Historia Original de Liz Fielding

.

.

.

EPILOGO

.

.

.

Durante las navidades acudieron a una iglesia para darle las gracias a quien fuera por acordarse de ellos. Y después, mientras Hotaru y Serena viajaban por países exóticos explorando las posibilidades del documental, Yaten y Mina pasaron un fabuloso mes solos.

Lo pasaron en grande haciendo planes para su nueva casa, relajados en uno en compañía del otro, descubriendo los sencillos placeres del matrimonio por primera vez. Cocinando juntos, durmiendo juntos, paseando del brazo…

Fue muy duro separarse mientras filmaban el documental, pero emocionante también. La nueva confianza de Mina le daba una madurez que había despertado interés por el documental incluso antes de que estrenase.

Cuando Hotaru y ella estaban ayudando a Serena en el parto, y dándole la bienvenida al mundo a su nuevo sobrino, ya habían conseguido media docena de nominaciones.

Pero la noche que ganaron el primer premio, Mina estaba en el hospital con contracciones. Yaten a su lado, ayudándola, completamente sereno hasta que el médico le puso a su hija en los brazos.

Entonces, mudo de la emoción, sólo pudo mirar a Mina con lágrimas en los ojos.

− Es tan pequeña, tan indefensa… como un cachorro – murmuró cunado por fin pudo hablar.

− Deberíamos llamarla Minette – sugirió Mina.

− Minette… bonito nombre. Pero Hotaru y Serena están esperando noticias…

− ¿Te importaría llamar también a Michiru y Haruka? Dijeron que podíamos llamarlas a cualquier hora del día o de la noche.

− Ahora mismo. Quiero contarle a todo el mundo que soy padre – sonrió Yaten, poniendo a la niña en sus brazos –. ¿Te he dicho que te amo, Mina? – susurró besando su frente.

− Con cada palabra de ánimo, mi amor – ella tomó su mano y le besó la palma, donde la había clavado las uñas al momento del parto –. Y, sobre todo, cuando lloraste.

Yaten miró a su mujer que, agotada, empezaba a cerrar los ojos.

− Te prometo que no hay un solo hombre en la tierra que se sienta más amado, más bendecido que yo en este momento – le dijo, bajito, para no molestarla.

.

.

.

FIN


.

Muchas gracias de nuevo, hasta luego ;)