Hola a todos(: hoy traigo ya el segundo capitulo...espero les guste y lamento si se ve muy largo, fue lo unico que se me ocurrio estos dias u.u


Capítulo 2- El trabajo de un Supervisor

Era ya otro día, el suceso de la torre Phantomhive había sido transmitido por almenos 11 noticieros de casi 4 canales distintos, por lo que todo el mundo se enteró de esto pero nunca se supo quien fue el culpable. La forma de trabajar de los shinigamis es limpia, pero aún así una explosión es algo nunca harían ya que eso queda fuera de su protocolo de limpieza, por los escombros, tal cantidad de cuerpos que puede dejar, así que ellos fueron descalificados para ser los culpables.

El edificio de la sociedad Shinigami, era gris y alto, pero ese era solamente el de entrada y parte de la fachada, dentro de este se encontraban 3 edificios más de igual elegancia, tanto interior como exterior y un gran jardín que los separaba, al centro de este había una gran fuente de mármol blanco decorado con pequeños grupos de flores a su alrededor. Estos se encontraban un poco a la lejanía del centro de Inglaterra, esto para evitar problemas con la sociedad humana, ya que aquí no sólo trabajaban shinigamis, el edificio 3 era una prisión de demonios que, la mayor parte, eran sentenciados a muerte; el edificio 2 era un centro de conferencias en el que se reunían los exorcistas, de hecho trabajaban algunos ahí como asistentes de shinigamis, y finalmente en el edificio 1 trabajaban los conocidos como el "Departamento Mortem", los encargados de todas las muertes del Reino Unido, los shinigamis, pero no sólo los shinigamis laboraban en ese edificio, algunos de ellos tenían como asistentes de trabajo a alguno que otro exorcista o incluso un demonio, solamente el supervisor tenía un Grimm como acompañante, además de otro Shinigami y en algunas misiones, tomaba algún demonio que firmo un contrato para la oficina o incluso un exorcista. Este lugar era conocido como la Sociedad Shinigami, pero en el bajo mundo era más conocido como "Departamento Vitae et Mortem", ya que manejaba ambos lados, los shinigamis protectores del camino humano y encargados de sus muertes y los exorcistas, encargados de limpiar las almas de los humanos para que pudieran vivir más...y alguno que otro demonio que debía firmar acuerdos con ambos para poder apartar el alma de su contratista.

\/\/\/

Dentro de l edificio 1, cerca del piso 10 laboraban los 2 shinigamis encargados del desastre del día anterior, en todos los pisos había una televisión cerca de los elevadores en las cuales estaba siendo emitido un reportaje sobre ese caso, pero aún así ningún Shinigami le ponía atención, ya que cuando fue emitido por primera vez, todos los involucrados, que eran cerca de 15 trabajadores, se fueron a tomar algunos tragos en uno de los bares más cercanos, cosa que era fácil ya que ellos tenían uno exclusivo, ya que casi ningún humano quería estar cerca de ellos. En el pasillo central del piso 10, había una línea de escritorios pegada, de tal forma que pudieran verse la cara de frente, aunque casi todos tenían una barricada de libros bajos, el monitor de su computadora y uno que otro muñequito de decoración, evitaban, la mayoría, verse a los ojos. los escritorios eran blancos, las sillas eran moviles de color negro y las computadoras igualmente, al final de esta línea, que no eran más que 25 escritorios...en realidad 50, tomando en cuenta que eran 2 filas juntas en una, se encontraba un pequeño cuarto que siempre tenía la puerta abierta, dentro de este había un gran escritorio de madera rojiza, detrás de este un librero del mismo tono, el cual cargaba varios libros de distintos grosores y altos, de lado derecho había una ventana con unas persianas de color crema que se veían ligeramente rojizas por los muebles, de lado izquierdo había un sillón de color negro, el cual hace tiempo era de piel, pero el supervisor no le gustaba que se calentara mucho y lo hiciera sudar, por lo que el sillón era esquinero y de una textura suave y acogedora, los muros eran de un color crema o hueso, era un poco amarilla en comparación al resto de los muros del edificio.

Dentro de esta oficina siempre se encontraba una particular figura de cabellos largos y rojos, vestida siempre de tonos cafés y en ciertas ocasiones de tonos rojos, pero el no se encontraba en esa oficina sólo por ociosidad, sino porque su trabajo era estar en esa oficina decorada así modo. El en este particular día estaba escribiendo varias cosas en su computadora, la cual era de color negro, pero aun así esta tenía un software más actualizado y tenía escondido en un cajón de su escritorio el modem del Internet, por lo que algunas veces decidía hacer sufrir a sus servidores como hoy. Sobre su escritorio tenía varios papeles, algunos folders y algunas carpetas pequeñas de color negro, las cuales tenían más hojas de información, pero sobre todo esto se encontraba una cabeza de cabello rojo dormida.

-Grell, traigo tu café-. Dijo una figura de cabellera púrpura oscura entrando a la oficina, la chica tenía una camisa blanca, un saco y falda morados y unas calcetas que le llegaban un poco arriba de la rodilla de color negro, sus zapatos eran unos converse blancos de agujeta púrpura, la cabeza del pelirrojo se movió un poco, levantándose un poco para poder mirar el vaso de café, en cuanto lo término de visualizar se acomodó en su silla y lo tomo dándole un sorbo ligero.

-ahh...que haría yo sin ti Loveless, espero que con esto me pueda mantener despierto más de una hora, aún nos falta mucho.- dijo el pelirrojo mirando lo que tenía en su escritorio.

-lo se Grell, estamos haciendo lo que podemos, incluso nos ayudan de otros departamentos, estoy segura de que lograremos acabar a tiempo.- dijo Loveless al mismo tiempo que sonreía, ella sabía que eso de entregar a tiempo algo era muy imposible, ya que por costumbre el departamento Mortem era muy tardado y con la situación que tenían era aún peor, ya que estaban tratando de acabar el reporte de todas las almas del incidente del día anterior, la explosión de la torre Phantomhive.

Grell al oír eso también sonrió mientras tomaba un sorbo de su café.- esta cosa, tiene caramelo o algo similar, ¿cierto?.- miro a Loveless con duda mientras ella se acercaba a la puerta.- si, me di cuenta que necesitabas algo dulce.- dijo mientras abria la puerta, al salir Grell observo que todos sus colaboradores parecían zombies (incluyéndose), sonrio al ver la tétrica escena de todos palidos como si no hubieran comido nada en semanas, la única que sobresaltaba de esa escena era Loveless, ella nunca estaba amargada y mucho menos parecía muerta viviente.

"…Cuidar de sus compañeros, ese es el trabajo de un supervisor…"pensaba Grell al mirar a todos, luego volvió a bajar la mirada a su escritorio, golpeándose contra este, iba a dormir otro rato.


T.T si, quizas no lo mejor, pero al menos ya di a entender algo: en definitiva William T. Spears no existe en este mundo, y eso me hace feliz :D (no lo odio, pero si se muere dire que seria bueno)...espero traerles pronto el siguiente capitulo ^^

~Gadry Kagamine