CAPÍTULO 14

….-Al fin Saotome, frente a frente… vamos comencemos!... decía Hikaru lanzándose a atacar a Ranma.

-Estoy listo Hikaru!-… respondía nuestro artista marcial y de igual manera se lanzaba rápidamente contra el oji verde.

En ese instante ambos interceptaron el uno con el otro un codazo y un rodillazo al mismo tiempo en el centro de la plataforma que incluso pareció retumbar. Ranma lanzaba fuertes golpes en la figura de Hikaru pero éste los estaba esquivando de manera perfecta.

-Hahaha con eso nunca me lograrás vencer Saotome-… decía el oji verde lanzando un fuerte cabezazo al oji azul que no pudo esquivar.

-Jeje apenas estoy calentado Okura-… respondía Ranma recuperándose rápidamente del golpe mientras agarraba fuertemente las muñecas del castaño para lanzarle rápidos rodillazos al abdomen de los cuales solo atinaron tres. Hikaru al sentir las poderosas rodillas de Ranma se zafó rápidamente del agarre del chico de la trenza para hacer el mismo ataque en él , pero nuestro artista marcial lo sorprendió agarrándolo de los ante brazos, el joven Okura al sentir eso hizo lo mismo, en ese momento ambos comenzaron una batalla extraordinaria de rodillazos recorriendo casi toda la plataforma, las rodillas de ambos chocaron un sinfín de veces produciendo fuertes sonidos, era como si dos piedras grandes colisionaran al mismo tiempo.

-Vaya no sabía que Ran-chan era tan poderoso es la primera vez que lo veo pelear así, aunque Hikaru también lo es-… hablaba Ukyo muy impresionada por lo que observaba.

-Claro que lo es, por esa razón es uno de los mejores en su tipo-… respondía Nabiki sentándose en su asiento.

"Ranma"-… pensaba Akane el nombre de aquella persona que estaba peleando por ella.

-Esto se está poniendo muy interesante-… mencionaba el oji verde separándose de Ranma para colocarse del otro lado de la plataforma.

-Vaya que sí-… respondía nuestro artista marcial con media sonrisa y de igual manera se situaba en el lado contrario del castaño. La gente gritaba de emoción al poder presenciar esa extraordinaria batalla.

-Bueno sigamos-… decía el artista marcial lanzándose con su puño derecho directo al oji verde.

.-Me parece perfecto-… bufaba Hikaru lanzándose en contra de su oponente, sintiendo la fuerte mano de Ranma sobre una de sus mejillas, pero el oji azul también sentía un fuerte golpe en su rostro, ambos puños de los dos contrincantes se encontraron con la cara del adversario, en ese momento ambos lanzaban rápidas patadas y golpes, Ranma por su parte los esquivaba pero algunos le lograban dar, Hikaru por su parte era muy bueno esquivando ataques por lo tanto ninguno de los golpes del chico de la trenza le tocaba.

-Maldición Ranma está recibiendo algunos golpes y patadas, sin embargo Hikaru no recibe ninguno de él-… decía alarmado el joven de la bandana amarilla.

-Vamos Ranma tu puedes-… gritaba Soun.

"Ranma por favor ten cuidado"-… pensaba muy preocupada la peli azul mientras seguía observando la batalla.

"Maldición ninguno de mis ataques le están afectando, tengo que hacer algo rápidamente… lo tengo!"… pensaba el oji azul bajando un poco su guardia permitiendo que el castaño le diera muchísimos más golpes, para después estrellarlo de manera brutal a la plataforma haciendo en ella un enorme hoyo por el impacto que recibió con el cuerpo del joven Saotome.

-Qué pasa Saotome me estás defraudando, ven aquí-… decía malvadamente el castaño mientras agarraba de la camiseta al oji azul lanzándose poderosos ataques, Ranma solo se limitaba a resistirlos.

-Toma esto!-… gritaba el oji verde mientras lanzaba varios golpes en el estomago de su adversario, después lanzaba múltiples patadas y codazos en los puntos vitales del joven Saotome, en ese momento Ranma empezaba a sangrar por varias partes de su cuerpo.

-No puede ser, tengo que ir a detener esto, Hikaru lo está matando!-… gritaba de manera de manera desesperada la pequeña Tendo al ver que el oji azul estaba recibiendo golpes brutales.

-Alto Akane-… ordenaba Nabiki

-Hermana que no ves lo que está pasando!-… gritaba más desesperada la chica de ojos chocolate.

-Akane lo que está haciendo Ranma es dejar que Hikaru le ataque demasiado para poder leer sus movimientos… además si te fijas bien Hikaru se está empezando a cansar-… hablaba Genma de manera muy cierta y seria, la peli azul solo se resigno a creerle a su tío y nuevamente se sentaba en su lugar.

"Ahora es mi turno"… pensaba el artista marcial al ver que su plan había funcionado, en ese momento empezaba a detener cada uno de los golpes de Hikaru con mucha facilidad ya que sabía en qué punto caerían, el castaño se sorprendía ante eso y siguió lanzando ataques mucho más rápidos pero sus esfuerzos eran inútiles además de que estaba perdiendo bastante energía, al notar eso Ranma inició su ataque de las castañas calientes incrementadas al triple de velocidad que comúnmente hacía, miles de golpes interceptaban varias partes del cuerpo de Hikaru sacándole múltiples cantidades del vital líquido.

-Toma esto Hikaru-… gritaba el joven Saotome mientras se colocaba detrás de su oponente para darle una muy fuerte patada en la espalda a la vez que lo mandaba a estrellar contra el primero de los muros de concreto del campo de batalla.

-Ese es mi hijo-… gritaba orgullosa Nodoka.

-Ves Akane, Ranma sabe hacer muy bien su trabajo-… decía Nabiki a su pequeña hermana mirándola de reojo.

-Ranma-… murmuraba con brillo en sus ojos la pequeña Tendo al ver que el oji azul ahora dominaba el combate. El público por su parte estaba más que sorprendido, jamás se imaginaron ver una batalla de alto calibre.

En la residencia Tendo Kasumi y el doctor Tofú se impactaban de lo que veían por la televisión, lo bueno que sus hijos ya estaban durmiendo para no ver la fuerte pelea del joven Saotome a quien le consideraban un tío.

-Ranma es muy fuerte-… decía Kasumi mientras tomaba un poco de té.

-Vaya que lo es amor… pero me preocupa ya que está gastando mucho poder en sus ataques-… respondía de manera sería el esposo de la mayor de las Tendo… volviendo a la batalla;

Hikaru se desprendía lentamente del muro con el que lo habían mandado a chocar y su aura de poder se incrementaba nuevamente.

-Ahora verás Saotome!-… gritaba aquel joven dominado por la ira, y de manera muy rápida empezaba a atacar nuevamente al chico de la trenza, pero sus golpes eran esquivados.

"Bien es hora de usar esta técnica y acabar con esto"-… pensaba el oji azul mientras en forma de espiral evitaba los ataques de Hikaru, hasta llegar al centro.

-Siente el dragón volador!-… sentenciaba el artista marcial mientras daba un golpe en el mentón de Hikaru y lo mandaba al interior de un fuerte torbellino.

-Eso es lo que quería que hicieras!-… gritaba Hikaru apoderándose de aquel torbellino de aire para convertirlo con sus manos en uno de fuego.

-Quéee!-… decía el chico de la trenza mientras que el torbellino que lanzó contra su oponente volvía hacía él pero ahora con llamas que lo atraparon produciéndole un fuerte daño y dolor.

-No puede ser esa es una de las técnicas especiales de Hikaru!-… gritaba Akane.

-Queeé-… contestaban todos al unísono.

-Sí, Hikaru para aquel ataque solo necesita la fuerza del viento, y Ranma al producir el dragón volador Hikaru tomo la fuerza de aquel torbellino utilizándolo para su ataque-… decía desesperada Akane.

-Hahaha ríndete Saotome, jamás podrás liberarte de ese ataque, otra opción es morir-… sentenciaba maquiavélicamente el oji verde al ver la cara de dolor que tenía Ranma ante dicho ataque.

"Rayos puso en mi contra mi propia técnica, sin embargo no puedo rendirme, no puedo dejar que se salga con la suya… si dice que no puedo salir el tampoco lo hará-… pensaba el chico de la trenza mientras de una manera sobre humana lograba controlar aquel torbellino para que fuera por Hikaru.

-Qué demonios haces!-… gritaba el castaño al ver que se encontraba junto con el artista marcial dentro de aquel torbellino que al igual que Ranma lo apretaba de una manera muy dolorosa.

-Será mejor que lo desactives, sino quieres morir junto conmigo!-… decía el joven Saotome mientras trataba de seguir aguantando aquel sofocante dolor.

-Maldición!-… gritaba Hikaru mientras con su mano absorbía aquel fuego, para que de nuevo el torbellino estuviera hecho de aire, momento después el torbellino estrello a ambos contrincantes contra el suelo, destruyendo en casi su totalidad el campo de batalla.

-Ranma tienes que levantarte!-… gritaba con lagrimas Soun al ver que el artista marcial yacía en el suelo al igual que Hikaru.

-Ese ataque fue muy poderoso para ambos, va a ser un milagro si uno de los dos se levanta-… decía Ryoga muy preocupado, el público permanecía en silencio por lo que sus ojos veían, nunca en su vida habían presenciado una batalla de tal magnitud. En ese instante el joven Okura se empezaba a levantar de la plataforma para caminar muy lastimado a donde se encontraba su oponente en el suelo.

-No puede ser Hikaru le va a dar el golpe de gracia-… decía alarmado el señor Genma.

-Hijo no puede ser-… decía con lagrimas Nodoka, mientras que en el extinto campo de batalla;

-Eres bueno Saotome pero yo soy el mejor-… decía Hikaru mientras cerraba su puño derecho envolviéndolo en llamas, en ese momento llegó a donde se encontraba el oji azul semiinconsciente y lo tomó por lo que quedaba de su camiseta.

-Ranmaaaaa!-… gritaba la peli azul con llanto al ver que el chico de la trenza no se levantaba.

Por alguna razón el grito de Akane llegó a los oídos del oji azul, haciéndole ver que aún no era hora de darse por vencido, encendió rápidamente sus sentidos y pudo ver que Hikaru se disponía a dar su último ataque.

-Este es tu fin… puño del fénix!-… gritaba de manera aterradora el castaño mientras lanzaba su poderosa técnica a la figura de Ranma, pero se sorprendió de que el oji azul lo detenía con ambas manos.

-Es hora de terminar con esto!-… sentenciaba el artista marcial dando una fuerte patada en el estomago de Hikaru lanzándolo a estrellar contra el segundo muro del campo de batalla.

-Este es por el daño que le querías hacer a mi familia!-… decía el oji azul mientras despegaba el cuerpo estrellado de su adversario para que con otro fuerte golpe en el pecho lo mandara a estrellar al tercer muro del campo.

-Este es de mi parte!-… volvía a hablar el chico de la trenza mientras nuevamente despegaba el ser de Hikaru muro para aventarlo contra el tercer muro con un muy duro cabezazo en la mandíbula del oji verde.

-Y este último es por a ver hecho sufrir de esa manera a Akane!-… sentenciaba el artista marcial tomando con ambas manos la cabeza de Hikaru estrellándola con una gran velocidad contra el cuarto y último muro del campo de pelea dejándole totalmente inconsciente y haciendo que el muro se destruyera por completo. El anunciador saliendo del shock que le había producido ver esa pelea pudo notar que Hikaru estaba fuera de combate y dio el anunció final.

-Damas y caballeros el ganador además de ser el mejor artista marcial que existe es el representante del dojo Tendo… Raaannnnmmmaaaa Saotomeeeeee!... al escuchar eso el público volvió a gritar de emoción.

Ranma por su parte solo se desvaneció en el suelo por el cansancio, más no estaba inconsciente sino solo muy agotado. Al ver eso Akane con el resto de la familia y sus amigos corrió a socorrer al joven Saotome.

-Ranma, Ranma estás bien?-… decía con varias lagrimas la peli azul levantando la mitad del cuerpo del chico de la trenza en sus brazos.

-Akane, te lo prometí ahora estás libre del imbécil ese-… decía con media sonrisa el artista marcial ya que aún se encontraba bastante adolorido.

-Ranma-… respondía Akane mientras abrazaba con suma ternura al oji azul, sin dejar de llorar.

-Estoy muy orgullosa de ti hijo-… hablaba la madre de Ranma.

-Yo también Ranma, eres el mejor-… decía con su típico llanto Soun.

-Te felicito hijo-… decía con una gran sonrisa el señor Saotome.

-Ran-chan estuviste increíble-… decía la mejor amiga del oji azul… -Cierto Ranma ahora te respeto mas amigo-… agregaba el chico perdidizo.

-Muy bien Ranma yo también estoy feliz por ti-…mencionaba con media sonrisa la mediana de las Tendo, después pudo ver que la gente de Hikaru incluyendo su padre lo estaban levantando para llevárselo en una camilla seguramente al hospital ya que con la paliza que le dio Ranma seguramente le fracturo todos los huesos.

-En un momento vuelvo-… comunicaba Nabiki mientras se dirigía con los Okura

-No puede ser que haiga perdido mi propio hijo-… decía muy molesto el señor Okura.

-Señor Ren espero que respeten nuestro contrato ya que si no lo hacen podemos llevarlo a la corte y ustedes saben perfectamente que tienen las de perder como ahora-… decía muy segura Nabiki con una gran sonrisa de victoria en su rostro.

-No se preocupe señorita Tendo, es más aquí tiene la demanda de divorcio firmada por Hikaru, se lo hice firmar antes del combate por si esto pasaba, además de que no volverá a molestar a Akane-… hablaba el señor Okura mientras le pasaba secretamente el documento que Nabiki observó cuidadosamente.

-Me alegra que cumpla con nuestro trato, fue un placer hacer negocios con ustedes-… decía la castaña mientras reía y se dirigía nuevamente a donde se encontraba Ranma.

Los medios querían hacer miles de preguntas al campeón Saotome, por muy peculiar que parezca ninguno recordaba que la peli azul era la mujer, o más bien ahora la ex mujer de Hikaru ya que había cambiado su físico desde el día que se casó y ese mismo día fue el primero y el último que los medios le vieron, por lo tanto no hubo problemas que la peli azul se encontrará ayudando a Ranma a ponerse de pie para después servirle como apoyo para que no cayera ya que el chico de la trenza seguía muy débil.

-Ranma qué se siente ser el mejor artista marcial qué existe-… decía un reportero.

-Felicidades Ranma, la chica que le está ayudando acaso es su novia?-… preguntaba una reportera, esas y muchas preguntas fueron lanzadas al artista marcial.

-Solamente puedo decir que estoy muy feliz-… decía con una sonrisa el oji azul.

-Señores, señores por favor dejen descansar a mi representado, después les contestará todas las preguntas que gusten-… hablaba Nabiki mientras venía con su equipo de seguridad para apartar a los medios.

-Vamos a la casa Ranma-… decía una muy feliz Akane.

-Vámonos Akane-.. Decía el chico de la trenza mientras se alejaban del campo de batalla junto con el resto de la familia.

Al llegar a casa de los Tendo, Tofú examinó bien a Ranma para ver si no tenía un golpe de gravedad, pero solamente estaba lastimado y agotado por lo tanto solo necesitaba descansar por una semana, todos se encontraban felices por el triunfo de Ranma en especial la peli azul, se sentía muy orgullosa del chico de ojos azules, ya en la mesa Soun y Genma bebían sake celebrando, mientras los demás solo degustaban algo de té con algunos bocadillos que Kasumi había preparado.

-Bueno familia ahora nuestro dojo se convertirá en el mejor… y Akane firma esto-… decía Nabiki pasándole la demanda de divorcio a su hermana.

-Muchas gracias Nabiki-… decía muy entusiasmada la pequeña Tendo firmando de manera inmediata el documento que oficialmente le cedía nuevamente su apellido y la libraba de aquel repugnante ser.

-No me las des a mi dáselas a Ranma, el hizo el trabajo duro-… respondía la mediana de las Tendo. El chico de la trenza ya había subido a darse una ducha y a dormir pero aún estaba sumido es sus pensamientos ya que había tomado una decisión.

-Si hermana, ahora mismo iré a dárselas, ya debe de estar en su habitación-… mencionaba la chica de ojos chocolate para después subir a donde se encontraba Ranma.

"Tiene que ser así Akane"… pensaba de manera melancólica el oji azul aunque también estaba muy alegre por haber librado a Akane del infeliz que tenía por esposo.

-Ranma puedo pasar?-… preguntaba la pequeña Tendo tocando la puerta.

-Claro Akane pasa-…

-Ranma, de verdad te lo agradezco demasiado… me siento muy feliz más que por mi por ti de verdad-… decía la peli azul mientras se sentaba a un lado de Ranma y agarrando suavemente su mano.

-No tienes porque dármelas Akane, me alegro que al fin estés libre de ese matrimonio ahora trata de ser feliz quieres-… decía el artista marcial con cierto toque de nostalgia en su voz.

-Claro que lo haré-… respondía la peli azul, ya que mañana pensaba organizar una fiesta en honor a Ranma, además de que al fin le confesaría el gran amor que le ha guardado por tanto tiempo.

-Bueno ahora si me disculpas estoy muy agotado-… decía el joven Saotome.

-Claro Ranma descansa, mañana nos vemos-… decía la peli azul colocando un lindo beso en el cachete izquierdo del joven.

-Si Akane, que descanses-… respondía el oji azul y de igual manera depositaba un tierno beso en la mejilla derecha de Akane, haciendo que está se colorara al máximo.

Minutos después Akane regresaba con la familia para decirles la idea de la fiesta sorpresa de Ranma, todos se encontraban muy gustosos de ayudarle, Nabiki por su parte sabía que tal vez esa fiesta no se podría llevar a cabo por lo que le dijo Ranma el día anterior. Una hora después todos se fueron a dormir y la chica de ojos chocolate solo soñaba con Ranma, aquel chico que la libró de su verdugo y con el cual quería compartir toda su vida debido al gran amor que le tenía.

Muy temprano Ranma tomaba su maleta de viaje mientras se aproximaba a la salida del que había sido su hogar, y miro con forma nostálgica la ventana de Akane, aquel sitio que le traía tantos recuerdos.

"Adiós Akane sé feliz"… pensaba el oji azul mientras abandonaba la casa de los Tendo.

Ya había amanecido completamente, los rayos del sol alumbraban la ventana de Akane haciéndola despertar de ese dulce sueño con el dueño de su corazón.

-No puede ser!-… gritaba Soun, y el resto de la familia se encontraba dentro de la habitación del oji azul. Ranma se había ido y no sabían ni siquiera a donde, a excepción de Nabiki, solamente dejo una carta que leyó Nodoka en voz alta.

Akane al oír el grito de su padre se levanto rápidamente de la cama para ir a donde se encontraba el alboroto, y pudo ver que las cosas de Ranma ya no se encontraban y por alguna razón eso le empezaba a dar indicios de lo que estaba pasando.

-Papá qué pasa... y, y Ranma?-… preguntaba desesperadamente la peli azul a su padre, a lo que solo Soun evitó su mirada.

-Akane hija, ten lee esto-… decía tristemente Nodoka para entregarle una carta a la hija de Soun, la menor de las Tendo se apresuró a leer dicha carta con lágrimas en los ojos, ya que sabía que esa era la caligrafía de Ranma, dicha carta decía:

Querida familia perdónenme por no despedirme como es debido de cada uno de ustedes, pero es necesario que yo me aleje de Nerima por un tiempo, agradezco las muestras de cariño que me han dado todo este tiempo, sepan que les guardo un gran cariño, mamá no te preocupes estaré bien y viejo cuídala mucho quieres.

Akane supongo que tu también leerás esto, estoy muy alegre de que ya estés libre de Hikaru ahora como te dije anoche sé feliz, estoy seguro sabrás seguir sacando el dojo adelante ahora que no estaré yo, perdonarme por irme así pero tengo mis razones…. Cuídate mucho.

Ranma Saotome

Al terminar de leer, Akane hecha un llanto se fue a su habitación, todos los demás se mostraban tristes por lo sucedido, y sabían que lo mejor sería que se desahogara un poco. Nabiki por su parte sabía que tenía que hablar con ella y se dirigió a su recámara.

-Akane abre por favor-… hablaba la mediana de las Tendo.

-Ahora no hermana, déjame sola por favor-… decía con un amargo llanto la peli azul recostada en su cama y abrazando a su almohada.

-Te conviene hablar conmigo, es sobre Ranma-… finalizaba la representante del oji azul, Akane al oír eso abrió inmediatamente la puerta dejando pasar a su hermana pero sin dejar de sollozar.

-Escucha atentamente Akane ya que de ti depende que Ranma regrese o se vaya para siempre-… comunicaba Nabiki.

Continuará….

Bueno amigos hasta aquí el penúltimo capítulo, al fin Akane fue librada de la bestia de Hikaru pero sin embargo lo más importante para ella se ha marchado… Agradezco mucho por que lean y les agradezco más que comenten de verdad muchas gracias!... Por ahora sido todo, nos leemos en el capítulo final en el cual se revelaran las razones del porque la ida de Ranma, además de otras cosas, paciencia… Saludos.