Los personajes utilizados en esta historia son propiedad de Naoko Takeuchi así como las frases utilizadas son respectivamente de sus autores.

Dicen que el dolor te vuelve humano... ¿Qué tan humano crees poder ser?

Capítulo 1: Todo se derrumbo

Tiempo después de la batalla contra sailor galaxia, todo transcurría á perfectamente, en un día normal el sol brillaba inigualablemente, desde muy temprano en la ciudad de Tokio las calles se encontraban atiborradas de autos, el distrito de Azabu Juban no era la excepción, las personas desde muy temprano se levantaba para ir a sus trabajos y hacer sus labores cotidianas.

Pero una chica de aproximadamente 16 años de ojos color celeste y cabellos radiantes como el sol, era despertada por su madre informándole que ya era tarde, como de costumbre la chica se levanta rápidamente tropezando y cayendo de su cama, además de ser regañada por su protectora Luna, una gatita de color violeta oscuro con una media luna de color dorado en su frente, la chica esta lista en menos 5 minutos y sale corriendo de su casa a regañadientes, en un monologo mental se preguntaba si algún día podría llegar temprano a la escuela.

En su larga carrera en acelerado paso en las escaleras tropieza y cae, levantándose con mucho trabajo. Corriendo a toda velocidad por los pasillos al fin encuentra su salón de clases al entrar al el salón el profesor ya se encontraba ahí como siempre refiriéndose a ella por llegar tarde.

El día transcurrió normalmente, al final de clases muchos estudiantes se decidían ir a casa a descansar o continuar estudiando. Y 5 amigas se encontraban en su punto de reunión una conocida cafetería.

Rei: Serena tonta como siempre otra vez llegaste tarde eres una perezosa!

Serena: Rei no me regañes T_T - Con lágrimas en los ojos -

Ami: Pero serena debes entender, tu futuro depende de la escuela debes ser más responsable

Lita: Así es Serena no tomes todo a la ligera.

Serena: Pero eso a mí no me interesa porque nada más que yo sea un poco más grande me casare con mi Darien

Mina: Uhh! vivirás una vida muy agitada - En doble sentido con ojos en forma de corazoncitos-

Todas: Mina!

Mina: Ay chicas! – Sonrojada-

Serena: Bueno chicas me voy, voy a ver a mi querido Darien. – Ojos en forma de corazoncitos y abandonando el lugar-

Ami: Ay Serena nunca cambiaras,-suspiro- espero que no sufras demasiado -En un susurro-.

Por otro lado en un edificio de departamentos un chico de cabellos negros del color de la noche y ojos color zafiro se encontraba en su departamento bien acompañado.

Al llegar Serena sintió un mal presentimiento, pero desde últimamente esos sentimientos la marcaban y llenaban su corazón de angustia.

Serena: Hola Darien soy yo Serena – tocando la puerta insistentemente-

La rubia toco, toco la puerta y nadie contestaba.

Al ver que nadie habría Serena decidió utilizar la llave que Darien le había dado, al entrar noto vacío el lugar, entonces decidió revisar minuciosamente, algo característico de la chica ser algo curiosa...

Al revisar se topó, en suelo se encontraba ropa tirada de hombre y de mujer, su corazón se contrajo.

Siguió avanzando y al abrir la puerta de la habitación de Darien encontró a una hermosa chica pelirroja de escultural cuerpo y belleza sentada en la cama solo cubierta por unas sábanas blancas y a Darien terminándose de colocar la ropa interior.

No podía creer lo que sus ojos estaban viendo, su corazón se rompió en pedazos aún en estado shock salió corriendo y detrás de ella el muchacho de cabello negro, la chica se detiene el sala para gritarle al muchacho.

Serena: Cómo pudiste hacerme esto, yo daría mi vida por ti (Sus ojos color celeste se eran un mar de lágrimas)

Darien: Serena déjame explicarte.

Serena: Explicarme qué Darien! yo te amo y todos estos años anhelando a cada momento pasar contigo cada segundo de mi vida – Con sus mirada hacia el piso y sus manos en forma de puños -

Darien: ¡Espera! – Mirándola fijamente -

Serena: Noo! – Sus ojos sumamente hinchados y emprendiendo el rumbo para irse -

Darien: Espera, -alcanza a Serena y la toma por su muñeca izquierda para voltearme y mirarla fijamente-

Darien: ¡Serena déjame decirte la verdad!

Serena: Que verdad que ya no me amas -Tenía los ojos hinchados-

Darien: Permíteme continuar – Suspirando de cansancio -

Darien: Serena yo no quería que las cosas sucedieran así, pero ya paso. Te diré la verdad – Subiendo el tono de voz y furioso— Sabes ya estoy harto de ti eres una niña llorona, glotona, caprichosa, que por todo llora, solo te interesa comer, dormir, por todo haces berrinches escándalos, lo que yo necesito es una mujer de verdad no una niña llorona e inmadura. – Apretando más fuerte su agarre -

Serena: -Ojos sumamente hinchados de tanto llorar—Pe pero¡!, pero que sucederá con este lazo que nos une, Tokio de cristal, el futuro que nos espera, la llegada de Rini, que sucederá con todo eso.

Darien: Eso ya no importa eso no sucederá, el lazo que nos une se ha roto Serena aquel amor jurado hace mucho tiempo se terminó para mi hace algún tiempo.

Serena: Me hacen mucho daño las palabras que me dices.

Darien: Déjame continuar déjame decirte todo lo que tengo guardado. – Apretando el agarre de la muñeca de Serena- Sabes que yo ya no quiero seguir atado a ti necesito vivir mi vida, vivir lo que todos estos años no he hecho, salir con otras mujeres, no quiero seguir atado a un destino que yo jamás desee, ni el cual quiero continuar, Serena tú me has llegado a repugnar estoy harto de ti, de no sentir nada solamente lastima hacia ti, de estar atado a un futuro que será para todo la eternidad junto a ti. No lo deseo!. – Sus ojos reflejaban la furia contenida- Quiero ser un doctor exitoso no el rey de un reino del cual no tengo ninguna ilusión. Quiero superarme, me merezco algo mejor que tu no solo una niña que su máxima aspiración en la vida es ser mi esposa. Lo que siento por ti es odio por todos estos años que me perdido de todas experiencias por el hecho de luchar a tu lado. De no ser feliz. Eres una cargar para mí. Serena no quiero verte más jamás en mi vida. Vete de aquí! - Soltando el agarre de su muñeca-

La chica salió corriendo del complejo de departamentos hecha un mar de lágrimas.

En ese momento después de que se apreciaba un día soleado la lluvia azoto la ciudad los torrenciales aguaceros caían sobre la chica rubia que camina sola sin rumbo solo por inercia, de sus ojos celestes brotaban gruesas lágrimas por el hecho de que el hombre que ella amaba tanto y por el cual sin dudarlo estaba dispuesta a dar si vida, la había abandonado y había roto su corazón.

Al llegar a su casa su ropas estaban hechas sopas, en su casa no se encontraba nadie ni la gatita morada que era su guía, subió a su cuarto para seguir llorando, para acostarse en su cama así quedar profundamente dormida en forma de ovillo.

Sólo unas cuantas palabras causan un gran dolor quedando fragmentado nuestro corazón

En otro lugar de la ciudad Darien Chiba en su departamento se encontraba meditando si había hecho lo correcto al decirle todo eso a la rubia, pero algo le decía que era lo correcto, desde hacía mucho tiempo que lo tenía guardado deseado sacarlo a luz. Mientras un chica como de 1.70 de estatura de unos 20 años de cabellera larga como hasta la mitad de la espalda, y un cuerpo escultural solo cubierto por unas sábanas color blancas abrazaba al chico por la espalda para besar su espalda incitándolo a continuar con lo que estaban haciendo antes de tuvieran tan penosa interrupción, el chico acepto y continuaron con lo que estaba pendiente.

Un nuevo día en la gran ciudad de Tokio, al igual que ayer en la tarde el cielo se mostraba gris.

Habitación de Serena

Serena se levantaba de su cama su única acompañante en estos momentos de penurias. La chica no podía soportar más esa situación quería acabar con su vida, pero el miedo la invadía la única que la mantenía con vida en esos momentos era el recuerdo de su familia y sus grandes amigas que tal vez la ayudarían a superar estos amargos momentos.

Serena: Ojala todo esto fuera un mal sueño. – Derramando pequeñas lagrimas-

Era sábado por la mañana, su madre no se encontraba, para la hora que parecía eras las 10:00 am, desde algún tiempo su madre trabaja ya que a su a padre Kenji lo habían despedido del periódico donde trabajaba, estos últimos meses han sido difíciles para la familia Tsukino, los dos padres debían de trabajar para poder sostener la casa.

Serena: - Mirandose al espejo apoyando sus manos en su buro- Ya es tarde y la chicas me deben de estar esperando, no deseo ir, pero tendré que ir quizás ellas me aconsejen que hacer y a superar ésto.

Ya que como de costumbre se reunían los sábados en el templo hikawa desde muy temprano para pasar juntas el día, aquel lugar que desde hacía tiempo era el punto de reunión de todas la sailor y su amado ex - príncipe. Ahora ella solo era un simple estorbo para él y para sus planes a futuro.

Se bañó, para luego vestirse y colocarse algo de maquillaje para disimular las enormes ojeras. Salió corriendo de su casa con rumbo al templo.

En el templo hikawa 4 chicas se encontraban ya reunidas.

Rei: Esa Serena tonta siempre llega tarde a todo. – Con cara de fastidio-

Ami: Ya Rei no seas tan enojona.

Serena por fin logro llegar al lugar de reunión.

Divisaba los interminables escalones de aquel templo, con la pesadez y tristeza logro subir hasta el último peldaño, para reunirse a donde las 4 muchachas se encontraban platicando amenamente acompañados de dos gatos uno de color blanco y el otro de color violeta oscuro.

Serena: Hola chicas. – Llegando a sentarse juntos a las muchachas-

Rei: Hasta que llegas no puede ser un poco más puntual.

Ami: Serena pero que te paso por qué vienes tan triste. – Notando la cara de tristeza de la rubia-

Lita: Cuéntanos Serena que te paso.

Mina: Si Serena que sucede.

Serena: Buenos chicas. Ayer Darien termino conmigo me dijo muchas cosas horribles me dijo que soy una carga para él. Yo no soy una carga, yo no me merezco esto que me está pasando!. – Soltándose a llorar-

Las 4 chicas se quedaron un momento en silencio analizando la situación pero de igual manera no podían contener lo que tenían guardado desde hacía mucho tiempo.

Rei: Lo que él te dijo es cierto nosotras pensamos lo mismo acerca de ti Serena. – Furiosa-

Serena:- Con unas pequeñas lágrimas en los ojos—Que estás diciendo Rei.

Rei:- Apoyando fuertemente sus 2 manos sobre la mesa de centro- Pues si es cierto lo que acabo de decir Darien se merece algo mejor, no alguien como tú, el se merece alguien como y… -A punto de terminar la oración se detuvo-

Ami: Apoyo en todo a Rei, Serena no estudias no pones esmero a nada, no le tomas importancia a nada, ni buena ama de casa serias, no sabes cocinar, eres perezosa y buena para nada.

Luna: Así es Serena lo único que te interesa en comer, dormir, jugar video juegos. Eres una sosa.

Serena: Pero Ami , Luna tú también. – Mirándolas-

Lita: Si Serena no sé cómo una niña tonta como tú será la próxima reina de Tokio de cristal

Mina: Así es alguien más de que si sea digna debería ocupar tu lugar

Rei: Ya sabíamos que Darien cortaría contigo pero no dijimos nada hasta que él lo hiciera. – Cruzando sus brazos-

Lita: Serena hay momentos en el cual llegas a ser un estorbo para nosotras.

Mina: Es verdad nos avergonzamos por tener una amiga como tú.

Serena: Porque nunca me dijeron nada- Esto lo dijo sollozando -

Ami: Serena a todas no has decepcionado. – Con cara de desaprobación-

Serena no dejando disimular las lágrimas que dejaban caer sus hermosos ojos.

Artemis: No puedo creer como puede ser líder de la sailor una niña llorona e inmadura como tú.

Mina: Así es Serena, no eres más que una persona mediocre.

Voz: Así además nosotras siempre hemos pensado que tú no eres digna de ser reina de Tokio cristal

Serena: Peroooo.—Girando hacia dónde provenía la voz-

La persona la cual es dueña una chica como de 1.80 de cabello rubio y vestida con ropas de hombre a su lado dos chicas más, una de cabello color aguamarina, y otra de largos cabello negros con tonalidades verde.

Haruka: Así es nosotros siempre hemos pensado eso. – Parada en la entrada del templo -

Michiru: Pero nunca no hemos atrevido a decirlo, por respeto pero ahora que todo está saliendo a la luz, sacamos nuestros pensamientos y profundos sentimientos.

Setsuna: Lo sentimos princesa, es decir Serena Tsukino pero todo se terminó también todas deseamos tener una vida normal no pasar cuidando a una niña tonta, llorona que no merece el mérito de ser reina.

Haruka: Todas estamos de acuerdo de acabar con la farsa llamada Tokio de Cristal y terminar con esto de una vez, no podemos seguir siendo tus amigas cuando en realidad ya no te soportamos, no queremos seguir el destino que ya se nos estaba trazado.

Michiru: Solo estábamos junto a ti por decidió del destino.

Serena: (Ya con todo el corazón hecho pedazos, sentía como si le estuvieran atravesando su corazón con una daga)— Poniéndose de pie y lágrimas en sus ojos- Si eso es piensan de mi entonces tengan. (Sacando su broche de transformación con el cristal de plata adentro y aventando en medio de la mesa). Así que solo estaban conmigo por eso, todo esto ha sido una farsa. No saben cuánto me alegra que al fin, después de tantos años de esta farsa me lo digan. Espero que sean muy felices – Con una sonrisa fingida-

Serena sin más preámbulo salió corriendo de ese lugar con el corazón en la mano hecho pedazos. Ya no tenía a nadie ni a quien amar ni amigas con quien pasar los malos momentos. Ya no tenía a nadie más.

Otras vez se encontraba sola por la calles llorando sin consuelo.

Así después de un espantoso día logro llegar a su casa la cual encontraba sola, nadie de su familia estaba, ni su hermano pequeño Sammy no se encontraba en esos momentos. Serena sentía como si le hubieran arrancado el corazón y como aquel corazón puro y lleno de amor el cual algún día fue el más puro, se llenaba de odio y rencor hacia aquellas personas que le habían hecho daño.

Ojalá dejases de latir, estúpido corazón y poder olvidar así, el dolor.

Bueno hola hola! Estoy de regreso con una reedición de mi historia, después de tanto tiempo, muchas gracias por leer la historia, agradezco sus reviews, y disculpe por las faltas de ortografía y todavía la mala redacción. Saludos !