~Por Amarte así~

La lluvia golpeaba con fuerza sobre la ventana de mi departamento. Los cristales eran cubiertos por una cortina de agua que se deslizaba audaz por ellos. Siempre era agradable un día de lluvia en mi solitaria vida, me ponía a leer con el sonido de la lluvia de fondo, hasta resultaba relajante, pero ahora… todo es completamente distinto.

Ni la soledad ni la lluvia me resulta relajante, es estresante, deprimente… aterrador.

Y todo por ella, por la niña ingenua y despistada que resultó ser la mujer que he estado buscando toda mi vida. Esa que en mis sueños me pedía ayuda, esa que salvaba como el enmascarado y molestaba como el arrogante Chiba.

El arrogante Chiba…

No puedo evitar recordar sus palabras con las que peleábamos antes de que nuestras vidas cambiaran completamente, antes de saber que estábamos destinados a estar juntos. Cuando decirle algo y hacerla echar humo por las orejas era mi diversión; a veces desearía tener una vida común y corriente, así como ella deseó después de pelear contra Beryl, porque aún pese a todo, ella y yo seguíamos reuniéndonos. Una vida común y corriente al lado de Serena…

Me hubiera encantado mantenerme así.

Pero no, todo tuvo que empeorar, y ahora puede que esté en mis manos la perdición de ella. En mis sueños soy el culpable de un mal que la atacará por estar junto a mí…

Serena…

Su nombre se rompe en mis labios, sin poder pronunciarlo…

No soy tan fuerte como aparento ser, si algo le pasara yo no podría vivir con ello.

Estoy cansado de que el destino nos reúna y nos separe a su antojo. Yo no resistiría que muriera una vez más, y menos por mi culpa.

Separarme de ella no fue algo fácil, la amo. Y por ese amor, no puedo ser egoísta, prefiero que me odie, que me crea un ser cruel y vil pero que siga su camino. Que al menos uno de los dos pueda ser feliz, aunque sea lejos de mí. Su vida es más importante de lo que yo pueda sufrir, mucho más.

Además, estoy acostumbrado a perder en esta vida. Todo lo que amo no dura conmigo, lo pierdo al poco tiempo, eso pasó con mis padres y ahora con Serena.

Esa es mi niña alegre, siempre feliz, siempre de buen humor pese a lo llorona que es. Y esa frescura de ella, esa espontaneidad es la que quiero proteger.

Mi castigo por aferrarme a nuestro amor eterno y prohibido… ese amor tan puro y lejano que nos marcó la vida para siempre. Será alejarme y sentir como mi alma muere con cada día que pasa.

Cada vez que me topó con ella, cada vez que me cruzó en su camino. Al ver sus ojos, esos hermosos ojos que se asemejan al mismísimo cielo, veo en ellos reflejados el mismo amor que siento por ella.

Un amor que yo quisiera poder disfrutar con ella, pero no, tengo que ser cruel. Tratarla como si no me importará, causarle lágrimas para que me odie. Despreciarla y humillarla para que también lo haga.

Quizás sea difícil de entender mi forma de proceder, y crea que solo me justifico al decir que lo hago por amor, pero así es.

Al Darien que era antes de conocerla aquella tarde en donde me pegó con su examen, no le hubiera costado nada de trabajo hacer de cuenta que no existe, pero al Darien después de recobrar la memoria, le cuesta muchísimo.

Le cuesta mucho resistirse las ganas de besar sus labios cuando estamos cerca. Las ganas de abrazarla y reconfortarla cuando llora por esas lágrimas que yo vilmente le provoqué.

Ella, y solo ella es la dueña de mi mente, de mi corazón y de mi amor. Aunque salgo con otras, solo es por aparentar… no dejo de pensar en Serena ni un segundo.

Por ella, seré su sombra, la persona que la siga protegiendo del mal aunque no la pueda proteger de mí mismo.

Porque aunque ese sueño aterrador me persigue, la bella imagen que hacemos con su pequeña prima, es como un cuadro perfecto.

Un cuadro que aunque tenga que esperar una nueva vida… esperaré conseguir. Porque en esta vida, de eso estoy seguro. No amaré a nadie más como a ella, a nadie más desearé como la deseo a ella, y a nadie más le podré dar mi corazón, porque lo tiene ella.

Salí al balcón, y observé como la lluvia empapaba todo, preguntándome en qué lugar de esta gran ciudad está esa rubia cabeza de chorlito con mi corazón en sus manos.


.


El rinconcito de la que escribe

Hola, bienvenidos a un nuevo fic de esta loca sirena jajaja Para esta colección de one shot inspirados en canciones, cuento con la ayuda de una amiga de Facebook, llamada Gisella Chiba quien terminó de despertar a la Mamocha que había en mí.

Los fics de esta colección serán todos en pov Darien,

Así que si no eres Mamocha... este no es tu fic!

La canción inspiradora de este fic fue : Por Amarte así de Cristian Castro.

Saluditos submarinos!

Aquatic~