Un fic cortito, tomando el más que remañido y gastado temas de las cartas entre enamorados pero desde mi punto de vista malo que no llega a la malignidad de Rumiko pero lo intenta.


Estimada angelikitap4emmett. Enhorabuena otra vez por ganar el concurso. Y por comentar primero que eso también cuenta.

Estimada minefine7. Tienes razón. Me olvidé de avisar que era un capítulo pro-Akane. No me puedo ni imaginar la cantidad de gente, que habrá dejado de leer el epílogo por la mitad en cuanto parecía que Shampoo y Ranma intimaban…

Estimadas elena79 y Hiwatari. Bueno, espero que os recuperéis todos pronto. ¿"Autor favorito"? ¿"usted es el mejor"? ¡Qué vergüenza! Con esos comentarios sí que da ganas de seguir escribiendo.

Estimada Guest. Deduzco que eres Majomich por la mención a la medalla de plata. Debo confesar que soy muy aburrido en persona. De hecho, suelo quedarme callado durante horas… o incluso responder durante horas con monosílabos a la gente que me habla.

Gracias a todos por leer y comentar. Hasta el próximo.


Cartas entre ciegos mejor que gritos entre sordos.

Marimacho insolente,

No te aguanto. A veces, es mil veces más placentero pasarse un segundo con Shampoo o Ukyo que un día entero contigo…¿Entonces…? ¿Por qué me siento así cada vez que me separo de ti? ¿Por qué me tiemblan las piernas si las entreno tanto? ¿Por qué me siento tan débil si soy tan fuerte? ¿Por qué extravío la mirada y parezco aún más despistado que Ryoga? ¿Por qué estoy tan perdidamente enamorado de tus ojos y manos? ¿De tu sonrisa y mal genio? ¿De todas y cada una de tus miradas, tanto las seductoras, como las cómplices, tiránicas, agresivas o dulces? Por favor, dime por qué no puedo vivir sin ti y tampoco puedo decírtelo en persona. ¿Qué debo hacer? Si cuando te veo, la vista se me nubla, más bien se me empaña, como si del cristal de una ventana cuando llueve se tratara; salvo que las gotas no son de lluvia ni el mal tiempo, un temporal. Es llanto contenido por no ser capaz de abrir esa misma ventana y salir yo mismo al exterior a compartir contigo mis verdaderas emociones. Perdona si te lo digo así, pero antes que volver a tragarme esto y soltarte una burrada en persona, prefiero decírtelo por escrito. Puedes tacharme de cobarde si te place. Aunque odio admitirlo, sí que tengo miedo a una cosa y es a tu rechazo.

Con amor,

Ranma Saotome

Estimado Ranma

No hay vuelta que darle. Ni argumentos que rebatan lo evidente. Una buena carta debe serlo desde el primer párrafo. Eso de que "hay que ir calentando motores"…de "sigue un poco más que lo bueno viene más adelante" es pura mentira. Si lo bueno está por el medio y no al principio es porque el autor se ha esforzado más en el medio que en el principio y punto. Nada que discutir. A grandes inicios suelen seguirles grandes continuaciones. A inicios mediocres…en fin. Podrá haber alguna excepción pero prefiero perdérmela antes de tener que aguantar tanta basura sinsentido. Por eso, Ranma, me disculparás el feo que te hago pero no pienso leer esa porquería que me enviaste. ¡Mándale una a Shampo o a Ukyo que seguro que te la leen enterita!

Firmado Akane Tendo.

Kerida Akane Tendo,

Siento mucho hel malentendido de la carta anterior. Es que…ya sabes, empecé a escribir como te hablo siempre, ocultado mis verdaderos pensamientos hacia ti…y luego, cuando por fin se desbordó la presa que retenía aquellos enormes secretos en mi alma, me puse tan contento que me olvidé de releerla y corregirla. No espero que me aceptes, ni que sientas lo mismo que yo, pero por lo menos, entérate de lo que intento decirte. No seas, mala y lee esta y la otra carta que te envié.

Firmado Ranma Saotome.

Estimado Ranma Saotome

¡Si serás animal! ¿De verdad pretendías que leyera una carta así? ¿"Kerida"? ¿"Hel" con hache? De ninguna manera pienso leer ni la primera ni la segunda misiva. Has de saber que las reglas gramaticales están para algo. Si no las sigues, pues le estás faltando el respeto al lector y este, obviamente, pierde el poco que todavía podía albergar hacia ti. En el fondo te entiendo. De tanto escribir cartas para Shampoo ser normal costarte un poco volver a la normalidad. No preocuparte, escribirle a Ukyo y seguro que recuperar la memoriar.

Firmado "H"akane Tendo.

Hermosa, heroica y helénica Akane,

Mis más sinceras disculpas. Me ha vuelto a ocurrir; digo…eso de no revisar la carta antes de enviarla. Pero entiéndeme, apenas si puedo con mi alma. Es que ya ni veo tu cara cuando te miro. Solo tus ojos. He llegado hasta el absurdo de memorizar la frecuencia con que pestañeas y ajustar mis propios pestañeos a los tuyos, para así, perderme la menor cantidad de Akane posible. He sincronizado, incluso, el ritmo de tu respiración pero a la inversa. Procuro inhalar cuando tu exhalas. Sé que es tonto, pero suelo imaginarme que haciendo esto, es como si nos diéramos un beso a la distancia. Bueno y con los latidos de mi corazón hago unas cosas muy raras que mejor no te explico. No quiero aburrirte. Por favor, lee mis cartas.

Con amor y sin haches demás,

Ranma Saotome.

Estimado Ranma Saotome,

¿Qué? ¿Me estás tomando el pelo? ¿Te digo que pones una hache de más y me sueltas tres adjetivos irónicos? Si Shampoo y Ukyo te parecen más hermosas y helénicas, vale. Pero ni se te ocurra volver a usar el término "heroico" de forma irónica conmigo. Que hay que ser una verdadera heroína para aguantarte.

Firmado la que te salvó en las fosas de Jusenkyo.


Cuando el joven de la trenza vio que se colaba la última carta de Akane por debajo de su puerta, se abalanzó sobre ella y la leyó en un santiamén. Luego una furia descomunal dominó con tanta fuerza sus sentimientos que ya no pudo aguantarse. Tropezó contra las miles de bolas de papel que dormían en el suelo de su habitación –las cartas fallidas- y avanzó con paso firme pero seguro por el pasillo hasta alcanzar a su prometida.

-Joder, Akane, que te amo. ¿Vale? TE AMO. ¿Te ha quedado claro?

La chica se volteó con una sonrisa entre sus labios. No era por la sorpresiva confesión. Más bien, yo diría, que estaba conteniendo una fenomenal carcajada.

-Claro, tonto. Si ya me lo has dicho en tus cartas.

-¿Las…las has leído?

-Sí, por supuesto, pero…

-Pero…-le interrumpió un Ranma ya profundamente desquiciado.

-Pero prefería que me lo dijeras tú en persona. Es más sabroso besar al amor de tu vida que a un papel ¿no te parece?

A Ranma la verdad es que muy muy pero muy bien no le pareció, pero pronto le dio igual porque ya estaba disfrutando de aquello que anhelaba. Los labios de su prometida enteritos para él.

Fin