Nota : Personajes propiedad de ABC Y ONCE UPON A TIME, Introducción base al primer capitulo de la serie y mis impresiones sobre el estado anímico de Regina que yo he podido intuir o imaginar que tendría en aquel momento. El resto de la historia está creada por mi salvo los detalles que hayan podido ocurrir en la serie y me han servido para guiar la historia

"INTRODUCCIÓN"

La noche en que Regina Mills perdió a su hijo se encontraba desesperada, tanto que puso el pueblo de Storybrooke patas arriba.
Al anochecer las lagrimas empapaban su ensombrecido rostro lleno de tristeza porque había vuelto a perder lo que más quería. Primero fue Daniel y ahora Henry, su único hijo. Henry no era sangre de su sangre, ella no era quien lo había traído al mundo pero lo quería tanto como si hubiera sido así.
Graham la acompañaba en la soledad de aquella pesadilla pero ni siquiera él podía hacer nada por encontrarlo, al parecer el pequeño había abandonado Storybrooke, cosa que Regina no podía hacer y se ponía en lo peor ¿ y si no volvía a verle? y si Henry no sabía regresar?
El temor en su interior y su inquietud era cada vez más grande ¿ porqué Henry había hecho algo así? porqué se había ido tan de repente alejandose de ella? ¿ tanto la odiaba?¿ acaso la temía?
Tragó saliva apunto de pedirle a Graham de nuevo que fuera a buscar a Henry, que diera una enésima vuelta más con el coche, él estaba agotado, ella estaba agotada, pero era incapaz de pensar en otra cosa que no fuera su hijo, se pasó las manos por el pelo y se levantó del sofá de la cálida sala de estar donde el fuego de la chimenea había sido encendido por el Sheriff.
Él se acercó a ella pues llevaba contemplando durante horas y en silencio su angustiado rostro. Las palabras de consuelo no servian para nada, en cuanto se levantó supo lo que iba a pedirle

- Iré a dar otra vuelta, solo por si acaso

Ella lo miró a los ojos con un atisbo de gratitud en ellos, juntó las manos y le asintió levemente acompañándolo hasta la puerta

- no te preocupes Regina, me pondré en contacto con las autoridades de Main, enviaré fotos de Henry, lo encontraremos

Se acercó a ella y abrazó a esa mujer a la que por primera vez vio frágil, acarició su espalda con delicadeza y llevó las manos a su rostro, abarcándolo, contemplando aquellos ojos oscuros en los que había desaparecido la feroz mirada con la que siempre lo atacaba exigiéndole un tiempo de esparcimiento entre las sabanas.
Aunque odiaba que lo usara en ese aspecto, en el fondo sabía que no solo lo hacía para sentirse poderosa si no que en lo más profundo de su ser entendía que Regina se sintiera sola, él también se sentía solo y tal vez por eso sucumbía a aquel deseo de la alcaldesa sin poner impedimentos.
Regina abrió la puerta y frunció el ceño al ver allí aparcado un escarabajo amarillo, fue mayor aun su sorpresa cuando de él bajó su hijo acompañado de una mujer rubia que nunca había visto antes, Regina bajó corriendo los escalones venciendo la distancia que los separaba

- Henry! -

Abrazó a su hijo faltandole hasta el aire, con los ojos empañados en lagrimas y lo apretó contra su pecho con aquella necesidad que había tenido durante horas que le habian parecido años, aquel nudo de angustia parecía empezar a desaparecer, olió a su hijo, lo llenó de besos y lo volvió a apretar contra ella a riesgo de que se asfixiara. Lo necesitaba.
Regina necesitaba comprobar que aquello era real y que su hijo estaba de vuelta en casa con ella

- Henry... donde has estado? estaba muy preocupada ¿ donde has ido?

El niño se separó de ella

- He ido a buscar a mi madre-

Al oirlo decir aquello Regina miró a la mujer que lo acompañaba

-Eres la madre de Henry?

La rubia la contempló y mirandola a los ojos con un leve encogimiento de hombros asintió

- Al parecer si...

Regina volvió la vista hacia Henry

- Entra dentro Henry -

Entretanto Graham le pasó la mano por la cabeza a Henry mientras el chico miraba por última vez a Emma y entraba dentro obedeciendo a su madre a quien temía.

- Bueno, si no me necesitas Regina, me marcho

Regina se había quedado algo descolocada por la presencia de aquella desconocida y estaba mirandola fijamente cuando la interrumpió la voz de Graham, casi se había olvidado, no, casi no. Regina se había olvidado por completo de Graham

- De acuerdo, gracias - lo recorrió con la mirada mientras se marchaba y cuando lo hubo hecho volvió la vista a la rubia - Asi que... - no sabía que decir y buscó las palabras - eres la madre de Henry... - señaló hacia dentro - será... mejor que hablemos dentro ¿ te apetece tomar algo? tengo la mejor sidra que hayas probado nunca

La rubia apretó los labios y metió las manos en los bolsillos de su chaqueta de cuero roja

- ¿ tienes algo más fuerte?

Regina sonrió como respuesta y ambas entraron dentro de la casa.
Esta se acercó al mueble bar sintiendo a la joven unos metros tras ella en la misma sala, sin girarse a mirarla sacó dos preciosos vasos de cristal que desde luego distaban mucho de parecer propiedad de un catering ya que eran de cristal italiano.
Sirvió delicadamente de una botella de bourbon dejando caer el oro liquido dentro de aquellas copas mientras en su mente pensaba en como empezar aquella conversación , aunque se habia colgado una sonrisa en la cara por dentro empezaba a preocuparse por aquella situación, mejor puntualizar, se había empezado a preocupar desde el primer momento en que la rubia le había dicho ser la madre de Henry. Se aclaró la garganta y la miró de soslayo dejado la botella sobre la barra de madera noble decorada con terciopelo rojo y cordón de rizo dorado

- Fue una adopción cerrada, me dijeron que la madre no lo quería - comenzó

- y así es - contestó la rubia mientras recibía el vaso que le entregó la morena

Regina la miró y respiró hondo ya que al parecer aquella respuesta le había parecido tajante por el tono empleado por aquella mujer

- y el padre? debo preocuparme por él?

- Para nada, no lo sabe

Contestó intentando transmitirle seguridad, apoyando el hombro en el marco de la puerta dejando caer en el peso de su cuerpo. Ambas conversaron sobre los motivos que Henry había tenido para huir de casa así , con el propósito de encontrar a su madre biológica, la rubia le dijo a la morena que si Henry se había comportado así es porque no era feliz y la morena discrepaba de ese hecho
La velada acabó con Emma insistiendo en que iba a quedarse en Storybrooke para asegurarse de que su hijo era feliz y Regina tuvo que resignarse no sin la idea en la cabeza de hacerle su estancia imposible.

Capitulo 1

Varias semanas después del primer encuentro entre ambas, Emma había encontrado un nuevo puesto de trabajo como ayudante del Sheriff , parecía estar acomodándose bastante bien al pueblo, Regina estaba siempre al acecho y empezaba a tomar inquina contra aquella mujer que estaba metiéndose cada vez más en su vida, primaba el hecho de que fuera la madre biológica de Henry y segundo que estuviera tan cerca de Graham, es como si quisiera quitarle todo lo que tenía, solo le faltaba presentarse a las elecciones para alcalde.
No soportaba verla, ni mirarla y mucho menos que estuviera cerca de su amante, ambos parecían llevarse cada vez mejor y la última vez que había intentado mantener relaciones con el Sheriff él se había negado, nadie le negaba nada a Regina.

Nadie le negaba nada a "La Reina".

Regina no pudo soportar aquella situación por más tiempo y tras su negativa tomó la iniciativa de acabar con la vida de Graham sin saber que las verdaderas razones que la llevaron a ello era su nuevo , creciente , ardiente y secreto deseo... no eran los celos de ver a Graham con Emma si no ver a Emma con Graham, algo que podría parecer lo mismo pero que ni remotamente lo era.

Regina jamás habría imaginado que la llegada de Miss Swan la llegaría a alterar de aquella forma. Las tentaciones que vagaban por su mente mientras sus ojos recorrían su cuerpo la llevaban más allá de sus posibilidades.
Por un lado estaba el hecho de que Emma era la hija de Mary Margaret y James, la hija de la mujer cuyo corazón quiso aplastar entre sus manos, la mujer que la traicionó y por consecuencia la culpable de que perdiera al amor de su vida. ¿ como podía haberse obsesionado tanto con ella? Hasta el punto de dejar que viera a Henry, que compartiera tiempo con él, de llegar a matar a Graham por los celos que le ahogaban por dentro cada vez que alguien, cualquier hombre , se le acercaba.

Como aquel vulgar motero.

Regina se encontraba en Granny's y contempló desde su mesa como su "Cisne" conversaba junto a aquel tipo en la barra.
Estaba perdiendo la paciencia por minutos o tal vez fueran segundos, resopló mientras miraba su melena que caía en cascada sobre su espalda.
Ni siquiera se terminó su café, se levantó, se puso su gabardina negra estirandosela un poco para colocársela bien, se colgó el bolso, cogió las llaves de su coche y caminó hacia la salida

- Regina

Regina tembló imperceptiblemente, cerró los ojos un instante mientras su cuerpo se sacudía de forma involuntaria al oír su nombre pronunciado de aquellos labios, la voz de aquella a quien había apodado de esa forma por su apellido y que no podía tener mayor relevancia al parecerle , la primera vez que la vio un "patito feo" que venía a robarle a Henry y que ante sus ojos se había transformado paulatinamente en esa hermosa ave. Regina se giró hacia ella con la barbilla alzada como ya era costumbre, denotando superioridad - Si, Señorita Swan? - preguntó esperando mientras contemplaba sus preciosos ojos verdes

Continuará...