Te voy Amar

Declamier: Los personajes no me pertenecen sino a SNK Playmore, yo solo imagino con ellos n_n

Capitulo I

Era un hermosa mañana de verano en South town, el pequeño Yagami caminaba con la vista baja sobre los pasillos de su Mansion mientras obserbava una horrible quemadura sobre su brazo que habia dejado su padre en uno de sus brutales entrenamientos que en mas adelante se convertiran en cicatrices, el comenzaba a odiar a su padre por su maltrato.

-¡Mi niño! -lo llamo su nana viniendo hacia el, Iori rapidamente cubrio su herida bajando la manga de su camisa, no queria que se preocupara -¡Tengo una buena noticia! -exclamo contenta cuando vio una mancha de sangre que sobrepasaba en su camisa, pero sin embargo la nana hizo de cuenta que no habia visto nada, ella siempre fue testigo de los desgarradores entrenamientos entre Iori y el Señor Yagami cuando regaba las plantas de la difunta Sra Yagami.

-¿Que noticia? -pregunto el niño mostrando interes

-convenci a tu padre para que me deje llevarte un rato a la plaza de juegos con la condicion que nos acompañen dos de sus hombres para que te cuid... -no logro terminar la frase que el pequeño se tiro en sus brazos abrazandola.

-¡De verdad! -Exclamo feliz-¡Si!

Ya desde hace tiempo que queria salir de la enorme mansion y explorar el mundo exterior, pero nunca se lo permitieron, segun ellos por su seguridad del unico heredero Yagami.

Iori fue corriendo subiendo las escaleras para cambiarse, por fin iva a conocer a otros niños y hacer amigos era lo que deseaba. La plaza era espaciosa y habian muchos divertidos juegos y lo mejor niños de su edad, el pequeño abrazo una vez mas a su nana agradecido e ilucionado, el chofer freno y bajaron.

-Mi niño, ire a comprar unos dulces para ti en esa tienda de enfrente -le señalo ella -Tu diviertete mientras tanto.

-Claro -sonrio el chico

Luego el se acerco a un grupo de niños que jugaban a las cañicas sobre la arena.

-¿Puedo jugar? -pregunto timidamente el pequeño y ellos voltearon a verlo

-Mmm -lo miraron de arriba a bajo - Los presumidos como tu no juegan con nosotros pelirrojo- dijo uno y los demas comenzaron a reirse de el, menos uno.

-Shhh callate Shin ¿Acaso no sabes quien es? -le dijo otro niño con miedo

-¿Quien eres? -le pregunto el niño Shin

-Soy Iori Yagami -dijo forzando una sonrisa

-¡QUE!

-Es un Yagami... -dijo otro mirandose entre si

-Esta maldito -susurro otro y de un parpadeo llegaron los guardaespaldas al lado de Iori y los chicos salieron huyendo espantados.

-¡Oigan! Esperen...-dijo triste Iori pero ellos ya se habian ido - Que hay de malo en mi...

Agacho la cabeza desilucionado, lo que Iori no sabia era que todos sabian que el Clan Yagami, eran vistos como mafiosos asesinos, tambien por los extraños poderes que poseen y todo el mundo le temian. No tardo mucho en expandirse la noticia y las personas lo miraban asustados de lo que podia hacer, Iori se percato de ello y camino lentamente junto con sus guardaespaldas hacia una de las hamacas desocupadas y las niñas que estaban al lado tambien se fueron al verlo "Es raro" "Parece demonio" escucho decir a algunos.

Solo se sento en la hamaca mientras los hombres de negro (los hombres de su padre) se colocaban uno en cada lado, Iori no pudo evitar tomarse del cabello y maldecir mientras unas lagrimas brotaban de sus ojos carmeci.

-¿Quieres jugar conmigo? - pregunto una niña de ojos y cabellos lila estando en frente de el.

-¿Me dices a mi? -pregunto señalandose a si mismo

-¿A quien mas? -le contesto con una sonrisa amigable, el asintió con un leve movimiento de cabeza y una sonrisa que se le borro al notar a sus guardias aun a su lado. -¿Puedo jugar con el?- Pregunto a los dos hombres que cuidaban de el - Lo voy a tratar bien- Los guardias se miraron inseguros y comenzaron a murmurar si lo dejaban ir o no

-Esta bien Srita, pero estaremos vigilandolos -advirtieron y la niña sonrio

-¡Que bien! - Dijo la niña, tomo a Iori de la mano haciendolo correr hasta un pequeño arenero en el centro de la plaza, donde tenia armados algunos castillos de arena y los dos se sentaron sobre la arena, Iori estaba nervioso a las miradas de las personas hacia ambos.

-Ignoralos -dijo ella suavemente al notarlo tenso, su voz lo calmo un poco

-y ¿Como te llamas? -pregunto el timidamente

-Soy Athena Asamiya ¿y tu? - el dudo en decir su nombre temia que que huyera al igual que los demas.

-Yo..yo

-Eres Iori Yagami ¿Verdad?

-Si... -suspiro - ahora puedes huir de mi -desvio su mirada

-¿Porque lo haria? no te tengo miedo -rio ella escabando un pequeño poso con su palita, el volvio a mirarla

-Yo no soy como mi papa

-¿Quieres que hagamos castillos de arena?

-Si ¡Si quiero! - se acerco aun mas a ella tomando la palita -¿Y que hago con esta cuchara? -ella largo una pequeña carcajada

-Es una palita de playa -dijo despues ella divertida

-Lo siento, es que nunca he jugado acompañado- dijo el, su semblante alegre cambio por uno triste y apagado, Athena se percato

-¿Por qué dices eso?- Pregunto

-Mi padre me oculta del mundo- explico el mientras una lagrima viajaba por su rostro- nunca he tenido un amigo

-Si quieres, yo puedo ser tu amiga- Se ofreció ella, Iori sonrió y su tristeza desapareció- yo tampoco he tenido muchos amigos- Dijo la niña algo desanimada

-Bien, amigos entonces- Aseguro el, dándole la mano en señal de que el pacto se cerraba- Vamos a jugar, ya

-esta palita es para tomar arena y colocarla aqui- dijo la niña al tiempo de tomar arena y ponerlo en su tachito -Ahora tu

-¿Yo? -ella asintio y el hizo lo mismo, luego de llenar el tacho lo dio vuelta realizando un suave y perfecto cilindro.

-¡Perfecto!

Sonrio Athena y asi estuvieron toda la tarde jugando y cada vez se tenian mas confianza, divirtiendose hasta que se comenzo a ponerse el sol.

-Hola ¿como estan pasando?- Pregunto la nana de manera muy maternal al asercarse a los niños

-Estábamos jugando- Se apresuro Iori contestar

-Bien- Dijo la señora, dirigiendo una amable sonrisa a su niñp- tus padres te esperan en el banco- le dijo a Athena

-Hasta luego, Iori- se despidió del niño y fue corriendo a lado de sus padres

-¿Hiciste una nueva amiga, Iori?- Le pregunto su nana con curiosidad

-Si nana- Contesto con jovialidad- Ella me cae bien

-Me alegro por ti, mi niño- dijo su nana mirándolo a los ojos, su niño siempre había sido muy solitario, y no es que fuera pesado ni mucho menos, el simple hecho de pertenecer al linaje de Clan Yagami lo separaba de los demás niños, formando una barrera que solo podía ser atravesada por unos cuantos, de los cuales algunos eran solo niños pedantes maleducados por sus padres, en caso de que ellos los educaran. Su nana sonrió, Iori al fin encontraba a alguien que agradaba, tenia que, debía de…

-Nana ¿Volveremos? ¿Verdad? -cuestiono Iori temiendo no volver a ver a su amiga a quien obserba de lejos

-Claro -respondio algo dudosa, Iori trato de esconder su mirada triste

-No volveremos verdad... -aseguro el

-Ah mi niño... si quieres podria hablar con sus padres para que la dejen ir a la mansion a visitarte ¿que dices? -se agacho hasta la medida de el sonriente

-¿Harias eso por mi? - la nana asintio y Iori la abrazo complacido

-Gracias... -susurro y sus ojos brillaron al ver a su nana acercarse y hablar con los padres de Athena, quienes lo miraron con una tierna sonrisa y Athena saltando feliz alrededor de sus padres, su nana llego a el con una enorme sonrisa.

-Ya esta, sus padres aceptaron que Athena te visite y me dieron su numero ¿Contento?

-¡Mucho! -exclamo Iori sin dejar de observar a su amiga mientras se alejaba despidiendose con la mano.

Hey! volvi de nuevo con otra historia de amor y amistad... Athena y Iori *.*, son tan tiernos de niños.

Muy pronto la continuacion...

Lia Kusanagi ^^