Nota: The Hunger Games no me pertenece, pertenece a la maravillosa de Suzanne Collins, yo solo les traigo lo que sueño que pasa antes del epilogo.


Capítulo 16: Naranja

Katniss Everdeen puede seducir a Peeta Mellark, "Que ironía".

El transcurso de la madrugada es demasiado tranquila, el tiempo pasa y no lo veo hasta que los sinsajos comienzan a cantar las notas de la melodía de Rue.

La cabeza me comienza a doler, abro los ojos, la luz del sol esta sobre mis corneas.

Algo se mueve a lado mío, ahora lo recuerdo, dormí con Peeta.

Después de más de un año el chico del pan y el sinsajo durmieron en la misma cama de nuevo.

Mientras trato de levantarme los fuertes brazos de Peeta se acoplan cada vez a mi postura, cuando me siento su mano esta sobre mi vientre, exactamente sobre mi ombligo, está bastante caliente y su contacto hace que se me erice la piel.

Lo miro, duerme a mi lado con una cara de extrema felicidad, esta relajado, con una sonrisa dibujada.

Jamas me había tocado verlo dormir, su expresión me transmite demasiada calma, tanta que me es inevitable romperla.

Acaricio su pelo con mi mano y acomodo un mechon rubio en su cabello.

Abre los ojos.

-Buenos Dias-dice dándome una bella y blanca sonrisa.

-Hola.

-Cómo amaneciste?-me pregunta.

-Bien, hasta ahorita-digo.

-Porque hasta ahorita?-dice mientras se incorpora sentándose junto a mí.

-Arruine el mejor momento de mi vida.

-Arruinaste?

-Sí.

Me mira su ceja se arquea.

-No te entiendo, cuál es ese momento?

-Verte dormir-digo con una sonrisa en mi cara.

Sus ojos se iluminan, sus brazos me jalan y me aprietan, su rostro se esconde entre mi pelo ondulado, esto ya se está haciendo costumbre.

-Peeta, que te sucede?

El no responde, comienzo a sentir húmedo mi hombro.

No, por favor otra vez no, detesto que llore, me hace sentir demasiado culpable y vulnerable.

-Vamos, la que debería de llorar soy yo, no tu-digo mientras reprimo una risa.

-No estoy llorando-dice mientras esconde más su cara en mi cuello.

Su roce me pone de color escarlata, me agradan esas sensaciones que provoca en mí, pero hay veces en las que me dan miedo.

Lo separo y trato de mirarlo a los ojos, pero el voltea la cara.

-Peeta Mellark, deja ya de llorar, te vez bastante patético-le regaño.

Se vuelve y me mira.

-Patético?-dice serio.

-Sí, te vez patético llorando por una mujer.

-Pero lloro por la mujer a la que amo.

Sus palabras hacen que algo en mi pecho me presione, no otra vez mi corazón, detesto esto, cuando comienza ya no puede parar.

Me acerco lentamente a él, mirándolo a los ojos, es prácticamente irresistible, tiene un efecto endemoniado en mí.

-Que me haces?-le digo antes de juntar mis labios con los suyos.

Lo beso intensamente, me dejo llevar por el momento, tanto que en menos de 10 segundos me encuentro arriba de él, estamos recostados en la cama, el sol nos ilumina a todo lo que da, los sinsajos cantan las notas de Rue, y yo? Yo no sé dónde iremos a parar si esto continúa.

Hasta ese momento me doy cuenta de algo.

Lo deseo, deseo con toda las ganas del mundo a Peeta Mellark, deseo recorrer cada rincón de su limpio y torneado cuerpo con mis manos, besar cada extremo de su cuello, hinchar sus labios hasta dejarlos morados.

-Mierda-digo para mí mientras lo sigo besando apasionadamente.

Su mano que estaba quieta hasta hace un momento comienza a moverse hacia arriba y debajo de mi espalda, hace que un escalofrió la recorra, y manda un electrochoque de placer a una parte jamás tomada en cuenta por mí.

El rose de la palma de su mano con mi espina dorsal manda pequeños toques por todo mi cuerpo, pero en especial a "esa parte", comienzo a sentir como mi cuerpo suda, con el furor de la escena mis manos comienzan a buscar deshacerse de la camiseta de Peeta a como dé lugar.

-Peeta, que me estás haciendo?-le digo mientras trato de quitarle la camiseta ajustada.

-No lo se-responde-pero sea lo que sea lo estoy haciendo jodidamente bien.

-Me gusta esa boca sucia joven Mellark-digo antes de volverlo a atacar a besos.

Lo vuelvo a recostar en la cama, realmente no me interesa a donde paremos en este momento, yo solo lo quiero a él.

-Pero de qué forma?-me dice una voz en mi mente.

Eso hace que me detenga bruscamente.

-Como de qué manera?-digo separándome y sentándome rápidamente en la cama.

-Katniss estas bien?-pregunta Peeta

Lo miro.

-Sí, no me hablaste?-le pregunto.

-No, estábamos besándonos y de pronto te detuviste.

Lo miro de nuevo.

-Lo siento, es que alguien me hablo.

-Y que te dijo, debió haber sido algo muy importante para pararte en seco.

Comienzo a pensar.

-No, no fue nada importante, debió haber sido mi cabeza.

-Valla, eso es malo.

-Lo sé, ahora pensaras que estoy loca-digo mientras me acerco lentamente a él.

Rie.

-No, porque el que está loco aquí soy yo.

Estamos a punto de reanudar lo que detuve cuando:

-Katniss, el desayuno está servido-dice Sae desde la puerta de la recamara.

-Dios mío!-grito-escóndete rápido-le digo a Peeta metiéndolo en el armario.

Aunque Sae sabía que Peeta se quedaría en la casa, no sabía que el dormiría en la misma habitación que yo, aunque Panem ha cambiado en muchos aspectos, las reglas de mantener relaciones antes del matrimonio están penadas, y realmente si no hubiéramos parado por culpa de Sae, Peeta y yo hubiéramos tenido algo" más" que ver.

-Sae que decías?-grito desde mi cama.

Entra y me mira con una ceja arqueada.

-Porque hace un momento había un escándalo aquí?.

-De que hablas mujer?

-Había mucho ruido, murmullos hace unos momentos aquí.

-En serio?-le digo

-Valla, eso de la memoria si te está afectando-dice divertida.

Aunque se supone que me debería de reír, ni un solo ruido sale de mi boca.

-No, todo está perfecto por aquí.

-Bueno, solo vine a avisarte que ya está todo listo, baja a desayunar, iré a avisarle a Peeta-dice mientras da la media vuelta con dirección a la puerta.

-NO!-grito tan fuerte como puedo.

Voltea y me mira.

-Porque no?-dice Sae asombrada.

-Porque… escuche que ya se había levantado, a lo mejor salió o se está bañando.

-Oh, bueno ire a ver, de todos modos ya baja o si no se enfriara.

-Claro, en un momento bajo!.-le digo alegremente.

Me dedica una media sonrisa y se da la vuelta, saliendo de mi cuarto no sin antes decirme.

-Me alegra que estés a si de feliz Katniss.

-Gracias Sae, lo estoy.-le respondo con total sinceridad.

Cuando ella cierra la puerta Peeta sale del armario con la cara roja y algo en la mano.

-Demonios-digo cuando distingo lo que tiene en las manos.

Apretándolo con su puño está el juego de lencería color naranja que me regalo Cinna.

-Katniss que es esto?-dice Peeta sonrojado.

-Un regalo de Cinna, para nosotros.

-Para nosotros?

-Sí, lo bordo para que lo usara contigo.

-Conmigo?-traga saliva-piensas usarlo?

-No lo se, el naranja es tu color favorito cierto?

-Por eso me preguntaste ayer si se lo había dicho a Portia o Cinna?

El momento realmente me estaba incomodando

-Si

Se acerca lentamente hasta quedar cara a cara.

-Me encantaría vértelo puesto.

Su declaración hace que me sonroje.

-No, no quiero que veas mi cuerpo todo parchado.

Me jala hacia él, me aprieta y susurra a mi oído.

-Tu cuerpo no es parchado, es hermoso y si lo crees como un mapa ya te dije que es el mapa que conduce a un tesoro maravilloso que con tu permiso ansió por explorar.

-Dios, no digas eso-le digo mientras intento no ponerme nerviosa-veré si lo uso, mientras vamos a desayunar me muero de hambre.

-yo tengo hambre pero no de comida-dice mordiendo mi oreja.

Esas palabras hacen que mi cuerpo se erice, es mejor que me separe de él o si no no creo que llegue a controlarme.

Me alejo, lo miro a los ojos, le agarro la mano y lo jalo.

-Ven, que si nos tardamos más, Sae subirá de nuevo.

Solo escucho un sonido proveniente de su garganta, gracias a dios me pude alejar a tiempo.

-Diablos Cinna, jamás pensé que me meterías en un problema de tal magnitud.

Así salimos de la recamara tomados de la mano.


Jajajajajaja ya se notan los lemmons cerca!

:)

disculpen por no publicar antes, pero es que en toda la semana se me fue la inspiracion!

muchas gracias a todas las que lo leen.

espero les guste este capitulo :D

quisiera muchos Reviews y favoritos!

dentro de 2 dias cumplira un mes, y creanme que ha tenido una respuesta maravillosa, se los agradezco infinitamente!

Besos y Hasta luego!

Pam :D