Capitulo 15

Ya pasaron dos semanas, y no aparecía ningún vendito donante, la desesperación me estaba matando, no me movía del hospital a no ser que sea para ir a casa a ducharme, cambiarme de ropa y comer algo luego volvía al hospital a esperar, con los demás pasaba lo mismo, yo ya no podía con esta angustia, en donde demonios estaba Endimión cuando lo necesitaba, fui nuevamente al cuarto donde se encontraba Darién, cuanto desearía poder tocarlo, pero no, este ventanal me lo impedía.

— Darién… aguanta mi amor… por favor…— susurre al momento de cerrar mis ojos para poder impedir que cayeran mis lagrimas, pero cuando los abrí vi lo que nunca creí en mi vida ver.

Endimión se encontraba hay, al lado de mi Darién, luego me miro y me sonrío, yo estaba estática con los ojos muy abiertos, llámenme loca lo que quieran pero era el, y estaba hay, el volvió su mirada a Darién y tomo su mano, y se acerco a su oído y le susurro algo, en ese momento escuche unos gritos, eran del doctor y de las enfermeras.

— apresúrense! — grito el doctor.

— señorita lo siento, pero debe salir por favor— me dijo una de las enfermeras.

— que? Pero que pasa!? — pregunte asustada

— apareció un donante, por favor salga necesitamos actuar ya...

— pero…

— Valla tranquila y pida a Dios que si sea compatible— dijo antes de cerrar la puerta y bajar las cortinas del gran ventanal, entonces una sonrisa apareció en mi rostro fui corriendo a la sala de esperas donde se encontraban los demás.

— se salvara…! Se salvara— dije tratando de calmar mi respiración

— Calma, serena que sucede— me pregunto Artemis tomando mis hombros.

— se salvara… Darién…apareció un donante!— logre decir, todos se pusieron contentos, entonces lo vi de nuevo al final del pasillo.

— Endimión…— susurre despacio solo para mi, entonces camine hacia el pero comenzó a caminar, se dirigía donde se encontraba la pequeña capilla que tenia el hospital.

Camine, di la vuelta por el pasillo pero desapareció, a un así seguí caminando y entre a la capilla, entonces lo vi estaba de espaldas a mi con su traje blanco y sus manos en los bolsillos, parado frente el altar de dios. Entonces hablo.

— el es grande no lo crees? — dijo sin voltear y apuntando la cruz

— s…si…— logre decir, es que jamás creí que pudiera ver fantasmas, creía que las personas que uno quiere solo podía verlos en los sueños.

— Es increíble— dijo, entonces volteo y me dio unas de sus sonrisas

— fuiste tu verdad? Tu ayudaste a Darién— dije sorprendida

— yo?... no cariño, fue el— dijo apuntando nuevamente la cruz

— como?... pero… tu… tu…tu estas a qui y… llegaron…los médicos… enton…— no pude continuar por que el me detuvo.

—shhh… mi cielo tranquila, calma corazón…— dijo tocando mi mejilla, se sentía tan real— nos sentamos? — yo solo asentí, y nos dirigimos a una de las bancas—ya quita esa carita de impresión, jaja pensé que te alegraría de verme una ves mas…— dijo fingiendo tristeza, entonces se dibujo una sonrisa en mi rostro.

— claro, que me alegro de verte, Endimión— dije, entonces un pensamiento se apodero de mi he hizo que comenzara a derramar lagrimas, y como si el leyera mis pensamientos me dijo.

— Tranquila mi cielo, el se salvara, a un no es la hora de que Darién se una a mi— dijo secando mis lagrimas con sus pulgares y con una gran sonrisa.

— pero y si ese trasplante no funciona, te juro Endimión que yo me muero junto con el.

— no, no, no digas eso el no morirá y tu tampoco, esta bien?— yo solo asentí— de echo por eso me enviaron para evitar que ese tarado camine hacia la luz… jaja— yo solo sonreí.

— y dime endi, que fue lo que le susurraste, cuando te vi en su habitación? — el solo me mostró una sonrisa y miro hacia el frente.

— le dije que debía vivir, por que o si no, no podríamos volver a vernos…— no se a que se refería, entonces note que sacaba un reloj de la antigüedad de su bolsillo y voltea a verme— bueno mi vida ya es hora que yo me marche.

— que?... no espera, dime por que tu corazón rechazo a Darién!?

— dentro de unos meses lo sabrás, ahora debes ir a la sala de espera, en este momento están dando una noticia que te estas perdiendo, vamos ve! — dijo antes de comenzar a avanzar hacia el altar y entonces desapareció.

No se cuanto tiempo estuve parada hay, que quiso decir con que en unos meses lo sabre en fin recordé que debía ir a la sala de espera, Salí de la capilla, no antes de darle las gracias a Dios y a Endimión, claro, cuando empecé a llegar a la sala, todos me miraron entonces sentí el abrazo de luna.

— Se salvo… El trasplante no lo rechazo…— entonces comencé a llorar, pero no lagrimas de tristeza si no de felicidad, reí en lagrimas como una tonta, es que no podía con tanta alegría.

— cuando podemos verlo? — pregunte emocionada

— a un no lo sabemos, pero el doctor dijo que pronto nos diría cuando podemos verlo, ahora ya lo traspasaron a una de las habitaciones.

Estaba tan contenta, mi Darién se salvo, gracias señor, gracias, pero entonces mi sonrisa se espumo de mi rostro, Darién ya no tenia el corazón de Endimión, entonces el ya no me… dios, Darién ya no me necesitaba a su lado, eso me destrozo por dentro, sin el corazón de Endimión, Darién ya no podía amarme entonces pensé tristemente que yo ya no pertenecía a qui.

— serena? Cariño sucede algo? — me pregunto mi madre extrañada.

—s…si estoy bien…solo… solo necesito aire fresco— dije mostrando la mejor de mis sonrisas.

— esta bien cariño… mira por que no vas a la cafetería y tomas un café si? — y luego vuelves— yo solo asentí.

— iba camino a la cafetería, pero desvíe mi camino hacia donde se encontraban las habitaciones, después de tanto caminar por los pacillos del hospital logre encontrar la que buscaba.

Habitación

512

Darién Chiba

Antes de entrar, me asegure de que nadie me viera y entre a verlo, camine despacio asta donde el se encontraba tome su mano entre las mías.

Como un bello amanecer

Tu amor un día llego

Por ti dejo de llover, y el sol de nuevo salio, ooh

Iluminando mis noches vacías…

— mi Darién… sabes hoy recibí una muy grata visita, era Endimión, vino a visitarnos — dije con lagrimas pero a la vez sonriendo.

Desde que te conocí

Todo en mi vida cambio

Supe al mirarte que al fin,

Se alejaría el dolor.

Que para siempre seriamos dos.

Amaba tanto a Darién que no quería abandonarlo pero debía hacerlo debía alejarme de el y dejar que rehiciera su vida como debía de ser, enamorarse de alguien con un amor propio y formar su propia familia.

Enamorados, siempre de manos,

Eternamente…

Si no te hubiera conocido no se

Que hubiera sido de mi

(mi amor)

—Por favor perdóname! Pero no puedo seguir a tu lado— decia aferrada a su mano y llorando desesperadamente— no puedo quedarme a qui, no cuando se que la única que seguirá sintiendo este amor sere yo….

Sin tu mirada enamorada

No se si yo podría vivir…

Sin el latido de tu corazón

— Te amo tanto, tanto que esto me duele en el alma, pero quiero que sepas que a un que este lejos te seguiré amando por el resto de mi vida, ya que para mi solo eres tu, mi Amado Darién…

El mundo es mas frío

Nada tendría sentido

Si nunca te hubiera, conocido…

Me levante del piso y limpie mis lagrimas entonces bese su mano y acaricie su frente y Salí de la habitación apoyándome en ella, nadie sabia que hace unas semanas atrás me ofrecieron un trabajo fuera de la ciudad, ya que la rechace por que no quería alejarme de mis amigos, mi familia, de mi… Darién, a si que no lo mencione, pero en ese momento era lo mejor que podía hacer, aceptar el trabajo, ya que implicaba mi sueño, si, la persona que me ofreció el trabajo me vio cantando en la fiesta que hizo luna en su casa la noche que los conocí y también la de mi accidente, me ofreció una gran carrera como solista, creo que era lo mejor para empezar de nuevo, así que llame a Haruka Tenouh y acepte.

Toda mi vida soñé con tu

Llegada mi amor

Así yo te imagine, tan

Bella como una flor.

Volví a donde estaban todos, entonces les dije de la decisión que tome, a nadie les gusto pero, ya no puedo echarme para tras, la que mas me reprocho fue luna pero a fin de cuentas termino por comprenderme y me deseo un feliz viaje, y que esperaba que no me arrepintiera demasiado tarde, me despedí de todos ya que mi vuelo salía esa misma noche como a eso de las 20:30 hrs. Zafiro me llevo en su coche a mi casa no quiso hablarme en todo el camino, estaba muy molesto, me pregunto miles de beses que lo pensara bien, pero mi decisión estaba tomada, hice mi maleta y el me ayudo a subirla al coche pero antes le dije que me llevara de regreso al hospital. Cuando llegue le roge al doctor que por favor me dejara entrar haberlo hasta que accedió y me dejo pasar, ya en la habitación nuevamente me hacer que a el y comencé a hablarle. Zafiro me espero afuera ya que el seria que me llevaría al aeropuerto.

Supe que siempre seriamos dos

Enamorados

Siempre de manos

Eternamente…

— Darién… mi vida… no podía irme antes de despedirme de ti, y pedirte nuevamente que me perdones, a un que se que cuando despiertes no te importara tanto mi partida…— me detuve unos momentos para poder respirar profundo, es que esto no era tan fácil.

Si no te hubiera conocido

No se que hubiera sido de mi

Sin tu mirada enamorada

No se si yo podría vivir

—Te amo…cuanto me hubiera gustado seguir a tu lado, pero sin tu mirada enamorada yo no podría vivir, no soportaría ver que ya no sientes amor por mí, por eso me alejo de ti y te doy la oportunidad que te mereces, cumplo con la promesa que le hice a Endimión, cuido tu corazón.

El mundo es más frío

Nada tendría sentido si no

Te hubiera conocido

Me acerque a el y le susurre— te amo Darién Chiba— y bese su frente ya no pude contener mis lagrimas — adiós mi amor! — y Salí de hay completamente destrozada

Que hubiera sido de mi

Nada tiene sentido….

No podía seguir caminando a si que me apoye en una pared del pasillo y llore como nunca en mi vida lo había echo entonces, me aleje caminando rápidamente hasta donde estaba zafiro.

No se…!

Que hubiera sido de mi…

—Zafiro! Vámonos…— dije antes de comenzar a caminar hacia la salida

Sin tu mirada enamorada no se

Sin ti yo no podría vivir

Sin el latido de tu corazón…

Entonces hay estaba yo esperando que anunciaran mi vuelo… dejando atrás a quien, fue, es y será mi gran amor. Entonces tuve un mareo pero se me paso rápidamente debe ser por la angustia que he pasado estos días.

— Adiós… mi amor…

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Bueno bueno amigas a qui esta el siguiente capitulo de verdad lo siento mucho si no llega a gustarles es que me lo imagine así puede que sea algo tonto pero así me quedo :c igual de todas formas díganme que les párese y si hay algo que no les llega a gustar avísenme y yo lo cambio de inmediato besos y gracias por todas sus palabras.