Disclaimer: Mobile Suit Gundam y Mobile Suit Z Gundam son propiedad de Yoshiyuki Tomino

Hola, gracias por entrar aquí! Aunque no sé si alguien entrará, con este sólo existen dos fics en español sobre la saga de Gundam UC, al menos en esta página.

No recuerdo cómo llegué a esta serie, la cuestión es que recorrí la historia original más las secuelas (UC), y después vi también Fighter Gundam y Gundam Wing. No sé si alguna vez recorreré las que quedan, por ahora estoy conforme con haber conocido a Amuro y a Char -en quien me centro para hacer este sencillo retrato. Por si alguien está del otro lado y quiere charlarlo, mi favorita fue Z Gundam (¡obvio! XD)

Disculpen por los posibles fallos y gracias por leer :D


Identidad


¿Quién eres?

La pregunta reverberaba en su interior. ¿Acaso fue Artesia? ¿Amuro? ¿Lalah? ¿De quién se trataba y por qué le planteaba semejante interrogante? ¿Cuál era el origen de aquella voz?

¿Quién eres?

Vaya cuestionamiento. Si lo pensaba, siempre había sido un soldado. En cada batalla que había librado tuvo que vestir un uniforme, tuvo que desarrollar estrategias, tuvo que manejar códigos y esgrimir armas. Y tuvo una causa.

¿Quién eres, soldado?

La voz era inquisitiva. Podría responder que era un defensor. Sin importar el color del uniforme, la nacionalidad de los hombres que habían estado a su mando o el nombre de aquello que tenía que proteger, la causa solía ser básicamente la misma. Cuando ya no tuvo familia, tuvo una causa que defender.

¿Eres Casval, eres Edward?

No, eso había quedado en un pasado tan lejano que los pocos recuerdos que aún conservaba se habían convertido en sueños. Sólo para una persona en el mundo podría ser alguno de ellos, pero esa persona ya no estaba con él. En el presente, lo único que le quedaba era su causa.

¿Acaso te llamas Char?

La voz era molesta. Plantearle semejante interrogante justo a él… ¿No era obvio? Las batallas más determinantes de su vida las había librado bajo ese nombre. Más allá de los caprichosos avatares del tiempo, siempre sería Char Aznable. Su causa había nacido con él.

¿Entonces quién es Quattro?

Quattro Bajeena tal vez fuese sólo una ilusión de la madurez. Pero ya había aprendido antes que lo único que existe es el desengaño, por eso no se desalentó cuando ese sueño tampoco pudo prosperar. Lo intentaría una vez más, sin duda. De hecho, no dejaba de intentarlo una y otra vez… Al fin y al cabo, un hombre se define por la causa que sostiene.

¿Cuál es tu causa Char, o Casval, o Quattro?

Era inadmisible. La pregunta resonaba en su interior, le vibraba dentro del alma. ¿Por qué indagar sobre lo evidente?

Tantas personas en el mundo desconocen quiénes son, buscan un sentido y se pierden en vanos intentos de explicar el absurdo. Él, en cambio, tenía conciencia. Había sido muchos, se había desdoblado en nombres, en colores, en códigos, en armas… Pero la causa no variaba. Nunca.

Algún día, quizás, esos frívolos delirios onomásticos encontrarían su fin. No importaba, porque él no era un simple nombre.

Char Aznable era lo que defendía. Char Aznable era su determinación.