Holisss, se que tarde más de un mes en actualizar pero es que la inspiración no llegaba y no llegaba hasta que llegó jaj. Bueno les pido que se pasen por mi perfil y vean los dos links que deje allí. Son de unas fotos que caracterizan a los trillizos y a Melrose. Como siempre agradeceré sus reviews a : Yisicullen25, Renesmee Black Cullen1096, Banny Cullen Masen, Chiki y Sofy Cullen Blak. En el cap anterior me olvide de agradecer y les pido mil disculpas. Bueno ahora los dejo con el 12° cap de "Hotel Henderson".

Renesmee pov:

"¿Qué hago? ¿Qué hago? No puede ser, no puedo ser tan estúpida esos niños son inocentes y ahora es probable que se los lleven. No puedo hacer nada para remediarlo, quisiera poder hacer algo para ayudar a esos bebes. Espera un momento ¡Si puedo ayudar a uno! Tal vez si ayudo a Melrose mi culpa disminuya, lo hare no queda otra"

Me dirigí a donde descansaba Melrose, Rosalie se encontraba en un sofá gris observando a su hija, Emmett estaba a su lado. Ambos voltearon a verme con miradas serias.

-Lo Hare-Anuncie rompiendo el silencio incomodo que se había formado en la habitación. La mirada de Rosalie se iluminó a la vez que se paraba a abrazarme, Emmett sonrió.

-Oh Nessie, sabía que lo harías-Dijo Rose mientras me abrazaba más fuerte- Llamare a Carlisle-Agregó yendo a velocidad vampírica hacía su cuarto a por su teléfono, Luego de una llamada volvió más feliz que antes-Oh Nessie, no sé cómo agradecértelo, Melrose es muy importante para mí y no sé qué haría sin ella-Dijo Tía Rose haciéndome sentir más culpable que antes-

-Es lo menos que puedo hacer-"Antes de que ellos vengan" añadí en mi fuero interno-

-De acuerdo, cuando Carlisle vuelva todo mejorara para Melly-Dijo Rose, se la notaba más feliz que el día en que se enteró que iba a decir madre-

-Sí, claro-Contesté con voz ronca-

Horas más tarde:

Podía sentir la aguja atravesar mi piel, mi garganta ardió como el mismo infierno al ver mi sangre recorrer aquel fino tubo al que me encontraba conectada. Tío Emmett estaba a mi lado observando con cautela cada detalle del procedimiento. Cuando terminó, Carlisle hizo el mismo proceso con la pequeña Mel, la cual lloró al sentir la aguja traspasar su piel de porcelana, Rosalie la consolaba mientras le sostenía el tubo de oxígeno por si este se salía. Cuando todo acabó me retire de la habitación y me encamine a mi cuarto. Tomé uno de los peluches que tenía cuando niña y enterré mi cara en él, siempre hacía eso cuando lloraba. Me deje estallar conteniendo los gritos de furía pataleando en el aire viéndome como una completa estúpida ¿¡Justo ahora tenía que reaccionar!? ¿¡Justo después de que todo estaba perdido!? Ahora ellos vendrían, aquellas personas a las que tanto miedo les tuve aquel día de mi infancia vendrían aquí y esta vez mi familia no lo sabía y no podrían defenderse a menos que tía Alice lo viera en una visión, pero su don había disminuido el día en que nacieron los trillizos y ya eran muy pocas las visiones de esta. Todo estaba perdido y me sentía tan culpable, por dios estoy loca y todo lo hice por envidia. Nada podría remediar lo que había hecho y aunque Melrose se recuperase de igual manera ellos se la llevarían sin previo aviso. Los trillizos tal vez tengan una oportunidad, puesto que se fueron hace unos días con sus padres de compras a Rusia y rezo porque no se encuentren aquí el día en que ellos vengan. De pronto alguien tocó la puerta y me vi obligada a calmarme.

-¿Sí?-Dije en dirección a la puerta-

-Nessie ¿Estas bien?-Preguntó Mamá desde el otro lado de la puerta-

-Si estoy bien-Le mentí mientras le abría-

-Creí escuchar unos golpes-Agregó-

-No fue nada solo me caí de la cama-

-¿Estas segura?-Pr4eguntó desconfiando de mi-

-Claro que sí, ahora adiós Bella, estoy cansada tomare una siesta-

-Soy tu madre Nessie, no me digas Bella-

-De acuerdo Ma, adiós-Dije cerrándole la puerta en la cara. Una vez que la oí alejarse me tire en la cama a la vez que cerraba los ojos para poder conciliar el sueño esperando la ausencia de las frecuentes pesadillas que recorrían mi mente tras la semana pasada cuando envié la maldita carta.

Alice pov:

-Melanie, Melanie-Llamé a mi pequeña hija mientras trataba de tomarle una foto, pero esta no cedía, se había largado a llorar tras haber terminado la segunda sesión de fotos. Sus hermanos se dejaban fotografiar fácilmente pero ella no, era tan terca.

-Alice, déjala necesita dormir, ya debe tener dolor de cabeza luego de horas y horas de flashes-Dijo Jasper a la vez que se llevaba a Melanie-

-Espera, solo una foto más, solo una-Le rogué-

-No Alice, ya debes madurar eres Madre ahora y ella no es un juguete debes comportarte-Me regañó-

-De acuerdo pero yo la acuesto-Dije-

-Bien, yo iré a cambiar a Mason y luego ve a darle el biberón a Ian-

-Bien-Contesté mientras tomaba a la bebé, la lleve al cambiador y le quite su traje de marinera, cambie su pañal y le puse un hermoso pijama rosado con estrellas plateadas. Le besé la frente y la recosté en su cuna dorada, espere a que se durmiera y me retire de la habitación. Me dirigí al living de la suite rusa que habíamos alquilado y tome a Ian quien se encontraba en su carrito observando el techo con ojos adormilados. Lo alcé y le di su biberón, lo cambié y lo acosté como con Melanie, Jasper ya había acostado a Mason y se encontraba a mi lado observándome.

-Ya están dormidos-Susurré-

-Lo se, los niños están tranquilos, pero Melanie se encuentra asustada y molesta-

-Debe tener pesadillas-Dije, mientras observaba a mi hija, de pronto los niños se sobresaltaron despertándose de su sueño mientras trataban de girar sus cabezas hacia su pequeña hermana-¿Qué ocurre?-Pregunté a Jasper-

-Ahora los tres están alterados y asustados-Dijo-No sé qué les sucede-

Melanie comenzó a mover sus manos nerviosamente a la vez que comenzaba a llorar aun con los ojos cerrados, comencé a preocuparme a la vez que tomaba una de sus pequeñas manos, de pronto sus ojos se abrieron y fue como si me penetraban pudiendo ver el motivo por el cual mis hijos se encontraban sobresaltados, no era una simple pesadilla era..era…una visión.

Chan chan chan ¿Qué habrá visto Melanie? ¿Cómo es que sus hermanos pudieron sentir lo que sentía su hermana? Nos vemos pronto, Besos Alnella.