Disclaimer: Todos los personajes le pertenecen a Stephenie Meyer, yo solo los usé para hacer esta historia.

N/A:Holaa, aquí estoy con mi nuevo fic, espero que les guste, en fin los dejo con la historia.

Bella pov:

-Ya deberíamos darles la noticia-Susurré a Edward-

-Sí, tienes razón Bella-Dijo este-pero no van a tomarlo bien, Alice lo vio. Nos dirigimos hacía la casa en donde Renesmee y Jacob recibirían la noticia. Alice nos estaba esperando en la entrada con un aspecto preocupado.

-Renesmee, Jacob-Los llamó Edward, Renesmee paró de colorear y alzó la mirada hacía su padre, mientras que Jacob se enderezó en su asiento y nos observó cautelosamente- con Bella hemos decidido que deberíamos tomarnos unas vacaciones familiares-

-¿A dónde iremos?-preguntó Renesmee con una sonrisa en su rostro, hasta ahora lo estaba tomando bien, Jacob se relajó de nuevo.

-No lo sabemos aún, lo decidiremos luego-Agregué, miré a Edward esperando a que este soltara la "bomba".

- El asunto es que, iremos los tres solos-Aclaró Edward inclinándose a Jacob-

-¿Bella se quedará?-Preguntó Jacob con el ceño fruncido asiendo parecer que no había notado la indirecta cuando todos sabían que si la había entendido-

-No, tú te quedaras-Le volvió a aclarar Edward, Renesmee frunció el ceño y corrió hasta Jacob abrazándolo con fuerza.

-Yo no me voy-Dijo Renesmee abrazando aún más a Jacob.-Yo quiero a mi Jacob-Sollozó, enterrando su rostro en el pecho de este.

-Nessie, vamos-Le dije tratando de desprenderla de Jacob- son solo unos días, no es para tanto-Traté de consolarla.

-¿Porqué Jake no puede venir?-Nos preguntó, mirándonos con unos lastimeros ojos sollozantes.

-Eso quisiera saber yo-Gruñó Jacob a Edward

-Nessie, estas con el todo el día-Le reprochó Edward haciendo caso omiso al comentario de Jake- Lo justo sería que estés unos días a solas con nosotros-

-QUE NO VOY-Gritó Nessie dando una patada al sillón de la sala.

-Renesmee Carlie Cullen-Dijo Edward irritado- que pasa con tus modales, no debes patear el sillón de Esme y mucho menos gritarle así a tus padres-La regañó Edward, Renesmee estaba a punto de largarse a llorar, pues era la primera vez que alguien la retaba y le negaba algo. Jacob miró desafiante a Edward pero este hizo caso omiso a la amenaza de Jake. Sería difícil despegar a esos dos, una idea se apoderó de mi mente, sonreí para mis adentros y camine hacía Renesmee

-Esta bien cariño, si no quieres ir no vallas-Le dije cariñosamente inclinándome hacía ella, salí fuera de la casa indicándole a Edward que me siguiera, haciéndole entrar al garaje.

-Vamos de compras-Le dije sentándome en el asiento de copiloto del Volvo, saqué un segundo mi escudo para que Edward pudiera ver mi plan, este entrecerró los ojos y asintió lentamente dándole arranque al Volvo. Condujo hasta llegar a una tienda de ropa que le había mostrado en mi mente, compramos todo un nuevo guardarropas para Nessie, Edward y yo, y tres maletas para meter todo, las subimos al auto y nos dirigimos de nuevo hacía la casa.

Renesmee dormía plácidamente en los brazos de Rosalie mientras Jacob la vigilaba de cerca.

-Rosalie ¿Podrías acostarla?-Le pregunté al entrar por la puerta.

-Claro Bells-Respondió llevando a Nessie a su habitación, Jacob salió afuera por un rato mientras Rosalie subía las escaleras, Edward iba detrás. Salí fuera de la casa para poder distraer a Jacob, pero este ya no se encontraba ahí, detrás mío un enorme lobo entraba a la casa, me di la vuelta y entre junto al para ver qué haría, subió las escaleras y pude oír como se acomodaba en la puerta de la habitación de Nessie, cortando así todas las maneras de entrar, pues la ventana se encontraba cerrada bajo llave, aunque eso no nos detendría pero si despertaría a Nessie.

Tres horas pasamos esperando para que Jacob se durmiera, cosa que este evitaba hacer, aunque su sueño era delatado cada vez que ladeaba la cabeza casi dormido, luego de tres horas más al fin se durmió, subí sigilosamente las escaleras mientras Edward iba a por el Volvo, abrí la puerta con mucho cuidado y mucha rapidez, saqué cuidadosamente a Nessie de la cama, y salté por la ventana con ella dormida en mi espalda. Mala Idea. Jacob se despertó y al ver la puerta abierta corrió en sus cuatro patas escaleras abajo, me apresuré y corrí a toda velocidad hacía el Volvo. Subí al auto y acomode a Nessie en el asiento de atrás, Edward había traído una manta y una almohada luego de dejar a Nessie en el asiento trasero, vimos como un enorme lobo enojado se aproximaba a toda velocidad hacía nosotros.

-ARRANCA-le grité a Edward, pero el Volvo no arrancó-COMO NO LE CARGASTE NAFTA-le grité otra vez-

-Shhhh-Me regañó Edward señalando a Renesmee que se removía en el asiento media dormida aún, Edward la tomó en brazos y corrió hacía el garaje en dirección a mi Ferrari, le seguí apurada viendo como Jacob estaba cada vez más cerca de nosotros, me subí al asiento del conductor y estuvimos en marcha en cuestión de segundos pero Jacob aún nos seguía y cada vez estaba más cerca.

-Nos está siguiendo-Susurré casi gritando a Edward-

-Ya lo sé, Acelera-Me respondió del mismo modo.

-Pero… que?- Dije sorprendida mirando atrás para verificar si lo que veía era cierto, Jacob había desaparecido.

-BELLA MIRA HACIA ADELANTE POR EL AMOR DE DIOS-Me gritó Edward, le obedecí y vi como casi nos estampábamos con un árbol, pero casi porque doble justo.

-Shhhh-Le regañé sarcásticamente, mientras este me miraba irritado, Renesmee seguía dormida "Vaya que esta niña tiene el sueño pesado" Pensé asombrada, volví a mirar hacia delante y vi a Jacob parado en el pavimento en posición desafiante gruñéndonos, nos saltó encima y lo único que podíamos ver era a un lobo estampado en nuestro parabrisas desgarrando el capó. Viré hacía un anuncio publicitario y Jacob voló por los aires.

-LO SIENTO JAKE-Grité por la ventana en dirección a él, Edward me golpeó en el brazo suavemente asiéndome recordar que teníamos una niña dormida con nosotros. A lo lejos se escuchaba un aullido lastimero.

-Al fin lo perdimos-Suspiré aliviada, pero mi alivio no duro mucho ya que Nessie se estaba despertando, bostezó y nos sonrió pero su sonrisa se borró en cuanto vio donde se encontraba.

-¿Dónde está Jake?-Preguntó al borde de las lágrimas pues estaba acostumbrada a verlo apenas despertaba. Edward y yo intercambiamos miradas nerviosas.