Aquí les traigo el nuevo capítulo, espero sea de su agrado y no quieran golpearme o algo parecido n.n', recuerden que los personajes de Sailor Moon no me pertenecen ya que son propiedad de Naoko Takeuchi, sin más que decir las dejo para que puedan leer.

=^.^=...Ari...=^.^=

No quiero ir en este momento a mi casa, puede que alguno de ellos vaya, y no quiero confundirme más, así que le digo al chofer del taxi que me lleve a la estación de autobuses, unos cuantos minutos más y llegamos, por suerte traje mi cartera conmigo, por lo demás no habrá problema, ya que en casa de mi madre está aún mi habitación, esa que hace unos meses dejé para poder venir a la ciudad a estudiar la universidad. Compro un boleto, el del bus que salga lo más pronto posible, por suerte solo debo esperar 10 minutos para abordar, y de ahí solo unas cuantas horas y estaré en casa, con mi familia…

Fin del flash back

Cada vez estoy más cerca de la puerta, y cada vez me siento más nerviosa, a veces aun me sigo preguntando como es que llegué hasta este momento, hasta el día en que me casaría, aunque no es con la persona que amo, pero aun así sé que el hombre que me está esperando me quiere, y sabrá esperarme hasta que por fin pueda entregarle mi corazón, aunque no como se lo entregué a él…

Flash back

Ha pasado casi un mes desde lo sucedido, por suerte es periodo de vacaciones en la universidad, desde que estoy en mi casa, mi madre, mi tía y prima dicen que me veo muy cambiada, pero no dicen nada más, solo mi prima en las noches cuando nos vamos a dormir, solo a ella le he contado todo lo que me ha ocurrido, desde conocer a Seiya y Darien, hasta lo sucedido en su casa. Ella me ha escuchado muy atentamente cada noche desde que llegué, pero llegando la mañana es como si no hubiésemos hablado de ello, ninguna dice una palabra, sé que ella quiere aconsejarme, pero tal vez ni ella encuentre una posible respuesta.

El momento de partir ha llegado, ya que falta solo una semana para iniciar el nuevo curso, y es en esa semana que debo inscribirme, comprar material, libros, cuadernos, entre otras tantas cosas que se ocuparé en la escuela.

-Creo que es hora de partir, aunque no quiero, ¿no puedo quedarme un poco más?,- le digo a mi madre mientras hago un puchero como si aún fuese una niña pequeña que no quiere ir a la escula para quedarse en casa a mirar televisión.

- Serena tú nuca cambias, por eso siempre serás mi pequeña niña, pero no, no puedes es momento de que partas, recuerda que es tu sueño el que se encuentra esperándote en la ciudad, o acaso ya no lo recuerdas?

-Claro que lo recuerdo, recuerdo muy bien que siempre he querido estudiar literatura, para poder escribir libros como lo hacía papá

-Entonces pequeña, ¿qué esperas?,- es cierto, ese siempre ha sido mi sueño, y ahora no puedo darme por vencida, aunque me sienta muy confundida, no debo dejar que mis sentimientos interrumpan con mi sueño, y ahora más decidida que nunca abrazo como despedida a mi madre prometiéndole regresar las próximas vacaciones.

-Sobrina, cuídate mucho, y estudia mucho también, no olvides comer bien, y también espero que para las próximas vacaciones que nos visites traigas a tu novio,- me guiña un ojo, y me abraza, yo no puedo evitar ponerme nerviosa y me sonrojo toda.

-Tía no diga eso por favor-, escucho que suelta una pequeña risita y también la abrazo.

-Prima, espero que te vaya bien en la ciudad, y que puedas resolver todas tus dudas, prométeme que en cuanto tomes una decisión me lo harás saber.-

-Claro que así lo haré,- y por último la abrazo, abrazo a mi prima, amiga, confidente, a quien es como mi hermana, tomo el poco equipaje con el que llegué al cual se le fueron añadiendo unas cuantas cosas que compré y que ya tenía y subo al bus que me llevará de regreso a la ciudad, al lugar donde mi corazón se siente dividido y confundido.

Tomo asiento en el lugar que me corresponde, me asomo por la ventanilla y me despido una vez más de mi familia, mientras el bus se pone en marcha, una vez que me es imposible verlas reclino mi asiento y me acomodo, y poco a poco comienzo a quedarme dormida.

Me despierto y observo por la ventanilla y veo que hemos llegado a la terminal de la ciudad, tomo mis cosas y bajo, una vez afuera de la terminal tomo un taxi, el cual me llevará al edificio donde se encuentra mi casa, llegamos y le pago al taxista, desciendo del auto y cierro la puerta, ahora comienzo a dirigirme a la entrada, pero antes reviso la correspondencia, vaya tengo una carta, aunque no tiene nada escrito en el sobre, no le tomo mucha importancia y subo a mi pequeño apartamento para instalarme.

Una vez instalada me recuesto en mi cama y abro mi pequeña maleta, de donde saco unos libros que me regaló mi madre, una cartera nueva que me dio mi tía, y una pequeña cajita rosada que me obsequió mi prima para guardar cosas importantes, según me dijo ella, todos estos obsequios por mi cumpleaños, abro la pequeña caja y encuentro una nota:

"Prima, espero que puedas resolver tus dudas ahora que has regresado, que tu corazón no se sienta más confundido, y que puedas encontrar a su dueño, sé que tomarás la decisión correcta, de la cual nunca te arrepentirás. Suerte ;)"

-Eso espero… eso espero…- ahora recuerdo la carta que encontré en mi correspondencia, la busco en mi bolso hasta encontrarla, ahora que le pongo más atención se siente un poco pesada, como si trajera algo más que una carta dentro, sin dudarlo más la tomo y la abro, estaba en lo cierto, ya que el sobre además de una carta trae consigo dos medallas, uno en forma de corazón y el otro de una llave, me pregunto de quién serán.

"Hola pequeña torpe, si estás leyendo esta carta es porque al fin has regresado, sabes te estuve esperando casi a diario fuera de tu puerta, quería verte y hablar contigo, pero no te encontré, así que no tuve más que dejarte esto.

Se por Darien que tu cumpleaños es o fue el 30 de junio, me hubiese gustado darte tu obsequio en persona. Te preguntaras por qué es que los medallones tienen esa forma, pues es muy sencillo, el primero representa a tu corazón, el cual me hubiese gustado que me perteneciera, pero no es así, y el segundo… el segundo es la llave que lo abre, la que solo tú puedes entregarle a la persona más especial para ti, te deseo mucha suerte en encontrarla, aunque creo que ya lo has hecho.

La razón por la que el 30 de junio no me encuentro fuera de tu puerta es porque es el mismo día que partiré a Inglaterra, así es me iré a Inglaterra a terminar mis estudios, durante las vacaciones me ofrecieron una beca para estudiar en el extranjero, estuve esperando por ti, porque quería tomar la mejor decisión, pero no apareciste, así que la acepte, y estoy seguro que es la decisión correcta, porque de esta forma les dejaré el camino libre a ti y a Darien, ya una vez lo había hecho, y me dolió, pero no tanto como me duele ahora, pero se bien que debo dejar que seas feliz con la persona que amas, aunque esa persona no sea yo.

Sin más que decir, me despido de ti, te deseo mucha suerte en todo lo que hagas, nunca te arrepientas de tus decisiones, como yo lo estoy haciendo, pero en cuanto sepa que eres feliz dejaré de hacerlo, adiós pequeña torpe, o mejor dicho, bombón.

Pd.: Si te preguntas el por qué bombón, bueno pues es por el primer día que nos vimos, lo re cuerdas?, el día que chocamos, ese día llevabas un peinada muy peculiar, dos coletas que parecían un par de bombones, de ahí que seas bombón, incluyendo tu dulzura."

Adiós… adiós, porque dice eso, es que acaso no nos volveremos a ver nunca más, no… no quiero eso, no quiero que se vaya, quiero que se quede, quiero que este a mi lado, si eso es lo que quiero, ya no hay más dudas, estoy segura de que es él, él es el dueño de esta llave, él es el único que puede abrir mi corazón.

Seco todas las lágrimas que dejé escapar mientras leía la carta- ¡no es momento de llorar!- tomo nuevamente mi bolso y salgo corriendo lo más rápido posible, tal vez aún pueda alcanzarlo, mientras bajo las escaleras tomo mi celular y lo enciendo, (todo el tiempo en mi casa estuvo apagado), comienzo a marcar su número pero no contesta, una vez más, y nada, entonces le marco a Darien, la llamada entra, suena una, dos, tres veces y para cuando salgo del edificio me contesta.

- ¿Serena, dónde has estado todos estos días?, he tratado de localizarte y nada

-Estoy… estoy saliendo del edificio donde rento…

-Bien que bueno que llegaste, justo para celebrar tu cumpleaños…

-¿Dónde… dónde está?

-¿Dónde está quién?

-Seiya, dónde está Seiya, tengo que hablar con él

-Ha, él- noto un poco de tristeza en su voz, -él debe de estar en estos momentos en el aeropuerto, su avión sale en una hora- sin esperar a que me diga algo más cuelgo y busco un taxi, pero no encuentro, así que corro a la avenida donde por suerte encuentro uno, abordo rápidamente y le doy indicaciones de llevarme al aeropuerto al chofer.

El taxi trata de ir lo más rápido posible, pero debido a un accidente cerca del aeropuerto hay demasiado tráfico, sin poder esperar más le pagó al conductor y bajo, comienzo a correr lo más rápido que puedo para poder llegar al aeropuerto, me quedan tan solo 10 minutos, así que corro un poco más rápido de lo que ya lo hacía.

Espero les haya agradado este capítulo, y recuerden que todo puede cambiar, este capítulo no define nada, espero sigan leyendo y poder sorprenderlas con el final que ya se acerca ;), gracias por leer, y gracias por los review, me alegra que les esté gustando la historia, sin más que decir, me despido, bye bye, nos vemos en el prox capítulo.