hola amigos, como estan, perdon el retarso pero estoy con mucho trabajo por estos dias... aqui les dejo este nuevo capitulo y muchas gracias por el aguante, gracias naiara, nai, usako, yesqui, conyta, brenda y atodos los que siguen siempre mi historia cualquier duda o recomendacion es bienvenida.

Capitulo 14

¡Corre!

Los latidos del corazón pueden ser capaces de emitir sonidos musicales, en diferentes momentos de la vida… las percusiones de mi bomba de sangre corrían aceleradas quizás tratando de tocar la música de una persecución, corre, se agita y parase querer escapar de mi cuerpo…no se cuanto tiempo estuve inconciente, pero mi maquina de sístoles y diástoles me advertía el peligro, querer correr, escapar y salir volando de esta maldita pesadilla. Abrí mis ojos, para describir el lugar donde estaba, el golpe que me desmayo me recordó mis peores temores, y sin importarme la sangre que al tocarme la cabeza se pinto en mi mano, y mis pies tenían una cadena amarrada pero me dejaba caminar, entonces la busque a ella en ese lugar, estaba frío y oscuro, pero busque podía sentir el bombeo de mi corazón tan fuerte como si quisiera gritar…pero luego dejo de correr…

-serena…mi niña, despierta,… ¿que te hicieron? Le decía, para ver si me respondía estaba dormida, conectada solo al suero, en una deplorable cama. Era una habitación muy oscura con un solo rayo de sol que entraba a dar algo de luz. Pero luego se abrió la puerta y estaba ese hombre, ese maldito con Ann y Alan, estaban armados.

-no se preocupe doctor, ella solo esta dormida, pero en unos minutos despertara. Me dijo el hombre

-¿Quiénes son ustedes malditos?, si quieren plata yo la puedo conseguir, pero dejen que lleve a serena al hospital esta muy enferma necesita, el tratamiento. Les dije desesperado, quise atacarlos pero la cadena en mi pie no me lo permitió solo me hizo caer.

-no se preocupe doctor, Ann trajo todo lo necesario para que pueda asistir a la joven, ella es muy valiosa y recibiremos mas dinero por este trabajo del que usted pueda darnos, no es nada personal, pero nuestro jefe paga muy bien. Me dijo el hombre

-¿Quién les esta pagando? ¿Qué quieren hacer con serena?, sepan que no se los permitiré, antes tendrán que matarme, malditos. Les grite el hombre dio media vuelta para irse.

-pero Fiore, al jefe no le gustara nada saber que trajimos al doctor. Dijo Alan

-¿tu eres medico? Dijo Fiore

-no…respondió Alan

-entonces cállate y has lo que te digo Alan, si no quieres amanecer en una zanja y tu Ann, quédate atenta para ver que necesita la joven, dentro de poco llegara el jefe y que el nos diga que hacemos con el medico. Dijo Fiore

Los tres maleantes salieron y cerraron la puerta me dejaron una lámpara encendida, algunas frazadas, víveres y algunos medicamentos. No se que quieren hacer, ni porque nos han traído a este lugar, pero temo que tiene que ver con el pasado de mi amada, y juro que no voy a permitir que le hagan daño…

En el hostal

Mina y malachite estaban muy acaramelados afuera del edificio, dando un espectáculo a tres ancianas que hace años no sentían ese tipo de cosquillas…mina estaba muy hot se le subió encima cruzando sus piernas por la espalda de malachite, colgada como una garrapata que no lo suelta, y malachite que estaba al rojo vivo quemándose por el deseo de estar con ella. Pero las viejitas que se hacían pis de las ganas que tenían de volver a sentir eso les dicen enojadas:

-señorita, no le da vergüenza, estar haciendo este espectáculo bochornoso en la calle, es una descarada. Dijo la anciana

-disculpen abuelas, no me di cuenta…dijo mina poniéndose roja y volviendo sus pies al piso.

-¡abuela!...abuela será tu tía, nena que edad crees que tenemos, eres una irrespetuosa. Dijo una de las ancianas

-le dije abuela, por la cantidad de arrugas que tiene, mírese al espejo, y si ahora le falto el respeto es solo su culpa señora. Le dijo mina enojada

-además somos pareja y no tienen porque estar metiéndose en lo que no les importa señoras. Dijo malachite enojado por lo que le habían dicho a su novia

-usted es un grosero, y degenerado, no olvido lo que quiso hacerme en el departamento… dice una de las ancianas

-hay Lucrecia, ¿este fue el hombre que te quiso atacar sexualmente? Dijo otra de las mujeres

-si fue este degenerado. Dijo la anciana

-eso fue un mal entendido señora, yo solo…dijo marchite pero no pudo terminar de hablar porque una de las anciana lo golpeo con a cartera.

-oiga señora, esta loca, dejen en paz a mi novio, y sepan que a ustedes no le tocaría ni un pelo, tiene carne fresca para comer, no va a ir a buscar carne seca del año 1900. Dijo mina frenando los golpes de las mujeres que querían a tacar a marchite.

-desvergonzada, porque no te callas niña mal educada. Le dijo la mujer

-oiga vieja cara de pasa, ¿a quien le dice desvergonzada? Dice mina mientras se quiere lanzar sobre la vieja pero malachite la agarra de la cintura y se la lleva a dentro del hostal.

Llegan a la habitación y estaba haruka

-¿que te pasa mina que estas tan enojada? ¿Te hizo algo este peliteñido? Dijo haruka

-hay no hermana, son las viejas locas del junto, que me pusieron los pelos de puntas, si no fueran viejas les daría su merecido. Dice mina

- ya tranquila mi amor… bueno que bueno que estas haruka, tengo que contarles las cosas que eh averiguado y no se como las van a tomar. Dijo malachite

-¿de que hablas amor? Pregunto mina

-¿averiguaste algo de lo que nos paso allá? Sea lo que sea no permitiré que serena vaya presa. Dijo haruka

-es algo muy grave,… corren peligro, pues lo que eh averiguado es algo que casi le cuesta la vida a mi informante. Dijo malachite

-¿de que hablas mi amor?, no me asustes… dice mina abrazándose a su novio

-¡habla ya malachite!, que me pones nerviosa…grita haruka

-el hombre que golpeo serena, estaba metido en el trafico de mujeres, y según lo que averigüe, el abuelo de ustedes, era jugador compulsivo y en la ultima ronda de póker las aposto a ustedes tres, y perdió… dijo malachite

-¿Qué?, eso es mentira, mi abuelo nunca abría echo algo así. Dice mina con lágrimas en sus ojos

-oye me bien maldito, no mientas con algo así que te romperé la cara. Dice haruka

-haruka, mina… perdonen pero tengo las pruebas que me mando mi informante, aquí están (saco papeles de su bolso)…miren ahí están las grandes deudas de su abuelo, perdió hasta el ultimo centavo, su casa, hasta el auto de haruka, esta pedido como robado, después de que ustedes huyeron de akita. Dice marchite

-no, no como pudo hacernos esto… ¿porque?…dice mina soltando el llanto y malachite la abraza, haruka esta como en shock mirando los papeles.

-ese viejo entupido, que hizo… ¿porque nos hiciste esto abuelo?… ¿porque?… dice haruka, mientras algunas lagrimas de bronca y dolor brotaban.

-lo peor es que este maldito que le gano el poker, ya las había vendido a las tres y por eso ahora corren peligro, no las están buscando por homicidio… dice malachite

-¿Qué?...dijo haruka sorprendida por todo lo que escucho

En un lugar de Tokio alejado de la ciudad

-Darién…Darién…pronuncie su nombre con débiles susurros, despertando en un lugar con poca luz, confundida, pero me tranquilice al verlo a el a mi lado.

-mi amor, mi niña, despertaste…yo estoy aquí con tigo… me dijo Darién mientras me besaba en los labios y acariciaba con cariño.

-¿Dónde estamos? ¿Que es este lugar? Le pregunte

-no lo se mi amor, pero te prometo que no dejare que nadie te haga daño. Me dice tomando mis manos, tenia sangre en su guardapolvo.

-¿que te paso mi amor, estas herido? Le pregunte asustada

-no es nada mi vida, estoy bien… me dijo, mientras me agarro un ataque de tos, el me sujetaba la mano y trataba de calmarme.

-respira profundo mi amor, tranquila, yo nunca te dejare, ahora trata de respirar tranquila…aquí hay mucho polvo, pero te prometo que te cuidare, ahora relájate… me decía, mientras yo trataba de calmar mi tos, que iba cediendo lentamente, y volvía a respirar pero con dificultad, pues al ser asmática y en un lugar con tanto polvo no era de gran ayuda. Pero tener a mi Darién con migo me daba fuerzas.

De pronto la puerta se abre, y me puso nerviosa al ver a la enfermera, Alan y ese hombre raro a quien llamaban Fiore.

-que bueno que ya despertó la princesa…pues en buena hora lo hizo. Dijo Fiore

-que quieren, no ven que esta mal… necesita un inhalador, este lugar no esta en condiciones para ella…le dice Darién sin soltarme la mano.

-ya veremos como lo conseguimos, ahora señorita, le tenemos una sorpresa, alguien vino a verla. Dijo Fiore

-¿quien es?, ¿que quieren de mi? Les dije nerviosa y asustada

-un viejo amigo, mi dulce serena… ¿me recuerdas? Me dijo un hombre que entro por la puerta. Yo no lo podía creer, era el, no lo había matado, no soy una asesina, que quiere de mi…

-diamante… fue lo único que pude decir, me temblaba el cuerpo, el miedo que sentía me hacia faltar el aire, provocándome ataques de asma. Y los nervios no me ayudaban todo en ese momento se me fue de las manos.