Capítulo 31:

Cree en tus sueños, tenles esperanza y se harán realidad

Fanfictions


*****************

- Vamos, Takeru - murmuraba con delicadeza la suave voz de una mujer mayor, de cabellos plateados

Los azules ojos del entonces adolescente no se despejaban de la chica de cabellera castaña

- Si hay algo bueno de todo esto.... - se dijo a sí mismo con los ojos brillantes por el pánico y miedo ante la incierta situación que deberá enfrentar (Takeru no quería ni imaginar que tenía otra familia) - ....es el haberla conocido aunque jamás podré acercarme -

La abuela del chico (al menos hasta lo que seguían creyendo) lo miró con tristeza, de todas las chicas del mundo Takeru tuvo que fijarse en la hermana menor del mejor amigo de quien posiblemente sea su verdadero hermano.

- No te desanimes - le animó la mujer Takaishi. Takeru mira a Sonomi y en ese instante las lágrimas caen sobre su sonrojado rostro - Feo no eres, mucho menos antipático. Si te lo propones puedes llegar a ser más que un amigo -

El chico volvió su mirada ante el cuadro: una pelirroja intentando ser neutral entre la furia de Yamato y la sobreprotección de Taichi ('Ese chico me da mala espina' gritaba sin consideración el mayor Yagami) otra pelirrosada que no le quitaba la vista de encima (A Takeru) y no era por el hecho de que sea guapo, sino que era simple antipatía, más allá un chico de cabello negro e intensos ojos obscuros cruzado de brazos mirando desafiante a..... No! No era a él, sino al otro rubio, su posible hermano. Más allá otra chica de cabello castaño semilargo que parecía más indiferente a la situación junto a la de cabello lila que se veía angustiada por tanto alboroto..... y finalmente estaba ella, Hikari Yagami, mirándolo!

Takeru sintió un cosquilleo en su estómago y se volteó bruscamente comenzando a caminar un tanto acelerado hacia su abuela. El chico comenzó a sentir una sensación de pesadez entre sus brazos.... y esto era a causa de..... un digimon.

- Vamos, Takeru -

*****************

- ¡¡Sé que me escuchas!! - habló Jyou presionando con precisión el pecho del chico que nuevamente había dejado de respirar.

Hikari secaba sus lágrimas, su llanto era silencioso pues si era cierto que el rubio escuchaba lo que estaba a su alrededor él no debía enterarse de su sufrimiento.

Sora trataba de ser el punto de apoyo de Taichi quien se maldecía a sí mismo sin cesar, la ira de Yamato no cambió de intensidad sino de motivos: 'era a él a quien tenían que haberle disparado' (según lo que decía entre dientes) Mamoru lo miraba pero no con desafío sino con respeto, definitivamente Yamato se lo había ganado. Jiminisu no era indiferente, simplemente abrazaba al rubio pidiendo en silencio que dejara de decir esas cosas. Miyako se apretaba sus manos en medio de la angustia, su personalidad no había cambiado mucho desde aquella época; y finalmente Mimí tenía fija su mirada en el malherido rubio y ahora no era por antipatía, sino con remordimiento mezclado con lástima.

- Está muerto - murmuró Ankoku mientras dos gendarmes lo introducían al vehículo blanco con luces llamativas en la parte del techo - 'Mu-er-to' - el desdichado que notablemente ha perdido la razón se dio el lujo de separar las sílabas de la temida palabra con el deleite de quien estuviese mordisqueando hielo en un caluroso clima.

*****************

- Tan impactado te debe tener - se escuchó la jovial voz masculina por medio de un teléfono

- Realmente sí - afirmó de inmediato el rubio mientras movía con suavidad al bicolor que tenía por digimon el cual estaba durmiendo en su cama.

- ¿Y has hablado con ella? -

- Pocas veces - Takeru cerró los ojos recordando a la perfección el motivo: ¡Taichi Yagami! Aunque la sobreprotección de su hermano no había evitado aquel mágico momento en uno de los pasillos de la clínica - Hikari es una chica muy especial, hace menos 6 meses su digimon apareció y está en nivel campeón -

- ¿Qué? Eso no puedo creértelo - exclamó asombrado Ken - ¿Acaso ella estaba en peligro? -

- Me dijo que Tailmon había aparecido de pronto - Takeru sacudió con mayor fuerza al digimon quien abrió los ojos - Patamon finalmente despertó -

- Bueno, entonces hablamos otro día - se escuchó de parte de Ken una pequeña risita - No te acobardes! Díselo -

- ¡Se lo diré! - Takeru cerró la comunicación mientras sus ánimos positivos saldrían a flote. ¡Qué más da que luego tenga problemas con el vínculo de personas que rodean a su Hikari! Ahora su mente no tenía para nada más que el saber que se encontrará con la dueña de sus labios de su corazón ¡Y él debía hacerle saber lo que está sintiendo!

- ¿Iremos a ver a Hikari? - Patamon, a pesar de tener poco tiempo de haber encontrado a su humano, ya conocía a la perfección las aficiones del rubio.

- La encontraremos en una heladería -

- Genial!!! - Patamon voló hasta el dorado cabello de su humano y se acomodó en él - Quiero mucho helado -

*****************

- .....cuestión de dejarlo descansar - Jyou entonces se recostó en uno de los sillones de la habitación de Yamato.

- La bala fue sacada de su cuerpo, esto provocó una hemorragia interna - explicó la femenina ayudante de Kido - Pero Jyou es el mejor - se apresuró a aclarar al notar pálidos rostros.

- Takeru tiene mucha resistencia física - Jyou trataba de olvidar las palabras de Jun para no enrojecer más de la pena - Además es muy joven -

- Y ese cretino de Akayashi no puede salirse con la suya - finalizó Ichijouji cuya idea de que a él debió ser quien intentaran matar era literalmente igual a la de todos los hombres presentes.

Hubo un terrible silencio, la angustia era intensa pero diferente en cada quien. Y alguien debía sacar esas caras largas o todos enfermarán de tanto pesar.

-Sólo es cuestión de esperar -comenzó la masculina y jovial voz del menor Motomiya -Así que cambien esos ánimos que nadie se ha muerto -

- Tienes razón - apoyó de inmediato la unigénita Tachikawa al instante que con el dorso de la mano se secaba el rostro.

Daisuke sonrió más animado, pero su expresión cambió radicalmente al fijarse en el galeno del equipo.

-Ahora hablando claro - anunció el chico como si fuese el hermano mayor de la familia Motomiya - ¿Qué es eso de que eres el mejor? -

- ¡¡Daisuke!! - recriminó Jun al instante sintiéndose delatada y, obviamente, intentó arreglar la situación -Jyou es el mejor doctor especializado en medicina humana y digimon -

- Sí, correcto - Daisuke se cruzó de brazos - Y yo estoy interesado en Jiminisu -

- ¿De qué hablas? Ella está muy mayor para ti - objetó de inmediato el único rubio presente en la sala.

- Sólo fue una forma de decir - Daisuke mostró una amigable sonrisa.

- ¿Cómo que demasiado mayor? - renegó la joven en un tono perfectamente idéntico a los celos que podía mostrar Yamato.

- ¡Ay, no! Comenzarán a discutir - se quejó Mimí en un tono un tanto fastidiado.

- ¿Estás celosa? - indagó Miyako, la pelirrosada le respondió con una mirada desconcertada - Después de todo.... Yamato y tú estuvieron saliendo por mucho tiempo -

-¿Tienes un pretendiente? ¿Él y tú son pareja?- indagó Koushiro mirando a su anteriormente protegida quien negaba un tanto confundida.

- ¡No! - se apresuró a aclarar Yamato - Yo... a decir verdad... yo... estoy enamorado de.... -

-Acabemos esto de golpe - interrumpió Taichi sintiendo tremendos remordimientos de conciencia porque, a juicio de él, su mejor amigo iba a confesar que estaba enloquecido de amor por la pelirroja y ella no le corresponde - Sé que apenas estás buscando refugio en otro lado, y sé esto será muy duro para ti y perdóname por esperar este instante para decírtelo pero..... yo..... -

-Taichi -Yamato no le dejó terminar - Ya aclaré todo con Jiminisu y lamento que tú sientas lo mismo pero ya la perdí una vez y no pienso volver a hacerlo -

El manager enrojeció de la pena antes de que saliera una frase de sus labios un "Siempre fue ella" apenas perceptible. Sora lo golpeó con el codo por esa pequeña confusión.

- Entonces si no es Jiminisu ¿De quién te enamoraste? - indagó Inoue.

- Miyako - Taichi la mencionó con cierto pesar al instante en que recordaba que la chica se había fijado en él.

- ¡Oh! - exclamó Ichijouji asintiendo la cabeza varias veces, enterándose del asunto.

- No, no, no, no - Miyako retrocedió nerviosamente - Yo no puedo corresponderte, estoy interesada en otra persona -

- Me están malinterpretando - se quejó Taichi - Estoy enamorado de Sora!!! ¡¡SO-RA!! - la rabia del joven bajó notablemente - Aunque ella se haya fijado en Kido -

-¡¡¡¡¿¿QUÉ??!!!! - exclamaron Sora, Jyou y Jun en un mismo tiempo.

- Yo no estoy interesada en Jyou Kido - de inmediato rectificó la pelirroja del grupo.

-Se preocupa por ti, por tu estado - Taichi con tristeza mientras la imagen de Sora y Jyou hablando a solas, y el semblante del médico era de un hombre preocupado.

- Esta chica me dijo que asumía la responsabilidad a cambio de que yo no abriera la boca - Jyou se quejó al instante señalando la causante de su mayor temor - Fue cuando te acercaste a nosotros y la tomaste de las manos ¿Lo recuerdas? -

Sora suspiró profundamente, pues ella sí recordaba bien la dichosa conversación

****** Flash Back

- No le digas a nadie - ella le insistía a Jyou que callara para no causarle más preocupaciones a Taichi, además Ankoku había sido bien claro en que las cinco femeninas debían estar presentes en el dichoso encuentro y si Taichi se enteraba de lo que estaba pasando con ella ni loco la dejaba ir.

Kido se cruzó de brazos notablemente dudoso ante la proposición. Esto Sora lo vio como una posible negativa por lo que le siguió insistiendo.

- Prometo cuidarme! Yo asumo la responsabilidad -

- No puede ser! Otra vez - se quejó el galeno casi en un murmullo.

De pronto tuvieron que cortar la conversación, pues el manager del grupo se acercaba a los dos.

- Amor - murmuró Taichi tomando las manos de Sora entre las suyas.

****** Final Flash Back

- Taichi - Sora cerró fuertemente los ojos, se llevó las manos al pecho y respiró profundamente antes de decir sus siguientes dos palabras - Estoy embarazada -

Yamato casi se cae de la silla, Jiminisu ahogó una exclamación, Mimí quedó estática y Miyako soltó una sonrisa de felicidad e incredulidad. Los demás presentes simplemente no sabían cómo reaccionar.


*****************

El ambiente era tenso.... y se supone que era la última vez que la veía. Su misión terminó al instante que se sacó la chamarra y se la colocó en forma de protección pues el sitio era demasiado peligroso.

- Por precaución - le había casi murmurado mientras la femenina se aferraba a la prenda y a los brazos de su protector antes de fundirse en un apasionado, pero corto beso.

Al separarse Hikari lo miró con determinación.

- Te espero - replicó ella de inmediato con neta seguridad.

¡Hikari lo estaba esperando! Pero... ella no debía hacerlo porque él no volverá.

- Parece una especie de película, ¿no? - una suave voz femenina se escuchó aunque no se podía saber de dónde procedía - Estás repitiendo tu vida... y puedes pasártela aquí por mucho tiempo, en el límite de la vida y la muerte, o puedes traspasar la línea y hacerme compañía.... o mejor aún, puedes regresar y no dejar que ella siga esperando -

- Te echo tanto de menos - admitió Takeru sabiendo quien era la dueña de esa voz.

- Yo no - replicó Sonomi aún sin dejarse ver - Desde aquí puedo verte y sé bien que las cosas están mejorando -

Takeru lo sabía bien, esa última demostración del mayor Ishida (y quizás por ello el más terco ^^) prometía que las cosas tomarían otro rumbo.

- Tienes a una boda que asistir.... no la atrases con tu muerte -

- Pero no cambiaré mi apellido - objetó Takeru.

- Es lo de menos -insistió la mujer Takaishi - Sé que es lo de menos para los Ishida -

- Entonces... - Takeru apenas tenía una pizca de duda, pero esto era nulo comparado con las ganas de abrazar a la mujer de su vida - Sigue protegiéndome -

- Por siempre -

*****************

Era como ver el amanecer... así de misterioso, así de fascinante, así de sublime. Hikari no despejaba su mirada del azul cielo que volvía a admirar.

Takeru tuvo que entrecerrar los ojos y parpadear unas veces más antes de tener una mayor idea sobre el ambiente que lo rodeaba.

La joven sonrió satisfecha mientras se acomodaba algunos mechones castaños para verse lo más hermosa posible. El diagnóstico de Kido de hace 3 días fue el acertado y el más feliz para Hikari: Takeru reaccionaba de forma positiva y en cualquier momento recobraría la conciencia.

El rubio cerró los ojos pero aspiró profundamente, como nunca antes apreció la manera en que el oxígeno ingresó a su cuerpo por lo que tardó en soltar el aire.

¡Calma! Una bendita calma lo había inundado. Y una imagen perfecta del amor que lo custodiaba fielmente.


- Dos meses - Taichi se dejó caer en el sofá - ¡Dos eternos meses que al fin acabaron! -

Sora se sentó en el mueble junto, con un poco de cuidado pues su barriga comenzaba a crecer.

- Patamon está feliz volando por toda la casa - comentó la ave rosa mientras se acomodaba junto a su humana y abrazaba la barriga de ella.

- Yo tengo una pregunta qué hacer - habló Toshiki con mucha determinación mientras no quitaba su mirada quien prácticamente era su madre

-¿Qué ocurre ahora? - indagó Yamato por el tono del mayor Yagami-Takenouchi

El pequeño se sintió un tanto nervioso por tantas miradas posadas en él, pero con esa duda no podía quedarse, así que señaló hacia el vientre de su madre

- ¿Cómo es que.....? -

«¡Genial!» fue el comentario que tuvieron los mayores, aunque no de forma tan literal pero la esencia era la misma «Preguntas sobre cómo vienen los niños al mundo»

- Quizás no sea el momento para hablar de ello - dijo Taichi tragando nervios en vez de saliva

- Escucha bien: Taichi es el padre, a Taichi debes preguntarle - objetó Yamato levantándose de su asiento de nerviosa forma

- Sora es la más adecuada para hablar de ello - comentó Mimí divertida por la situación de los novatos padres

Toshiki sonrió amigablemente hacia su mayor ídolo quien optó por devolverle el gesto a pesar de que tenía claras intenciones de no querer hablar sobre el asunto.

-Es cuestión de que creas en lo que sueñas - murmuró un extraño algo que parecía un digital y que estaba a los pies del chico.

- Sensacional - musitó el pelirrojo - Al fin mi propio digimon -

'Di-mon' Taichi casi podía ver a Toshiki con dos años de edad y jugueteando con el peluche naranja mientras tenía una papita en la boca.... y por breves instantes el joven Yagami se dejó envolver por un aire de nostalgia.

- ¡Eso! - ante el comentario de Taichi todos los presentes lo fulminaron con la mirada.

- Debes controlar más tu mente, siempre estás malinterpretando todo - replicó Yamato sacando a Taichi de sus recuerdos.

- Tú también lo pensaste - objetó Taichi en defensa.

- Yamato no debes discutir con Taichi, tienes algo pendiente con él - le recordó Jiminisu.

- Pues estoy dudando - el rubio se cruzó de brazos.

- ¿Y ahora qué? - indagó Mimí intrigada.


******* 8 MESES DESPUÉS ******

- Hubiese querido más tiempo, casi no compartí tiempo con Toshiki -

A lo lejos se veía al muchacho haciéndole caricias, gestos y mil piruetas para llamar la atención de una pequeña castaña en los brazos de una mayor pelirroja. El chico repetía su nombre sin cesar ("Hizami, Hizami") aún sabiendo perfectamente que la pequeña no estaba en capacidad de responderle.

- Parece que todo está en calma - comentó la verde al ver a su humana sonriendo ante el mensaje de cierto pelirrojo en su celular ("Llegaré en poco tiempo"). Mimí sonreía ampliamente pues definitivamente no iba a ser la única sin pareja en la reunión.

- Sí - observó la felina blanca posando su azul mirada en la feliz humana que tenía acorralado a Takeru en forma de juego por si al chico le da por escaparse otra vez en busca de cualquier maleante ("Te quedas aquí, así deba atarte") - Lamento no poder acercarme en estos instantes a ella, pero le arruinaría su perfecta felicidad, mucho sufrió por conseguirla y verdaderamente ella merece disfrutarla -

- Cada uno de ellos tienen una fortaleza inquebrantable - destacó el reptil amarillo observando al rubio novio quien no dejaba de contemplar a quien ahora era su esposa aunque sus palabras insistían lo contrario ("No, no te estoy mirando") - A pesar de que se muestren tercos siempre logran lo que anhelan -

- Realmente nunca nos necesitaron - continuó la azulada del tipo dragón que pertenecía a la novia ("Sí lo haces y me pones nerviosa... y No! No te temo!")

- Dejémoslos solos, es lo mejor -dijo la rosada ave de Sora. ("Taichi, tengo un poco de sed")

-Yo no tengo el valor de involucrarlos en nuestras cosas - siguió el naranja digimon de Taichi, el padrino de bodas. ("Aquí tienes, y yo tomaré a Hizami")

- Lo siento mucho por Takeru - replicó el bicolor alado - Pero sé que él ahora está bien - ("Si me vas a tener acorralado que sea en otro sitio")

Los demás seres del digimundo no se atrevían a hablar, pues no encontraban las palabras exactas para describir lo que ocurría en sus sentimientos.

Y así, con el fondo de las risas de los humanos, los digitales comenzaron a desintegrarse uno a uno.... y ninguno de ellos estaba con miedo, pues no estaban muriendo... sino que regresaban a su lugar de origen a enfrentar un nuevo destino.

Pero esto.... esto es otra historia!

¡¡FIN!!

Cree en tus sueños... tenles esperanza y se harán realidad!!!!


¿comentarios? escríbeme a: dragonzukino@hotmail.com

Notas de la autora: Terminó!! Ahora sí se acabó la tortura!! Muchas gracias por haber seguido el fict más largo que he escrito en toda mi vida.

Ah!! Lo del Flash Back de Sora.- No vayan a pensar que me comí alguna parte del fict y lo reedité, lo que sucede es que me está gustando jugar con las palabras, estoy segura que pensaron que la conversación era entre Taichi y Jyou, pero era entre Sora y Jyou ^.~ (Esta conversación es la primera que se da en el Cap. 29 y la hice más para decirles del estado de Sora al mismo tiempo que no se enteraron que ella estaba embarazada)

Ahora sí, dejen toooooodos sus valiosos mensajes, aunque sea por el último capítulo (si acaso no lo has hecho) y si antes lo has dejado no puedes fallar ahora ^^

¿Secuela de este fict? ¿Qué creen? ^.~