Los personajes utilizados en esta historia son propiedad de Naoko Takeuchi así como las frases utilizadas son respectivamente de sus autores.

Bueno aquí les dejo el segundo capítulo de historia, espero que sea de su agrado, espero sus reviews, porque me inspiran y me ayudan a seguir escribiendo.

Dicen que el dolor te vuelve humano... ¿Qué tan humano crees poder ser?

Capítulo 2: Penumbras

¿Quién podría afirmar que una eternidad de dicha puede compensar un instante de dolor humano?

Se encontraba triste y sola en su habitación.

No sabía qué hacer no tenía a nadie, solo se tenía a ella misma, el hecho de como su compañeras de batallas sus amigas inseparables, su amado príncipe, éstos por los que tantas veces lucho, por los que murió por protegerlos, Les podían estar haciendo esto.

Para ser de día no había transcurrido mucho tiempo de todo lo sucedido, no pasaban de las cuatro de la tarde cuando recibió una llamada de sus padres para avisarle que llegarían a casa más tarde porque sus nuevos trabajos así lo demandaban.

Se sentía terrible, porque le habían hecho eso, ella no tuvo la culpa en ser la reencarnación de la princesa de luna, gracias a ello tuvo que pagar muy caro las consecuencias.

Su almohada se encontraba húmeda por tantas lágrimas derramadas estos días, los 2 peores días de su vida, y de aquí en adelante así serian de horrorosos.

No hay peor dolor que estar siempre en continua soledad

Pensar que todos estos años fue a farsa. –asintió la rubia que se encontraba en su habitación a obscuras, acostada en su cama.

¿Qué haces cuando las únicas personas que te puede hacer parar de llorar, son las que te hacen llorar?

Se quedó en su habitación el resto del día, no probo bocado, deseaba acabar con este sufrimiento de una vez por todas, pero el miedo la invadía, ¿en verdad le tenía demasiado miedo a la muerte? Si ella tantas veces murió y porque ahora sentía ese miedo, se quedó profundamente dormida.

Al llegar la noche y sumida en completa obscuridad en su habitación, escucho que tocaban a su puerta, era su madre avisándole de que ya habían regresado del trabajo, ya pasaban de las 11:00 pm. Su madre estaba demasiado cansada como para detenerse a preguntarle que le sucedía apenas fue a dirigirle una palabra, Ikuko a leguas noto que su hija está demasiado triste. Serena después de contestar en un bajo tono se volvió a quedar dormida profundamente.

Sentimos tristeza, pero lo peor es no tener con quien compartirla.

Su madre se dirigió a su habitación a descansar después de un agotador día, mamá Ikuko siempre se caracterizó por su calidez, la cual, se estaba haciendo a un lado luego, de tantos cambios sufridos en la casa de la familia Tsukino.

Flash back

Era un día común y corriente, kenji acaba de regresar a casa luego de su jornada laboral. Al llegar abrió la puerta y noto que toda su familia estaba sentada a la mesa con una sonrisa en el rostro, esperándolo a él para que comer amenamente. Al ver esto suspiro un poco cansado. Al final de la comida

Kenji: Ya que estamos todos reunidos debo de avisarle que he sido despedido de mi empleo de fotógrafo en el periódico.

El semblante de su familia cambio, luego de una gran sonrisa a una cara un poco triste.

Ikuko: que! Cuál es el motivo por el cual sucedió eso. –Cara de preocupación-

Kenji: Están haciendo recorte de personal, como yo no era muy necesario me despidieron. Pero por el momento me dieron una liquidación eso nos ayudara a vivir por lo menos un tiempo antes de que yo consiga un nuevo empleo.

Ikuko: Está bien espero que podamos salir de esta situación.

Serena: Mama juntos podremos salir, además si en salario de papa no es suficiente Sammy y yo podríamos trabajar.—con cara de tristeza, fingiendo una sonrisa..

Sammy: así es mama no te preocupes demasiado. —fingiendo una sonrisa-

Ikuko: Gracias mis hijos –abrazando a todos incluso a su fiel esposo-

Fin flash back

Esta situación hacia desde hace dos meses. El trabajo que consiguió el padre de Serena no era suficiente como para mantener a su familia, su esposa decidió conseguir un empleo en esa misma fábrica donde él trabaja, ya que en esta era el único empleo donde no ponían tantas condiciones para trabajar. Como correspondía Sammy el menor de la familia Tsukino decidió también ayudar para la manutención de la casa. Serena era la única que no trabajaba. El trabajo de sus padres los absorbía totalmente la única hora la cual ella podía verlo era en las noches y eso si no llegaban demasiado tarde. A la mañana siguiente Serena se levantó con un fuerte dolor de cabeza, así como un hueco en estómago.

Por primera vez en tanto tiempo despertó temprano, reviso el despertador acomodado en el buró alado de su cama, marcaba apenas las 5:30 de la mañana.

Se levantó con pesadez, de su cama, se dirigió a su tocador al está enfrente del espejo a simple vista noto lo demacrada que se veía. Abrió uno de los cajones de su tocador donde saco todo los obsequios (que no eran muchos) que Darien la había dado alguna vez, esos regalos que le traían recuerdos hermosos, que ahora solo eras más que simples recuerdos. Los obsequios eran de suponerse la cajita musical en forma de estrella, la llave del departamento que ella muy bien conocía, y el anillo en forma de rosa que le diera antes de su partida, anillo que ahora despreciaba. Acomodo estas cosas sobre el tocador y se dirigió a su derecha a su buró donde se encontraba una foto de ella con Darien, saco la foto del porta retrato y debajo de su cama saco un pequeña cajita en la cual guardo todo estos "regalos".

Después de todo esto se dirigió al baño a tomar un ducha que tanta falta le hacía, al terminar nuevamente se dirigió a su habitación donde se visto rápidamente colocándose un poco de maquillaje disimulando la desfachatez de cara. En poco tiempo salió de su casa y se dirigió el departamento de Darien, conocía perfectamente el camino de su casa a aquel lugar, conociendo al muchacho quizá todavía no se habría levantado para estas horas. Al llegar al edificio esta decidió tomar fuerzas suficientes, tomo el elevador. Al estar allí coloco la cajita afuera de puerta y se alejó lo más rápido posible, al salir del edificio obligo a sus piernas a caminar lo más rápido posible.

Por un buen rato vago por las calles hasta llegar la hora de entrada a la escuela.

Al entrar diviso como estaba un grupo de chicas reunidas en la entrada de la escuela, a decir verdad eran 3 amigas, la cuales anteriormente eran amigas suyas igualmente.

Estas chicas miraban con desprecio a Serena, sonreían al ver a la chica de ojos color celeste derrotada y cabizbaja.

Después de esas miradas prosiguió para su salón de clases, se sentó en su ya acostumbrado lugar con la mirar hacia el vacío.

Los días transcurrieron, con esa rutina diaria en la noches no podía dormir mucho se levantaba temprano después de la escuela se dirigía directo a casa, llego a pasar 2 semanas iguales su tristeza no disminuía, es más incrementaba al encontrarse en la calle con esas personas.

Flash back

Caminaba sola por el parque con rumbo a su casa

Serena: -hablando para sí misma—Que bonito sol hace hoy

Por otro lado iba caminando Darien muy bien acompañado por un chica la cual no era la misma que encontró ese día.

Chica: Darien no creí que un hombre fuera tan maravilloso como tú, eres magnifico en todo.

Darien: Ya ves nena así soy yo (se notaba algo amoroso con la chica)

En eso la chica rubia de ojos celeste ve la escena, queda estática al ver esto, el noto la que cierta chica rubia que el muy bien conocía lo miraba

Chica: Darien vamos a otro lugar quiero estar contigo.

Darien: Claro además este lugar es muy incómodo—besando al chica (cosa que con Serena nunca hizo en público)

Fin flash back

Al igual se encontró con sus antiguas amigas

Flash back

En el parque número 10 se encontraban 7 chicas reunidas platicando amenamente, cuando Serena pasa por ahí solo se limitó a sonreírles pero ellas no la tomaron en cuenta la pasaron a desapercibida.

Haruka: Chicas mejor vallamos a otro lugar – Con cierto agravio en su voz

Rei: Si creo que ya nos hecho a perder la tarde con su presencia—subiendo el tono de su voz-

Michiru: Yo conozco un buen lugar donde pasar la tarde es nuevo y muy novedoso.

Todas: Claro vallamos. – Con una sonrisa maliciosa-

Fin flash back

Ella jamás les volvería dirigir la palabra algunas de ellas ni pedir explicaciones eso se lo juro así misma. Con el transcurso de las semanas su vida se iba sumiendo, en un profundo caos emocional, en un tanto su corazón adolorido, por otro un gran sentimiento de odio, era un serie de sentimiento confabulados en su corazón.

En el transcurso de la escuela a su casa, vio pasar a los bomberos, demasiadas ambulancias, cuando llego a su casa como de costumbre su casa se encontraba sola.

Se dirigió a la cocina preparo algo de comer, al terminar lavo todo que había utilizado y se fue a su recamara a continuar su rutinaria vida, cambio su ropa por consiguiente se acostó en su cama con la vista al vacío así transcurrió su tarde. Logro conciliar el sueño con el sonoro sonido del teléfono la levanto de golpe, fue a contestar la llamada a como pudo.

Serena: Bueno, quien habla.

Voz: Señorita esta es la casa de la familia Tsukino - La voz se escuchaba un poco desesperada-

Serena: Así es, en que puedo servirle

Voz: Señorita que parentesco tiene usted con la Señora Ikuko, el Señor Kenji y Sammy Tsukino.

Serena: - Su corazón se aceleró sintió como una puñalada era enterrada en su corazón—Si señorita ellos son mi madre, mi padre y mi hermano pequeño, respectivamente.

Voz: cuál es su nombre señorita

Serena:- subiendo de tono la voz—es Serena Tsukino, dígame que pasa por favor que sucede

Voz: Serena lamento decirle que su familia falleció en un accidente que sucedió en la fábrica X.

Serena: Que -ya hecha un mar de lágrimas-

Voz: Si señorita lamento tenerle que dar esta noticia, todas las personas que se encontraba laborando en la fábrica y alrededores murieron al momento que esta explotara por una fuga de gas que había.

Serena: Pero eso no puede ser posible—Ese es el peor momento de su vida, primero sus amigas ahora esto.

Voz: Señorita Serena le informamos que debe a pasar a recoger los cadáveres a esta dirección y ajustar todo lo necesario para los funerales

Esta conversación término de golpe por qué Serena, solo callo hincada de rodillas con la vista al suelo, las lágrimas que caían eran solo recibidas por el piso de la cocina en donde tomo la llamada.

Se lamentaba por que le está sucediendo esto a ella porque la vida era así de cruel y despiadada con ella porque POR QUE su cerebro no acaba de asimilar lo ocurrió tanto para tan pocos días. Se encontraba sola tirada en el piso de la en forma de ovillo un torrente de lagrima pasaba sobre su cara, este suceso le dolió mucho más que anterior no se comparaba en nada con el dolo ocurrió anteriormente.

De un largo rato así, logro sobreponerse un poco, tenía que ir a recoger los cadáveres, debía de hacerlo era lo mínimo que debía de hacer.

Subió a su habitación se cambió la ropa, se fue a la habitación de sus padre prosiguió buscando un poco de dinero para poder pagar los gasto del traslado de los cuerpo a su casa. Lo encontró aunque tarde en encontrar en donde lo tenía escondió, el poco dinero que les quedaba de la liquidación de su padre, salió de su casa tomo un taxi a la dirección correspondiente al llegar noto que era la morgue, sintió con un escalofrío pasaba por su espalda. Se armó de valor pago el taxi camino con rumbo a la entrada, camino a donde se encontraba la recepción, pregunto a dónde dirigirse.

Los pasillos de aquel lugar eran inmensos, era guida por alguien que llego asistirla este le indica por donde ir al llegar a la puerta nuevamente sintió la horrible sensación, pues no era de menos fue terrible el acontecimiento siguiente el ver a sus padres y hermano acostados en esa plancha en aquel lugar, gris, frio en donde se respiraba un aroma indescriptible.

Luego de estos horribles encuentros los cuerpos fueron llevados a su casa, en donde se les daría el último adiós.

A la mañana siguiente todos los amigos y parientes cercanos se encontraban reunidos para darle el último adiós. Serena a sus espaldas podía escuchar los cometarios que estos hacia aunque estos hablaran muy bajo.

Voz: Fue una muerte horrible, morir en una explosión

Voz2: Si que terrible apenas y quedaron reconocible los cadáveres

Voz: Y la hija solo esa quedo vida.

Voz2: Que suerte tuvo, toda la familia tenía que trabajar para sobrevivir

Voz: Y ella porque no trabajaba

Voz2: Me dijeron que era una holgazana buena para nada.

Voz: Pobre, creo haga mucho de su vida.

Pensamientos Serena

(Así que no llegare muy lejos eso piensan todos de mí, eso es lo que todos piensa que soy una buena para nada)

Al llegar al cementerio los cadáveres fueron enterrados, cada una de las personas se fueron despidiendo de Serena, esta con lágrimas en sus ojos

Persona: Serena más sentido pésame

Serena: Gracias por haber asistido

Esas palabras que en nadan le servían, esas personas solo asistieron por compromiso.

Los días pasaron después de este suceso, los primeros días estaban llenos de tristeza, debía de conseguir un trabajo para poder subsistir, es verdad no sabía hacer nada, no era buena. Con los siguientes días estaba muy cambiada, ya no era la misma su mirada era fría, distante.

Había logrado conseguir un trabajo, en las mañanas iba a la escuela, por las tarde se iba corriendo a su trabajo no era muy bien pagado. Debía de demostrarle al mundo que ella sobreviviría sin la ayuda de nadie, es más la fábrica no le dio nada del seguro de vida de sus padres, pusieron el pretexto de que no tenían mucho tiempo trabajando en la fábrica.

Los días en la escuela ya no eran los mismo a decir verdad en su vida ya no era nada igual, debió de madurar de golpe por las adversidades, aprender a vivir sola, debía ser fuerte, ahora debía ser fría, metódica, fingiéndole una sonrisa al mundo a pesar que por dentro se estaba cayendo a pedazos, tenía que ponerse un escudo protector. Ya de no debía de ser la torpe, perezosa Serena que todos conocían.

El tiempo no cura nada, sólo nos enseña a vivir con el dolor

Deseaba gritarle a el mundo que ella podía sola, así sucedía ahora estudiaba un poco más de lo habitual, solo estudiando quizá llegaría a ser alguien en esta vida. Se dio cuenta que no le costaba trabajo aprenderse lo de los libros, escupir las respuesta de los exámenes eso que antes costaba mucho trabajo era demasiado fácil ahora. Su vida se resumía en las mañana levantarse a bañar preparar su desayuno, ir preparatoria, ahora que veía a sus ex amigas y ex novio ya los sentimientos de tristeza no se apoderaban de ella. Solo colocaba en su rostro su sonrisa fingida. Jamás dejaría que le volvieran hacerle daño.

En las tardes se iba corriendo hacia su trabajo, trabaja en una pequeña oficina de ayudante, en ese trabajo aprendió mucho, acerca de contabilidad, administración, computación, mercadotecnia, y a sobrevivir. Su semana transcurría de esa manera. Los fines de semana solía arreglar la casa de un tiempo solía salir demasiado en las noches a divertirse, durante ese tiempo vivía un vida a todo lo posible. Estos la hacía olvidar un poco de su realidad, para tener 16 años ya era bien experimentada con los hombres, había aprendido como manipularlos.

Las personas heridas son peligrosas... saben que pueden sobrevivir

Bueno aquí les dejo un nuevo capítulo totalmente editado al final un poco flojo pero espero haya sido de su agrado también espero sus comentarios y disculpen las faltas de ortografía.