Gracias por el apoyo y la espera :) a algunas pude avisarles, a otras no, de todos modos:

ENJOY ;)


¿Por qué? ¿Por qué pareciera que no puedo dejar de meter la pata en lo que respecta a Bella Swan? A la primera que me suelto a hablar de Charlie, el hombre que nunca había aparecido en todos los meses que llevo conociendo a Bella, ¡BAM! ¡APARECE!

Está bien, calma, no es como si lo hubiese insultado o algo así. Además, Nessie dijo que el tipo es un amor y si ella lo dice... ¡Diablos! Probablemente sea todo lo contrario ¡Maldita sea!

En realidad no parecía tan intimidante, si no cuentas que me lleva un par de centímetros, es bastante fornido y no sé por qué pero su uniforme, de un blanco impecable y lleno de emblemas y medallas por doquier, no me daba muy buena espina.

Nessie caminó hasta Charlie y le dio un fuerte abrazo que él correspondió

"¡Renesmee!" Exclamó Charlie con una enorme sonrisa que sobrepasaba por mucho las orillas de su poblado bigote "¿Cuántas veces te he dicho que me llames papá?"

"¿Y cuántas veces te he dicho que me llames Nessie?" Respondió ella soltando su abrazo para darle una suave palmada en el hombro.

"¡Ah, sí! Porque es tan lindo recordar al Monstruo del Lago de Ness cada vez que llamo a mi hija" ¡Hey! ¡Yo también dije eso! Quizás este señor y yo no nos llevemos tan mal "Veo que te quitaste la joyería de la cara" Continuó Charlie con una sonrisa de satisfacción, imagino que apreciando la falta de piercings en el cuerpo de su hija.

La pequeña teoría de Charlie se cayó al suelo al igual que su sonrisa cuando Nessie le sacó la lengua mostrándola la bolita metálica que descansaba sobre su lengua.

"Genial. Ahora no la llevas en la cara sino que pasas el día chupándola. Excelente" El rostro de Charlie era una máscara de seriedad en ese momento y me recordó mucho a Bella cada vez que suelta un comentario sarcástico (lo cual pasa mucho). Ya veo de dónde lo sacó.

"Es mejor que chupe esto que…" La mirada que Charlie le dio a Nessie la cortó de inmediato y ella volteó hacia otro lado como si nada. Si, buena esa Ness.

"¿Y quién es este muchacho?" Dijo Charlie caminando con gravedad hacia mí y el destello de una de sus placas me distrajo momentáneamente así que Nessie se tomó la libertad de contestar por mí.

"¡Él es Edwin!"

"¡Oh! ¿Tu eres Edwin, el amigo de mi hija Bella?"

"No" Respondí rápidamente "Quiero decir, soy amigo de Bella pero mi nombre es Edward Cullen... señor"

Charlie volteó su rostro hacia Nessie y murmuró algo que la hizo reír ligeramente. No estoy completamente seguro pero creo que sonaba parecido a "Me gustaba más Edwin"

"Está bien muchacho, puedes llamarme Sargento de la Marina Charlie Swan"

Por fortuna, Bella entró al apartamento nuevamente y tomó ese momento para intervenir finalmente.

"¿En serio, papá? ¿No crees que es un poco largo llamarte así cada vez que tenga que dirigirse a ti?"

Charlie gruñó algo ininteligible y después dijo:

"Bien. Supongo que Sargento será suficiente" Quisiera creer que su bigote no me dejaba ver la pequeña sonrisa que me daba pero ¿A quién quiero engañar? ¡Seguramente no había tal sonrisa!

"Entonces ¿Qué es lo que haces Edward?" Antes de poder articular palabra, Bella ya me había ganado.

"Edward es mi novio papá, estudia violín, él..."

"En realidad no" Interrumpí. Tanto Nessie como Bella me miraron sorprendidas. Miré a Charlie directamente a los ojos y procuré hablar con firmeza "Si somos novios. Soy músico. Estudio piano en la Universidad de Seattle... Sargento"

"Piano... Interesante elección muchacho, a la abuela Swan le encantaba escuchar esa música" Esta vez definitivamente pude ver una pequeña sonrisa bajo el bigote mientras que Bella y Nessie me sonreían también "Entonces ¿Por qué la duda Bella? ¿Es que se acaban de conocer que no sabes lo que estudia tu... amigo?" Escupió la última palabra.

"En realidad es una decisión reciente, Sargento. También soy violinista y hace poco era el instrumento que estudiaba pero lo cambié" No podía decirle lo mucho que su hija había influido en ese cambio... y en otras cosas en mi vida.

"¿Eso por qué muchacho? ¿Eres muy indeciso? ¿Acaso también eres así con las mujeres?" Cuestionó Charlie caminando hacia amenazadoramente mí. De repente estuve muy consciente de cada uno de los centímetros que este hombre me llevaba (de largo y ancho) pero estaba completamente decidido a no demostrarlo. No más cobardía.

Estaba a punto de responderle cuando, nuevamente, Nessie tuvo la necesidad de hacerlo por mí:

"¿Edwin? ¿Con las mujeres?" Soltó una carcajada y continuó "No es que lo conozca mucho pero si algo sé es que Edwin aquí presente esta vuelto un ocho por Bella, dudo muchísimo que tenga la energía o las ganas de mirar a otra, y déjame decirte que mi hermanita no se queda atrás. La otra vez la escuché..."

"¡Hey! ¡Ness!" Exclamó Bella detrás de su padre. Se había quedado tan silenciosa que por un momento olvidé que estaba ahí "Jacob te llama" Con una sonrisa le ofreció el teléfono a su hermana quien la miraba con ojos amplios y acusadores para después correr a tomar el teléfono y salir a las escaleras.

No entendí cuál era la prisa hasta que me di cuenta de la expresión de Charlie en ese momento. Sus espesas cejas estaban casi unidas por su ceño fruncido y murmuraba algo bajo su aliento. Bella tenía la mano sobre su boca para amortiguar su risa y tuve el presentimiento de que quizás había sido ella la que había llamado a Jacob y no al revés.

"¿Todavía sale con ese perro?"

"Define salir" Respondió Bella con una sonrisa y no pude evitar imitarla. ¡Nessie está en PRO-BLE-MAS! "¡Vamos Papá! Jake es un buen tipo y ya se disculpó como un millón de veces contigo"

"Pues dos millones no me sonarían tan mal"

"¡Relájate Charlie!" Dijo Bella e inmediatamente se paralizó y puso los ojos como platos. Parece que alguien dijo algo malo.

"Es 'Papá' para ti, Bella. A menos que prefieras 'Sargento'" La mirada que Charlie le dio no era de reproche sino de autoridad, y ella pareció encogerse un poco ante ella "Eso me recuerda. ¿Podrías explicarme, Isabella, por qué tengo que enterarme por parte de otra boca que mi hija se desmayó, estuvo en el hospital Y NO ME DIJO NADA?"

¡Isabella! Oh-Oh. Quizás esta sea señal para irme. Ellos están a mitad de camino de la puerta ¡Diablos!

"¡Papá! No fue nada, en serio, por eso no te lo dije. Edward y yo estábamos..."

"¿Tú estabas con ella?" Charlie se dirigió nuevamente hacia mí señalándome con un dedo y no sé por qué pero me pareció que probablemente me culpaba por el desmayo de su hija.

"Si... Sargento. Estábamos comiendo juntos en el parque cuando sucedió, inmediatamente llamé a mi hermana que estaba cerca y ella nos llevó en su carro al hospital. Salimos bastante tarde de allí pero no me despegué de ella ni un segundo y me encargué de llevarla a casa después de eso" Hablé con firmeza sin dejarme doblegar ni un poco porque estoy bastante seguro de que ésta sería la forma de llegar a Charlie.

No era necesario decirle que cuando estábamos comiendo también bebíamos Tequila y que después de llevarla a su casa casi devoro a besos la boca de su hija ¿Cierto? Sí, eso pensé.

"Bien. Entonces ¿Se puede saber por qué no me habías dicho nada de esto Isabella?" La penetrante mirada de Charlie cambió hacia su hija.

En ese momento Nessie entró azotando la puerta al entrar y colocando el teléfono en su lugar. Cuando Bella apretó los puños mirando con recelo a su hermana lo tomé como mi señal para irme.

"Bella, tengo que irme. ¿Almorzamos mañana?" Susurré mientras me acercaba a ella y colocaba mis manos en su cintura.

"Eres un cobarde Cullen" Murmuró como respuesta pero su sonrisa me hacía ver que lo decía en broma.

"Ya no lo soy" Dije, dándole un casto beso en su mejilla que detuve en el instante en que escuche a su padre aclarar su garganta "Hasta luego Sargento"

"Si" Contestó secamente y no me molesté en absoluto por ello. Salí de allí antes de que el Sargento Swan pudiese llamar por refuerzos.

*****

Al día siguiente me levanté bastante tarde haciendo gala de no tener nada pendiente porque para el lunes estaría lleno con un montón de clases desde temprano y tratando de recuperar todo lo que no había visto de la nueva cátedra. Estaba a punto de enviarle un mensaje a Bella para citarla en un restaurante que conocía pero la llamada de Alice se me adelantó.

"¿Aló?"

"Hola Edward ¿Quieres almorzar conmigo?"

"Hoy no puedo Alice, voy a comer con Bella"

"¡Oh! ¡Claro! Entonces tráela, hace mucho que no la veo"

Por un momento dudé en aceptar porque, para ser sincero, Bella y yo no habíamos tenido mucho tiempo a solas desde nuestra cita y aún tenía cosas que hablar con ella (como lo que ha pasado con su mamá, con Jasper y cuándo diablos nos vimos además del pequeño encontronazo con Kate) pero era mi hermana y... sentía que había algo raro.

"Está bien Alice ¿Dónde?"

"En el restaurante italiano cerca del hospital"

"¿Por qué tan lejos?"

"Porque... ¡Es mejor! ¿Ok? Nos vemos en una hora, bye"

Mi hermana terminó bruscamente la llamada e inmediatamente le envié un mensaje a Bella para que nos viéramos en la salida del campus y nos fuésemos juntos.

Me bañé y vestí con prisa y salí a buscar a mi novia ¡Ja!

"¡Novia!" Exclamé en el momento en que la vi de pie y recostada sobre un muro en la salida. Ella se acercó a mí a grandes pasos, llevaba un pantalón de vestir negro, camisa y corbata que reconocí de inmediato como el uniforme de Protocolo.

Cuando finalmente nos encontramos estaba a punto de bromear sobre su ropa que, incluso con lo formal, era mucho mejor que otra que le había visto, pero no pude porque sus labios se presionaron con fuerza sobre los míos y en lugar de inclinar mi cabeza hacia ella opté por tomarla de la cintura y levantarla a mi altura.

"Espero que no te moleste el atrevimiento" Murmuró ella junto a mi boca.

"¿A éstas alturas de nuestra relación estás preguntándome si me molestas? ¿En serio?" Cuestioné de igual forma y con una sonrisa "Después de que me hiciste dar vueltas y vueltas pensando dónde diablos nos habíamos conocido, me quitaste mi violín y me hiciste creer que lo habías mandado a México, hiciste que me echara una gran borrachera y después me diste un susto enorme teniendo que llevarte al hospital... ¿Continúo?"

Para este momento Bella estaba riendo suavemente junto a mi oído y yo respondí igual, tanto por mis palabras como por las cosquillas que me daba su aliento en mi cuello.

"No olvides a mi intimidante padre, Sargento de la Marina, que probablemente podría deshacerse de ti, tener a alguien que lance tu cuerpo al mar y nunca ser descubierto"

"Ok. Eso fue bastante explícito. ¿Lo inventaste tu o él te lo dijo en serio?" Me aparté y la coloqué en el suelo para poder verla de cerca.

"¡Lo inventé yo!" Respondió en un tono inusualmente agudo y con el rostro inexpresivo "Vamos. Alice debe estar esperando y me estoy muriendo de hambre"

Tomamos un taxi hasta el restaurante y llegamos con sólo unos minutos de retraso. Tuve que ponerme la mano en la boca para amortiguar la carcajada que amenazaba con salir de mi cuando vi que el uniforme de Bella era exactamente igual al de los mesoneros. Ella sólo me dio un manotazo en el hombro y me explicó que acababa de salir del ensayo de un importante evento y no tuvo tiempo de cambiarse. De todos modos, cuando uno de los meseros se acercó a ella empujando una enorme bandeja de platos sucios en sus manos, gritándole para que fuese a lavarlos, y cito, 'de una maldita vez', ahí si no pude contenerme más y me solté a reír con fuerza.

Después de un gran regaño que Bella le propinó al mesero por tratar tan mal a sus colegas y además a una cliente (y después de darme un par de manotazos más) nos dirigimos al fondo del restaurante donde encontramos a Alice sentada en una butaca privada y esperando por nosotros. Bella y yo nos sentamos en el asiento frente a ella y antes de siquiera poder decir 'Hola' mi hermana ya había comenzado su retahíla.

"¡Hermanito! Que alegría que pudieses acompañarme en este hermoso..."

"¿Qué quieres Alice?" La interrumpí inmediatamente. Durante toda nuestra vida, cada vez que Alice quiere algo le da por adularme hasta el cansancio. Gracias a ella las palabras 'Hermanito querido' o 'hermoso y maravilloso día' son las peores en mi diccionario.

"Bien" Bufó Alice "Pero que conste que yo traté de endulzártelo" Oh-oh, esto no sonaba nada bien, inmediatamente apreté con más fuerza la mano de Bella bajo la mesa y me tensé "Esme ha estado presionándome para que le cuente sobre... ya sabes... Bella" Continuó mi hermana dándole una sonrisa inocente a mi novia pero ella estaba tan tensa como yo así que intenté relajarme "No sólo a mí, a Carlisle también ha estado haciéndole preguntas y lanzándole indirectas, ya sabes cómo es"

Alice se calló y comenzó a jugar con las orillas de su servilleta, convirtiéndola en pequeño añicos y eso no me dio buena espina. Para nada. Bella me dio una mirada que reflejaba su duda así que no lo soporté más.

"¿Qué pasó Alice? ¡Escupe de una vez!"

"EsmeVieneEnCaminoAConocerABella"

"¿Qué?" Respondimos al unísono Bella y yo. Habló tan deprisa que no entendimos una palabra.

"Esme viene en camino a conocer a Bella" Susurró Alice más calmadamente pero en un tono tan bajo que apenas fue audible.

"¡Maldita sea!" Exclamó Bella estrellando su puño con fuerza sobre la mesa. Alice y yo la miramos con los ojos amplios y ella pareció percatarse porque continuó "Quiero decir, no es tan malo, no tengo nada contra su madre ni nada por el estilo pero... ya saben, quiero decir... ya saben... maldita sea" Lo último no fue más que un murmullo y tengo que admitir que era bastante chistoso ver a alguien que no sea yo en apuros, el hecho de que ese 'alguien' sea Bella sólo lo hace mucho mejor.

"Tranquila Bella, todo va a estar bien. Esme es pediatra y ya vas a ver que es un amor" Dijo Alice y la miré inmediatamente tratando de que me entendiera con la mirada, así que comenzamos un pequeña guerra con los ojos que entre nosotros tenía mucho sentido pero supongo que para Bella no tanto porque sonaba bastante desesperada cuando habló.

"Ok, ok, basta de miraditas extrañas de hermanos" Dijo ella señalándonos con su dedo en un gesto que me recordó mucho a Charlie "Por si no lo sabían estoy un poquito alterada aquí y tienen que decirme qué debo esperar de esta mujer porque no tengo muy buen historial con las madres"

"¿A qué te refieres con 'historial con las madres'? Preguntó Alice.

"Lo que escuchas, siempre les caigo mal. Las de mis amigos, mis amigas. La mamá de un chico con el que solía salir me llamaba llorando todos los días para pedirme que me alejara de su hijo"

Bella sonaba realmente desesperada y tuve que aguantarme las ganas de reírme en su cara pero parece que no lo logré.

"¡Hey! Se supone que lo estoy haciendo por ti, creo que no sería muy cómodo que la madre de mi novio me odiara"

Las palabras de Bella hicieron que mi risa cesara un poco pero mi hermana, como cosa rara, se me adelantó con un agudo grito perfora tímpanos muy típico de ella.

"¡YA SON NOVIOS! EDWARD NO ME DIJO NADA. ME ALEGRA TANTO QUE SEAS MI CUÑADA BELLA. EDWARD GENERALMENTE TIENE LOS PEORES GUSTOS EN..."

"¡ALICE!" Corté de inmediato la verborrea de mi hermana antes de que me metiera en problemas "Escucha Bella, todo va a estar bien, créeme..."

"Tú no entiendes Edward. Las mamás ME. , creen que soy rara"

Con eso definitivamente tuve que reírme.

"¡Por supuesto que creen que eres rara!" Dije entre carcajadas mirando la perpleja expresión en su rostro y "Mi amor, me sorprende ser el primero que te diga esto con seriedad pero, tu ERES rara" Puse mis manos en ambos lados de su cara y planté un sonoro beso en sus labios que ella respondió con una sonrisa.

Alice nos miraba con ojos brillantes y sus manos apretadas "Aww... ¡Ustedes son tan lindos!. Está bien Bella, todo va a estar bien. No te voy a decir que seas 'tú misma' porque aparentemente eso es muy loco para ti, pero eres genial y sólo tienes que demostrarle eso a Esme ¡Es todo! ¿Ves que fácil?"

Bella frunció el ceño ante la reluciente sonrisa y las enigmáticas palabras de mi hermana. Casi tan fácil de entender como: 'Vive tu vida al máximo Edward'. Así se hace hermanita.

"¿Cuánto tiempo tenemos? ¿Para cuándo citaste a Esme?" Pregunté volteando nuevamente hacia Alice

"Ahm... Bueno... No tenemos mucho tiempo en realidad y yo diría que, más o menos, para ya... ¡Hola mamá!" Alice habló apresuradamente y terminó levantando su mano para saludar a alguien tras de mí. Volteé inmediatamente para ver a mi madre haciendo su camino hasta acá.

Bella se veía bastante ansiosa otra vez así que tomé su mano bajo la mesa nuevamente y entrelacé nuestros dedos. Esme llevaba su uniforme del hospital, un sencillo pantalón color azul pastel y una camisa de mangas del mismo color pero con pequeños osos de peluche por doquier. Mi madre realmente debe tener muchas ganas de conocer a Bella y además debe estar muy apurada porque ella NUNCA sale del hospital con esa ropa.

"Alice, hija, disculpa la tardanza. Tuve que correr hasta aquí porque mi carro está en el taller y con esas nubes parece que va a llover en cualquier momento" ¿Corrió hasta acá sólo para esto? ¡Diablos!

"Está bien mamá, llegas justo a tiempo"

Esme le dio un breve abrazo a Alice y volteó hacia mí para saludarme de igual forma así que era mi turno de hablar.

"Mamá, ella es Bella, mi novia. Bella, ella es mi mamá, Esme"

"¡Novia! Omitiré el hecho de que soy la última en enterarme Edward pero está bien. Es un placer finalmente conocerte Bella" Concluyó levantando delicadamente su mano derecha, la cual Bella tomó nerviosamente y con más brusquedad de lo que esperábamos.

"Es un placer señora Cullen" Respondió ella con una sonrisa que era más extraña e incómoda que cordial.

Esme se sentó junto a Alice y frente a nosotros y no esperó ni un segundo para continuar.

"Entonces, Bella, no se absolutamente nada sobre ti excepto que eres donante de sangre y no eres responsable de que mi hijo haya hecho un enorme cambio en su vida ¿Qué más puedes contarme?"

Si, esa es Esme. Digamos que las sutilezas no son lo suyo sino más bien las indirectas que te atraviesan de frente como flechas.

"Mamá ella..."

"No, no, Edward, deja hablar a la chica" Me cortó de inmediato y sin despegar los ojos de Bella ni un momento. Ella intentó recomponer su expresión y finalmente habló.

"Estudio escritura creativa en la misma universidad que Edward, también formo parte del comité protocolar de la institución, tengo una hermana menor que... bueno... digamos que es un espíritu libre, y mi papá es Sargento del Cuerpo de la Marina"

"Sargento ¿Eh?" Respondió Esme. Si, ella tenía cierto fetiche por las figuras de autoridad y no pregunten por qué, yo mismo quisiera no saberlo. Sólo digamos que nunca deberías entrar a la habitación de tus padres sin tocar aun cuando escuches gritos.

Un mesero llegó a nuestra mesa para llevarnos los menús pero, por supuesto, eso no detuvo a Esme ni un segundo.

"Me dices que estudias escritura creativa. No es precisamente la carrera más lucrativa ¿Cierto?" Dijo con un tono bastante altivo que me molestó mucho. Esme es estricta pero no es mala ¿Qué le pasa?

"Tiene razón señora Cullen, pero respeto y tengo un profundo amor por los libros y la palabra escrita, además soy partidaria de que en la vida uno debe procurar hacer lo que ama" Respondió Bella tranquilamente y apreté ligeramente su mano.

"Ya veo" Esta vez los ojos de Esme se dirigieron a mí y parecía estar hablando conmigo.

Un minuto después el mesero volvió para pedir nuestras órdenes. Alice y Esme pidieron un sencillo pescado rebosado mientras que yo ordené una chuleta de cerdo. Bella, por otro lado, era un asunto muy distinto. Tenía la nariz metida en la carta y la leía con detalle pasando su dedo por toda la lista.

"Yo quiero un bistec bien cocido con un extra de ensalada césar, otro extra de papas fritas y una coca cola por favor, la más grande que tenga" Concluyó entregándole la carta al mesero con una gran sonrisa que el devolvió, y estoy bastante seguro de que yo también.

El hombre se fue por nuestra comida y noté que Esme la miraba con una mirada que parecía de reproche y no sabía si Bella la reconocería.

"Tu mamá es dura Cullen" Susurró Bella en mi oído cuando Alice entabló conversación con Esme.

"Tú lo has dicho, pero tranquila, vas bien" Susurré de vuelta.

Todos nos sorprendimos un poco cuando escuchamos un agudo grito que, para variar, no provenía de la boca de mi querida hermana.

"¡DOCTORA EEESMEEEEEEE!" Una pequeña niña de cabello largo y rubio se abalanzó sobre las piernas de mi madre y ella la levantó con gracia y la puso en su regazo.

"¡Hola cariño! ¿Cómo estás? ¿Cómo te estás sintiendo hoy?" Le preguntó mi madre con una gran sonrisa mientras acariciaba el cabello de la pequeña.

"Muy bien doctora Esme, ya no me duele la garganta ¿Ves?" Ella respondió abriendo muy grande su boca para demostrar su punto.

"Así es Claire, está mucho mejor ¿Dónde están tu mami y tu papi?"

"¡Claire!" Una mujer de cabello corto y del mismo color de la niña se acercaba a nosotros con prisa y recuperando el aliento "Hola doctora Cullen, disculpe la interrupción, Claire la vio desde lejos y no pude atraparla a tiempo"

"No te preocupes Marge, es un placer ver a mis pacientes favoritos" Contestó Esme dulcemente y la niña se pegó más a ella para darle un abrazo "Recuerda que no debes correr lejos de tu madre sin su permiso Claire ¿Esta bien?"

"Si doctora Esme, disculpa" La sonrisa de la niña parecía decaer pero eso cambió cuando Esme sacó una chupeta de su bolso.

"Para después del almuerzo y si te portas bien ¿Entendido?" Dijo entregándole la chupeta a la señora.

La niña y su mamá se despidieron de Esme con agradecimiento y la expresión de mi mamá en ese momento era todo un paisaje, se veía sumamente feliz. No puede evitarlo, simplemente le encantan los niños.

"Supongo que no tan dura entonces ¿Verdad?" Me susurró Bella nuevamente.

"Con los niños es una dulzura pero a menos que estés planeando darle nietos, yo no me confiaría" Hablé sin pensar y muy tarde me di cuenta de lo que había hecho ¿Acabo de hablarle a mi novia de dos días sobre futuros hijos?

Bella me miraba con los ojos amplios y estoy seguro de que yo me veía igual de asustado.

"¿Todo bien muchachos?" Preguntó Alice mirando entre Bella y yo y tratando de descifrarnos seguramente.

El resto del almuerzo pasó bastante tranquila. Por fortuna, Alice hice gala de sus trucos y se apoderó de casi toda la conversación hablando de cómo le iba viviendo con Jasper, el nuevo negocio que estaba planeando abrir con Rosalie y cómo todo iba marchando bien con la administración de su futura tienda de ropa, mientras que yo comía y Bella devoraba todo a su paso. Esta mujer sí que come.

El localizador de Esme la paró a mitad de bocado y después de verlo volteó hacia nosotros.

"Tengo que irme, se presentó una emergencia" Recogió su bolsa y le entregó a Alice su tarjeta de crédito "Encárgate de todo cariño. Bella ha sido un placer" Estrechó la mano de Bella nuevamente y esta vez su sonrisa parecía un poco más sincera que antes "Estaba planeando hacer una pequeña cena esta noche ¿Les gustaría a ti y a tu familia acompañarnos?"

La pregunta dejó a Bella un poco sorprendida y no la culpo porque yo estaba igual.

"¿Lo estabas planeando, madre? ¿Cuándo?"

"Justo ahora Edward" Respondió de una forma que me hizo entender que ya era tema zanjado.

Bella logró decir que si (aunque tartamudeando un poco) y Esme se fue dejándonos a todos bastante perplejos.

"¿Qué acaba de pasar?" Me preguntó Bella aunque todos aun teníamos los ojos puestos sobre la puerta por donde había salido Esme.

"No tengo idea"

"Es el efecto Esme" Contestó Alice en tono monocorde y eso me hizo recordar... ¡Esto fue un trampa! ¡Mi propia hermana me puso una trampa! Estaba más que listo para desatarme y decirle sus verdades.

"Alice..."

"Nos vemos esta noche Edward. Yo pago al salir, no te preocupes. Nos vemos luego Bella, bye" Mi hermana habló apresuradamente mientras corría con su bolso y se iba directo al mesero y luego hacia la puerta.

"¿Y ahora qué pasó? ¡Ni siquiera me dio tiempo para molestarme con ella! ¡Luego estaré muy ocupada y se me olvidaré que estuve molesta en primer lugar!" Exclamó Bella junto a mí. Di un gran suspiro y pensé en lo chiflada que estaba mi adorada familia antes de mirarla a los ojos y responderle.

"Ese... es el efecto Alice"

"¡Bella vámonos!" Grité por enésima vez desde la puerta de su habitación.

"¡Cállate Cullen!" Respondió ella, también por enésima vez.

Después de salir del restaurante habíamos acordado separarnos y vernos en su apartamento a las 6:30 ya que ella no sabía dónde viven mis padres. Llevaba media hora esperando junto a su puerta, menos mal que se me ocurrió citarla temprano y que la cena sería a las 7:30 (claro que ella no sabía eso). Nessie me había recibido en la puerta, llevaba un sencillo vestido negro sin mangas y unos zapatos no muy altos que la hacían ver más juvenil. Charlie, por otro lado, llevaba un uniforme muy parecido al que le había visto el día anterior excepto que este era de color azul marino pero mantenía todas las insignias y parches de honor.

Nada intimidante Sargento Swan, nada intimidante.

"¡Bella! VÁ-MO-NOS" Enuncié impacientemente esperando hacerla salir.

"¡Cullen! CÁ-LLA-TE. ¿Ves por qué no uso estúpidos vestidos y tacones todo el tiempo? ¿VES?" Exclamó ella a través de la puerta. ¡Dios! Nessie lo hizo ¿Qué tan difícil puede ser?

Un golpe sonó contra la puerta y me sorprendió mucho. ¡Oh! ¿Dije eso en voz alta? ¡Mierda!

Esperé cinco minutos más (que en realidad se sintieron como veinte) y volví a gritar.

"BELLA, VÁ-MO-N..."

No pude terminar porque Bella finalmente había abierto la puerta. Llevaba un vestido rojo oscuro, de media manga, con un pequeño escote en forma de corazón, no muy revelador pero un poco más corto que el de Nessie y es posible que me haya quedado mirando sus piernas demasiado tiempo.

"¿Nos vamos?" Preguntó suavemente sosteniendo un pequeño bolso en su mano y cuando finalmente subí mi mirada hacia sus labios de un rosado un poco más oscuro que el que naturalmente llevaba, me acerqué en un paso y posé mis labios sobre los suyos pero sin besarla, sólo paseándolos sobre su boca suavemente y torturándonos a ambos lentamente.

"Te ves preciosa Bella"

Su mano se deslizó bajo mi saco de vestir y acarició mi espalda.

"Tú tampoco están tan mal"

Terminó de unir nuestros labios en un corto pero sentido beso y nos separamos para encontrar a su familia en la sala.

Íbamos bajando tranquilamente las escaleras cuando la voz del Sargento irrumpió nuestro silencio.

"Hijas ¿Por qué mierda no han hecho nada para mandar a reparar ese maldito ascensor o por lo menos hablar con el dueño?"

Me detuve un momento en un escalón sorprendido de tener otra cosa en común con el Sargento Swan.

"¡Eso dije yo!" Los tres me miraron brevemente y continuaron bajando así que no tuve otra opción más que seguirlos.

"En serio ¿Cómo creen que la abuela Swan se dañó tanto la cadera? Eso fue por empeñarse en bajar y subir estas malditas escaleras todos los días por más de veinte años" ¡Oh! Entonces ASÍ es como habían conseguido el apartamento, era de la abuela Swan ¡Claro!

Bella y Nessie respondieron con carcajadas que ni el Sargento ni yo entendimos hasta que finalmente Nessie explicó:

"Charlie, la abuela Swan no se dañó la cadera por estas escaleras, fue por andar saliendo todas las noches a escondidas con su compañero del Bingo que..."

"¡Renesmee!" Reprendió el Sargento y después de unas risas más por parte de los tres, continuamos bajando y tomamos un taxi hasta la casa de mis padres.

Con los chiflados de mi familia y los raros de los Swan, ésta será toda una cena.


¡Llegó la familia! ¿Qué les parece Charlie? Digo, El Sargento :P, ¿Y Esme? No muy dulce ¿verdad? :/ tenía ganas de verla en otro plan y sin embargo :P. Jaja me encantan los personajes secundarios, con ellos y Emmett y Alice tengo para reirme xD ¿Cuál es su favorito?

Ya nos quedan pocos capítulos O_o nos faltan unos cabos más que atar así que saboréenlo y Déjenme saber qué les parece, su parte favorita o la que menos le gustó :P me encantará leerlas. Gracias

PD: Quizás me demore un par de días más pero no mucho :)
Abrazos,
Alessa 3