Disculpen la tardanza de este nuevo capítulo, aunque ya se que nadie me extraño TT^TT, así que sin más que decir más que Sailor Moon no me pertenece ya que es propiedad de Naoko Takeuchi, solo la historia pertenece a mi loca cabesita, jiji.

=^.^=...Ari...=^.^=

Abro la puerta de mi habitación y salgo, -qué te pasa, no podías esperar, es más no he tardado mucho, así que si no me veo linda es tu culpa-, pero no recibo respuesta alguna, es entonces cuando me doy cuenta que esos dos no me quitan la mirada de encima, viéndome de abajo hacia arriba, y solo siento como el color comienza a subir por mi cara, -acaso me veo mal?-

-No, no es eso, al contario te vez muy linda-

-Vaya entonces si eres una mujer, deberías vestirte y arreglarte así más seguido, bueno que esperamos hay que irnos- tomo el pequeño bolso que va a juego con el vestido, y un pequeño abrigo para taparme, y Darien me ofrece su brazo, a lo cual no objeto y entrelazo el mío con el suyo, escuchando un gruñido de protesta por parte de Seiya, pero no le tomo mucha importancia, y comenzamos a caminar en dirección a la salida.

Unos cuantos minutos más y hemos llegado, por lo que veo Darien y Seiya son algo así como clientes reconocidos, ya que no nos cuesta mucho trabajo entrar al lugar como las otras personas que se encuentran fuera de este, una vez dentro del lugar tomamos asiento en una pequeña mesa con un sofá alrededor de ella.

Ahora veo porque este lugar es tan popular, ya que una vez dentro es grande, tiene espacio suficiente para las mesas, algunas con sillas y otras con sillones, como en la que me encuentro ahora, además de contar con su barra que forma un círculo, dentro del cual se encuentra el barman encargado de preparar las bebidas, y por último una pista en el centro, donde ya se encuentran varias personas bailando.

-Bueno ya estamos aquí, iré por unas bebidas, y a inspeccionar el lugar- si seguramente para coquetear con cuanta chica se encuentre, sino por cuál otro motivo lo haría habiendo meseros en el lugar, que nos pueden traer las bebidas hasta nuestra mesa, vaya que ese Seiya si es un mujeriego de lo peor, por alguna extraña razón esto me causa molestia, pero será mejor no darle importancia, y mucho menos demostrarle como me siento.

-Y qué te parece el lugar-

Ha, qué, estaba tan distraída en mis pensamientos que por un momento olvide que Darien se encontraba sentado a un lado mío. -Es mejor de lo que imaginé, y agradable,- es lo mejor que atino a decir, dedicándole una pequeña sonrisa.

-Que bueno que te esté gustando, ha mira ahí viene Seiya con las bebidas- y no solo eso, sino que también lo veo acercarse con una chica, muy linda por cierto, cabello negro lacio hasta las rodillas, unas piernas largas y torneadas, piel blanca, y unos hermosos ojos negros; volteó para ver a Darien y lo veo muy serio, será que acaso conoce a esa chica?, al parecer si, porque conforme más se acercan la veo sonreírle, aunque el sigue sin reaccionar, hasta que se sientan.

-Mira a quien me encontré-

-Hola Darien, mucho tiempo sin verte, cómo has estado, qué tal la universidad?-

-Bien todo bien, pensé que estarías en París estudiando-

-Y así es, es solo que vine de vacaciones por un tiempo, extraño mucho a mi familia, y también te extrañaba a ti, tú no me extrañaste?- extrañarla?, entonces…entonces, ella es su novia?, pero yo creí que él no tenía novia, nunca me habló de ella, pero claro que tonta pensar que un chico como él no tendría novia, me siento tan torpe, y no solo eso, siento algo más pero no sé cómo explicarlo.

-Mira ella es Serena Tsukino, es una compañera de la facultad,- me presenta Darien.

-Vaya así que una compañera, pensé que era novia de Seiya- qué yo novia de ese tipo, acaso está bromeando, porque tuvo que decirlo justo cuando le estaba dando un sorbo a mi bebida, no puedo detenerlo y empiezo a toser como loca sintiendo que me hago, los tres voltean a verme, incluso personas de otras mesas, que horror.

-Qué tienes estás bien?- no puedo responder a lo que solo hago ademanes de que me ahogo, entonces Darien llega a mi lado y toma mi rostro y lo eleva, haciendo que vea hacia el techo, gracias a ello me siento mejor, pero sentir sus manos en mi rostro hace que me sonroje demasiado, cosa que no pasa desapercibida.

-Mira que si eres muy torpe, aunque ahora no lo parezcas lo sigues siendo, mira que ahogarte con la bebida, y ahora estás toda roja- ahora el color rojo es por lo molesta que me hace sentir ese tipo, lo bueno es que nadie sabe la verdadera razón del porque mi sonrojo.

-Por cierto, mi nombre es Rei Hino, gusto en conocerte, ahora que te parece si vamos a bailar Darien,- no espera respuesta y lo jala del brazo hasta la pista, aunque cabe decir que no veo nada de negación en el rostro de él, así que supongo que si es alguien especial para él.

-Fueron novios-

-He?,- Seiya me dijo algo pero no pude escuchar ya que hasta este momento no había podido despegar la mirada de la feliz "pareja".

- Ellos dos fueron novios hace tiempo- fueron, entonces ahora ya no lo son, no puedo evitar sonreír al escuchar esto, -aunque ella me acaba de decir que quiere regresar con él, esa es una de las razones por la que está aquí, dice que está dispuesta hasta de quedarse en Japón por él-, nuevamente se borra la sonrisa de hace unos momentos de mi rostro, entonces volteo hacia donde el señala y los veo bailando muy felices, y nueva mente me siento rara, como si algo dentro de mí se rompiera. –Vaya te has quedado callada, y que hay de tu expresión, pareciera que acaba de morir alguien, estoy aburrido, ven, vamos a bailar también-

Me toma de la mano sin esperar mi respuesta y me jala hasta la pista de baile, ceca de ellos, solo nos separan unas cuantas parejas, la verdad es que no puedo evitar sentirme triste, -anda, baila, no te quedes solo ahí parada, o es que acaso no sabes bailar, o ya se, bailas tan torpemente que chocas contra todos y pisas a todos a tu al rededor-, eso me hace enojar y olvidar un poco lo de hace un rato, claro que se bailar, siempre bailaba en casa con mi prima, así que sin decir nada comienzo a bailar y comienzo a divertirme, y así durante un largo rato hasta que cambian la música a música de esa para que las parejas bailen muy juntitos, así que decido que es momento de regresar a tomar asiento, comienzo a caminar fuera de la pista, pero una vez más mi mano es apresada por la de Seiya y me jala hasta quedar cerca de él.

-Vamos, no seas aguafiestas solo porque cambiaron el ritmo de la música,- y es así como decido seguir con él en la pista, acomodo mi mano libre en su hombro y él la suya en mi cintura, no puedo evitar sentirme rara, pero no incomoda, al contrario, ese tacto se me hace algo "agradable?", sin soltarnos de la mano, y comenzamos a bailar, poco a poco comenzamos a bailar y a dar vueltas, y es en ese preciso momento es que los veo de nuevo, hasta ahora no había pensado más en ellos, me sentía tan cómoda bailando junto a Seiya que no pensaba en nada más, pero ahí están ellos dos, ella sonríe y abraza a Darien del cuello, mientras que él la abraza de la cintura, entonces la veo separarse solo un poco y ponerse de puntillas para acercar su rostro al de él, y él…él parece no querer evitarlo, no soportaría ver lo que sigue, así que oculto mi rostro en el pecho de Seiya, y sin poder evitarlo dejo escapar un sollozo, me siento tan mal y tan tonta al mismo tiempo, y de nuevo siento como si algo se rompiera dentro de mí esta noche he tenido distintas emociones, a las cuales no sabría darles nombre.

Lo que sigue jamás me lo hubiese esperado, Seiya toma mi rostro entre sus manos, y suavemente con sus pulgares limpia las lágrimas que sin darme cuenta dejé escapar, -bombón no llores, por favor, no me gusta verte llorar, y mucho menos por culpa de Darien, así que por favor sonríe y actúa como la torpe de siempre, como mi pequeña torpe -, y es lo último que escucho antes de sentir sus labios contra los míos, se sienten tan suaves y cálidos, y mi estómago… mi estómago se siente como si algo diera saltos dentro de él, y mi cabeza como si quisiera estallar, no sé cómo explicar lo que siento, más bien no sé qué es lo que estoy sintiendo, pero por una parte me agrada. Me agrada?, pero que acabo de decir, es de los labios de Seiya de quien estoy hablando, así que sin pensarlo más me separo rápidamente de él, y antes de que diga o haga algo, mi mano va directamente a su mejilla, y salgo corriendo del lugar.

Hasta aquí el final de este tercer capítulo, espero les haya agradado, y gracias por leer.

Pd.: Cualquier sugerencia, queja o felicitación (que me haría muy feliz), es bienvenida, solo dejen review.