Los personajes de Sailor Moon son propiedad de Naoko T.

yo sólo me atribuyo la historia.

El libro es de BRENDA JACKSON, este es una adaptación y Pero repito NI LA NOVELA Y LOS PERSONAJES DE SAILOR MOON NOS PERTENECEN.

Prologo

Darien Chiba estaba sentado con las piernas estiradas frente a él mientras miraba al hombre acomodado detrás del enorme escritorio de roble. Haruka Tsukino y él eran amigos desde que se conocieron y Darien acababa de convencerlo de que él era el hombre que le daría a su hermana Serena la felicidad que ésta merecía.

Darien sabía que sus planes tenían un pequeño fallo, que se volvería contra él si Serena Tsukino llegaba a descubrir que el viaje a Australia que pensaba ofrecerle tenía como único propósito sacarla de su entorno familiar y demostrarle lo mucho que la amaba.

–Espero que sepas lo que estás haciendo –dijo Haruka, interrumpiendo los pensamientos de Darien–. Serena se pondrá furiosa contigo si alguna vez descubre la verdad.

–Se lo diré antes de llegar a ese punto, pero no antes de que se enamore de mí –replicó Darien.

Ramsey enarcó una ceja.

– ¿Y si eso no ocurre?

El intenso empeño de Darien resultaría muy romántico para cualquier otra mujer, pero Haruka estaba convencido de que su hermana, que no tenía ni una fibra de romanticismo en su cuerpo, no vería las cosas de esa manera.

El rostro de Darien expresaba determinación.

–Se enamorará de mí –acto seguido, sus ojos mostraron un asomo de desesperación–. Maldita sea, Ruka, tiene que hacerlo. En cuanto la vi, supe que era la mujer de mi vida.

Haruka respiró hondo. Deseó haber sentido lo mismo cuando vio por primera vez a Michiru, su esposa, pues se habría ahorrado muchos problemas.

Los sentimientos que Michiru había despertado en él habían sido todo menos honorable.

–Somos amigos, Darien, pero si le haces daño a mi hermana tendrás que lidiar con un Tsukino enfadado. Espero que tus intenciones con Serena sean serias.

Darien se inclinó hacia delante.

–Me voy a casar con ella.

–Primero tendrá que aceptar tu proposición.

Darien se puso en pie.

–Y lo hará. Tú concéntrate en el hijo que Michiru y tú esperan para dentro de un par de meses, que yo me ocuparé de Serena