Capitulo 11

POV Darién

No lo podía creer mi princesa si me acepto por fin, después de tanto merito que hice al fin me acepto.

— Sabes que me haz hecho el hombre mas feliz de la tierra? — Ella solo me sonrío y me dio un pequeño beso y asintió— Gracias.

— que?... no, gracias a ti, Darién… si no hubiera sido por ti yo no hubiera vuelto hacer la misma de antes y por ti Endimión, gracias a los dos— pensó serena.

— bien… esta bien creo que ambos cambiamos— no pude evitar sonreírle y tocar su mejilla— te quiero princesa.

—Lo se… yo también te quiero guapetón…— y nos besamos.

Y bien así termino esa noche de amor, bueno no exactamente hay si no que después de ese baile intimo que tuvimos mi princesa y yo, caminamos a la terraza y nos sentamos en el pequeño sofá que tengo hay, me senté y ella en mis piernas, nos tapamos con una frazada y miramos el amanecer, luego fui a dejarla a su casa, no sin antes de darle explicaciones a su padre de que no hicimos nada de lo que el pensaba, en fin fue la mejor noche y cumpleaños de mi vida, lo que temo es como decirle la verdad, tengo miedo a como valla a reaccionar.

Ya han pasado dos años desde que somos novios y han sido los mejores dos años de mi vida es impresionante como una persona puede hacerte cambiar tanto y si, a un sigo sin decirle la verdad y sinceramente creo que al hacer pasar el tiempo fue la peor estupidez que he hecho por que ahora no se como diablos decirle, taiki dice que no debo decirlo y Andrew dice que si debo hacerlo estoy echo un caos, además estos últimos días no he estado bien con serena, digamos que hemos tenido pequeños desacuerdos con respecto a el "siguiente paso" como lo llama ella, es que la verdad no quiero lastimarla se que seria su primer hombre y eso me aterra ya que al igual que ella yo no tengo ninguna experiencia, si pueden reírse de mi, se que un hombre a mi edad ya debería de haber tenido algunas mujeres pero como saben siempre fui alguien enfermo y la mitad de mi vida la pasaba en el hospital hospitalizado o encerrado en casa y bueno después de la operación me dedique a buscar a serena y en la empresa que nunca me importaron las chicas hasta que conocí a mi princesa, esto es muy vergonzoso y no podría decirle que al igual que ella no se nada sobre temas de sexualidad.

—Pero… que diablos pasa Darién!— me gritaba bastante molesta mi novia después de que la volví a rechazar como por décima ves en los últimos dos meses— que acaso no quieres estar conmigo? — me pregunto mas calmada y con tristeza, no soportaba verla así y yo el muy idiota me quedaba callado, ella seguía hay esperando mi respuesta — bien…! Ya me quedo claro que no sientes ninguna atracción por mi…ERES UN IDIOTA!—me grito antes de salir enojada por la puerta, entonces reaccione y fui tras ella.

— serena… espera!— grite pero siguió caminando hacia el elevador, apretó el botón varias beses para que abriera las puertas, pero la alcance y tome su brazo ella quiso zafarse pero no la solté— princesa… espera, por favor déjame explicarte si?

— Explicar que darien!? — me dijo con los ojos aguados

— ven no podemos hablar a qui en los pasillos— le dije caminando con ella devuelta a mi departamento. Cuando cerré la puerta tras nosotros hablo de inmediato.

— y bien… que debes explicarme, que no me deseas?... dime! Por que conmigo no quieres hacer el amor, y con otras si pudiste dime! — me exigió

— Es que ese es el problema!— le dije ya irritado — que no he estado con otras— ella me miro con los ojos muy abiertos y luego largo a reírse.

— si claro y yo soy Cleopatra— dijo con sarcasmo

— si… puedes reírte y molestarme todo lo que quieras, pero yo al igual que tu no se nada de sexo— dije sentándome en el sofá y pase mi mano por mi rostro luego la mire— tu sabes bien que casi toda mi vida he pasado en hospitales hospitalizado para exámenes, revisiones, etc. Que también la pasaba en cerrado en casa por que mis padres temían que me sucediera algo fuera de ella y ellos no pudieran estar conmigo, jamás fui alguien normal hasta que tuve mi operación.

— pero esos tres años que pasaron? Nunca tuviste novia?— esto es difícil.

— los tres años que pasaron solo los dedique a buscarte y a la empresa, tenia otras cosas en que pensar no podía perder el tiempo con mujeres— le dije ya mas cómodo— pensaba en la promesa de mi hermano y que debía encontrarte pronto para por fin poder estar en paz y cuidarte como el me lo pidió. Ahora entiendes por que te he rechazado, mi amor, temo lastimarte no se como debo actuar ni que debería hacer en un momento así, y no pienses que no te deseo, me muero por estar contigo, poder hacerte el amor pero…— no termine por que me hizo callar poniendo los dedos de su mano en mi boca.

— solo… solo déjate llevar Darién…— dijo antes de sentarse en mi a horcajadas y besarme con pasión.

No pude contenerme, ya no puedo seguir rechazándola mas, mis manos se movieron por si solas y tocaron su cintura luego pasaron por sus caderas hasta llegar a sus muslos, los acaricie de arriba a bajo, su piel era tan suave, deje su boca y comencé a besar su mejilla, llegue al lóbulo de su oreja y lo mordí, escuche que dio un gemido suave eso me dio entender que voy por buen camino, llegue a su cuello, lo bese y le di una pequeña mordida, luego volví a sus labios, me levante con ella en brazos y camine hasta la recamara no dejamos de besarnos ni un segundo, la baje de mi y la di vuelta, pase mis manos por sus hombros, luego baje los tirantes del vestido y del sostén, bese sus hombros desnudo mis manos de dirigieron a el cierre de su espalda y lo baje, la prenda callo al piso entonces la voltee, y me quede maravillado es realmente hermosa, un ángel. Y noto que se sonroja, cuanto la amo.

— que…que pasa? — dijo sonrojada y cubriéndose con sus manos, entonces la mire con ternura y le quite las manos con cuidado.

— Eres preciosa, un ángel— no podía quitarle los ojos de encima.

Me acerque a ella la bese y la tome en mis brazos llevándola a la cama, entonces la recosté con mucha delicadeza, me separe un momento de ella y me quite mi ropa quedando solo en boxers entonces me tumbe a su lado, recorrí su cuerpo con mis manos y mis labios, solo escuchaba los gemidos de mi princesa, pase mi mano por su espalda y desabroche su sostén dejando a la visto sus buenos atributos, sus pechos no eran ni grandes, ni pequeños lo que si se es que eran perfectos para mis manos, volví a besarla, baje por su cuello, hasta llegar al valle entremedio de su senos, entonces tome su seno izquierdo con mi boca y el otro lo masajeaba con mi mano, escuche que mi princesa soltó un suspiro y prenunciaba mi nombre eso hacia que mi excitación aumentara, luego de ya estar ambos desnudos nos cubrimos con la suave sabana blanca de mi cama y me recosté sobre ella entonces la mire a los ojos para ver si estaba segura y ella me asintió la bese y comencé a adentrarme lentamente en ella, dejo mis labios al sentirme ya dentro de ella, note que derramo unas lagrimas, entonces me quede quieto para que su cuerpo se pudiera a acostumbrar a mi, bese cada una de las lagrimas que derramo, entonces ella comenzó a moverse alentándome a que podía continuar, al principio comencé a moverme con movimientos suaves y despacios, pero luego mis movimientos se hicieron mas rápidos, en la habitación solo se escuchaban nuestros gemidos y nuestros nombres que suspirábamos cada uno, luego de llegar al clímax, me gire y la atraje conmigo para que se apoyara en mi pecho estábamos muy agitados.

— Gracias…— escuche que me decía mi princesa, entonces baje mi rostro para poder encontrarme con esos bellos ojos azules que me mataban— gracias por darme esta maravillosa noche, te amo Darién— dijo antes de caer en brazos de Morfeo.

— también te amo princesa… espero que no me odies después de que te enteres de la verdad— dije besando su frente y cayendo también en un profundo sueño.

Continuara…..

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Bueno mis queridas amigas, aquí les dejo el siguiente capitulo espero sea de su agrado ya que me esmere mucho y bueno… sinceramente no tengo mucha experiencia sobre estos temas bueno ustedes me entienden, pero me esmere mucho en que salga bien, bueno a qui se los dejo bey.