Yo: regrese con el fic de cumpleaños…

Tsubasa: pero ya no esta Reiji

Yo: lo recupero el lunes

Ryuga: esto ya me dio risa

Yo: con este capitulo te dará aun más, ya que estas…

Ryuga: beyblade no le pertenece a la autora del fic ni tampoco los personajes

Reiji estaba estático, mientras miraba al chico con el ramo de rosas.

-¿Qué pasa? Pensé que estarías feliz de verme- dijo el chico de ojos ámbares, mientras miraba el leve estado de shock de su amado.

Las lagrimas comenzaron a salir de los ojos de Reiji, pero no eran solo de alegría, también lo eran de tristeza, como si ambas se fundieran en una misma.

En ese momento, Reiji sintió como alguien lo abrazaba, se sentía seguro, protegido, amado… Pero a la vez sintió un fuerte impulso, algo que lo obligaba a separarse de los brazos de Tsubasa.

-¡ERES UN IDIOTA TSUBASA OTORI!- grito Reiji, mientras su rostro se llenaba más y más de lagrimas, a su vez se separa y comienza a golpearlo, pero débilmente, como si fuera un berrinche infantil- ¡IDIOTA! ¡IDIOTA! ¡IDIOTA! ¡IDIOTA! ¡IDIOTA!- siguió gritando, y golpeándolo.

Tsubasa llego a cansarse, así que toma a Reiji por las muñecas, lo cual sorprende al chico, pero lo que más lo sorprendió, fue con el chico de ojos ámbares se acerca y le da un dulce y tierno beso en los labios. Reiji por tal acto no sabia que pensar, si realmente estaba siendo besado por Tsubasa, o si su mente estaba jugando con él.

Tsubasa se separa y mira como Reiji había dejado de llorar, pero ahora había comenzado a temblar- Ahora ¿Qué te pasa?- pregunta, ya que hacia alrededor de un mes que no se veían.

-Es solo que…- comenzó a decir, pero luego alza su mirada, y lo que ve es una leve sonrisa- ¿Por qué sonríes?- le pregunta, mientras alzaba una ceja.

-Me parece graciosa tu actitud, este no es el mismo Reiji desde hace cinco meses- le contesta Tsubasa, aun con la sonrisa, la cual desaparece al momento en que Reiji toma su mano y la acerca al vientre donde se encontraban las futuras Otori- ¿Por qué…?- comenzó a preguntar, mientras en su rostro había confusión.

-Cállate y limítate a sentir- dijo Reiji, mientras movía la mano de Tsubasa por su vientre, logrando que este sintiera una patadita de parte de las bebes.

*~*~*Primera semana del quinto mes*~*~*

-¡No!- grito Reiji, mientras intentaba huir de su gatito de cabellos plateados, de un momento a otro rodeo su cama, y como era de esperarse, Tsubasa reía por tal acto.

-¡Vamos!- exclamo Tsubasa, con una sonrisa picara y burlona, mientras corría a Reiji por toda la habitación.

-¡ESO NO! ¡ESTOY EMBARAZADO!- se quejo Reiji a los gritos, o hasta donde los pulmones le daban, posicionando sus manos, en lo que le quedaba de cadera, o cintura.

-Reiji, no es algo malo-comenta Tsubasa, mientras se tranquilizaba y comenzaba a pensar en opciones de como acorralar a su Small Snake, de una manera que fuera efectiva y a la vez rápida.- Pero escúchame, en el tiempo que tuve libre, investigue un poco, y encontré que tener relaciones sexuales es beneficioso para el embarazo- le explica, pero solo logra llevarse una cara espantada de parte del embarazado.

-¿¡Qué!?- grito Reiji, con enfado y una cara de aun espantado, más que nada porque Tsubasa fue más listo, y más rápido que él, ya que ahora, Reiji se encontraba en los brazos de Tsubasa, mientras era posicionado en la cama, junto con el chico de los ojos ámbares- ¡DIGE QUE NO!- grito, pero fue un intento fallido, ya que el chico no lo soltaba.

-Pero es bueno para tu estado- dijo Tsubasa, y se lleva una mirada asesina de parte del embarazado con hormonas a flor de piel.

-No pienso creerte, no tienes pruebas- le replico Reiji, a la vez que notaba que estaba en desventaja, y traga saliva- Entonces infórmame ¿Por qué me beneficia?- pregunta, y a Tsubasa se le forma una leve sonrisa.

-Mira, si tienes relaciones sexuales mientras estas embarazado, te puede ayudar a que des a luz en forma no quirúrgica- le explica Tsubasa, mientras su rostro deja ver una sonrisa burlona, por la cara sonrojada de Reiji y por los gritos que comenzaría a dar.

Efectivamente esos meses restantes se volverían cada vez mas entretenidos.

*~*~*Segunda semana del quinto mes*~*~*

-¿Así que viven juntos?- pregunta una castaña, con los ojos bien abiertos.

-Si- le contesta Reiji, mientras le daba forma de corazón a unas galletas.

-¿Juntos, juntos?- le pregunta la castaña, haciendo notar que no estaba del todo convencida por su respuesta.

-Madoka, ¿acaso no hablas español?- le pregunto Reiji con un poco de molestia, dejando un rodillo de madera de lado, el mismo rodillo con el que golpeo a Tsubasa en la cocina, cuando este, con la insignificante excusa de que tener relaciones sexuales durante el embarazo era bueno, e intento aprovecharse.

-Si hablo español, es que…- comenzó a decir Madoka, aun sin poder entender, o más bien creer lo que escuchaba.

Ya hace unas dos semanas Reiji y Tsubasa habían comenzado a vivir juntos, y Tsubasa se había desconectado de casi todo, casi, ya que aun necesitaba ir a trabajar, Reiji por su parte, tuvo que hacer algo que no quería, que fue cerrar la florería, por una petición de Tsubasa, y había comenzado a mudarse con Tsubasa a una nueva casa. Y justamente quedaba cerca de B-Pit, por lo cual comenzó a recibir visitas de Madoka.

-Pues… los felicito… ¿de cuento estas?- pregunta Madoka, mientras dirigía su mirada al vientre de Reiji.

-Unos cinco meses y dos semanas, creo- le contesta Reiji, y come una de las galletas recién hechas.

Madoka suspiro y siguió viendo como Reiji seguía cocinando.

*~*~*Tercera semana del quinto mes*~*~*

Eran las dos de la mañana, y Reiji se encontraba comiendo chocolates, mientras miraba la puerta de entrada, con una mirada y una actitud asesina.

-Lo matare, solo espero a que entre y pero rompo el chocolate en la cabeza- dijo Reiji, pero paso algo que no esperaba- eso si no te comes el chocolate primero- le comento su conciencia, logrando enfurecerse- Tienes razón- dijo rendido- ¿Qué te parece si tomas el cuchillo más grande y lo persigues por toda la casa?- le pregunta y sugiere.

En ese momento Reiji va a la cocina, toma el cuchillo más grande que encuentra, y escucha como alguien entraba a la casa muy sigilosamente.

-¡DATE POR MUERTO TSUBASA!- grito Reiji, mientras lo comenzaba a correr, lo cual siguió como una persecución, hasta que Reiji se canso de correr.

*~*~*Cuarta semana del quinto mes*~*~*

-¡DEMONIOS!- grito Tsubasa, mientras leía una carta que le había llegado.

-¿Qué pasa?- le pregunta Reiji, mientras le daba una mordida a una paleta.

-Es que… me quieren reducir el sueldo, y no podre ganar suficiente para nosotros tres- dijo Tsubasa, a lo que Reiji se lo queda mirando.

-¿Cómo que tres?- pregunta Reiji, aun sin entender.

-Si, tú, yo, y la bebe- le contesta Tsubasa, y Reiji comienza a sentir nervioso.

-Esto… Tsubasa…- comienza a decir Reiji, con más nervios de lo que suele estar.

-¿Qué sucede?- le pregunta Tsubasa, mirándolo fijamente.

-¿Qué acaso no te dije que son mellizas?- le pregunta Reiji, sin mirarlo, pero no escucho un "¿¡QUÉ!?" o un "¡IMPOSIBLE!", no, solo escucho una caída.

Reiji mira a Tsubasa, quien ahora se encontraba en el suelo, desmayado por tal noticia.

-¿¡POR QUÉ TE DESMAYAS!? ¡SOY YO QUIEN SUFRE POR PARTIDA DOBLE!- grita Reiji, al aire, mientras se la una mordida llena de rabia a la paleta.

Yo: ¿Qué les pareció?

Tsubasa: oficialmente me quiero mudar al otro lado del mundo

Yo: suerte con eso…

Yu: o-o ¿De donde vienen los bebes?

Yo: O-O bueno ya saben reviews, sugerencia, aclaraciones, todo es aceptado…

Yu: ¿Somos flexibles? o-o

Yo: nos vemos en la próxima actualización o fic… Mata-nee *sale corriendo*