anterior víctima la sensación que le producía el chorro de sangre fresca era alucinante para el, sin en cambio Darién al notar nuevamente a la chica tan desprotegida no dudo ni un segundo, sabía que tenía que estar bien.

.

Se inclinó para tocarle el cuello y enseguida detecto sus latidos, la tomo de la cabeza y comenzó a acomodársela en el regazo

.

— tengo que llevarla a un hospital, dejarla aquí lo único que ara es matarla y esa no era la idea principal ¿lo recuerdas?

—¡JA! tu si que eres bromista, yo no voy a hospitales, no iba ni cuando estaba vivo, ahora menos

— está bien, entonces tu desapareces el cuerpo y te veo a dos calles de aquí fuera del hospital, no te pido que estrés solo espérame

— no es justo, porque a mi siempre me toca sacar la basura

.

Mientras Darién sostenía sin ningún problema a la rubia sobre un brazo, saco de la gabardina negra que traía unas gafas obscuras se las coloco y entro.

.

— Disculpe, traigo a esta chica la encontré desmayada en una parada y...

— !una camilla aquí! — la enfermera grito y enseguida aparecieron dos sujetos que le quitaron a la chica de los brazos, Darién le dio una última vista y después ya se la habían llevado, dio media vuelta y cuando estaba a punto de salir

— espere tiene que responder unas preguntas, no puede irse

.

La enfermera marcaba un número Darién se acercó sin que la chica se diera cuenta y se sobresaltó cuando lo vio frente a ella apretando el botón del teléfono cortando la llamada, se recargó lentamente en la barra y con una mano bajo las gafas obscuras, sus ojos penetraron a los de la chica en dos segundos, pasaron de un azul zafiro a un celeste congelante y le hablo pausadamente.

.

— No avisara a nadie, dirá q la trajo un desconocido que desapareció y no se acordara de mi rostro ni de rasgo alguno

—Si...

— Bien linda ahora me traerás 10 bolsas de sangre, la más fresca del banco de sangre y las dejaras en el bote de basura q se encuentra en la esquina de afuera donde esta el área de fumadores, tienes menos de 5 minutos

.

Después de dicho esto la chica salió volando, Darién se dirigió hacia donde le había señalado y la espero no mucho, la chica salió y sin voltearlo a ver depósito las bolsas en el bote y volvió adentro, Darién las tomo disimuladamente las echo dentro de las bolsas de la gabardina y se dirigió hacia el árbol donde se encontraba escondido Neflaite

.

— toma, te ganaste un postre

.

Darién le pegó con un par de bolsas en el estómago a Neflaite que le respondió con una sonrisa burlona y como si fuera jugo rompió uno de los extremos de la bolsita y empezó a succionar.

.


Se que me falta actualizar la otra historia pero esta me aparecio en un sueño, asi que espero que les agrade, es mi primera historia sobre natural, medio de suspenso, con algo de acción, humor claro y el ingrediente que no debe faltar en mis historias amoooog, les deseo feliz inicio del 2013