Los personajes de Ranma ½ no me pertenecen, son propiedad de Rumiko Takahashi. La historia aquí presentada es con fin de entretenimiento, NO de lucro.


Capítulo 06

La salvó… y-yo no le importe…


La hija menor de Soun parecía toro por su forma de respirar, pero unos minutos después que se tranquilizó, las lágrimas empezaron a surgir de sus ojos, cayendo irremediablemente en el suelo, se dejó caer arrodillada y con las manos sobre el rostro.

—Conmigo nunca se porta así… —gimoteó la chica de cabellos azules—. Siempre me trata de marimacho y nunca, nunca ha tomado un helado conmigo en su forma masculina —eso le dolía más.

Del otro lado de la ventana, se encontraba una pelirroja que colgaba de cabeza, mirando y escuchando lo que pasaba dentro de la habitación de su prometida. En un salto ya estaba sobre el tejado.


Estaba pensativo, sentado en pose de indio, colocando sus codos sobre los muslos y así apoyar su cabeza sobre las manos, mirando la noche. Dejó escapar un largo suspiro. Sus pensamientos fueron interrumpidos por el sonoro rugir de su estómago, así que se levantó y se dispuso a bajar del tejado, pero se quedó parado al ver a Akane que se encontraba en el balcón, con la mirada hacia el cielo.

—Tal vez sí tan solo me dejo llevar por mis sentimientos puede que Ranma y yo… —la joven suspiró.

La pelirroja tragó saliva, oír aquello hizo que su corazón latiera con fuerza, de hecho se llevó las manos al pecho, pensando que Akane lo escucharía. Estaba realmente emocionado tanto que esbozó una gran sonrisa.


La menor de los Tendo se fue al dojo a entrenar, sus ojos denotaban profunda molestia. Daba de golpes y patadas a un muñeco de trapo.

Dejó escapar un largo suspiro y se quitó el sudor de su frente al pasarse la manga de su gi. Torció la boca, una ola de recuerdos de cómo actuaba Ranma con Hikari le llegaron, haciendo que su enojo en vez de disminuir, aumentara.

Volvió a dar patadas y golpes al aire, esa sensación era casi la misma que cuando Shampoo conoció a Ranma chico, sólo que ahora era más intensa e incontrolable.

—No lo hagas así que te puedes lastimar —escuchó.

Soltó un puñetazo a esa persona que la interrumpió, pero el chico se dio una pirueta hacia atrás esquivando el golpe.

—Eres muy lenta —observó Ranma—. Creo que te has confiado demasiado, claro, como ahora ya no tienes con quien competir.

—¿Qué estás queriendo decir? —interrogó Akane, mostrando en sus orbes castaños la molestia que tenía con Ranma.

—Me refiero a Shampoo, Ukyo y Kodachi —sonrió el chico de ojos azules.

—Por favor, Ranma, yo no me he confiado, sigo entrenando como siempre —expuso Akane que se acercó a su prometido.

—Tan orgullosa como sólo tú —Ranma se llevó las manos tras de la nuca.

—Sí sólo vienes a molestar, será mejor que me vaya, total, ya entrené lo suficiente —Akane dio unos pasos rumbo a la puerta, pero Ranma la tomó del brazo y la jalo hacia él.

—Akane… —el chico la miró fijamente a los ojos, perdiéndose en ellos—. C-creo que podríamos dejar nuestro orgullo a un lado… —tragó saliva, estaba haciendo todo lo posible porque sus nervios no se notaran en su voz.

—¿D-de qué hablas? —preguntó Akane a quien las mejillas se le encendieron y no dejaba de mirar los hermosos ojos de Ranma.

—Tú y yo… ser… ser lo que somos —titubeó el pelinegro.

Akane abrió los ojos como platos, incrédula ante las palabras del chico, se mordió los labios y miró hacia el suelo.

—¡Sí, deben de aceptarse uno al otro! —interrumpió la voz de Genma.

Akane y Ranma se pusieron rojos como tomates, el chico de inmediato soltó el brazo de su prometida.

—Me siento tan orgulloso, tanto tiempo esperando este momento —Soun tenía el brazo sobre sus ojos para amortiguar el llanto.

—Pero que romántico —suspiró Kasumi que junto sus manos.

—Sin duda alguna, me siento tan orgullosa de ti, hijo —secundó Nodoka.

«Maldita sea mi suerte» Ranma salió rapidísimo de ahí, ya no quería escuchar más, estaba molesto, tuvo su momento para que Akane y él hablaran con el corazón en la mano.


Akane estaba en su habitación, sonriendo como tonta, recordando una y otra vez las palabras de Ranma.

—Ser lo que somos —repitió Akane se llevó los dedos a los labios, recordando el beso que Ranma le dio.

Se durmió con una sonrisa plasmada en su rostro, en sus sueños ella y Ranma eran los protagonistas.

—Ranma —balbuceó, feliz, abrazando con anhelo su almohada.


—¡Ya te dije que yo no sé dónde diablos está ese estúpido cerdo! —exclamó Ranma con molestia.

—Pero es que tu siempre lo tratas mal —reclamó la joven.

—Por Dios, Akane, entiende que ése animal es igual de desorientado que Ryoga, así como se va, viene, ¿Qué no? —Ranma ya estaba fastidiado que siempre le echara la culpa—. Será mejor que nos vayamos a la escuela.

—Hijo —interrumpió Nodoka—. Toma, llévale la ropa a Hikari y estas galletas en forma de agradecimiento —su madre le dio la ropa doblada y un refractario.

Ranma se sonrojó ligeramente, mientras que Akane frunció el ceño, de inmediato la peli azul tomó su maletín y se marchó.


Akane iba muy adelante, pero algo en él le decía que mejor era no darle alcance, miró la ropa que la mamá de Hikari muy amablemente le prestó. Sonrió.

Tuvieron que correr al notar que ya faltaba poco para que el timbre sonara. Akane se saltaba de dos en dos los peldaños de la escalera.

—Apúrate Ranma —le gritó, volteando hacia atrás.

No se dio cuenta que en su apuro tropezó con una joven, haciéndola perder el equilibrio, las dos gritaron porque se venían abajo.

Ranma abrió los ojos como platos, las dos jovencitas se iban a golpear muy duro. Akane alcanzó a agarrarse de la baranda pero en el proceso se torció el tobillo, pero la otra joven ya no tuvo suerte, Ranma saltó, atrapando a la chica en sus brazos y caer en el descanso de las escaleras. Por reacción miró hacia abajo donde estaba Akane a quien los ojos se le llenaron de lágrimas.

La joven que había salvado lo abrazó, llorando.

—Gracias, Ranma —dijo Hikari quien lloraba por el miedo que le produjo el hecho de caer.

Akane se quitó las lágrimas que empezaban a rodar por sus mejillas y con las pocas fuerzas que tuvo, terminó de subir las escaleras, su orgullo evitó demostrar el dolor a causa de su tobillo lastimado.

—La salvó… y-yo no le importe… —Akane no llegó al salón de clases, prefirió meterse al cuarto de mantenimiento, dónde se abrazó las piernas y hundió su rostro, para dejar que sus lágrimas fluyeran.


Hola! Aquí actualizando diario :3 el capítulo es cortito, pero la parte final si le eche harto sentimiento ;_; se los juro casi lloro, pobre akane, ¿cómo se dio esto? Pues verán, yo estaba así escribiendo y emocionandome cuando Ranma le dice que sean lo que son, pero de repente, la familia intervino y pluff, el momento desapareció, ya después rumbo al salón de clases y ¡zas! las escaleras y Hikari debía de aparecer, pobrecilla, pero ranma la salvó porque Hikari no es ninguna artista marcial y akane ya había logrado agarrarse. Como he mencionado antes, la historia está siendo escrita por pura espontaniedad, se da solita, y hasta yo me sorprendo con lo que terminó escribiendo U.U De hecho mientras la escribía se me olvidó por completo la ausencia de nabiki XD, pero ya cuando volví a leerla me saque de onda y borré los dialogos que tenía la joven (y ella está en Tokio).

Gracias, muchisimas gracias de verdad por su tiempo, por sus comentarios, por su apoyo n.n y su cariño a hikari, que ya se está ganando un pequeño espacio en su corazón. Agradezco a las personas que me leen y por ciertos motivos no dejan reviews, para mi vale mucho saber que me han dedicado unos minutos de su tiempo, muchisimas gracias n.n

Gracias a: Wolfing23, xX-AiHiwatari-Xx, krizz, akarly, calcioycobalto, Pame, Rutabi, stmag n.n

*krizz, Sí pobrecita de akane, y aquí más ;_; me salió el drama así sin planearlo, a ver qué pasa en el siguiente capítulo, y gracias por todo tu apoyo y tus palabras (mira que haces que mi ego se vaya hasta jupiter) :D me entusiasman muchisimo leerte :) Por el momento Ranma no muestra un interes más que amistad hacia Kari, pero crees que después de esto akane se porte mejor con nuestro amado protagonista?

*Pame, hola! Muchisimas gracias por tus reviews (este y el de Akane y medio, espero actualizar para el domingo) gracias por animarte a escribirme, me alegra saber que hay muchas personas como tú que me leen y por algun motivo no dejan sus opiniones, y también gracias por tus cumplidos, y sí la historia es muy diferente a akane y medio, aquí akane es algo desesperante. Espero que el capitulo sea de tu agrado y me complazcas al dejarme otro review tuyo n.n

Muchisimas gracias por todo! Son unos soles.

Nos leemos pronto n.n

se despide con un beso y un abrazo: maxhika

bye bye