Nada de esto me pertenece todos los derechos reservados para Pendleton Ward o cartoonetwork o el que posea los derechos de autor de Hora De Aventura

Cualquier parecido con la realidad o alguno otro fic en Inglés, español, chino, japonés, francés o cualquier otro idioma es pura coincidencia ya que nunca se sabe ¬¬

Esta es mi primera historia de Hora De Aventura no sean malos. ¬¬

El príncipe de hielo

Era una dura pelea, peleando se encontraban un hombre que parecía muy agotado, muy herido, estaba a punto de desaparecer de este mundo, la llama de su vida estaba por extinguirse, su enemigo era una extraña masa de energía, una energía maligna, muy peligrosa - justo ahora eres débil maldito tonto por fin después de una pelea de casi mil años desaparecerás - antes de que la energía maligna asestara el golpe final contra su víctima la energía desapareció.

Mientras tanto en el mundo real

Rey helado: Entréguenme mi corona es mía malditos sean finn y Jake.

Jake: hay si tu como no y crees que te devolveremos tu corona para que nos congeles nuevamente.

Finn: ahora sin tu magia eres débil viejo tonto, ya no podrás evitar que nos llevemos a la princesa que tenias cautiva.

Finn y Jake siguieron golpeando al rey helado el cual se resistía a dejar ir a las princesas, cuando por fin pudieron escapar Finn no se percato de que aun tenia la corona del rey helado, el rey helado pronto necesito su corona se sentía mal sin ella se sentía débil, cada vez más débil, con mucha dificultad logro llegar a la casa de Finn y Jake, toco el timbre de forma desesperada hasta que por fin Jake le abrió la puerta.

RH: mi corona malditos ladrones – dijo mientras tosía y yacía tirado en el piso.

Jake: rayos viejo estas realmente mal toma tu corona – dijo mientras estiraba la mano dentro de la casa del árbol luego de unos instantes saco la corona del rey helado – toma tu cochina corona.

RH: ha por fin nunca me había separado por tanto tiempo de mi corona me comenzaba a sentir como desnudo sin ella, bueno chicos hasta la próxima.

Así había pasado todo el día el rey Helado se dispuso a dormir pues la separación de su corona lo había dejado muy agotado.

Mientras tanto la energía había vuelto a aparecer frente a aquel hombre pero esta vez todo era diferente, él hombre era distinto ya no era aquel viejo ser acabado, era joven, era fuerte, después de 1000 años de ardua pelea se había fortalecido y gracias a la desaparición de la energía ahora tenía el poder suficiente para pelear y la clave para derrotarla, lentamente el hombre se acerco a la energía, la energía noto inmediatamente el peligro proveniente de aquel hombre, el joven esbozo una pequeña sonrisa al ver que la energía le temía, era su oportunidad de por fin ser libre, la energía lo ataco nuevamente con los mismos ataques que el hombre había soportado durante 1000 años pero esta vez ninguno resulto, pronto el hombre tomo a la energía y comenzó a golpearla la energía se resistía pero era inútil poco a poco con cada golpe esta iba disminuyendo su tamaño y su poder, lentamente la energía estaba por desaparecer el hombre la miro y le dijo no te matare ya que tu eres la que me mantiene vivo y aun tengo cosas pendientes que hacer a cambio de tu vida me darás la llave para salir de aquí.

Nuevamente en el mundo real el rey helado seguía durmiendo pero sentía muchos malestares, en su cuerpo sentía dolores, mareos y fiebre cosa extraña pues el no había sentido fiebre nunca en su vida o al menos el no lo recordaba, el rey helado despertó solo para ver como de la corona se separaron 2 de las 3 gemas y alrededor de las gemas se formo una extraña bola gigante de nieve esta fue tomando forma lentamente, de esta salió un joven aparentando una edad de unos 18 años, cabello blanco largo que llegaba hasta las rodillas, piel azul, nariz grande y un extraño pantalón y camisa azules teñidos al cuerpo con una clase de botas blancas.

RH: ¿Quién eres tú? ¿Qué haces en mi casa? toma esto intruso – dijo levantándose de su cama e intentando tirar rayos congelantes pero de sus palmas no salió más que un poco de escarcha.

PH: yo mi señor soy tu hijo nacido del poder de la corona soy una parte que estuvo dormida dentro de ti por muchos años, he tomado parte de la energía vital de la corona para poder existir, las 3 gemas de tu corona se han dividido 2 me pertenecen a mí y la principal y la más poderosa se ha quedado contigo, mi nombre es el Príncipe Helado estoy a tus servicios padre.

El rey helado tomo su corona y se extraño pues esta ya no tenía la típica forma de siempre ahora en lugar de tres puntas tenía solo una y era un poco más parecida a las tiaras del resto de las princesas, entonces miro la del chico era similar a la suya solo que con 2 joyas.

El extraño joven se lanzo contra el confundido rey helado y lo abrazo tan fuerte como pudo, gesto que el rey helado no tardo en realizar, se podía ver una pequeña lagrima caer de las mejillas de ambos, el rey helado deshizo el abrazo y se levanto.

RH: Gunter llama a todos los pingüinos del reino tengo una noticia importante que darles.

No habían pasado ni 10 minutos cuando todos los pingüinos estaban reunidos, en una enorme multitud, alzándose el rey helado grito.

RH: atención todos atención, les tengo que presentar a mi querido hijo el príncipe de hielo, este también se alzo por sobre la multitud de pingüinos solo que en lugar de volar con la barba este volaba con el cabello que tenia detrás.

PH: es un placer conocerlos a todos pingüinos yo soy el hijo del rey y estoy aquí para servirle por favor llevémonos bien.

De forma inmediata los pingüinos formaron una columna y tomaron a ambos padre e hijo los llenaron de besos y abrazos todo mundo estaba feliz de lo acontecido esa noche, así pues comenzó una fiesta los pingüinos se quedaban inmóviles pues al parecer no sabían bailar, sin embargo esto a la recién formada familia no le importo ambos bailaban y se movían al ritmo de la música así fue hasta que el sol ya había salido, fue tal el agotamiento del rey helado que quedo dormido allí en el piso de su castillo entonces el príncipe tomo a su padre con cuidado de que no despertara y lo llevo a la cama, aunque también estaba cansado no tenía tiempo de dormir ya que tenia asuntos pendientes que solucionar.

Pasado el tiempo el joven llego a una extraña cueva, sin hacer el menor ruido posible este entro colgando de la pared del techo, se coloco en una esquina y miro a una chica que tocaba su bajo-hacha, con cariño recordó el pasado, recordó a esa misma muchacha, como sostuvo su mano en aquella ocasión y suspirando se dio cuenta que esa ya no era una pobre niñita, era toda una mujer capaz de comprender lo que había sucedido y más importante capaz de perdonarlo.

Bueno espero y les haya gustado este es mi primer capítulo de este me primer fanfic sobre HDA no sean muy duros conmigo pero si díganme mis fallas y por sobre todo si les gusto juro que la historia se pondrá más interesante así que lean mi siguiente capítulo. ¬¬

Disculpen mis faltas de ortografía y demás fallos.