Diclaimer: no, nada de labyrinth me pertenece. u.u

N/A: Gracias por sus reviews, espero que aquellos que aquellos que no lo hagan se animen a dejarme alguno con sus críticas constructivas, sugerencias etc. xD.

A Luni: tengo mi as bajo la manga ;)

A Leeslie: muchas gracias linda, me alegra que te agrade n.n

Capitulo con dedicatoria especial x3:

A Estrella, por tomarse el tiempo de leer mis locas y algo obsesivas invenciones. Enserio amiga, aunque creas que sea absurdo, significa mucho.

A M. Monster, tu sabes quien eres haha... Gracias por escuchar y ayudarme con los borradores.

OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOo

This means nothing to me,

cause you are nothing to me,

and it means nothing to me,

that you blew this way. Cause you could've been number one,

If you only found the time, and you could've ruled the whole world, if you had the chance

You could have been number one,

and you could've ruled the whole world, and we could've had so much fun,

but you blew this way.

-Muse (uno)

OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOo

Capítulo 2: Heridas sin sanar

La lechuza (es fácil imaginar de quien se trataba) voló un rato siguiendo a el automóvil en que Sarah y su amiga viajaban, pero después las perdió de vista.

"maldición" - pensaba.

Durante un momento de debilidad decidió ir en su busca para ver que había sido de ella, intentando convencerse de que lo hacía por simple curiosidad y nada mas.

Y la encontró aun en su vieja casa, había deducido que tal vez ya no viviría ahí, pero para su suerte estaba equivocado; más la sorpresa que se llevó fue grande:

Sarah ya no era la misma que recordaba (en ningún sentido) y eso, aunque un poco difícil de creer, lo tenía confundido. Sí, la había mandado al mundo de sombras un par de veces para que pagara su osadía de rechazarle (durante uno de sus ataques de ira), pero nunca creyó que terminaría odiándolo tanto. Fue testigo de como después de empacar, le había reprochado (al parecer sin saber que el se encontraba ahí) por haberla hecho sufrir.

"Bah, cómo sea eso me importa muy poco, mi presencia se debe a otra cosa"

Tenía años que no veía a la joven. En su ataque de cólera tras perder aquella "simple batalla" se juró jamás volver a buscarla y mucho menos observarla. Esa niña malcriada y estúpida no lo merecía...lo humilló y con sus palabras lo dejó débil y a su reino en una terrible decadencia. Ah, pero volvería a saber de él en cuanto supiera cómo vengarse. Y la respuesta, como ya sabes, mi querido lector, no tardó en llegarle. Después de siglos de búsqueda al fin conocía la localización de un antiguo lugar de tortura:

El mundo de sombras... Y Sarah fue la primera en probarlo.

Sarah.

Por mas que quizo, esa Sarah de cabellos opacos, mirada distante y semblante cansado y triste no se le salía de la mente. ¿Es que deverdad le había causado tanto daño?.

"Ya, concentrate Jareth, no es momento para esto" - se reprendió.

Y alzó el vuelo, surcando los cielos en busca de aquello que lo había obligado a regresar.

OoOoOoOoOoOoOooOooOoOooo

-Vaya chicas, que bien que llegaron, comenzaba a creer que Sarah había cambiado de opinión de nuevo- dijo una mujer rubia ataviada con una bata de color crema mientras tomaba una de las maletas de Sarah.

-No vania, la desición ya estaba tomada, de hecho ahora eran mis padres quienes no querían dejar que me fuera, temian que algo fuera a ocurrirme.

-Oh, pero que lindos... ojalá mis padres hubieran sido así. Unicamente me dijeron que procurara conseguir quien me mantuviera pues haciendo lo que hago me iba a morir de hambre.

Vania era talvez la mujer mas hermosa que Sarah hubiera visto en su vida. Y no es que hiciera menos a Mina o a ella misma, pero hablando con sinceridad, ella les llevaba ventaja.

Tenía una preciosa melena rubia (casi dorada) ondulada, cuyos cabellos para asombro de Sarah, jamás se salían de su sitio... Cosa que la chica pensaba que solo era posible en los programas y peliculas de la televisión, porque siendo realistas, con un soplito del aire toda cabellera se desordena aunque sea un poco. Pero esta regla parecía no aplicar en ella.

Además, la rubia poseía una preciosa piel blanquisima, sin seña alguna de imperfección; De rasgos finos y ojos de un hermoso turqueza imposible era ella también... Y si ha de hablarse de su figura, basta decir que junto a Marilyn Monroe sí que hubiera presentado competencia.

En realidad Sarah se imaginó de todo cuando Mina se la presentó, como que tal vez fuera la arrogante hija de algun ricachon, pero para su sorpresa, unicamente era una chica de familia de clase media, que para sobrevivir cantaba por la noche en toda clase de sitios, pues también poseía una voz prodigiosa. Una joven amable, sencilla y muy atenta. La perfección en persona.

Inmediatamente se hicieron amigas.

-Creo que exageraron- dijo Mina- es decir... Tu voz es hermosa, si te volvieras cantante profesional ganarías millones seguro.

-Gracias por el cumplido, pero ¿Sabes? Estoy bien así. Tengo lo mejor de los dos mundos ¿No creen?

-Si hablas del mundo de los vampiros y el de la música, pues si, es cierto. - bromeó Sarah, haciendo que Mina soltara una risotada.

-Asi que ahora si tienes sentido del humor Williams 7.7 - replicó Vania

-Oh, no te enojes, solo era un chistesito, pero enserio... ¿No es desgastante trabajar toda la noche y aveces del día?, es decir, aun no entiendo como puedes con ese horario de vampiro.

-Con el tiempo te acostumbras, solo es cuestión de voltear los horarios y listo...-chasqueó los dedos-

Oh si!, por poco lo olvido. Tu enamorado ha hablado buscandote, y me tome la pequeña libertad de invitarlo esta noche a cenar con nosotras para celebrar...claro, Si es que crees que no haremos am, ¿Mal cuarteto?

Una sonrisa enorme se dibujó en el rostro de Sarah. Nunca era capaz de disimular cuando de él se trataba.

-Oh no, no, no, para nada. Digo... Amm.. es-es-está muy bien.

-Ya lo creo- dijo Mina guiñándole un ojo a Sarah, cosa que la hizo ganarse un codazo juguetón de ella.-Entonces hay que apresurarnos, la casa es un desastre y apuesto mis calcetines a que vania lo ha invitado a hora inoportuna.

Ambas se volvieron a mirar a la rubia.

-¿Qué?, no soy buena planificadora e.e

Todas se hecharon a reir y se dispusieron a la organización velocidad relampago de todo.

OoOoOoOoOoOoOoOoOoOoOo

La casa pertenecía a la abuela de Mina, que se la heredó al ser su nieta favorita. La propiedad tenía dos plantas, en la baja se encontraba la cocina, una sala/comedor y un pequeño baño.

Arriba había 4 habitaciones, tres si solían ser recamaras, la cuarta un cuarto de trevejos y cachivaches. Y claro, también había un baño. Mina empezó a rentar cuartos hacía 4 años y así fue como vania fue a dar allí.

En menos de dos horas la propiedad ya estaba convenientemente arreglada, solo quedaba preparar una cena desente y Mina, la cocinera oficial, estaba al frente de todo eso. No permitió que Vania y Sarah le ayudaran, esa era su zona... Y además las dos muchachas eran un completo fracaso en ese ámbito.

"De mejores cocinas nos han corrido" -bromeó vania y se llevó a sarah a la sala a charlar.

-¿Y que te parece tu nuevo hogar?

-Lindo.- respondió Sarah hechando un vistaso a su alrededor

-¿Solo lindo?

-Bueno, es decir, es grandioso, parece bastante acogedor. Me llevará tiempo acostumbrarme, es todo.

-Oh, pero cuando lo hagas te encantará- afirmó Vania. Entonces notó la preocupación en el rostro de Sarah- ¿Ocurre algo?... ¡Ah!, ¡pero que torpe soy!, es lo de tus sueños ¿Cierto?

Sarah asintió.

-¿Cómo ha ido eso?, ¿Siguen siendo tan horribles?

-Cada vez se ponen peor, la verdad. Pero gracias al cielo ultimamente han sido menos recurrentes, me refiero a que hace un par de años los tenía casi del diario, ahora es algo asi como una o dos veces por semana.

-Oh, ¡pero que mal que se pongan peor!.

A Sarah le dio la sensación por un segundo de que el tono de preocupación de Vania era fingido, pero saco esa tonta idea de su mente e intentó concentrarse en la charla.

-Y... ¿Qué clase de cosas sueñas?

Sarah jamás le había revelado a nadie del todo nada de lo que soñaba, nisiquiera a su mejor amiga o padres. Creía (y estaba probablemente en lo cierto) que si revelaba demasiado podian pasar dos cosas seguras:

1.- Que la tomaran por mas loca de lo que ya parecía y la internaran de por vida en manicomio.

Y/o

2.- Que alguien saliera herido de algun modo.

Además el explicar el hecho de tener tantas heridas que se había causado en las pesadillas ya le había traido algunos problemas, tuvo que aprender a ocultarlas de todas las formas posibles (playeras de manga larga, sweaters de cuello de tortuga).

Decidió no arriesgarse a nada. No le daría a Jareth el placer de verla destruida y privada de su libertad.

-Nunca lo recuerdo con claridad.

-Pero claro que debes recordar algo

-Vania, no quiero hablar de eso.

-Pero...

-¡He dicho que no quiero hablar de ello!- estalló Sarah

Vania abrió mucho sus ojos azules. No se esperaba eso.

-Lo siento. Es... Es solo que... Perdona, no qui-quiece...

-No. Disculpa tu. No debi insistir.

Ahora Sarah si que notó la voz fingida de su interlocutora. Sus disculpas no eran sinceras. En absoluto. ¿Como era eso posible?, Esa chica que era toda dulzura y buena voluntad ¿Fingiendo? No se lo creia. Pero antes de que pudiera asimilar nada, sonó el timbre.

-Ire yo. Tu ve a terminar de arreglarte querida, seguro que sera Lucio. Y te queremos presentable ¿No?

Fue mas una orden que sugerencia. Y el tono despectivo de su voz dejo a Sarah aun mas sorprendida y aturdida.

"¿Querida?, ¿Te queremos presentable?, ¿Pero que ha sido todo eso?"- se preguntaba. Sin embargo como niña obediente y para sorpresa suya, se encontró cumpliendo el mandato sin rechistar.