Marceline Abadeer era un vampiro de mas de 1000 años – ella era la reina de los vampiros – pero ella era diferente al resto de los vampiros ella consumía el color rojo de los frutos o vegetales mientras los otros chupaban sangre.

Marceline estaba interesada en una chica – con la cual peleaba y discutía – ella la quería mucho en secreto – esa chica era la princesa del Dulce Reino – La Dulce Princesa.

Ellas de vez en cuando se reunían para hablar pero siempre terminaban peleando entre ellas – pero Marceline siempre observaba amorosamente a la Dulce Princesa desde lejos mientras era un murciélago – siendo invisible para entrar en la habitación de la Dulce Princesa para acariciar su cabello y besar su rostro con un delicado beso que ni se mueve la Princesa.

DP: - Marceline – por favor – pon atención estamos en una reunión – regañaba la princesa sin saber el autentico interés de Marceline.

M: - (suspiro) – lo ciento mucho – me desconcentre un poco – por una canción que compuse.

DP: - Como se te ocurre pensar en música – durante una reunión – eres insoportable Marceline Abadeer.

Marceline seguía perdida y con una sonrisa en la cara mientras miraba a la chica que amaba.

M: - Como me gustaría que Dulce Princesa supiera lo que ciento por ella – pensaba para si misma – pero no es posible – como alguien tan perfecta como ella se fijaría en un ser como yo.

DP: - Marceline – chasquea los dedos – Marceline – despierta.

M: - Que pasa – Que pasa hace 15 minutos termino la reunión y tu parece que estas en otro mundo – Lo ciento es que me distraje con otra cosa y me perdí en pensamientos.

DP: - Sera mejor que comiences a estar en este mundo – no puedo despertarte en cada reunión – ni en cada ocasión que nos veamos – es tarde sugiero que te quedes – le pediré a Mentita que te busque una habitación para ti.

M: - Ella quiere que pase la noche en el palacio – me parece maravilloso – creo que me aprovechare de este asunto.

ME: - Su majestad por favor acompáñeme.

Marceline siguió a Mentita hasta la habitación que le dieron – pero la habitación que le dieron no le gusto.

M: - Esta es la habitación – cierto?

ME: - Si eta es su habitación.

M: - A que distancia esta a la de la Dulce Princesa?

ME: - La habitación de la Dulce Princesa esta un nivel mas arriba – con su permiso me retiro – que pase feliz noche.

M: - Desgraciada menta dándome un piso abajo del de mi Dulce y amada Princesa – creo que la visitare de todas – dicho esto escucho que alguien toco la puerta de su cuarto.

TOC, TOC, TOC.

- Gute Nacht Marceline – se puede pasar?

M: - Claro pasa.

La Dulce Princesa entro en la habitación – cerro la puerta detrás de ella y corrió a darle un abrazo a Marceline – Marceline se quedo petrificada no entendía lo que pasaba y solo correspondió el abrazo – después la lanzo a la cama – comenzó a besarle el cuello – saco sus colmillos y le dijo.

M: - Una – una mordida y estaremos por la eternidad juntas – le dijo con lujuria.

DP: - Querida Marcy bien sabes que no puedo – la Princesa se levanto se sacudió un poco la ropa y se retiro a su habitación.

Esa noche fue la mejor noche que Marceline tubo en mas de 1000 años – durmió como si hubiera muerto – durante la mañana la despertó una tierna voz.

DP: - Guten Tag – Marceline – supongo que dormiste bien ya son casi la 1 de la tarde – Lo ciento supongo que dormí como si hubiera muerto le contesto – Supongo que fue por lo que paso anoche – Realmente paso? Creí que fue un sueño contento Marceline – Mentita servirá la comida en 15 minutos alístate y comemos juntas.

La Dulce Princesa se tiro sobre Marceline y comenzó a abrazarla – besarle el cuello y lamerle las marcas de los colmillos – Marceline lanzo un quejido – la dulce princesa se apartó de ella al escuchar a Mentita.

ME: - Princesa? – la comida esta cérvida – En un momento vamos.

La Princesa se levanto se acomodó la ropa se cepillo el pelo de forma rápida y espero a que Marceline se alistara – Ambas se dirigieron a la cocina donde tuvieron demasiado silencio.

M: - Muy bien – Princesita – que fue lo que paso anoche y lo que acaba de pasar?

DP: - (suspiro) – No lo se – Como que no lo sabes eres el celebro en este cuarto y siempre tienes una respuesta lógica o loca para todo.

DP: - Bien – quieres una respuesta supongo que yo te amo – amor es lo que esperabas cierto?

M: - O sea que tu me amas? – no, no lo esperaba? – como siempre dices que me odias y no me soportas – yo pensé que era odio que sentías?

DP: -Si a veces puedo sentir odio hacia ti, pero yo realmente te amo y no me gusta estar apartada – todas las peleas que teníamos era solo tiempo para estar contigo y poder verte - no se lo comentes a nadie – no quiero que la dulce gente me comience a despreciar por esto – Decía la Dulce Princesa llorando.

Marceline se levanto se acercó a la Princesa y le beso la frente.

M: - Yo no te odio y jamás lo hare – todas esas reuniones a las que iba eran solo por verte – cuando me notabas distraída era solo porque no dejaba de apreciar tu bello rostro – le dijo consolándola.

DP: - Marceline – grito la princesa – Bien sabes que esto no esta bien y no puede funcionar – creo que tienes que irte del palacio – le dijo la princesa de mal humor.

Marceline se quedo callada – le había dicho a la princesa que la amaba después de que ella también se lo dijo – como fue ese cambio de actitud tan repentino – Marceline se sintió insultada pensó que no era mas que una pesada broma y se fue del Dulce Reino molesta.

M: - Estúpida y delicada Princesa jugando de esa forma con mis sentimientos – después de todo lo que paso y le confesé que la amaba – ella me invito a su cumpleaños para que tocara y no lo hare – no me presentare – y no le obrare – ni siguiera la mirare.

Marceline se fue volando rápido hacia su cantina favorita – se dispuso a tomar todo lo que pudo – la cantina tenia la fama de que su cantinero tenia titulo de psiquiatría – aparte de que era la única cantina de todo Ooo – Marceline entro en la cantina toda triste y deprimida.

M: - Carlos – dame una cerveza – (suspiro)

CA: - Que pasa – te veo mas triste de lo acostumbrado – dijo Carlos mientras le daba la cerveza.

M: - Mi ser amado – tubo cariño conmigo – no cariño del 15 no – cariño de besos y palabras de amor – después me hablo de mala manera y me corrió de su hogar.

CA: - Hablas de la Dulce Princesa? – dijo Carlos mientras levantaba una ceja.

M: - Pero como lo sabes que se trata y que yo amo a la Dulce Princesa.

CA: - Marceline – eres mi mejor cliente y siempre tengo que llevarte prácticamente alzada a tu casa y durante todo el camino solo hablas de lo maravillosa que es ella – que es hermosa como una diosa y esa clase de cosas.

M: - Tanto me emborracho como para que me tengas que llevar a casa alzada?

CA: - Los 2 ganamos – tu te emborrachas y yo gano plata.

Marceline y su cantinero Carlos pasaron hablando toda la noche sobre la Dulce Princesa – esta vez Marceline estuvo lo suficientemente sobria para poder ir a casa sola claro que estaba borracha.

Mientras en Dulce Reino La Dulce Princesa reflexionaba en lo que había hecho.

DP: - Que fue lo que hice? – le dije a Marceline que la amaba y después de comporte mal con ella – debo buscar el consejo de alguien? – ya se mañana en la tarde iré a una cantina que me menciono en una ocasión la Princesa Salvaje – me dijo que el cantinero tenia un titulo de psiquiatría – por lo que podría darme consejos y una explicación para resolver este asunto.

Al día siguiente en la mañana – la Dulce Princesa fue a la cantina de la que le contaron – pero la encontró cerrada – se decepciono después de eso pudo observar a un hombre con unas llaves abriendo la puerta de entrada a la cantina – decidió armarse de valor y acercarse al señor.

DP: - Disculpe señor – es usted Carlos?

- Si ese soy yo – Carlos el cantinero y también soy psiquiatra.

DP: - Señor será que me puede dar una cita con su profesión de psiquiatra?

CA: - Claro – siempre y cuando me ayudes a terminar de abrir después.

DP: - Claro – lamento robarle tiempo señor.

Carlos entro con la Dulce Princesa en su casa y la acostó en un sillón mientras él ocupaba una silla cerca de este.

CA: - Muy bien señorita comencemos con el papeleo primero.

NOMBRE: Dulce B. Princesa LUGAR EN QUE VIVE: Dulce Reino.

POSICION SOCIAL: Realeza OCUPACION: Princesa y gobernante.

RELACION: - Soltera.

Muy bien princesa creo que ya podemos empezar.

CA: - Deme la razón por la que vino?

DP: - (suspiro) – creo que el sábado y el medio media del domingo hice algo que no debí – supongo que me gusto y quisiera hacerlo de nuevo.

CA: - Princesa te oyes un poco triste – dime en detalle que paso?

DP: - El sábado realice una reunión entre los gobernantes de Ooo – una chica que asistió a la reunión puede ser un dolor de cabeza – le pedí que pasara la noche en mi palacio – durante la noche entre en su cuarto cerré la puerta apenas entre y corrí a abrasarla y comencé a besarle el cuello como si me la fuera a comer – después me preocupe y me separe de ella – me retire de la habitación y me fui a la mía.

CA: - Puedo saber quien es la chica?

DP: - La chica es Marceline Abadeer – al día siguiente fui a despertarla y nuevamente me le tire encima y la bese hasta el cansancio – después escuche al mayordomo – diciendo que la comida estaba cérvida – hubo mucho silencio y después ella mato el silencio – preguntando que fue todo lo sucedido – Le explique que la amaba – y ella hiso lo mismo ella dijo que me amaba – yo me moleste por que esa relación no era posible y la eche del palacio mandándola a casa – Decía la Dulce Princesa llorando.

CA: - Dulce Princesa por la explicación que diste – de una vez te digo que eres lesbiana al igual que Marceline – piénsalo tiene lógica después de lo que paso ese día.

DP: - Tiene sentido – que me recomienda hacer?

CA: - Sabes no se puede hablar sobre otros pacientes – pero Marceline me dijo que tocaría para ti en tu cumpleaños al cual no piensa ir – que ya no te vería – no te hablaría – decía todo como si te fuera a borrar de su vida – pasarías a ser solo un recuerdo que espera olvidar.

La Dulce Princesa se puso a llorar después de escuchar todo.

DP: - Y que se supone que debo hacer para recuperarla?

CA: - Te aconsejo que corras a su casa entres a toda prisa sin pedir permiso – te le tiras encima y le realizas el 15 hasta que ambas se cansen de hacerlo – es lo que te puedo decir Princesa.

DP: - Muchas gracias – en este momento saldré para su casa y realizare su idea – gracias.

CA: - Recuerda que me tienes que ayudar a abrir la cantina.

Después de tener la cantina abierta y darle a la Dulce Princesa unas cuantas cervezas – ella salió corriendo a casa de Marceline.

Alcanzo a ver la cueva y siguió corriendo hasta llegar al frente de la puerta – la abrió con violencia subió donde estaba Marceline y se le tiro encima.

Marceline no entendía lo que pasaba – se la iba a quitar de encima con violencia pero después de lo Dulce Princesa comenzó a hacerle solo se dejo llevar – la Princesa comenzó como loca a besarle el cuello – lamerle las marcas de los colmillos – metió su mano izquierda por debajo de la blusa y comenzó a acariciarle los pechos y con la derecha le tocaba la entre pierna – Marceline estaba como loca disfrutándolo – mientras la Dulce Princesa actuaba de manera desesperada – Marceline le dio la vuelta para tener esta vez ella el control.

Marceline alzo a su Princesa y la llevó a la cama donde la dejo en ropo interior – mientras ella se quito todo lo que tenia ya que no usaba ropa interior – ella comenzó a besarla enteramente la rosaba con los colmillos y seguía lamiéndole el cuello – le tocaba los pechos y la entrepierna – ambas se pusieron a realizar "la tijera" – realizaron esa posición hasta que la Dulce Princesa se corrió – Marceline observo un liquido blanco saliendo de ella lo probo y se dio cuenta que era leche condensada – por lo que decidió probarlo y saborearlo por completo.